Archivo de etiquetas| yoga

# YO ME QUEDO EN CASA (8-A)

Vamos a hablar del MIEDO, una de las tres emociones displacenteras (no hay emociones negativas o positivas, son placenteras o displacenteras), y recordar que es una emoción que viene desde hace muchos siglos ya que sirve para buscar la sobrevivencia ante un peligro o amenaza.

Cuando percibimos una amenaza o un peligro, sea real o no, nuestro cuerpo se prepara para dos soluciones rápidas y efectivas: la lucha o la huida. En ellas está implicado el sistema nervioso autónomo, responsable de las funciones orgánicas de nuestro cuerpo que se producen de forma involuntaria, como el latir del corazón o la respiración. Este se divide en dos: sistema nervioso simpático, que nos dispone para la acción, y parasimpático, que regula las actividades de nuestro cuerpo en reposo.

Frente al estímulo amenazante el sistema simpático produce una respuesta hormonal, generando mayor cantidad de adrenalina y de cortisol. La primera aumenta la frecuencia cardiaca, dilata las pupilas y los bronquios, y nos pone a sudar. La segunda hormona incrementa el nivel del azúcar en sangre y suprime la actividad del sistema inmunológico.

 Esto ocurre de manera temporal, ya que el sistema nervioso parasimpático se encarga a su vez de ponerlo “todo en orden”, pero es fácil imaginar que cuando se repite todo este proceso con demasiada frecuencia o de forma continuada, puede tener consecuencias perjudiciales para nuestra salud.

Todos, en mayor o menor medida estamos sometidos a sufrir estrés ante la amenaza del coronavirus.  Los síntomas de este estrés pueden afectar nuestra salud, sin que nos demos cuenta. Podemos empezar a pensar que nos contagiamos y por eso tenemos un dolor de cabeza irritante, padecemos insomnio, trastornos estomacales, etc. Conviene distinguir los síntomas que se presentan cuando se ha dado el contagio, de los del estrés. Al eliminar el estrés, o manejarlo de una forma asertiva,  impediremos que bajen nuestras defensas naturales.

Es un hecho que los síntomas de estrés pueden afectar nuestro cuerpo,  pensamientos y sentimientos, y comportamiento.

 Efectos del estrés:

En tu cuerpo En tu estado de ánimo En tu comportamiento
Dolor de cabeza ansiedad Consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal
Tensión o dolor muscular Inquietud Arrebatos de ira
Dolor en el pecho Falta de motivación o enfoque Drogadicción o alcoholismo
Fatiga Sentirse abrumado Consumo de tabaco
Cambio en el deseo sexual Irritabilidad o enojo Aislamiento social
Malestar estomacal Tristeza o depresión Práctica de ejercicio con menos frecuencia
Problemas de sueño  

 

Conviene ponernos en movimiento para manejar el estrés:

 Hacer actividad física con regularidad

  • Practicar técnicas de relajación, tales como respiración profunda, meditación, yoga, taichi o masajes
  • Mantener el sentido del humor
  • Pasar tiempo de calidad con la familia y los amigos
  • Emplear el tiempo en pasatiempos, leer un libro, escuchar música, escribir, tejer, pintar, dibujar, entre otras.

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/stress-symptoms/art-20050987

Este es el abordaje del manejo del estrés mediante ciertas conductas o actividades físicas y sociales.  Vamos a ver en el siguiente post cómo manejarlo aplicando la Inteligencia Emocional y la Tanatología.

 

 

 

 

# YO ME QUEDO EN CASA

En muchos lugares del mundo, y lo más probable es que pronto pase lo mismo en México, los gobiernos han decretado que las personas se queden en casa para evitar que siga propagándose el coronavirus, causa de la pandemia que nos afecta a todos.

Un poco en broma se comenta que la convivencia forzada, en espacios reducidos, puede causar fricciones entre los miembros de una familia, pareja o grupo. Esto es una realidad, no una broma, por lo que conviene pensar en opciones para evitar esos roces.

