Archivos

BARCELONA Y EL OPORTUNISMO

Unirnos en las oraciones por víctimas y familiares del atentado perpetrado en Las Ramblas de Barcelona, España, por una cédula terrorista yihadista, fue lo menos que pudimos hacer.

Hemos dado seguimiento a todo tipo de cobertura sobre las investigaciones, y el resultado es un cúmulo de emociones y sentimientos que van de la risa al estupor. Veamos:

  • Estamos influidos por las series de USA, donde a los terroristas los atrapan, y les “sacan la sopa”, con toda celeridad, para llegar a la raíz del complot u organización. Por eso, cuando supimos que los mossos habían matado a tiros a los sospechosos sin atraparlos, nos preguntamos por qué no disparar a las piernas o brazos, como en las series. ¿Por un supuesto cinturón con explosivos vacío?  ¿Cuál es el entrenamiento y capacitación de los mossos respecto al combate al terrorismo, su ideología, prácticas, armas, recursos, estrategias, etcétera? ¿Conocen a fondo dichos cinturones? ¿A pesar de que ya habían abatido a tiros a unos terroristas con cinturones vacíos?
  • Nos sentimos desconcertados ante las contradicciones de los mossos:
    • No hemos recibido ninguna información sobre el imán”.
    • El imán murió en una espectacular explosión que se trató como un accidente casero: ¡HABÍA MÁS DE 100 BOMBONAS DE GAS!
    • Bueno, sí, nos pidieron información sobre el imán y les dijimos no había nada contra él”.
      • Lo preguntó la policía de una ciudad conocida por estar infestada de terroristas.
      • ANTECEDENTES: CUATRO AÑOS EN LA CÁRCEL POR TRÁFICO DE DROGA Y OTRAS LINDEZAS POR EL ESTILO.
    • Bueno, era sólo un mail entre colegas (¿?)
  • No recibimos en mayo ninguna alerta sobre un posible atentado en las Ramblas”.
    • Bueno, sí lo recibimos, pero no era creíble. Hay muchos avisos de amenazas que no se cumplen. Se estudia si tomar medidas preventivas”
      • ¿Y entonces?
  • Las fuerzas estatales no compartieron información con nosotros”.
    • ¿Será? ¿O será al revés?
  • El protagonismo fue único y totalmente de los mossos, Todo se sabía a toro pasado. Nos preguntamos si se trataba de demostrar que ellos podían solos con el paquete.
  • La alcaldesa cita a una manifestación y aclara que “las autoridades no le van a quitar el protagonismo a los ciudadanos”.
    • Anuncian que el Rey de España y su Presidente que van a manifestar su dolor y solidaridad. Se les adjudica una vía paralela.
    • Surgen en la manifestación donde van ellos, carteles, desplegados, silbidos y demás muestras de rechazo a las autoridades nacionales y se proclama el separatismo.
      • ¿Aprovechar un acto de solidaridad y unión con los familiares de las víctimas para hacer política?
      • “No nos dimos cuenta”. ¡Por favor! Ya somos mayores.
      • Se pide se acelere el referéndum para separar a Cataluña de España, a pesar de que es ilegal.

Barcelona me encanta. He estado varias veces ahí. Soy fan del equipo de futbol de Barcelona y de Pep Guardiola desde sus inicios.

Por ello, considero que no hay sincronía entre las intenciones de separarse de España y las acciones recientes.  Ensuciar con sangre y porquería, descuido y negligencia, ignorancia y cobardía, mala educación y mala sangre,  aprovechar la desgracia de muchos para pretender ganar una  “ventana”  noticiosa, es algo bajo y ruin.

No es de catalanes como los que yo conozco: hombres y mujeres de buena  ley, cultos,  respetuosos, grandes empresarios, innovadores, creativos, magníficos anfitriones (Barcelona 92), nobles y dignos.

Si algunos, pocos o muchos, se quieren separar, habrá vías y cauces para hacerlo, no con sangre escurriendo entre los dedos, ni fomentando el rencor y el odio. ¡Ojalá que encuentren la solución pronto!

