¿Fantasmas?

Voy a escribir literalmente la definición que la Wikipedia nos da: Los fantasmas (del griego φάντασμα, “aparición”), en el folclore de muchas culturas, son supuestos espíritus o almas desencarnadas de seres muertos (más raramente aún vivos) que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos o aromas o desplazando objetos —poltergeist—), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.

Estamos en días en que se celebran a los Fieles difuntos y a los niños que murieron a temprana edad, y no podía faltar la influencia de Estados Unidos, por lo que tenemos la celebración de Halloween o Fiesta de Brujas.

Este año yo no puse un altar por mis muertos y sí prendí varias veladoras para hacer unas oraciones por ellos, lo que quiere decir que mantuve un contacto espiritual y emocional con ellos. Inclusive, cuando hablé con una amiga para decirle que me acordaba de su madre y hermano muertos, a quienes conocí y aprecié mucho, se me hizo un nudo en la garganta,  porque ella hace poco sufrió el peor dolor que puede vivir un ser humano: la muerte de un hijo.
Comento esto para que vean que las fiestas no han sido ajenas para mí.

¿Adónde van los muertos? ¿Regresan a la tierra? ¿Se aparecen a los vivos? ¿Existen los fantasmas? Estas y muchas preguntas por el estilo nos asaltan en estas fechas. Veremos algunas opiniones formales al respecto.

Una rama de la psicología que investiga estos fenómenos es la parapsicología, la que asocia los fantasmas a la percepción que se tiene de personas muertas (o vivas) en forma visual o auditiva, a las que llama teleplasias o psicofonías. Así mismo, investiga también a las personas, dotadas o mediums, quienes parecen tener una cierta percepción extrasensorial y hacen una o varias de estas cosas:

1) Notar, sentir, registrar o percibir la presencia de seres fallecidos (clarisintiente o empático)

2) Observarlos (clarividente).

3) Escucharlos (clariaudiente).

4) Obtener información desconocida, falsa o verdadera, de los mismos, e interactuar con ellos (médium).

Aceptar esto o no, depende de muchos factores y es causa de grandes controversias intelectuales, religiosas, psicológicas, etc. No voy a entrar en ese campo. Me limitaré a compartir información.

Me llama mucho la atención la actitud de ciertos sacerdotes católicos. Tuve la oportunidad de conocer a uno de ellos en un viaje que hice al Sureste mexicano, quien me habló de posesiones demoníacas, exorcismos que él realizaba (a solas) en la sacristía del templo, infestasión del demonio, en fin, utilizó un lenguaje que yo suponía era del medioevo, o de tiempos de la Inquisición. Sin embargo, era algo que él llevaba a cabo dos o tres veces por semana en el templo donde cumplía con sus funciones eclesiásticas. Le pregunté sobre la base científica de sus funciones y me evadió, contestando con el argumento de la Fe y su poder.

Algo de lo que él me dijo es que hay almas perdidas, que no saben cómo entrar en el Purgatorio o fantasmas que se introducen en un cuerpo humano. Si este es el caso, esas almas se marchan con el simple poder de la oración y no necesitan exorcismos.

Por el contrario, los demonios  pueden poseerlugares o personas (infestación o posesión demoníaca), que requieren ser tratados con largas sesiones de or oración. Lo primero, según el sacerdote, es saber si es infestación o posesión, y si están atacando un lado débil de la persona y actuar en consecuencia. Los fantasmas comentó, son un fenómeno distinto: son apariciones de personas que están en el Purgatorio y sus apariciones son distintas a la de la infestación, por ejemplo, los fantasmas:

• Se aparecen con forma humana
• No hablan
• Su presencia puede ser amenazante.
• No mueven objetos ni generan ruidos.
• Se aparecen con cara de disgusto y se desparecen de inmediato.
• No es un demonio porque si se dicen misas y se hace oración, desaparecen.
• Su objetivo es llamar la atención para que se rece por esa alma.

En cuanto a la Psicología, se dice que la creencia en fantasmas puede ser consecuencia de:

• enfermedades mentales (escuchar voces, ver alucinaciones, sufrir delirios),
• que esté afectado el lóbulo temporal del cerebro,
• la creación de imágenes fantasmas por falta de información visual,
• en casos de pacientes con síndrome de Korsakov,
• en sesiones de hipnosis o en sueños,
• el uso de drogas alucinógenas (LSD por ejemplo)
• la comunicación de la muerte inducida (CDMI en español), utilizada para ayudar a los deudos a procesar y superar el sufrimiento por la muerte del ser querido por este medio. Esta técnica fue desarrollada en 1995 por el psicólogo estadounidense Allan Borkin.

Existen otras corrientes, como la del físico Roger Penrose qien cree posible la transmisión de información nerviosa mediante corrientes cuánticas, a nivel subatómico, que pueden ser amplificadas mediante los microtúbulos existentes en las neuronas;.

Una rama de laa física cuántica dice que existen distorsiones temporales pueden causar la duplicación del presente o bilocación, y esto explicaría muchos de los fenómenos paranormales de transmisión de información, como expone este científico en su libro “Las sombras de la mente: hacia una compresión científica de la consciencia” (Barcelona: Editorial Crítica, 1996).

Aterrizando todo esto en casos que yo he vivido, que conozco, de los que he sido testigo, que tengo documentados, les diré que si creo en la presencia de energías tridimensionales, con forma humana, que sí se manifiestan, se comunican con actitudes y acciones (no con voces), sin importar el tiempo en que físicamente hayan desaparecido de la tierra.

Mi experiencia es que, si existe un asunto pendiente, algo no resuelto, van a buscar la forma de comunicarse para “cerrar” esa Gestalt y que todos queden liberados, vivos y muertos.

El caso de un amigo, doctor en su profesión, culto, preparado, en cuyo departamento se encendían de improviso las luces, el radio, el gas, la televisión (o se apagaban), a lo que no tenían explicación lógica los técnicos que revisaron las instalaciones, es relevante.

Mi amigo se armó de valor y constato que una señora mayor (Doña Rosita) rondaba su morada. Preguntó al portero por las personas que habían vivido ahí y éste le dijo que en ese departamento había vivido una señora (lamada Rosita, por muchos años,de hecho, hasta que murió, y que su hija no le dirigía la palabra ni la visitaba porque estaban peleadas. Investigó dónde vivía la hija, fue a buscarla y le dijo lo que pasaba. La hija lloró y le contó que no estuvo presente en la muerte de su mamá porque estaba resentida con ella. Le mandó decir varias misas. Hizo su trabajo y proceso tanatológico y….¡¡SANTO REMEDIO! ¡NUNCA MÁS VOLVIERON A PASAR FENÓMENOS PARANORMALES! en el departamento de mi amgio.

Podría contarles muchos, muchos casos donde estoy 100% segura que si existe la posibilidad de percibir la presencia de personas que han muerto. De hecho, los muertos no se van, su esencia sigue cerca o dentro de nosotros, tan cerca o tal lejos como queramos permitirlo, ¿Fantasmas? ¿Presencias? ¿Apariciones? ¿Entidades? ¿Energías?

¿ Qué opinas tú al respecto?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s