Archivo de etiquetas| vida después de la muerte

¿Vida después de la muerte? Caso 2

Me enviaron otro caso de personas que han estado más allá del umbral de la muerte. El caso lo vivió un paciente de un médico psiquiatra muy reconocido.

Estaba atendiendo a un joven de 24 años que había sufrido un accidente de auto terrible, que lo mantuvo 30 días en la unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de traumatología en la ciudad de México, en donde le practicaron seis cirugías complejas y prolongadas.

La ambulancia que lo recogió de la carretera lo llevó a un hospital público para que lo atendieran, nada más que había una gran afluencia de heridos y las camillas se alineaban en el pasillo frente al quirófano. Un médico lo vio al salir de una cirugía y le dijo a los otros doctores (traumatólogo, neurocirujano, anestesista, neumólogo) que de una vez lo operaran porque se veía muy mal, a lo que los otros accedieron.

Cuando el accidentado regresó a su casa 45 días después, había perdido 30 kilos de peso, no podía caminar y respiraba con dificultad. Al poco tiempo de haber salido, le sobrevino una estenosis traqueal y tuvieron que operarlo.

Afortunadamente, no tuvo consecuencias cerebrales pese a lo brutal del impacto, sin embargo, el joven estaba muy angustiado porque habían pasado tres meses y él no podía recordar nada de lo que había sucedido desde ocho días antes del accidente, ni lo que pasó durante su estancia en la UCI, por lo que el psiquiatra le propuso hacer unas sesiones de hipnosis para recuperar la memoria.

Habló con los padres y les dijo que iba a ir poco a poco, rescatando primero los días más distantes previos al accidente. Cuando la sesión terminó y salieron del consultorio, estaban pálidos los dos.

Le pidió permiso al joven para compartir la experiencia, y narró que habían empezado muy bien el proceso de regresión, y que el paciente dijo que estaba feliz en un día de campo con su abuelita Rosario y el tío Miguel. Se encontraban sentados sobre la hierba en un valle lleno de flores, donde se escuchaban los trinos de algunas aves y el sonido del agua de un río cercano y que había un sol brillante que no calentaba demasiado ni molestaba.

Estaban felices, riéndose, cuando se empezaron a acercar unos hombres vestidos de blanco. Al decir esto, empezó a tener problemas para respirar. El médico lo despertó y checó sus signos vitales, los que estaban muy alterados. Le dio un medicamento y esperó hasta que se recuperara.

El médico preguntó quién era el tío Miguel y le dijeron que era un hermano de la mamá que había muerto hacía 5 años. y que la abuelita Rosario era la abuela materna que había muerto hacía un año.

Los papás comentaron que los cirujanos les habían comentado que hubo un momento durante la intervención en el quirófano, en que el joven hizo crisis y tuvieron que aplicarle técnicas de resucitación cardiopulmonar.

Conscientemente, el joven no recordaba lo que narró bajo hipnosis, la evidencia fue la grabación que se hizo de la sesión, donde se pudo observar todo lo transcurrido durante ella.

¿Una pradera? ¿Un día de campo en un lugar idílico? ¿En compañía de los únicos familiares que habían muerto? ¿Se presentan hombres vestidos de blanco y le sobreviene una crisis que termina con la experiencia tan grata que estaba viviendo?

Vida después de la muerte

A solicitud de unas amigas que se interesan en la Tanatología, voy a abrir una puerta para que todas las personas que hayan sido testigos, o hayan vivido una experiencia más allá del umbral de la muerte, lo compartan con nosotros.

El primer caso que me narraron fue hace dos días. Se trata de una persona conocida, en pleno uso de sus facultades mentales, con una familia estable y sin problemas emocionales.

Ella tiene 60 años y cuenta que la sometieron a una cirugía programada para extirparle un quiste. Recuerda cómo se quedó dormida muy tranquila porque confíaba plenamente en su médico.

Durante el transcurso de la cirugía relata que ella vio como salía de su pecho una especie de nubecita, como un algodón de dulce, que voló hacía una ventana que estaba en el lugar, como buscando salir de ahí. No pudo salir, por lo que voló por el quirófano y regresó a toparse con la misma ventana una y otra vez hasta que terminó por regresarse a su pecho.