 

 

 

Anuncios

Matar por matar

 

En la naturaleza observamos que “el pez grande se come al chico”. Es parte de la cadena alimenticia. Así, el león caza y se alimenta cuando tiene hambre, si está satisfecho, no mata por matar, ni por acumular.

El hombre si mata por matar. Lo hace por diversión y por competir contra otros que tienen los mismos instintos criminales, por lo que se van a África a matar elefantes, leones, y demás animales de la sabana, o a la montaña a buscar un borrego cimarrón, un oso, un venado, para colgar su cabeza como un trofeo que van a exhibir en una sala de su casa.

El hombre mata para eliminar al “enemigo”, que puede ser cualquiera que no piense, sienta o actúe igual que él. Esto lo hemos visto en las conquistas de territorios allende el mar, en la lucha por imponer sus creencias a otros, en el miedo que genera la lucha por el poder y el dominio de las masas.

Fanáticos y radicales ha habido siempre, son los que provocan las “guerras santas”, y la “madre de todas las guerras”. Son aquellos que ven con odio a los que no son de su raza, religión, creencia, costumbres, etc. (ku-kux-klan, Hitler, Yihaistas y compañía).

El peligro que hay en la actualidad es que, ante la ausencia de líderes asertivos, pragmáticos, con valores sólidos, cada día más jovenes se adhieren a los que predican el odio y la muerte como una herramienta para hacer prevalecer sus ideas.

Ahí tenemos a Barcelona, España. ¡Por Dios! Un país al que llegan todos los días pateras con famélicos hombres, mujeres, niños, en busca de pan, techo y paz, y a los que se brinda todo tipo de ayuda humanitaria. ¿Así corresponden unos cuantos la generosa actitud de los españoles? ¿Matando hombres, mujeres y niños inocentes para hacerse publicidad y sembrar el terror?

¿Por qué no se van a los Emiratos Árabes podridos en dinero, a Kuwait, a los territorios musulmanes, a llevar a cabo su “guerra santa”?  ¿Qué buscan? ¿Qué uno termine por ver a los musulmanes con recelo, los margine, les impida entrar a su casa (País)?

Los turistas extranjeros asesinados a sangre fría por un joven desquiciado, eran seres humanos. Los niños a quienes atropelló y mató con su furgoneta tenían toda su vida por delante, y él se las arrebató a sangre fría, con premeditación, alevosía y ventaja. Al matarlos, este asesino no buscó nacionalidades, creencias, diferencias, ni siquiera que fueran niños de tres o cinco años, sólo importaba que fueran personas cuya muerte generara pánico, miedo, terror, y les generara publicidad.

Pues bien, se me ocurre que, como medida preventiva, las autoridades tengan un censo de extranjeros y descendientes de extranjeros, y que periódicamente se comprueben la legalidad de su estatus. ¿Cómo un enajenado de pocos años puede tener una tarjeta de crédito que le permita alquilar furgonetas y coches con la mano en la cintura? ¿Por qué pueden rentar pisos con tanta facilidad? ¿Cómo pueden acumular bombonas de gas como quien junta macetas?  ¿Por qué al Imán de la segunda congregación no se le investigó por sus antecedentes penales? Alguien dirá que tenían la nacionalidad española, lo que no debe ser salvoconducto para que actúen contra el país que los acogió y les permitió vivir en paz.  No hablo de una cacería de brujas, ni de un gueto, sino de información y prevención.

Mis oraciones por los familiares de todos los inocentes que murieron, por todos los que se debaten en un hospital entre la vida y la muerte, por todos los que sufrieron el trauma del ataque, por todas las fuerzas de seguridad que generaron adrenalina a borbotones, por todo el personal sanitario que ha cuidado a los heridos con amor y paciencia, por todos los que generosamente brindaron su auto, su casa, o tuvieron gestos de apoyo para las víctimas y sus familiares.

 

 

El miedo al miedo

En ocasiones, sentimos un miedo que nos atenaza el corazón, acelera la respiración, nos oprime el estómago. Podemos identificar el origen del miedo: una operación quirúrgica, una entrevista de trabajo, el regaño o castigo por algo que “hicimos mal”, etcétera, y/o sentir una ansiedad difusa ante una amenaza no resal.

