Archivo de etiquetas| temblor

¡ GRACIAS HERMANOS!

Llegaron inmediatamente después del temblor que azotó la ciudad de México, el 19 de septiembre pasado, y se fueron hasta que se rescató el último cadáver de entre los escombros de edificios colapsados.

Hablo de la Delegación española, compuesta por 52 hombres, dos mujeres, y cuatro perros entrenados en labores de busca y rescate. Formaron brigadas para trabajar día y noche, sin pérdida de tiempo, cuando aún había esperanza de rescatar a alguna persona con vida.

Su entrega, profesionalismo, nivel óptimo de compromiso, su gran preparación, su calidad humana, estuvieron presentes en todo momento.

Hubo muchas otras delegaciones: hermanos latinoamericanos, norteamericanos, europeos, orientales, israelitas, que se avocaron también a cooperar con gran compromiso y que se retiraron antes que los españoles, a quienes se despidió con aplausos y entonando el himno nacional.

Los españoles llegaron en silencio…y se fueron en silencio. Por eso, quiero enviarles por este conducto, mi gratitud y reconocimiento. Así somos algunos: como los mexicanos somos hijos de la Madre Patria = España, ellos son nuestros hermanos, por lo tanto, algunas veces se nos olvida tomar en cuenta lo mucho que aporta la familia. ¡Qué Dios ilumine su camino y su labor que tanto consuelo trae a tanta gente!

Anuncios

ÚLTIMOS TEMBLORES

El pasado 10 de abril, un visitante colombiano me preguntó sobre el reciente temblor en México, a lo que respondí que no habíamos notado nada, ni habíamos escuchado hablar de algún movimiento sísmico en especial.  Le expliqué que todos los días tiembla muchas veces en México.

Por curiosidad, consulte la página del Servicio  Sismológíco  Nacional y encontré que el viernes 8 de abril había temblado 43 veces, y que el domingo sábado 9 nos sacudieron el piso en 45 ocasiones. Seguramente alguien sintió algo y lo comentó con él.

Por curiosidad, conté los movimientos sísmicos de los últimos días:

Día             Total                    Intensidad riesgo

Abril 12      31                         4 – 4 – 4.2

Abril 13      40                        4 – 4 – 4

Abril 14      11                        4 – 4.3 – 4.4    (hasta las 19.45)

Comparto esto para que recordemos que en cualquier momento puede presentarse un sismo de intensidad muy elevada, por lo que conviene tomar algunas precauciones que hemos repetido ya en muchas ocasiones:

  • Aprender la ruta de evacuación.
  • Sacar duplicados de todos los papeles importantes (escrituras, actas de nacimientos, títulos de propiedad, documentos oficiales de todo tipo, tarjetas de crédito y de débito, credencial del IFE y del INAPAM, etc.) y tener una copia en otra dirección.
  • Tener un kit de emergencias a la mano.
  • Tener la bolsa y las llaves a la mano para salir a toda prisa.
  • Guardar algunos alimentos no perecederos de reserva.
  • Hacer un testamento y estipular claramente qué bienes y cuánto dinero son para quién.
  • Cerrar nuestros círculos emocionales abiertos, lo que quiere decir en esencia, manejar nuestras emociones displacenteras y procesar los sentimientos negativos del pasado, hasta llegar a perdonar a los demás y a nosotros mismos.
  • Amar y vivir en el amor y la espiritualidad.
  • Disfrutar cada día como si fuera el último de nuestra existencia, sin dejar para mañana ese abrazo, esa frase de amor, ese reconocimiento, que les queremos dar a nuestros seres queridos.

http://www.ssn.unam.mx

 

 

¡NOS MUEVEN EL TAPETE!

A todo se acostumbra uno, menos a no comer, dicen por ahí. Está temblando con mucha frecuencia en la ciudad de México.

Ya sabemos que todos los días hay movimientos sísmicos que apenas si notamos, y a los que no damos importancia. Cuando la frecuencia sube, vale la pena desempolvar nuestras medidas precautorias.

El pasado día 22 de marzo del 2015 se registraron 39 movimientos sísmicos, de los cuales nueve fueron de una intensidad mayor a los 4° escala de Richter. El día anterior hubo 27 sacudidas, nada más que ninguna llegó a los 4°.

Ayer, 23 de marzo, tembló once veces y cinco de ellas fueron de más de 4°.

