Archivo de etiquetas| ternura

Octubre 3 del 2014

Renovación 277

¿Cuántas veces nos hemos dicho: “Ya sé que no debo entusiasmarme, enamorarme de alguien sin conocerlo bien”, y haciendo oídos sordos a esa premisa, se “nos vuela la cabeza” por alguien que, lo más probable, es que no sea la pareja que nos conviene.

En más de una ocasión hemos sido víctimas del autoengaño en ese sentido y, cuando las cosas no salen como esperamos, nos preguntamos por qué lo hacemos. Puede ser que estamos ávidos de recibir cariño, e inclusive, de dar toda la ternura que sentimos dentro de nosotros.

Podemos canalizar nuestro cariño y ternura a muchas personas que están ávidas de recibir “miguitas de ternura” como dice la canción, sin que esperemos nada a cambio, por el placer de dar, de renovar la fuente de energía positiva en nosotros e incrementar su flujo.

Tal vez a nuestro alrededor hay personas que nos quieren y nosotros no aceptamos, o propiciamos, que nos lo demuestren. Hacerlo es iniciar una dinámica benéfica para todos.

Querer “atrapar” a un hombre o una mujer porque queremos que nos quieran, no funciona.

Cuando el alumno está listo, el Maestro llega”. Cuando estemos libres para amar, abiertos a dar y recibir amor, mantengamos relaciones asertivas y afectivas con muchas personas, se dará el encuentro con aquella que es nuestra pareja-pareja.

Una pareja-pareja, es alguien que tiene su Proyecto de vida por escrito y lo está realizando, tal como nosotros lo hacemos. Alguien que respeta la individualidad del otro, y está dispuesto a construir, día a día, un NOSOTROS mediante un Proyecto de vida en pareja.

Marzo 19 del 2014

Renovación 79

A nuestra familia no la escogemos, ahí nacimos, son nuestros padres, abuelos, tíos, hermanos, y pueden ser personas sanas o disfuncionales. Conviene que nos percatemos si están en los extremos: salud mental y emocional o patologías y disfuncionalidad. También pueden estar en cualquier punto intermedio.

Ubicarlos con toda objetividad nos permitirá decidir la frecuencia y la forma en que vamos a relacionarnos con ellos. Mis abuelos pueden ser un misógino y su víctima, esa es su vida. Yo puedo visitarlos de vez en cuando, no entrar en juegos psicológicos con ellos, hablar del tiempo y los acontecimientos del momento, y salir por piernas.

Con todos los demás, ya sea que vivamos juntos o no, lo importante es no caer en juegos psicológicos, donde hay un fin ulterior conocido por ambas partes, que nos va a hacer sentir mal a los dos, y a reforzar el argumento de vida negativo de los dos.

El libro “Juegos en que participamos”, del Dr. Eric Berne, aporta una gran información al respecto y un análisis completo de por qué jugamos determinado juego, cuál es nuestra motivación oculta, y cómo podemos salirnos de esa comunicación negativa.

Respetar a los demás es básico, después de comprenderlos y aceptar su personalidad. Respetar es no pretender cambiarlos, aunque nos duela su conducta disfuncional, por ejemplo, el que sean adictos al alcohol o las drogas. Ellos son responsables de su conducta. Nosotros no vamos a ser sus cómplices y tampoco sus jueces.

Lo que vamos a hacer es relacionarnos con sus partes sanas en la medida de lo posible, asesorarnos sobre cómo tratar a una persona con esa adicción, detectar qué busca recibir a través de ella y darle la ternura, aprobación de sus acciones positivas, aceptación de sus carencias y defectos (el alcoholismo no es un defecto ni un vicio, es una enfermedad), y tomar nuestra distancia emocional, e incluso física si es necesario.

“Vamos a establecer relaciones sanas con nuestra familia. Es la forma óptima de ayudarlos y ayudarnos”.

FEBRERO 14 DEL 2014 AMOR Y AMISTAD

Renovación 45

Hoy se celebra el día del Amor y la Amistad.

En lugar de caer en el consumismo y regalar flores y chocolates, o pelear por un lugar en un atiborrado restaurante donde te van a servir de prisa y al ahí se va, podemos dar muchas otras cosas:

AMOR INCONDICIONAL
AMISTAD
AFECTO
CARIÑO
COMPRENSIÓN
APOYO
ALEGRÍA
SOLIDARIDAD
ABRAZOS
SONRISAS
AMABILIDAD
TOLERANCIA
PACIENCIA
TERNURA
EMPATÍA
INTERESARNOS DE CORAZÓN POR ALGUIEN
ATENCIÓN
DELICADEZA
BIENESTAR
DISCULPAS
UN POEMA
COMPAÑÍA
COMPAÑERISMO
CREATIVIDAD
IMAGINACIÓN
SUEÑOS
UNA CANCIÓN
ALIENTO
SEGURIDAD
…Y MUCHAS COSAS MÁS QUE PERDURAN EN LA MENTE Y EN EL CORAZÓN, SIN TENER QUE GASTAR DINERO.