Cuando volvió en sí de la anestesia, el médico le dijo que había surgido una complicación durante la cirugía y que, durante unos cuantos segundos, pensaron que la habían perdido, que se había muerto.

Ella lo interpretó como que la pequeña nube que vio, era su alma que salió de su cuerpo y buscaba irse del lugar, y que, al no poder hacerlo, terminó por regresar a su cuerpo.

Compartiremos los relatos y cada quien podrá interpretarlos según sus creencias.

CONFIANZA (5)

Desde tiempos inmemorables, el hombre ha buscado una explicación para todo aquello que rebasa sus capacidades intelectuales y cognitivas, en el Universo, la astrología, la magia, y/o en la existencia de un Poder absoluto, eterno, todopoderoso.

Esta necesidad ha dado pie al nacimiento de religiones y sectas, muchas de ellas organizadas, estructuradas y aplicadas alrededor de un Dios al que los dirigentes o fundadores hacen a su semejanza, por lo que hablan de jerarquías, interventores, faltas y castigos (que se pueden perdonar mediante el pago en especie), una vida después de la muerte donde hay un paraíso al que podemos ir “si nos portamos bien”. Inclusive se llega a la idolatría, a adorar imágenes, a repartir poderes “porque Dios está muy ocupado”.

Vemos así como ha habido Papas católicos corruptos, incestuosos, homicidas, etc., y como hay malos elementos hoy día en esa organización, así como los hay en otras iglesias. La historia habla de Martín Lutero quien rompió con la iglesia católica romana por la explotación de los creyentes que tenían que comprar indulgencias si no querían irse al infierno, entre otros muchos abusos de poder. Existen sectas, cada día más abundantes, que enajenan y explotan económica y emocionalmente a las personas que recurren a ellas, no voy a dar nombres, todos conocemos sus grandes instalaciones, al menos por fuera.

Quiero aclarar una cosa,  iglesia es el conjunto de personas que tienen un mismo credo y lo practican conjuntamente; templo es la construcción o  edificio en el que llevan a cabo sus reuniones y rituales (pagodas, sinagogas, templos budistas, hindúes, católicos, protestantes, etc.). 

Pues bien, una cosa es creer en un Poder Superior o Energía Cósmica o universal y otra es la religión y pueden estar unidas o no. Todas las religiones pueden ser positivas si se cumplen sus preceptos y se vive de acuerdo a ellos. Desafortunadamente, muchas personas no conocen su religión ni practican sus reglas, por ejemplo, hay muchos católicos que no ponen en práctica el Primer mandamiento: «Amarás a Dos sobre todas las cosas y a tu prójimo como a tí mismo», que no viven  la Fe, Esperanza, Caridad, que hacen mezcolanzas con las creencias de diversas religiones: creen en la reencarnación, en lugar de en la resurrección de los muertos y acomodan la religión para justificar sus acciones. También hay quienes se inician en una religión oriental, se pasan el día meditando y dicen vivir en el amor y la armonía, y no son capaces de dar amor ni siquiera a su familia.

Tener confianza en la existencia de un Dios Amor, que ha estado, está y estará en mí y conmigo en todas las circunstancias de la vida; o confiar en que somos una partícula minúscula que forma parte de una totalidad regida por un orden universal, cósmico, va a proporcionarnos mucha seguridad, fuerza interior y paz.

Hay muchos caminos para encontrar a Dios en ti, búscalo mediante los que te faciliten más el contacto, que pueden ser la oración o la meditación por ejemplo. Confía que todo pasa para algo y todo puede servirte. Sé congruente.

Estudiar física cuántica, manejo de energía, filosofías y prácticas de meditación y encuentro con uno mismo, puede ser otro camino. Es una realidad que estamos comunicados energéticamente con todo lo que nos rodea. Investiga y sigue el sendero que te lleve a ser un mejor ser humano cada día. Aquí también puedes escribir afirmaciones y repetirlas con la frecuencia que sientas necesaria. Un ejemplo puede ser.

  • Dios es Amor y está conmigo siempre.
  • Formo parte de un orden universal lleno de armonía.
  • Me pongo en sintonía con la energía positiva del universo.