Recordemos algunas medidas precautorias:

• Revisa la ruta de evacuación de tu casa y trabajo y localiza el punto de reunión donde estés seguro.

* Recuerda que no conviene tomar elevadores.

• Saca fotocopia de todos tus documentos importantes y pídele a algún familiar que viva en una casa que no se haya afectado por los temblores, que te los guarde.

• Ten a la mano tu bolsa con tu identificación para salir a toda prisa.

• Deja una lámpara de pilas a la mano por si tienes que salirte de la casa y se va la luz.

• Cuando tiemble, aléjate de muebles que puedan caerte encima, como libreros o vitrinas.

• Revisa las acciones que pueden ayudarte en caso de un sismo de gran magnitud.

Desde el punto de vista tanatológico, revisa los “asuntos pendientes” que vienes acarreando:

• El perdón que no has pedido u otorgado.

• Tu miedo a la muerte que te impide vivir a plenitud.

• Ese testamento que has dejado “para mañana” desde hace años.

• Todos los abrazos y caricias que puedes dar a tus padres, hijos, hermanos, amigos, ya que puede ser que mañana ya no estén contigo.

Consultar: http://www.ssn.unam.mx/ultimos.html

Mayo 8 del 2014

Renovación 129

Hoy vivimos una sacudida. Hubo un temblor de 6.4° Ritcher en México y lo sentimos en el Distrito Federal.

Esto viene al caso porque según el protocolo de sismos, se evacúan edificios, oficinas, escuelas, y las personas salen al aire libre donde no haya amenaza de postes, cables, vidrios que puedan romperse y caer, etc.

Las reacciones de las personas varían desde la tranquilidad hasta la histeria, lo que depende de la intensidad con que viven la amenaza.

Recordemos:
Sólo tenemos el día de hoy.
El ayer ya no está.
El futuro no sabemos si llegará.

Por eso vale la pena vivir y disfrutar plenamente el día de hoy, luchar por lo que queremos, hacer lo que nos hemos propuesto sin dejarlo para mañana, después, o nunca.

Y SIGUE TEMBLANDO…

El pasado miércoles, 13 de febrero, me sentí mareada varias veces durante el día. Tenía cita con el médico bariatra, quien revisó todos mis signos vitales y estaban perfectos. Buscamos si había sido algo me había ingerido y no recordé nada. Me recetó tabletas de dramamina POR si seguía el mareo, el cual permaneció dos días más. No tomé el medicamento porque pienso que si eliminamos el síntoma, sin saber qué lo está generando, podemos ignorar algo que nuestro organismo está informando como una señal de auxilio.

Después de buscar y buscar, para eliminar variables psicológicas o emocionales, el oído, etc., encontré la razón de mi sensación de mareo: ¡HA ESTADO TEMBLANDO CON SINGULAR ALEGRÍA! Por lo visto mi sensibilidad en ese aspecto se ha incrementado y ahora percibo los movimientos sísmicos mayores a 3° de magnitud en la escala de Richter.

Resulta que el día 13 de febrero se registraron 14 temblores, de los que dos superaron los 4° de magnitud y los demás los 3°. Los epicentros fueron en los Estados de Michoacán, Oaxaca, Jalisco, Sinaloa y Chiapas, o sea, la maraca sacudió a buena parte de la población.

El 14 de febrero, la cosa subió de color, ya que fueron 18 temblores, de los que cinco fueron de intensidad mayor a cuatro = 4.4°, 4°, 4.2°, 4.2° y 4.1° , y los demás arriba de 3°. Epicentros en Oaxaca, Sinaloa y Jalisco principalmente.

El viernes 15, hubo 14 temblores y dos de ellos fueron de 4° y uno más de 4.1°. Los epicentros fueron en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Nuevo León, Nayarit, Colima, Michoacán y Sonora. Como quien dice, de Norte a Sur y de costa a costa, la maraca se movió.

El sábado 16 tuvimos 13 temblores, de los cuales dos fueron de 4° y los otros de 4.1°. Aquí se focalizaron los epicentros en Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

Hoy, domingo 17, llevamos a la 1 de la tarde tres temblores de 3.6° y 3.7°. Epicentros en Oaxaca y Guerrero.

No cabe duda que a todo se acostumbra el hombre, menos a no comer. Ahora que sé que estas sacudidas que siento son porque se mueve el piso (hasta han llegado a crujir las paredes del edificio en el que vivo), me siento más tranquila por no estar enferma, aunque la alarma viene entonces al recordar que somos vulnerables en ese sentido y que vale la pena repasar la ruta de evacuación y tomar medidas precautorias para los casos de sismos más fuertes. ¿A ustedes cómo les ha ido en este sentido?

