Enero 28 del 2014

Hay días que amanecemos como “chinampinas”, y explotamos por cualquier cosa que nos digan o suceda a nuestro alrededor, , sea algo importante o no.

En algunas ocasiones somos como un cargamento enorme de TNT (dinamita) que, con cualquier detonador puede explotar en forma espectacular, como unos fuegos artificiales en festividades muy importantes.

¿Cómo llegamos a esta condición? ¡Acumulando ira que no manejamos en su momento! Es sano sentir ira ante una injusticia, un abuso, una contrariedad fuerte, y es conveniente canalizarla, analizarla y eliminarla.

Si no lo hacemos y nos quedamos callados ante el abuso, la ira reprimida se va a convertir en resentimiento, y este rencor va a ser caldo de cultivo para cualquier otra afrenta o agresión (real o imaginaria) que llegue a nuestras vidas.

Es como si nos convirtiéramos en un olla de presión: vamos a aguantar un cierto tiempo acumulando vapor, tal vez dejemos escapar un poco hasta que, si la situación continúa, explotemos y arrojemos lava pura, lastimando a las personas que estén cerca, que pueden no ser por las que nos sentimos agredidos.

Vamos a manejar la ira con inteligencia emocional y analizar qué es lo que nos lleva a sentirla. Podemos manejar esta emoción displacentera y vivir en paz con nosotros mismos y con los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s