Nosotros hemos pensado en algunos que se pueden aplicar siempre y cuando sea posible por espacio, número de personas, condiciones de la vivienda, etc:

  • Que cada uno de los miembros de la familia tenga un lugar “privado” donde pueda aislarse del grupo, por ejemplo, los chicos pueden quedarse en su recámara, donde podrán escuchar música con audífonos o sin que salga el sonido a los demás espacios.
  • Si no es posible asignar un lugar para cada uno, pueden asignarse horarios para el mismo espacio; el marido podrá aislarse en la recámara unas horas al día y, en forma equitativa los demás harán lo mismo, ya sea para echar una siesta o leer sin ser interrumpido.
  • La casa o departamento (piso), a menos que se cuente con una plantilla de sirvientes, requiere ser limpiada y conservada en orden, y esto es responsabilidad de TODOS, sin caer en roles estereotipados o fuera de este contexto: hacer la limpieza, guisar, poner la mesa, lavar los platos, lavar la ropa, sacar la basura, etc., es conveniente dividirlo entre todos en una sesión donde todos participen, y se elabore una lista que se pega a una pared donde todos la vean.
  • El acceso a la televisión también se “negociará” entre los adultos, dejando un lapso de unas dos horas para programas infantiles supervisados.
  • Desempolvar barajas y juegos de mesa es muy útil para pasar el rato. Se pueden hacer mini-torneos de dominó o ajedrez donde se designe un estímulo para el que gane. Hay juegos de mesa sobre los virus donde los niños pueden aprender mucho.
  • Los padres, abuelos, hermanos mayores, pueden ayudar a los menores a ejercitar su capacidad para leer, hacer sumas y restas (ecuaciones algebraicas), redactar cuentos.
  • Se pueden hacer concursos sobre deletrear palabras, nombrar capitales de los países, nombres de los ríos, etc. También se les puede pedir lean una página y que expliquen lo qué entendieron (lectura de comprensión), y de ahí añadir una anécdota que facilitará el que ellos recuerden lo que leyeron y se diviertan.
  • LA PALABRA CLAVE ES: RESPETO
  • ES MUY IMPORTANTE MANTENERSE OCUPADOS Y DIVERTIDOS LO MÁS POSIBLE
  • Practicar técnicas de relajación, meditación y yoga es muy útil en estos casos.
  • También existe la posibilidad de hacer ejercicios de introspección que veremos más adelante.

Este encierro obligado puede ser una oportunidad para descubrir cosas en nosotros mismos y en los demás que, por vivir tan de prisa, a veces las ignoramos. Todo sucede PARA ALGO. Aprendamos algo de esta experiencia.

 En Esta dirección pueden encontrar muchos juegos de mesa y didácticos, que les envían a casa:

 https://tranjisgames.com/puntos-de-venta/

 La matriz está en España, y los envían a todas partes del mundo.

Abril 18 del 2014

Renovación 109

Hemos trabajado muchos puntos importantes en nuestro camino de renovación, y ello ha causado mucho movimiento interior, muchos sentimientos identificados y procesados, un esfuerzo constante de superación.

Vamos ahora a tomar un tiempo para el silencio.

Sí, el silencio. Vamos a acallar los mil ruidos que estorban nuestra comunicación interna, la más valiosa, la que llevamos a cabo con la misma esencia de nuestro ser.

Vamos a meditar si estamos entrenados para ello, y si no, vamos a relajarnos y encontrar el silencio que nos llevará a la paz interior.

Encontraremos un lugar y un tiempo en que podamos aislarnos de todo lo que nos rodea, incluyendo el teléfono. Si practicamos yoga, ya estamos acostumbrados a ello. Podemos permanecer sentados con la espalda recta, los pies sin cruzar tocando el piso, las manos con las palmas hacia arriba sobre los muslos, ojos cerrados, respiración profunda y acompasada, o podemos acostarnos en una superficie plana (el piso).

En ambos casos, vamos a evitar ropa que nos apriete, nos incomode o dificulte la circulación, así como usar objetos metálicos como aretes, pulseras, relojes.

Vamos a cerrar los ojos e ir desconectándonos de los ruidos externos. Es sorprendente la cantidad de ellos que no notamos cotidianamente, y vamos a dejar descansar a nuestra mente. No la vamos a dirigir a cierto espacio, sólo no vamos a aceptar los pensamientos que lleguen, sino a dejarlos ir con calma.

Poco a poco, llegaremos a una paz, una calma, un bienestar total, que nos permitirá renovar nuestras energías.

