Archivo de etiquetas| tomar conciencia

¿RECORDAR O VIVIR?

RECORDAR ES VIVIR.  EsTo  lo que dice un dicho popular, y es cierto. Rememorar es revivir (volver a vivir) situaciones, emociones, acontecimientos del pasado. Ahora bien, es necesario tener en cuenta algunos aspectos si somos de las personas que pasamos mucho tiempo recordando el ayer:

  • Es nuestra elección lo que QUEREMOS volver a vivir:
    • Los momentos gratos que nos llenaron de placer, o
    • Algunos episodios dolorosos y amargos que nos dejaron un mal sabor de boca.
  • Decidir cuánto tiempo vamos a estar en el pasado. Por muy agradable que sea, si estamos en el ayer, dejamos de vivir el hoy, y de construir el mañana.

Tomando en cuenta estas premisas, entendemos que aprender del pasado mientras recordamos, puede ser positivo y enriquecedor.

Si somos personas que ya pasamos el meridiano de nuestras vidas, vale la pena mantener un enfoque POSITIVO todo el tiempo, así que gocemos nuestros recuerdos, y vamos a preguntarnos: ¿Qué hice yo para que las cosas salieran bien y fueran tan gratas? Eso me dará la pauta de volver a recrear las acciones que condujeron a ese resultado positivo. También se puede aprender de lo positivo, no solo de nuestros errores.

Distribuir el tiempo entre “recargar pilas” con la energía positiva de los recuerdos, el vivir a plenitud el día de hoy, mientras construimos un mañana mejor para nosotros, los nuestros, la humanidad, es esencial para seguir un proceso evolutivo sano.

Cuando una persona deja de VIVIR, y se dedica a SOBREVIVIR nada más, sin tener un objetivo claro de PARA QUÉ ESTÁ EN ESTE MUNDO, si carece de un PROYECTO DE VIDA y un PROYECTO DE MUERTE, es simplemente un cuerpo sin alma ni espíritu, un cadáver viviente.  Esta condición no es exclusiva de la vejez, también hay personas jóvenes que transitan así por este mundo.

Estamos por cerrar un año más.  Puede ser un momento propicio para modificar nuestro Proyecto de vida, diseñar uno si aún no lo hemos hecho, tomar consciencia de si estamos viviendo o vegetando, de lo que queremos ser y hacer el día de mañana, de empezar a construir nuestro futuro, sin esperar a que Dios se ocupe de él.  Él ya nos dio el libre albedrío y muchas herramientas para que asumamos esa responsabilidad.

¡Productivas reflexiones de fin de año llenas de amor, logros, y planes positivos para el futuro!

 

Anuncios

Puerta 5

AUTOCONOCIMIENTO

Recordemos que hemos abierto tres puertas:

1.- Identidad: sexo, nacionalidad, raza, social, cultura, creencias.

2.- Optimismo: definición, origen, conveniencia, pesimismo, depresión, psicología positiva, ventajas, optimismo sano y realista, acciones para incrementarlo.

3.- Confianza: En mí mismo, en los demás, en un Poder superior y/o en un Orden Universal. Definición,  análisis personal, origen, desconfianza, afirmaciones.

Toca el turno a la cuarta: El Auto-conocimiento que, como su nombre lo indica es la capacidad de tomar conciencia de quienes somos, cuál es nuestro inventario personal de fuerzas y debilidades; de logros y experiencias adversas y el aprendizaje que extrajimos de ellas.

Ya hemos avanzado algo en este camino al llevar a cabo las reflexiones que hemos propuesto en cada capítulo, que nos han conducido a identificar los puntos que requieren alguna modificación (incrementar, disminuir o eliminar) en nuestra identidad, en la forma cómo enfrentamos los retos que se nos presentan, al detectar si somos controladores y cuál es nuestra posición existencial, si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en un Poder superior. Es el momento de echar un clavado a tu interior y descubrir el valioso potencial que está ahí para que logres tus metas en la vida.

Muchas veces la imagen que tenemos de nosotros mismos no concuerda con la que perciben las personas a nuestro alrededor. ¿Por qué?  Existen varias posibilidades, una de ellas es que se tenga internalizada una imagen del Yo ideal y se esmere por actuar en base a ella, lo que se traduce en una falta de autenticidad, de aceptación de lo que uno es en ese momento. Los demás lo perciben empáticamente y no “compran” la idea.

Si se parte de la premisa de aceptar lo que uno es como una consecuencia de lo que ha asimilado a lo largo de la vida, sin culpar a nadie por lo que no se tiene,  falta o sobra, estaremos a cargo de nuestra vida. No somos marionetas ni víctimas del pasado, somos los conductores del volante y podemos dirigirnos adonde nos convenga aquí y ahora.

Hay muchos ejercicios que pueden facilitarte la tarea de descubrir quién eres y cómo te perciben los demás. Compartiré algunos:

a)     Escribe Yo soy………..y pon todo lo que se te ocurra.

b)    Haz una lista de todos los aspectos positivos de tu personalidad. Te recomiendo ser sintético y buscar una palabra que represente lo que quieres decir, no anécdotas largas, por ejemplo: inteligente, amable, cariñoso, solidario, simpático, disciplinado, etc.  No importa si la lista es larga, es un magnífico síntoma de que tu inventario personal positivo es muy extenso y eso va a ayudarte en la vida.

c)     Si hay una resistencia a utilizar alguna parte positiva de tu personalidad en algún contexto específico, por ejemplo, si sólo eres amable en la oficina y en la casa no, anótalo. El hecho de que no lo apliques en algún lugar o circunstancia, o con determinadas personas, no implica que no esté en tu interior. Más adelante será motivo de reflexión ver qué hay detrás de esa resistencia.

d)    Deja la modestia a un lado. Sé realista y objetivo.

e)     Si surgen conceptos negativos, anótalos en otra hoja y focaliza los aspectos positivos primero.

f)      Rememora todos los eventos que puedas del pasado para extraer los elementos positivos qué utilizaste.

Es conveniente tener un cuaderno e ir resolviendo ahí todas tus reflexiones, conclusiones, dudas. Esto te va a facilitar un acceso ordenado, rápido y directo a tu base de datos personal , y será un parámetro cuando lo compares con tu desempeño futuro. Te deseo mucho éxito en esta tarea.

g)