El perdón

Sabemos que el perdón es una herramienta muy poderosa para liberarse de cargas negativas. Dicho de otro modo, es una técnica para eliminar de nuestro equipaje emocional, el rencor y el resentimiento que se generaron debido a una ira auténtica que sentimos ante una agresión que vivimos, o creímos vivir, la cual no fue manejada y canalizada en forma adecuada en su momento.

Estoy de acuerdo en esta premisa y creo que algunas personas exageran en algunos aspectos sobre el tema. Por ejemplo, yo he trabajado todo aquello que me lastimó en mi infancia, con técnicas y teorías psicológicas apoyada por expertos capaces y asertivos. Así, puedo decir que no guardo rencores del pasado.  Sin embargo, el otro día en una conferencia nos dijeron que si eres mujer y haces algo negativo es porque le guardas rencor a tu madre. Como en ocasiones actúo en forma negativa revisé a fondo, una vez más, mi pasado y la relación con mi madre. Fui al panteón y platiqué con ella. Nada. Nuestra relación es abierta, tranquila, positiva. ¿Entonces? 

Considero que es conveniente que muchos psicólogos y orientadores dejen de favorecer que sus pacientes culpen a sus padres de todo lo que les pasa y los inviten a entender y razonar que sus padres actuaron como lo hicieron porque eran productos de su historia de vida. Nadie puede dar lo que no tiene. Si ellos no tenían un patrón mental de conducta de padres amorosos, asertivos, formadores de líderes exitosos, no podían modelar las conductas relativas a esas funciones.

Es nuestra responsabilidad, aquí y ahora, identificar la emoción auténtica displacentera en cada evento que nos marcó, manejarla, canalizarla y resolverla y de igual manera, procesar los sentimientos derivados de ellas que utilizamos como pretextos para no avanzar en la vida.

Sólo cuando nos hemos liberado de la carga emocional negativa, podremos iniciar el camino del perdón, el cual manejaremos en otra ocasión con más amplitud.

Hay una excepción, si los padres utilizaron cualquier tipo de violencia física, verbal, psicológica o sexual en contra de sus hijos, se requiere asesoría especializada para sanar las heridas que ello haya causado en el niño y tomar las medidas que la situación amerite en todos los órdenes.

Deja de culpar a tus padres por lo que te hicieron y por lo que no te dieron o no hicieron. No puedes borrar el pasado, puedes verlo y sentirlo de otro modo. Toma las riendas de tu vida.

Anuncios

Un pensamiento en “El perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s