Archivo de etiquetas| violencia

# YO ME QUEDO EN CASA (17)

CUENTO IMAGINARIO

Hace poco, en un parque cercano a casa, me acerqué a un viejito que les daba de comer a las palomas migas de pan que traía en una pequeña bolsa, y empecé a platicar con él. Me preguntó si tenía tiempo para escuchar un cuento, a lo que le contesté que todo el que él quisiera, y esto es lo que narró:

En un país imaginario, muy bello y pleno de mares, lagunas, ríos, montañas, valles, grandes sembradíos y poblados llenos de encanto, vivía un Rey muy peculiar que se llamaba a sí mismo “El esperado”.

Ese país, otrora comparado con el cuerno de la abundancia, había soportado ser gobernado por Reyes ineptos y/o corruptos que saquearon las arcas del Palacio. Hubo también algunos Reyes que amaban a su país y querían actuar en interés de todos, y que fueron saboteados por las corrientes malignas de los que ambicionaban el poder y las riquezas.  

Cuando llegó “El Esperado” el pueblo se llenó de esperanza porque les prometió que terminaría con la corrupción y la pobreza, y que ayudaría a todos. Empezó a hacer decretos para dar pensiones a los más viejos, a los estudiantes (estudiaran o no), a las madres solteras, en fin, cada día eran más y más los que recibían el “apoyo o limosna” del Rey.  

Sacó del calabozo a conocidos criminales y rateros, y los nombró parte de su séquito personal como colaboradores o asesores, mientras decía todos los días que iba a acabar con la corrupción.

Como quería pasar a la historia como un personaje inolvidable, empezó a construir obras monumentales, sin importar si eran necesarias o no, y si iban a afectar al medio ambiente, y abandonó las que habían iniciado los Reyes anteriores porque no quería que el reconocimiento fuera para ellos.

Todos los días, muy temprano, salía al balcón principal del Palacio y le hablaba a “su pueblo”, todos aquellos que se beneficiaban con el dinero que les estaba regalando, y acometía contra los corruptos, los emisarios del pasado, sus contrincantes (todo el que no pensara igual que él era su enemigo).

Cada día exigía más y más impuestos a sus súbditos, a los que sembraban las tierras, a los que tenían ganado, a los que comerciaban o vendían lo necesario para vestirse, alimentarse, ir a trabajar, tener un techo y poder salir adelante. A ellos les decía los “riquillos” y otras lindezas por el estilo.

De nada sirvió que los grandes señores del Reino, propietarios de fábricas de zapatos, ropa, alimentos, etc., hablaran con él en repetidas ocasiones, y le pidieran que cesase el derroche de lo que recaudaba el gobierno mediante los impuestos en limosnas, en lugar de crear fuentes de trabajo y personas responsables y autosuficientes.   

Como el dinero se acabó, y él no quería dejar de dar limosnas porque era la forma de tener adeptos, recurrió al Tesoro Real, un fondo de contingencia que Reyes anteriores habían ahorrado para que, si se presentaba una inundación, un terremoto, una desgracia muy grande, tuvieran dinero para medicamentos y ayudar a generar trabajo para todos.

La desgracia llegó en forma de una pandemia que asoló a todos los Reinos cercanos y distantes. Los otros Reyes implementaron medidas de emergencia: no gastar el dinero en obras inútiles o no necesarias de momento, dedicarlo a la atención médica de los súbditos, y a garantizar que hubiera alimentos e insumos para todos. También les pidieron al pueblo que se quedara en casa si no era necesario salir para impedir se siguiera propagando el contagio.

¿Qué hizo El Esperado? Decir que:

  • la enfermedad era un invento de sus enemigos para debilitarlo.
  • Él no se podía quedar en el Palacio porque entonces habría un vacío de poder y sus enemigos ocuparían su lugar.
  • No hicieran caso a los alarmistas, que siguieran saliendo a fiestas y reuniones, abrazando y besando a todo mundo.
  • Él seguiría con sus obras monumentales, no necesarias y si onerosas, pese a todo.
  • Que a Él no lo iba a atacar la enfermedad porque estaba protegido por sus “santitos”.
  • Seguiría viajando por todo el Reino porque no podía gobernar desde Palacio, y así lo hizo visitando lugares remotos para asistir a mítines y festejos, abrazar a niños y grandes. Por cierto, a los que se preocupaban de los contrabandistas que había en el Reino, les dijo que no era con balas como los iban a combatir sino con besos y abrazos, lo que Él hizo y fue hasta un recóndito pueblecito a visitar a la familia de uno de ellos.