CUSTODIAR

Dentro de la prolongada ceremonia ritualista de transmitir los poderes al Papa Francisco, muchos esperábamos la homilía para leer entre líneas cuál va a ser la tendencia que prevalecerá en su desempeño como líder de la iglesia católica, así que desde la 1.30 de la madrugada me puse a ver la televisión, para esperar ese momento.

Aquí en México hay un dicho que se incluye en una canción popular: “No soy monedita de oro pa´caerle bien a todos”. Por ello, habrá quien cuestione todo lo que haga o diga el Papa, lo que haya hecho en el pasado y lo que puede hacer en el futuro. Yo prefiero otorgarle un voto de fe y creer que va a hacer muchas cosas positivas por la humanidad. Al tiempo veremos los resultados.

Por lo pronto ha empezado con buen pie, calzado con sus zapatos negros, usados, no relumbrantes de nuevos, ni rojos. Ha roto muchos protocolos y se ha acercado coloquialmente a las personas, sabe leer discursos con énfasis y pautas. Estrategia o autenticidad, está logrando su objetivo, ya la gente lo percibe cercano, amoroso, humilde.

La mayor parte de su homilía no tiene desperdicio. Vale la pena que la bajen de internet y la lean muchas veces. Yo voy a compartir algunos pasajes que me conmovieron, en los que se puede hacer una lectura muy profunda si se sabe escuchar:

• Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu.

• La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos.

• Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón.

• Es preocuparse uno del otro en la familia: los cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres, cuidan de los hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de sus padres.

• Es vivir con sinceridad las amistades, que son un recíproco protegerse en la confianza, en el respeto y en el bien. En el fondo, todo está confiado a la custodia del hombre, y es una responsabilidad que nos afecta a todos. Sed custodios de los dones de Dios.

• Quisiera pedir, por favor, a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos “custodios” de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente; no dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro.

• Pero, para “custodiar”, también tenemos que cuidar de nosotros mismos. Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.

• Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de san José y, como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños; eso que Mateo describe en el juicio final sobre la caridad: al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado (cf. Mt 25,31-46). Sólo el que sirve con amor sabe custodiar.

• También hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza. Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza.

Deseo que Dios, el Dios de todos los credos y todas las culturas, aunque tenga distintos nombres, le de salud y fuerza para realizar los grandes cambios que la iglesia católica requiere con urgencia.

Consultar:

www.vatican.va

www.news.va

www.abc.es

www.elpais.com

www.periodicoreforma.com

 

 

 

10 de mayo

Hoy se celebra en muchos países el día de la Madre y vamos a aprovechar la ocasión para reflexionar sobre la maternidad.

Recuerdo, como si fuera ayer, la emoción que sentí al ver a mi primera hija. La palabra milagro se quedaba corta, no podía yo creer que había participado en la formación de una nueva vida, tan frágil, tan diminuta, tan hermosa. Doy gracias a la vida porque me dio el privilegio de vivir cuatro veces esa experiencia.

Ahora, de ahí a decir que he sido una “super-mamá”, hay un trecho largo. ¡La de veces que por las noches renegué cuando lloraban y yo, que no había dormido para nada, me levantaba a regañadientes! ¿Cuántas veces fui injusta, impaciente, autoritaria, desconsiderada, egoísta, perfeccionista, exigente, y otras lindezas por el estilo?

Hemos recorrido el camino aprendiendo juntos, yo, a ser madre; ellos, a ser hijos. No vienen con un manual de procedimientos y lo más común es que ese aprendizaje se dé por ensayo y error. Gracias a Dios los niños aguantan todas nuestras meteduras de pata y no nos demandan.

Festejen el día como hijos o hijas y digan a su madre el lugar tan importante que tiene en su vida. A las mamás nos gusta pensar que supimos hacer bien la tarea (o que la estamos haciendo bien) y que “nos salieron bien los hijos”, aunque no digamos como el cómico aquel: “lo hice yo solita” ¿Recuerdan?

Si estás distanciado o alejada de tu mamá, hoy puede ser un buen pretexto para limar asperezas, pedir disculpas, para perdonar, para rescatar y sanear esa relación primaria madre-hijo. En vida, hermano, en vida. De nada servirá que después vayas a llorar al panteón y le lleves flores. Zanja tus diferencias con ella ¡¡ HOY!! Quítate el lastre del rencor y el resentimiento, lava tu alma, tu mente, tu corazón, tu espíritu y llénalo de amor,  tolerancia, perdón, comprensión, generosidad, ternura, agradecimiento. Bésala en la frente y recibe su bendición.

Si tu madre ya murió, escríbele una carta y léela en voz alta frente a su retrato, o platica con ella un rato, cuéntale cómo van las cosas, tus inquietudes, logros, alegrías, tristezas.

 ¡Acuérdense de las abuelas que cuidan o crían a sus nietos! ¡Ellas necesitan muchos mimos porque muchas veces con la edad se incrementa la sensibilidad! Rescaten las anécdotas simpáticas, los recuerdos gratos y guarden en su corazón la gratitud por lo que les están dando o les dieron cuando eran niños.

A todas las madres y abuelas, un abrazo con todo mi reconocimiento.