Nos decimos a nosotros mismos que no “debemos” sentir miedo, tememos las consecuencias que el temor va a imponer a nuestro organismo, y con ello  empezamos a sentir miedo del miedo.

El miedo es una de las emociones auténticas, presente en animales y seres humanos ante un peligro o amenaza real. Ya sabemos que va a desencadenar una serie de reacciones en nuestro organismo: el corazón bombea más rápido para mandar sangre al cerebro (pensar, agudizar sentidos) y extremidades superiores e inferiores y, como solo tenemos una determinada cantidad de sangre, se presenta una vasoconstricción de las arterias que van al estómago para re-dirigir el flujo sanguíneo adónde se va a requerir: brazos y piernas para pelear o huir; el hígado manda glucosa = energía, el páncreas genera insulina para regularla, en fin, todo el organismo está en alerta.

Podemos utilizar esa energía para combatir lo que nos amenaza o para alejarnos a toda prisa de ese lugar donde no estamos seguros, y nuestro cuerpo regresará a su estado normal después. Asunto concluido.

El problema es que, la mayoría de las veces, el miedo que sentimos es ante una amenaza que únicamente existe en nuestra imaginación, y que SÍ va a generar todos los cambios bioquímicos que surgen ante una peligro real. Así que “nos cocinamos en nuestro propio jugo”.

Los animales son diferentes, ellos no tienen imaginación y no crean peligros irreales. Utilizan su miedo para pelear o huir de una amenaza real y se acabó.

Por ejemplo, si vamos a vivir una cirugía, podemos pensar positivamente o regodearnos en lo negativo. Si nos decimos (creemos) que todo va a salir bien, que el equipo médico, hospital, medicamentos, etc., son lo mejor que hay, si confiamos en nuestra propia capacidad de recuperación, si somos capaces de fortalecer nuestro sistema inmunológico con energía positiva, si sabemos conectarnos a una fuente externa de energía superior, espiritual, universal,  vamos a tener resultados favorables.

El secreto está en aceptar que nuestros pensamientos pueden generar emociones, y éstas a su vez, tienen la capacidad de generar pensamientos.

Es nuestra opción optar por el camino del SÏ o del No. No culpemos a lo que sucede fuera de nosotros de lo que “nos pasa”.

Vivamos la realidad con expectativas realistas, positivas, optimistas y los resultados serán a nuestro favor.  Seamos los dueños de nuestro destino.

ENOJO Y RENCOR

 

Todos nos enojamos en ocasiones, con razón o sin ella. Esto es algo común que no distingue edad, sexo, nacionalidad, condición económica o social.

Lo importante es ¿QUÉ HACEMOS CON NUESTRO ENOJO?

  • ¿Gritamos, insultamos, peleamos con quienes pensamos “nos hicieron enojar”?
  • ¿Nos volvemos ostras y cerramos nuestra coraza emocional para rumiar el enojo y carburarnos con resentimientos del pasado?
  • ¿Nos alejamos de la persona que “nos hizo enojar”?
  • ¿Identificamos nuestro enojo, lo canalizamos, nos deshacemos del remanente energético negativo de la ira, y CON ASERTIVIDAD E INTELIGENCIA EMOCIONAL, procedemos a ANALIZAR el origen del enojo?

Habrán visto que entrecomillé “nos hicieron enojar” porque:

  • NADIE PUEDE HACERME SENTIR ALGO QUE YO NO QUIERO SENTIR.
  • YO SOY RESPONSABLE DE LO QUE PIENSO Y DE LO QUE SIENTO ANTE LOS ACTOS DE LOS DEMÁS.

Vamos a suponer que una amistad nos dice mordazmente algo sobre lo gordo o lo viejo que estamos. Yo puedo contestar al bote pronto y decirle que él o ella también está gordo o feo,  También puedo callarme y no volverle a dirigir la palabra, o puedo analizar por qué me lo dijo en ese tono, qué sentimientos generaron su acción, si hay algo de verdad en lo que dijo (sobre la gordura, no la fealdad) y analizar si me conviene reflexionar al respecto, o ignorar su agresión.

