Archivo de etiquetas| Visión

LA ESPIRAL DE LA MUERTE

Vamos a ver algunos términos:

  • Una espiral es una curva plana que da vueltas alrededor de un punto y que, en cada una de estas vueltas, se aleja más y más de dicho punto.
  • La espiral es una forma frecuente en todo lo relacionado con la vida y nos transmite la idea de crecimiento, evolución y expansión. Un gran número de vegetales y animales crecen y se desarrollan en una serie de patrones relacionados directamente con la espiral, partiendo del ADN.
  • También se utiliza para definir la sucesión creciente o indefinida de acontecimientos. Se asocia a lo cíclico o a lo que parece no tener final.
  • En el ámbito de la cultura se cree que en las pinturas rupestres se asociaba al ciclo de nacimiento, vida, muerte y volver a nacer y, entre los celtas, expresaba lo que sería la fuerza vital, el crecimiento y también la positividad.

Ya nos hemos formado en nuestra imaginación un símbolo de la espiral, y conocemos su definición, y sabemos que forma parte importante en todas las culturas, por lo general asociada a lo positivo, a lo cíclico y a la evolución de la vida.

En cuanto a la sucesión creciente o indefinida de acontecimientos, estos pueden ser no solo positivos y benéficos, sino también, negativos y perjudiciales para la vida misma. Así hablamos, por ejemplo, de una espiral de violencia, o una espiral de corrupción, como la que vivimos en nuestra sociedad.

Al referirme a la espiral de la muerte, quiero enfatizar cómo el perpetuar ciertas conductas negativas en contra de la salud, nos lanza a una espiral que nos aleja cada vez más del punto central: LA VIDA.

Para definir la salud, utilizaré lo dictado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La  salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Esta definición es el resultado de una evolución conceptual, ya que surgió para reemplazar la noción anterior que decía que la salud era la ausencia de enfermedades biológicas.

A partir de la década de los cincuenta, la OMS revisó esa definición y finalmente la reemplazó por esta nueva, en la que la noción de bienestar humano trasciende lo meramente físico. La Organización Panamericana de la Salud aportó luego un dato más: la salud también tiene que ver con el  medio ambiente que rodea a la persona.

Fuente: http://concepto.de/salud-segun-la-oms

Nosotros podemos generar desde nuestra mente conductas que nos lleven a un determinado fin.  Cuando estas conductas se mantienen en el tiempo y se automatizan, se les llama hábitos.

En ocasiones tenemos malos hábitos que son los que nos conducen a un fin negativo, y hábitos positivos cuya meta será siempre positiva. Visualizarlos como una espiral puede facilitarnos comprenderlos.

Entre otras cosas, lo siguiente puede generar y perpetuar las conductas contra la salud, y lanzarnos a la espiral de la muerte:

  • Vegetar no vivir.
  • Carecer de un sentido de vida. No tener un PARA QUÉ vivir.
  • No conocer ni vivir de acuerdo con nuestra Misión.
  • No haber diseñado un proyecto de vida. Pasar los días cómo vengan, ir de aquí para allá según lo que se presente.
  • Ausencia de una Visión de nuestro futuro.
  • Echar un clavado en el mundo de las enfermedades, no en el de la salud.
  • Pasar los días en el NO: No tengo esto, no puedo salir, no me alcanza, en lugar de ver todo lo que tenemos y somos.
  • Mantener un pesimismo constante y deprimente.
  • La autocompasión.

Es innecesario hacer una lista para salir de la espiral de la muerte, basta con poner en positivo todo lo que acabo de mencionar, y aplicarlo:

¡YA, HOY, DESDE ESTE MINUTO, EN FORMA CONSTANTE, LAS 24 HORAS DEL DÍA! 

                                   ¡ASÍ ESTARÁN EN UNA ESPIRAL DE VIDA!

Anuncios

Diciembre 23 del 2014

Renovación 358

Podemos confiar en nosotros mismos.

Cuando aprendemos a confiar en nosotros mismos, generamos lo necesario para contar con:

• La capacidad de lograr lo que nos proponemos

• Nuestro inventario personal de habilidades, destrezas, cualidades, virtudes.

• Lo que hemos extraído de nuestras experiencias.

