Archivo de etiquetas| toma de conciencia

# YO ME QUEDO EN CASA (2)

Ya nos hemos organizado, dividido tareas domésticas (y didácticas si hay niños), ya hemos encontrado cómo entretenernos y divertirnos en este encierro obligado. Ya practicamos ejercicios de relajación, meditación o yoga para canalizar el estrés, vamos ahora a dar un paso más adelante: vamos a hacer ejercicios de introspección.

La definición de la palabra nos dice que introspección es la observación que una persona hace de su propia conciencia, o de sus estados de ánimo para reflexionar sobre ellos.

Nos conviene tomar unos minutos al día para TOMAR CONCIENCIA sobe cómo reaccionamos ante las crisis, cómo manejamos el estrés, cómo nos altera el que rompan nuestra rutina, lo que nos pasa al “descubrir” aspectos en la personalidad de nuestros seres queridos que no nos agradan, el temor a la enfermedad y la muerte, y a un futuro incierto. Escribir sobre lo que descubrimos nos facilitará el análisis y el sacar conclusiones y pasar al aprendizaje. Es importante NO compartir lo que escribimos en estos momentos, más adelante podremos encontrar un momento oportuno si es necesario hacerlo.

Podemos empezar por hacerlo desde un abordaje intelectual y utilizar nuestra “mente racional” (Inteligencia Emocional), para hacer una lista de todo lo que pensamos sobre lo que nos pasa. Después podemos, un punto a la vez, profundizar y contactar nuestras emociones y sentimientos “mente emocional” que estamos viviendo al respecto : por ejemplo, ante la crisis:

  • Podemos sentir las emociones de MIEDO, IRA y/o TRISTEZA. Comprueba cuál predomina y es más intensa, y permanece más tiempo. Las emociones se canalizan.
  • Nos podemos sentir invadidos por sentimientos de inseguridad, culpa, confusión, incertidumbre, inadecuación, etc. ¿Cuánto, cuando, ante qué, con quién, cuánto duran? Los sentimientos se procesan o elaboran.
  • Conviene abordar nuestras emociones y sentimientos asociadas a cada uno de los puntos que anotamos al principio.
  • Esto nos permitirá tener una cierta estabilidad emocional.

Tomemos en cuenta que lo que sentimos puede estar asociado a situaciones o vivencias del pasado, por lo que puede “contaminar” nuestro presente, favorecer que crezcan en intensidad nuestras emociones, generar respuestas inadecuadas, y dificultar que practiquemos la asertividad.

Así que es una magnífica oportunidad de eliminar de nuestro bagaje emocional todo lo negativo que hemos guardado durante años y que nos impide ser plenamente felices. En este blog encontrarán mucha información sobre Inteligencia Emocional y el manejo de las emociones.

Si ya estamos al día en el aspecto emocional, podemos empezar a utilizar unos minutos al día para visualizar nuestro futuro.  Podemos soñar sobre lo que queremos hacer en lo que nos queda de vida, y definir cómo vamos a construir nuestros sueños.

Par ello es indispensable contar con UN PROYECTO DE VIDA PERSONAL, UNO DE PAREJA Y UNO DE FAMILIA.

Tal vez ya los tienes, POR ESCRITO (si no lo tienes en “blanco y negro” NO SIRVEN), puede ser útil actualizarlos, revisarlos y modificarlos si es necesario.

Piensa en la oportunidad que te da la vida, mediante este encierro obligatorio,  de hacer todo esto para darle sentido a tu vida y poder trascender. Utiliza unos minutos al día para ti, para poder planear y organizar tu futuro, compartir un proyecto de vida en pareja con metas comunes, y poder diseñar un proyecto de familia (a pesar de estar separados, divorciados, ser madre solera)..

Seguiré compartiendo “tips” para hacer productivo el estar confinados tanto tiempo.

En mis libros podrás encontrar muchos ejercicios para lograr estos objetivos. También existen muchos más que ya puedes descargar, en forma gratuita, en internet. Todo lo que necesitas es querer hacerlo.  ¡ADELANTE!

 

Noviembre 29 del 2014

Renovación 334

Cuando tomamos la decisión de tomar las riendas de nuestras vidas, y hacernos responsables de TODO lo que “nos ha pasado, está sucediendo, y vendrá el día de mañana”, hemos avanzado la mitad del camino.

Ese es el primer paso: la toma de conciencia. Cuando lo hacemos dejamos la posición de víctimas en la culpábamos a todos: nuestros padres, nuestra pareja, los demás, la vida, el destino, por no haber cumplido nuestras metas, por andar sin rumbo definido en la vida, por no lograr hacer lo que nos habíamos propuesto, etcétera.

Nuestros padres son producto de su historia personal, hicieron lo que pudieron por nosotros. Es nuestra labor partir de ahí para sanar las heridas que pueda haber y, después de agradecerles todo lo que hicieron por nosotros, caminar por nuestra cuenta, responsabilizarnos de que somos y de lo que podemos ser.

Si hemos pasado por la vida tratando de complacer a todos, mientras hacíamos a un lado nuestros sueños, lo más probable es que lo estemos “pagando” con nuestra salud, amargura, agresividad pasiva, frustración, resentimiento, sin que estemos conscientes del origen de nuestro malestar.

Si ya tomamos la decisión de salir de la codependencia, de ser el dueño o la dueña de nuestra vida, lo que conviene es diseñar un Proyecto de vida personal actualizado, por escrito, para construir el futuro.

Si esa decisión la tomamos al iniciar el año, y empezamos a trabajar cada día un aspecto de lo que nos mantenía en esa relación enfermiza, ya estamos muy cerca de nuestra meta. Vamos a fortalecer nuestra voluntad, reafirmar nuestras creencias, seguir avanzando hacia el logro de nuestros sueños.

Del pasado, aprendemos y déjalo ir. Vamos a vivir el hoy mientras caminamos hacia nuestras metas.