Lo importante es no “engancharse”. Si me enojo es porque en el fondo yo me siento gordo o feo, me duele que me rechacen y no me acepten como soy (porque yo no me acepto).

Ante cualquier insulto o agresión tenemos la opción de elegir nuestra respuesta con Inteligencia Emocional, no en forma reactiva. Podemos poner límites, aclarar que no admitimos ese tipo de comentarios sin enojarnos ni alzar la voz, con firmeza y determinación.

Podemos también, si nos interesa la persona, preguntar por qué dice eso, cuál es su objetivo, intuir si su agresión es producto de una conducta-espejo, de resentimientos del pasado que afloraron en ese momento, y mediante la escucha activa, manejar el asunto en forma asertiva.

GRACIAS A LA VIDA

GRACIAS A LA VIDA.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Escrita por VIOLETA PARRA SANDOVAL

Ayer escuché esta canción, interpretada por una magnífica cantante, en una celebración del aniversario de 92 años de un señor que llega a esa edad lúcido, alegre, rodeado de amigos, compañeros, colegas, familiares, quienes le profesan admiración, respeto, cariño, y que hicieron votos para que siga en ese sendero armonioso de bonhomía, amor, generosidad, actitud triunfadora, alegría, compañerismo y solidaridad, ternura y calidez, para que coseche lo mucho que ha sembrado a través de los años.  Ahí encontré a muchas personas mayores, abuelos  de espíritu joven que transitan la misma ruta de positivismo que el festejado.

Rememorando la canción, hoy doy gracias a la vida por ser yo, por estar viva, por tener un cerebro que piensa y me motiva a ser mejor cada día, por tener una familia integrada, sana, luchadora, triunfadora; por tener unos nietos encantadores que me enseñan, cada uno de acuerdo a su edad, que va desde los 3 años hasta los veintes, a mantener viva la capacidad de asombro y aprendizaje. Sus risas son cascabeles de alegría y esperanza que retumban cuando algo me aflige.

Agradezco también el tener amigos sinceros con quienes comparto alegrías y tristezas, y a mis alumnos por mantenerme en la vía de la superación y el aprendizaje.

Mi meta actual es compartir lo más que pueda, en todos sentidos, antes de partir de este mundo, y hacerlo con alegría y amor.

 

 

AMOR SIN EDAD

Por lo general, vemos con frecuencia que hombres sesentones, o de más edad, buscan jóvenes mujeres para ser su pareja. Cuando el dinero no es una de las variables motivacionales, decimos que “él busca juventud en su pasado”, “se está renovando”, etc.

Uno de los tristes casos que conocí fue el de un señor de posición acomodada, de aproximadamente 65 años, que se divorció y se casó con una jovencita de 18 años, de una clase social inferior a la suya, quien pasó las de Cain al asistir a las reuniones con sus familiares y amistades, ya que se vestía con ropa inadecuada y de mala calidad, no tenía modales ni conversación, su vocabulario era muy limitado.

También existen políticos, o directivos de empresa, que hacen pareja con su secretaria, institutriz, colaboradora, o una guapa vedette  de moda, veinte o treinta años menor que ellos, y nadie dice nada. Hasta hay canciones al respecto: “Cuarenta y veinte” por ejemplo.

Ahora bien, cuando la situación es a la inversa, y la que le lleva 20 años al hombre es ella, surgen  los comentarios maliciosos, las bromas sobre Edipo, la duda que ella está pagando el que la quieran, etc.  Esta situación es menos frecuente porque las mujeres son más discretas en ese sentido.

Me vino a la mente este punto por el nuevo Presidente de Francia que está casado con una mujer mucho mayor que él, de la que se enamoró a los 17 años. No lucen como una pareja dispareja: ambos se ven dinámicos, ágiles y, con toda seguridad, comparten muchos intereses intelectuales y artísticos.

Por lo visto él es un luchador, de firmes convicciones, que está decidido a “romper moldes”, a evolucionar, a vivir sin prejuicios inútiles y vanos. Por lo pronto es el Presidente más joven que ha presidido ese País, y ella, la primera dama de mayor edad al iniciar su vida en el Palacio del Eliseo. .Les deseo a ambos mucho éxito en todo lo que se propongan, y que sigan unidos años en una relación sólida y constructiva. ¡Bravo!