• El aprendizaje del pasado que se ha traducido en un horizonte más amplio y prometedor.

• Nuestra Misión que le da sentido a nuestra vida.

• Una Visión clara de nuestro futuro

• Nuestra capacidad de dar y recibir amor.

• Nuestro Proyecto de vida por escrito.

• El podernos sintonizar con la energía positiva del Universo.

• La seguridad de que nuestro Poder superior está ahí para nosotros siempre, día y noche, en todo momento y lugar, dentro de nosotros, y que podemos comunicarnos con Él sin necesidad de desplazarnos a un lugar determinado.

• Una relación sana con el dinero que nos trae abundancia.

• Relaciones interpersonales funcionales y equilibradas, en las que no exista ningún tipo de codependencia.

Septiembre 29 del 2014

Renovación 273

Es conveniente revisar, de vez en cuando, si no estamos “atrapados” en una zona de confort.

Detrás del miedo a triunfar está la tendencia a justificarnos con una hiperactividad sin resultados exitosos. Por ejemplo, nos excusamos con frases como estas:

• “Yo siempre trabajo mucho, no sé porque no gano más”

• “Trabajo demasiado y no me pagan suficiente” (doble trampa)

• “He probado en muchos empleos y no duro en ninguno”

• “Por más que me esfuerzo, no logro ganar suficiente para vivir bien”

• “Más vale pájaro en mano que ciento volando, al menos tengo algo que hacer”

• “Si dejo este empleo a lo mejor no encuentro otro”

• “No gano mucho a pesar de que me esfuerzo mucho”

• “Estoy bien con lo que tengo”

• “Tal vez no doy más de sí”.

Si nuestra vida es mediocre, si nuestro desempeño laboral es mediocre, si hacemos como que trabajamos para que hagan como que nos pagan, si no amamos con pasión lo que hacemos, sino que lo llevamos a cabo porque no hay de otra, es probable que la clave esté en el miedo al triunfo, no el miedo al fracaso.

Vamos a revisar cuál es nuestra motivación para trabajar, cuál es nuestra Misión en la vida, cuál es la Visión que tenemos de nosotros mismos dentro de 20 años, para encontrar el sentido de nuestra vida y no escondernos tras pretextos absurdo para no vivir plenamente.

RAFAEL NADAL ¡¡ campeón !!

nadal 2006

 Es muy fácil, a toro pasado, festejar a los campeones. Lo importante es cuando uno los ve venir, nacer, progresar, llegar y conquistar un título tras otro, como es mi caso respecto al tenista Rafael Nadal.

A finales del 2007 entregué a la editorial Trillas el libro “La Inteligencia Emocional en el divorcio” en el que, en forma modular, abordo la Inteligencia Emocional, la comunicación integral, la asertividad, el trabajo en equipo, el liderazgo, el proyecto de vida y otros temas, y después, cómo aplicarlos ante, durante, y después del divorcio. Así que, aunque no estés por divorciarte, puedes consultar todos los temas mencionados.

En la página 113 de este libro, que se publicó en el 2008, menciono al gran tenista Rafael Nadal como un líder que iba a marcar la diferencia en muchos aspectos. Considero que no me equivoqué. He seguido su carrera paso a paso, y a la vista están sus logros, a pesar de las dificultades físicas que se le han presentado.

No hay lugar para dudas, el rey del “Roland Garros” tiene un nombre y apellido: Rafael Nadal, quien ganó su octavo título en la cancha de arcilla francesa y se convirtió en el primer tenista que vence en tantas ediciones en un mismo Grand Slam. Lástima que fue contra David Ferrer, otro gran tenista español, a quien derrotó por 6-3, 6-2 y 6-3.

Su disciplina, su vida ordenada y equilibrada, armoniosa en muchos sentidos, incluyendo una relación amorosa que dura ya muchos años y que es una muestra de estabilidad emocional, su vocación, compromiso con su Misión y Visión, el empeño por participar en labores altruistas y compartir sus logros en todos sentidos, su sencillez, su gran calidad humana, lo hacen un modelo a imitar por muchos jóvenes deportistas o no.

¡Bravo campeón! ¡Larga vida y sigue cosechando lo que has sembrado a través de los años! Mi admiración y respeto.