 La insensatez y la incongruencia continuaron día tras día, mas Él no dejaba de salir cada mañana al balcón a echar la arenga acostumbrada.

 Llegó el momento en que peleó con los Señores del Reino y todo el que no pensara como él sería tratado como Traidor. No tenía dinero y ellos, sí. Por lo tanto decidió convertirse en un moderno Robin Hood, y quitar dinero a los ricos para dárselo a los pobres, quienes no trabajaban ni producían nada, nada más seguían con la mano estirada y su única obligación era echar vítores a su Rey.

El viejo interrumpió su relato y suspiró. Yo estaba ansiosa por conocer el desenlace y le pedí me dijera el final del cuento. Me miró con infinita tristeza en sus ojos y me contestó:

“Sucedió lo peor que se pueda imaginar. No solo acabó con el Reino y con la esperanza de una vida sana y productiva para sus súbditos, sino que era tanto el odio que había sembrado desde su balcón, día tras día, todas  las mañanas, que los pobres, que se habían acostumbrado a vivir de las limosnas,  agredieron a todos aquellos que tuvieran algo más que ellos, los robaron y despojaron de sus bienes.  Prevaleció el odio, el crimen, la corrupción, la violencia, el caos total”

 Durante mucho rato no pude decir palabra alguna. El viejito se levantó y se fue y yo me quedé ahí pensando si habría algo parecido a ese cuento en una realidad cercana a nosotros. ¡Qué Dios nos ilumine y podamos encontrar  el camino hacia la recuperación y la Esperanza!

PRESOS POLÍTICOS

“No es lo mismo que lo mesmo”

Cuando planteo un tema, por lo general, primero defino de qué voy a hablar para qué todos sepamos de qué se trata. Como sigo en el asombro por lo que está pasando en España, voy a abordar el asunto de los “presos políticos”, con las definiciones de la RAE:

PRESO. Del lat. prensus, part. pas. de prehendĕre ‘coger’, ‘arrestar’.

POLÍTICO 1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política. 2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política.

GOBIERNO. Acción y efecto de gobernar o gobernarse. 2. m. Órgano superior del poder ejecutivo de un Estado o de una comunidad política

DEFINICIÓN DE FUNCIONARIO DE GOBIERNO

  • Un empleado, un funcionario o un oficial de cualquier gobierno, agencia, ministerio o departamento de gobierno (a cualquier nivel y en cualquier país).
  • Toda persona que actúe en nombre de un gobierno, en cualquier ámbito.
  • Un partido político o cualquier funcionario de un partido político, incluidos candidatos a cargos políticos.
  • Un funcionario o un empleado de una empresa, compañía de servicios públicos u organizaciones controladas en forma total o parcial por el gobierno (por ejemplo, una empresa de telecomunicaciones estatal).
  • Un funcionario o un empleado de una organización gubernamental internacional, como Naciones Unidas o el Banco Mundial

http://www.laureate.net/~/media/Files/LGG/Documents/Legal/CodeOfEthics/Government%20Official%20Definition%20ES.ashx).

Cualquier ciudadano, funcionario de gobierno o no, que viva en un país bajo un Estado de Derecho, estará obligado a cumplir ciertas leyes y normas que rigen su conducta. Transgredir o actuar en contra de esas leyes se considera un delito. Todo delito conlleva una punición de acuerdo con la gravedad y daño que cause. Esa punición puede ir desde una multa hasta la cárcel. Espero que, hasta aquí, todos estemos de acuerdo.

En Cataluña se dio el caso de unos funcionarios de gobierno, encabezados por el presidente que, en lugar de gobernar para todos, utilizaron los fondos públicos para armar y estructurar una rebelión contra el sistema establecido, esto es, el que establece que Cataluña forma parte de España. Desviaron dinero, tiempo y esfuerzo para esta causa que tenía como fin lograr la independencia de Cataluña y que ésta fuera un País más reconocido por la Unión Europea.

Se les advirtió, en todos los tonos, que era anticonstitucional e ilegal lo que hacían (DELITO), pero ellos siguieron adelante; convocaron a reuniones multitudinarias donde manejaron emocionalmente a los participantes para que apoyaran su ideología.

Decidieron, unilateralmente, que iban a realizar unos comicios para declarar su independencia. Se les advirtió que no se toleraría dicha práctica y se les pidió, en todos los tonos, que volvieran al Estado de Derecho que estaban violentando. Siguieron adelante. Citaron a una multitud, la incitaron a utilizar la fuerza y la violencia para robarse urnas, impedir el paso de la policía, hasta se dio el caso de que las personas votaran varias veces sin identificarse, en fin, hicieron una parodia de votación y dijeron que la mayoría de los catalanes quería la independencia. Tengo entendido que la proporción de los que sí quieren la independencia es del 26.66%, lo cual no significa la mayoría de la población.