El amor no tiene edad, se puede mantener siempre latente.

La edad cronológica es menos importante que la edad mental, emocional, psicológica de una persona.  Cuando una pareja decide unir sus caminos, la edad no es un factor relevante, sino la madurez en todos los demás aspectos, sin olvidar el cociente emocional de ambos.

Hay viejos jóvenes, y jóvenes viejos. ¿Tú qué quieres ser?

La juventud es un estado de ánimo que no tiene que ver con la edad cronológica de la persona.

CURVA DE APRENDIZAJE

 

En una de las últimas clases que impartí, opté por

  • utilizar el método interactivo,
  • compartir una bibliografía amplia y muy completa sobre el tema que íbamos a ver.
  • darles nociones de Programación neurolingüística (PNL) sobre los tres canales de aprendizaje y comunicación,
  • compartir algunos tips esenciales de psicolingüística para que lograran una comunicación eficaz,
  • invitarlos a que investigaran y compartieran sus resultados con sus compañeros, para así construir el conocimiento entre todos,
  • solicitarles que hablaran sobre su tema frente a los demás, para que perdieran el miedo y adquirieran confianza en sí mismos,
  • escribieran un pequeño ensayo sobre la materia que abordamos en lugar de aplicar un examen,
  • proporcionarles información sobre la forma de presentarlo: introducción, desarrollo del tema, conclusión, bibliografía,
  • motivarlos para trabajar en equipo y compartir sus ensayos,
  • recalcar la conveniencia de tener un chat, o página web, del grupo para que mantuvieran la comunicación entre ellos.
  • Hablarles de la conveniencia del crecimiento integral, no sólo el cognitivo,
  • Compartir ejemplos de casos reales sobre enfermos terminales,
  • Enfatizar que es necesario vaciar la taza para que pueda caber el té, al narrar la anécdota al respecto. Que abrieran su mente para recibir el aprendizaje, lo procesaran, eliminaran lo que no les sirviera, y resolvieran sus dudas, para lograr así que se grabara en su “disco duro” la esencia ya depurada de lo aprendido.
  • Pedirles que abordaran la Tanatología desde otro punto de vista diferente al de su profesión o actividad (psicología, psiquiatría, medicina, trabajo social, enfermería), y que después incorporaran las herramientas que su experiencia y conocimientos en su rama les facilitarían su labor tanatológica.

Resultados:

  • Era un grupo heterogéneo en edad, sexo, profesión o actividad, cociente intelectual y cociente emocional, nivel cultural, etc.
  • Hubo un pequeño grupo que mostró una franca resistencia al cambio sobre la técnica de enseñanza. Algunos de ellos preferían el modelo de profesores anteriores: impartir cátedra, permitir preguntas distractoras o que sirven para para bajar la angustia,o para prolongar el tiempo y ver menos conceptos, profesionistas que no dominan las técnicas de aprendizaje constructivista, que les venden gran cantidad de material escrito (muchas me comentaron que no lo habían leído), y aplican un examen de opción múltiple. Se mostraron desconsideradas con los compañeros que tenían un conocimiento menor al suyo, y no les brindaron su apoyo.
  • Algunas de ellas consideraron que el no permitir peguntas-discurso para lucirse, o el que el que al escuchar por primera vez una concepto nuevo, lo rechazaran basados en corrientes filosóficas ajenas al tema expuesto, en lugar de investigar, analizar, evaluar, comparar, lo que les llamó la atención, y sólo después de ello, si no encontraban sentido en lo que habíamos visto, lo plantearan ante la clase, era una falta de respeto.
  • La mayoría se mostró abierta al aprendizaje, entusiasta, comprometida, honesta, motivadas a crecer en forma integral.

Tomando en cuenta el nivel de conocimientos, cultura, formación profesional, , apertura al cambio y al aprendizaje, proyectados en su trabajo escrito y en el  oral, considero que la curva de aprendizaje fue satisfactoria, y que aquellos que no estuvieron de acuerdo con la metodología que apliqué, tal vez serán los que más van a guardar en su memoria lo que rechazaron.

¿Ustedes qué opinan?