Archivo de etiquetas| visualización

Diciembre 31 del 2014

Fin de una etapa.

Hemos recorrido un largo camino durante un año, en el que ha habido dolor, pesadumbre, miedo, dolor, así como alegría, júbilo, esperanza, amor, valor y entereza. Es como un mosaico multicolor con toda la gama del arcoíris.

Muchos de nosotros podemos tener asuntos pendientes de resolver todavía. Estamos en ello. Ya pusimos las bases, los cimientos, ya aprendimos a confiar en nuestro Poder Superior, ya sabemos que todo sucede PARA ALGO y, por tanto, puede sernos útil para aprender y crecer.

Vamos a retomar los capítulos que refuercen nuestra voluntad y entusiasmo al azar o por la fecha en que se escribieron.

Sigamos con nuestras afirmaciones todos los días, cuantas veces sea necesario.

Hagamos una pausa y relajémonos para hacer un ejercicio:

• Cerremos los ojos y visualicemos lo que queremos lograr en el 2015, por supuesto, dentro de la lógica y la asertividad.

• Cada cosa estará ya culminada y nos llenará de alegría el haberlo logrado.

• Observemos con detenimiento cada detalle de esa imagen.

• Sintamos en nuestro cuerpo la alegría y el placer de haberlo logrado.

• Escuchemos el reconocimiento (interno o externo) por lo que realizamos.

• Sintamos el sabor del triunfo y disfrutémoslo.

• Demos las gracias por haberlos logrado.

• Guardemos esa imagen en nuestra mente y nuestro corazón. Ya está en nuestro disco duro.

• Abramos los ojos y vamos a disfrutar la vida, en el aquí y el ahora. Nos lo merecemos.

Octubre 8 del 2014

Renovación 282

Hoy nos toca una renovación capicúa, lo que según la creencia popular trae buena fortuna. La palabra capicúa deriva del catalán: cap-i-cúa” que significa “cabeza y cola”. Se refiere a que el número se lee igual de derecha a izquierda o viceversa.

Pensemos que es así y vamos a visualizar algo que queremos lograr ya culminado.

Vamos a crear una imagen en la que tenemos en nuestras manos lo que buscábamos, por lo que hemos trabajado muchos años tal vez.

Sentimos la inmensa satisfacción de haber llegado a la meta, de cumplir los objetivos planteados, de haber avanzado en nuestro proceso de crecer y evolucionar.

Respiramos esa sensación de bienestar y dejamos que inunde hasta la última célula de nuestro cuerpo.

Estamos en esa futura vivencia triunfadora y nos sentimos fuertes, seguros, capaces de lograr lo que nos proponemos.

Vamos ahora a pedirle a esa imagen que hable con nosotros aquí y ahora, que nos transmita la seguridad de que vamos a llegar al éxito.

Cuando terminemos nuestra visualización, habremos cambiado la bioquímica de nuestro organismo y podremos aprovechar la sinergia de nuestro éxito

Agosto 14 del 2014

Renovación 227

¿Qué hacer cuando alguien nos agrede una y otra vez?

Si es alguien que podamos alejar de nuestra vida, o alejarnos de la suya, vamos a hacerlo.

Si no podemos alejarnos porque es un familiar directo, y sus agresiones no son físicas
sino verbales, podemos emprender ciertas acciones:

• Guardar una distancia emocional.

• Reafirmar que no somos los responsables de su conducta, ni de su cambio, ni de su crecimiento, ni de sus problemas.

• Aceptar que sólo él o ella podrán decidir cuándo enfrentar su realidad y cerrar sus heridas.

• Hacer un ejercicio de empatía para ver si sus ofensas son un grito de auxilio.

• Detectar cuál es el juego psicológico en que están y salirse de él.

• Todos los días enviarle energía positiva mediante:
o Una bendición
o Una oración
o Un pensamiento positivo
o Una visualización.