Sus peroratas eran que SÏ querían dialogar con el Estado, claro que desde su plataforma de independentistas.  Lo que yo entiendo es que ellos habían cometido uno o varios delitos y que, desde su posición de delincuentes, querían dialogar con la autoridad para que ésta reconociera que ellos tenían la razón. ¡Déu Meu! ¡Mon dieu! ¡My God! ¡Dios Mío!   Al decirlo en varias lenguas, emulo a Puigdemont en sus últimas intervenciones, para que me entiendan todos. ¡Se necesita ser retrasado mental para asumir esa posición tan propia de adolescentes irresponsables, no de un presidente!

La premisa es:

  • Si cometo un delito puedo terminar PRESO.
  • NO SE METE A LA CÁRCEL A LAS PERSONAS POR SUS IDEAS, SINO POR SUS ACCIONES, las cuales deberán ser comprobadas a la vista de todos.
  • Voy a la cárcel por lo que hice, no por lo que pienso o por mis creencias. Son mis actos los que son sujetos de juicio y punición. Si yo creo que “Alá es grande”, “El Pato Donald es lo máximo”, “Yo soy Napoleón”, y no hago nada en contra de las leyes, no voy a ir a dar con mis huesos a prisión.
  • Por lo tanto los presos son delincuentes, se les detiene por el daño que hicieron, no por su ideología. No se encarcelan las ideas (religiosas, políticas, sociales) sino a las personas que actuaron contra la Ley.
  • HAY POLÍTICOS PRESOS, personas que violentaron e incumplieron la ley, así como puede haber PRESOS CARPINTEROS, MÚSICOS, ETC., POR LO QUE NO HAY PRESOS POLÍTICOS.

Los independentistas van a enarbolar esa bandera: ¡Presos políticos!, y no faltará personas ignorantes que se dejen manipular por esa frase, sin pensar ni analizar todo lo que yo he hecho aquí.

Por favor hermanos catalanes, ustedes son y han sido siempre un pueblo culto e inteligente que ha sido el orgullo de España. Es hora de dejar de actuar visceralmente, de no canalizar las frustraciones personales en una lucha equívoca y sesgada.  Utilicen toda su energía en lograr que las más de 2000 empresas que han huido de Cataluña regresen, que Cataluña  vuelva a ser uno de los puntos turísticos más visitados de España, en lograr el bienestar de todos. Voten con la cabeza en su lugar. No se dejen manipular. Piensen en el bien de todos.  Gracias.

 

DLLLLL

 

 

COMETER ERRORES

 

Todos cometemos errores, en ocasiones con mucha frecuencia, o puede ser que sea raro que incurramos en ellos.

¿A qué se debe esto?  A una ecuación muy simple:

Error + aprendizaje = menor probabilidad de repetir el mismo error en el futuro.

Así de sencillo. Si cuando nos equivocamos, reconocemos el error, sin perder el tiempo en  buscar los orígenes del mismo, sino cuál es la respuesta que corresponde al estímulo, y procedemos a ejecutarla, habremos avanzado mucho en el camino. Después, si repetimos con frecuencia la misma acción errónea, podremos buscar y encontrar qué es lo que nos lleva a un camino equivocado.

Veamos un ejemplo: Yo me enojo porque mi marido llegó tarde sin avisar y le grito y reprocho su acción de mala manera, le digo que nunca me tiene consideración, etc.  ¿Corresponde la intensidad de la respuesta al estímulo recibido?

Puedo, en lugar de enojarme con anticipación a su llegada, evaluar si hemos acordado la premisa de avisar si vamos a retrasarnos como una muestra de respeto al tiempo del otro, y para evitar que la inseguridad en que vivimos se adueñe de quienes nos esperan, y planeo cómo podemos hacerlo en el futuro. Es factible que, en lugar de gritar, agredir, insultar, reprochar cosas del pasado, le pregunte qué paso, lo ESCUCHE (no lo oiga) y, de acuerdo a su respuesta, entable un diálogo asertivo cuyo objetivo sea evitar que se repita la falta otra vez, para así poder comunicarnos y no caer en un monólogo compartido en que a ninguno de los dos le interesr lo que piensa, siente, dice el otro, sino manifestar una frustración que puede no proceder del hecho de que la pareja llegue tarde.

Esto podemos extrapolarlo a todos los enojos que vivimos en el día a día. Evaluemos si nuestra respuesta ante un error, una falta de consideración, o una agresión, es proporcional al estímulo recibido.