DÉCIMA PUERTA: ESPIRITUALIDAD

Image

Definir el concepto espiritual requiere ubicarse en un marco de referencia filosófico, religioso, místico, esotérico, conceptual, o de alguna creencia específica como quienes mencionan que es la búsqueda del sentido de la vida. Para mí, la espiritualidad es la conexión energética de  lo más íntimo de mi ser con la energía existente en totalidad.

Los caminos  para llegar a la espiritualidad pueden ser muchos, la religión es uno de ellos, más no el único, también podemos llegar a ella a través del arte, la música, la meditación, la oración, en fin, cada quien puede encontrar la vía que le facilite el acceso a su espiritualidad.

En los últimos tiempos, las personas  se han decepcionado de algunas religiones por la mala praxis de sus representantes, del materialismo egoísta que conduce al consumismo, la posesión y concentración de riqueza porque no les genera una paz interior ni una salud integral, y han buscado nuevos horizontes, que no son nuevos, son diferentes nada más.  Así tenemos que se han puesto a estudiar filosofías, religiones, artes marciales orientales para encontrar el sentido de su vida. Otros se han ido al esoterismo, a la magia, a las sectas religiosas que se multiplican como hongos. El problema aquí radica en que hacen un “champurrado” con sus creencias originales y no viven  de acuerdo ni con ellas ni con lo que se supone están aprendiendo. Conozco a personas que se pasan la vida meditando, haciendo yoga, son vegetarianas, y dicen vivir en el amor; pero no procuran ni cuidan a su familia ¿es eso vivir en el amor? ¿Dónde dejaron las tres virtudes teologales que les enseñaron en la religión católica: Fe, Esperanza y Caridad?

Encuentra el sentido de tu vida, tu Misión en este mundo, la razón de tu existencia, conéctate con tu Poder Superior, energía cósmica, Dios, o como quieras llamar a la Totalidad, y forma una unidad con ella en constante comunicación. La acción de Dar fluirá por sí misma y establecerá y mantendrá un flujo virtuoso que sí traerá paz a tu existencia.

Manejo del estrés

El estrés es una respuesta adaptativa del organismo ante una amenaza o peligro y lo prepara para dos respuestas: pelear o huir.  Compartimos con los animales el mecanismo cerebral que lo genera (cerebro reptil), y sirve para garantizar la sobrevivencia, conservación de la especie y el dominio del  territorio donde se habita.

Algunas de las respuestas orgánicas son el aceleramiento del ritmo respiratorio y cardíaco, el envío de más sangre a extremidades superiores e inferiores (vasoconstricción de arterias que nutren al estómago e intestinos), liberación de glucosa para incrementar la energía, liberación de insulina para nivelar la glucosa, y muchas otras sustancias más. Si utilizamos toda esa energía para combatir al enemigo o para huir fuera de su alcance, vamos a recuperarnos de la alteración bioquímica sufrida. Si no hacemos nada, nos quedamos con el cuerpo lleno de toxinas que, a la larga, lo van a dañar. ¿Qué podemos hacer?

  • Verificar si el peligro es REAL o imaginario. Los efectos en el cuerpo van a ser los mismos en uno u otro caso y, si es algo imaginario, podemos estar reciclando el miedo una y otra vez.
  • Si es REAL, enfrentarlo o irnos del lugar. Si nuestra vida o la de nuestra familia  está en peligro de muerte, actuar de inmediato y pedir ayuda.
  • Una vez pasado el peligro inminente, eliminar toda la carga de adrenalina y demás sustancias de nuestro organismo, practicando ejercicios de bioenergética o alguna disciplina marcial oriental.
  • Otra forma de recuperarnos es mediante la meditación, la relajación, el yoga, que incluyen técnicas respiratorias muy valiosas en este caso.
  • Utilizar la Inteligencia emocional para llevar a cabo un manejo asertivo de las emociones displacenteras y procesar los sentimientos negativos.
  • Analizar si nosotros estamos favoreciendo la presencia del estrés en nuestra vida diaria.
  • Existen situaciones como una enfermedad terminal, no tener trabajo o dinero para alimentar a la familia, que son realidades muy duras y que requieren de toda nuestra capacidad para enfrentarlos y darles la mejor solución posible. Eliminar el estrés y sus efectos negativos será un paso importante para encontrar opciones que mejoren la situación.

Estos son algunos “tips” acerca del manejo del estrés. En mi libro de “La Inteligencia emocional y el divorcio” hablo sobre la neurofisiología de las emociones y el manejo emocional. ¿Lo han leído?