• PONER LÍMITES:
o Escucha activa.

o Interrumpir la conversación si empieza a agredir y retirarse.

o Evitar discutir, confrontar, enfrentar, a la persona.

o Reconocerle algo positivo y decirle que no estamos dispuestos a recibir agresiones de nadie.

o Evitar la convivencia al máximo, hasta que muestre signos de que está trabajando en sus conflictos.

o Mantener un trato cordial y amable, superficial y diplomático.

o Facilitarle información, en forma indirecta y no verbal, sobre fuentes de apoyo: folletos de grupos de autoayuda, libros, instituciones, asesorías.

o Cuando sea factible, decirle algo positivo que haya hecho, sobre su vestuario, sobre su persona, sin esperar nada a cambio.

o Mantener la congruencia = pensar, sentir y actuar en la misma frecuencia.

o Sostener nuestra conducta en el tiempo.

Vamos a modelarle a ese ser querido, que está actuando en una forma equívoca, cómo se manejan las situaciones difíciles con asertividd.

Mayo 19 del 2014

Renovación 140

Soñar es una manifestación mental de una persona dormida, de imágenes, sonidos, sensaciones y sentimientos que, por lo general, están relacionadas con la realidad. Desde el punto de vista psicológico, los sueños son, entre otras cosas, estímulos anímicos de fuerzas psíquicas que no pueden elaborarse con facilidad, hay una re-elaboración de la información almacenada en la memoria, relacionada con lo ocurrido durante el día o la noche previa.

Podemos programar nuestros sueños hasta cierto punto, así como recordarlos para analizarlos, cosa que nos será útil.

Vamos a recordar las veces que “soñamos despiertos”, que nos vamos a la “fantasía”, a la “imaginación” y divagamos por un rato sobre algo que nos agrada o suponemos que nos hará felices. Todos lo hemos practicado alguna vez y recordamos la grata sensación de bienestar cuando “regresamos” a nuestra realidad.

Esto puede ser positivo si no caemos en el exceso y lo utilizamos como un escape para evadir la verdad de nuestra existencia, para compensar algo por lo que no vamos a luchar despiertos, o llegamos a mezclar fantasía y realidad para crear una confusión mental que nos impida enfrentar, confrontar y manejar lo que nos duele en estos momentos.

Podemos manejar fantasías dirigidas (ensueños), y convertirlos en una forma de visualizar nuestra meta ya conquistada, los logros por los que estamos luchando. Es una herramienta de la PNL que va a facilitarnos el camino.

Vamos a soñar y a construir nuestros sueños.

Vamos a visualizarlos y a convertirlos en realidad.

Podemos hacerlo.

JUEVES SANTO

Hoy, 28 de marzo, la iglesia católica celebra el Jueves Santo. Digo la iglesia católica consciente de que iglesia es el conjunto de fieles que profesan una religión, y no el templo en el que se reúnen, como la mayoría de las personas en México creen.

No puedo evitar acordarme de los días ya tan lejanos en que yo era una católica practicante, y con un fervor infinito vivía estos días santos, sufría la captura de Jesús, su tortura, su muerte, y gozaba el sábado de Gloria y el domingo de Pascua con la noticia de la resurrección. “Tiempos idos y no vueltos”, diría mi Nana Soledad.

Después, ya con mis hijos, estos días se volvieron un período de vacaciones en que, por lo general, nos íbamos a la playa, con todo lo que significa viajar al mismo tiempo que miles de turistas que van al mismo destino.

A pesar del ajetreo, me despertaba todos los días para ver el amanecer desde la terraza de la casa en que estábamos en Acapulco. Era un espectáculo mágico, una paleta de colores cambiante por minutos, que mostraba la entrada del sol, de la esperanza, de la vida, y la desaparición de la penumbra y la nostalgia.

Si ustedes están de vacaciones, prueben a levantarse antes de que salga el sol y hagan un ejercicio para vitalizar su vida, con una relajación total, visualizando con los ojos abiertos como esa luz entra hasta el último rincón de su cuerpo y trae consigo bienestar y salud. Después pueden volver a dormir si así lo desean, ya con las pilas recargadas.

No importa si están en el mar, el campo, o en un pueblo pequeño, en todos los lugares sale el sol para todos. Aprovechen y nutran su espíritu y su cuerpo con energía que puede durar mucho tiempo en su interior.

¡Felices vacaciones! ¡Fructíferas reflexiones!