JUEGOS OLÍMPICOS

Vamos a darnos un respiro en nuestro camino de superación, sin dejar de practicar lo que ya hemos grabado en nuestro disco duro, para ubicarnos en el tiempo y el espacio, aquí y ahora, a través de acontecimientos relevantes que están ocurriendo a nuestro alrededor.

Comenzaremos con la fiesta de inauguración de los juegos olímpicos celebrada ayer en Londres, Inglaterra.  Todos teníamos curiosidad para ver cómo se podría superar el alarde de tecnología futurista que utilizaron  los chinos en los festejos anteriores. Empezaré por hablar de lo que sentí, antes de utilizar la razón para comparar o evaluar el evento.

Lo sentí humano, accesible, emotivo, cercano, cálido, como si fuera parte de mi historia. Me conectó a muchos momentos mágicos que han marcado rumbos y trayectorias en el lenguaje universal de la literatura, el teatro, el cine, la música, la ciencia.

Lo primero que me llamó la atención fue recordar que los chinos eran miles de actores, gimnastas, bailarines, deportistas, todos iguales, ejecutando movimientos con una simetría impactante, asombrosa, y que transmitían en alguna medida la frialdad de lo mecánico, faltaba el toque mágico de lo emotivo.

Los ingleses optaron por lo sencillo, por la historia, suplieron la impactante tecnología futurista china, con la imaginación y la creatividad, para tejer una www (Tim Bernes-Lee)  que abarcara los recuerdos y los logros de su pueblo, con los recuerdos y los logros de los demás países, a través de un cuento (Mary Poppins/Harry Potter); de un cómico (Chaplin/Mr. Bean); del cine (Carros de fuego/007) de la música y los músicos (Los Beatles/los Rollings, Eric Clapton, David Bowie, Queen, los Sex Pistols, Paul McCartney, imposible mencionar a todos a cual más relevante ya que han trascendido a través de las generaciones), del deporte (Beckham/Wiggins), etc.

Por supuesto que dentro de la simbología que resaltó todos los aspectos, la tecnología tuvo mucho que ver, como por ejemplo en la formación de una antorcha olímpica que se elevó del piso, cuya corona o pebetero estaba formada por un recipiente que llevó durante el desfile un representante de cada país participante = todos unidos podemos iluminar el mundo.

El hecho de que 15 000 voluntarios movieran los escenarios y participaran en la fiesta, hasta incluir un gran contingente de los que construyeron la ciudad olímpica, marca la pauta de la colaboración, del trabajo en equipo, de cómo se puede ser sencillo, práctico y lograr los objetivos,  sin erogar tanto en tecnología en tiempos de austeridad.

Se habla de que 4 000 millones de personas vimos y disfrutamos esta fiesta de inauguración. No dudo que los jóvenes hayan terminado bailando y coreando las canciones que se transmitieron, y que los mayores que hemos tenido el privilegio de recorrer la campiña inglesa, de visitar sus universidades (pasear en lancha en Cambridge y comer una pizza horneada en la plaza), sus monumentos, sus museos, de recibir la calidez de su gente, de disfrutar de un Shepherd’s pie, un cranberry-crumble, o un desayuno tradicional inglés hecho en casa,  o un cono de fish&chips en la playa en Brighton, nos quitemos el sombrero ante quienes combinan tan bien lo tradicional con lo avantgarde.

Gracias Londres 2012.  Fue un gran inicio de los Juegos Olímpicos. Nos vemos en la fiesta de clausura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s