Enero 29 del 2014

Vivimos en una cultura culpígena y, muchos practican además una religión culpígena, por lo que la mayor parte del tiempo se sienten mal.

Vamos a ver, desde que nacemos cargamos con la mancha del “pecado original” que tiene que ser “lavada” por medio del bautismo. Después, las apetencias de la carne se vuelven pecados que nos van a llevar al averno.

Hay varios dichos por ahí: “Todo lo que nos gusta es pecado o engorda”, y otro que reza “…y de ahí pa´l real”, “Quien quita la ocasión, quita el pecado”. “En el pecado va la penitencia”, etc. Esa palabra: pecado, que puede ser clasificado en venial o capital, nos atormenta en gran medida y nos hace sentirnos culpables.

Yo llamo a la culpa el látigo de las siete puntas. Hay personas a las que les encanta estarse flagelando con este látigo y si no lo hacen, no están a gusto.

Vamos a revisar si cargamos con culpas y cuáles son. ¿De qué nos sentimos culpables? ¿Somos responsables de lo que sucedió o sucede? ¿Podemos solucionarlo? ¿Cómo podemos resolver el conflicto o error?

Somos seres humanos y como tales nos equivocamos.

En lugar de sentirnos culpables, vamos a aprender de nuestros errores y a modificar lo que nos hace caer en pensamientos, sentimientos, o acciones negativas.

Podemos hacerlo. ¡Adelante!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s