¿Cuándo me enojo, JUZGO, insulto, descalifico, agredo, magnifico el error o la falta cometida para justificar una acción vengadora, aniquiladora, violenta, depredadora, en contra de la persona que se equivocó o me agredió?

En el caso de una agresión, ya sea física, verbal o psicológica, es necesario poner un límite contundente y firme para no permitirla bajo ningún concepto.

Si se trata de errores cuyas consecuencias no son graves, analicemos si nuestra respuesta es ecuánime, asertiva, inteligente, proporcional al estímulo negativo recibido aquí y ahora.

Hay quienes tienen una personalidad histriónica, y  elaboran un drama desproporcionado,  enarbolan la bandera de la justicia y, de inmediato van a incitar a los demás a que se unan con ellos para que reafirmen su JUICIO hecho a priori, a “bote pronto”, en lugar de analizar los hechos, buscar y encontrar soluciones, rescatar lo positivo de la vivencia para sumar experiencia y conocimientos para la persona que cometió el error y para ella.

Revisemos cómo respondemos a la frustración, cómo actuamos cuando no entendemos qué esperan de nosotros. ¿Lo hacemos con Inteligencia Emocional o aprovechamos la ocasión para sacar el enojo acumulado en el pasado? ¿Por qué y para qué “guardamos” la ira en lugar de manejarla?

NOSTALGIA 15 DE SEPTIEMBRE 2015

NOSTALGIA

Encontré a muchas personas, de diverso nivel socio- económico y cultural, que sentían, igual que yo, nostalgia de un pasado que parecía remoto en el tiempo, dispersos los recuerdos por la avalancha de sucesos informativos que nos inunda cada día.

¿Festejar qué y cómo nos preguntamos ante la fecha del 15 de septiembre?

Acudieron a la conversación el entusiasmo con que nuestros padres adornaban la casa y los vecinos, las suyas, con lo que el barrio tenía un tono tricolor festivo muy agradable.

Comentamos también el respeto con que cantábamos el himno y gritábamos “Viva México”, con un espíritu patriota, no patriotero.

La convivencia amable, sin la necesidad de alcoholizarse en un vano intento de olvidar la corrupción, la violencia, la inseguridad, la pobreza que nos afecta a todos, no nada más a los 60 millones de mexicanos que la padecen en forma directa.

La imagen austera de un Presidente que no quería ser “original” y no modificaba el grito del Cura Hidalgo. Un personaje respetado y respetable, aún por sus opositores.

Recordamos cómo los niños y jóvenes salían a la calle a “tronar cuetes”, cuando todavía la calle era el espacio obligado de todos nosotros destinado a jugar a policías y ladrones sin el temor de que aparecieran a cada instante los “de verdad”, un lugar para montar bici o platicar, donde lo que prevalecía era la libertad.

¿Celebrar qué? ¿Vivir secuestrados en nuestras casas, tras cerrojos, alambradas, alarmas? ¿Saber que la corrupción y la impunidad son el día a día que nos abruma con su presencia incesante?

Si vamos más allá y tomamos conciencia de lo que está pasando en el mundo en general: miseria, hambre, guerra, el éxodo de familias con niños y de niños sin familia que huyen de la muerte directa o indirecta, veremos que no es el momento de festejar, es el momento de orar, de meditar, de unir la energía renovadora y hacer algo por los demás, por todos los que necesitan una mano amiga.

No nos sintamos orgullosos de tener ejércitos y armas. Vamos a crear y consolidar la conciencia de la solidaridad social, que nos caracterizó en 1985 como un pueblo especial y único.

Julio 5 del 2014

Renovación 187

Tolerancia cero. Si, cero paso a la violencia contra nosotros, sea del tipo que sea: psicológica, física, emocional, sexual, económica, y provenga de quien sea.

Cero tolerancia para negarnos a abrir las puertas de la oportunidad de aprender, crecer, madurar, valorar la vida, unirnos al universo en un hito de amor infinito.

Cero tolerancia al autocastigo por no ser lo que queremos ser, por no lograr nuestros objetivos rápido y sin esfuerzo, por tener carencias, defectos, y un lastre emocional.

Cero tolerancia a la codicia, la envidia, el odio, los celos, el deseo de venganza, el rencor, el resentimiento, la desidia, la indiferencia, el orgullo y la soberbia.

Por otro lado, seamos pacientes y tolerantes con nosotros mismos y los demás.

Vamos a utilizar la empatía y la comprensión.

Vamos a recurrir a la solidaridad y la compasión.