Fuente:
Sistema Sísmico Nacional, perteneciente a la UNAM.
http://www.ssn.unam.mx

EXPLOSIÓN PEMEX 2013

En días pasados, hubo una explosión en el sótano de una torre de oficinas de la paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), ubicada en la ciudad de México, Distrito Federal, con elevado número de personas fallecidas y más de cien heridos, de los cuales permanecen hospitalizados alrededor de 17 personas.  No enfatizo los datos duros ya que todos los conocen, porque han sido repetidos hasta la saciedad en todos los medios de comunicación masiva.

Sobre lo que sí quiero hablar es sobre las emociones que el evento generó en nosotros los capitalinos, y, en general en la mayoría de los mexicanos. La emoción primaria fue miedo.

No estamos acostumbrados a percances similares. A que tiemble muchas veces, todos los días, ya nos hemos ido acostumbrando, por ejemplo, el otro día sentí una sacudida brusca, seguida de un mareo momentáneo, y le pregunté a mi asistente si estaba temblando, a lo que contestó que sí, que ella había sentido lo mismo. Prendimos la radio, no dijeron nada de una alarma sísmica, por lo que seguimos trabajando. Diariamente tiembla alrededor de diez veces sin llegar a moviientos fuertes.

En esta ocasión, cuando escuchamos la noticia, lo primero que nos vino a la cabeza fue la palabra terrorismo (narco-terrorismo o terrorismo político). Ya sé que hay países, como España que padeció el ataque de ETA cientos de veces, para los que las explosiones pueden ser algo esperado, aquí no hemos sufrido esa tensión. Se trataba de un edificio emblemático de la economía mexicana (PEMEX), por lo que el recuerdo de las Torres Gemelas de Nueva York acudió momentáneamente a nuestra memoria.

Después del miedo, vino una sensación de indefensión, de desconcierto, de vacío, de inestabilidad, de incredulidad, mucho antes que el dolor emocional. Esto nos pasó a todos los que no estuvimos en el lugar de la explosión.

Para los que la vivieron en carne propia, podemos imaginar una descarga de adrenalina mil veces más fuerte generada por el miedo y el instinto de conservación. Los sentimientos de desconcierto, vacío, inestabilidad, incredulidad, asombro, indefensión, vulnerabilidad, precedieron al dolor físico por las heridas recibidas o a la preocupación por los compañeros o las pertenencia personales.

El calvario de quienes no encontraban a sus familiares entre los muertos o heridos. La esperanza de los que querían seguir buscando entre los escombros, aun cuando los encargados decían que ya no había víctimas ahí, mientras rememoraban a los recién nacidos que sobrevivieron sepultados más de una semana en las ruinas del Hospital General del IMSS, que se derrumbó en el temblor de 1985, sólo puede comprenderlo quien ha vivido una angustia paralela.

Pasados los días dijeron que había sido una explosión de gas, lo cual es inquietante, aunque menos que la palabra terrorismo. Hablamos de descuido, de negligencia…¿y de qué más? Los que no formamos parte de ese entorno, estamos más tranquilos, no así los que laboran en ese edificio o en los edificios contiguos de la misma empresa, ellos traen el miedo circulando en la sangre.

Es conveniente que busquen ayuda profesional, que puede ser psiquiátrica, psicológica o tanatológica, y que pongan especial cuidado en no caer en manos de charlatanes. Nosotros les enviamos un abrazo solidario con un pensamiento firme, lleno de energía positiva, de que van a encontrar la luz en su camino.

Todos podemos reflexionar, una vez más, que la Muerte, nuestra compañera día y noche desde que nacimos, puede estar a la vuelta de la esquina, y por ello, poner en orden nuestras vidas, no sólo papeles o documentos, si no cerrar círculos emocionales, priorizar lo relevante, lo trascendente, lo valioso, sobre lo material y efímero.

Renovemos la fe en nosotros mismos y sigamos nuestro camino eliminando basura emocional y viviendo en el Amor.

y sigue temblando…

En las noticias de los medios informativos, la intensidad del temblor de las 3.20 de la madrugada de hoy se está manejando en 6.1. Quiero aclarar que a las 3.25 a.m. estaba yo consultando la página web del Servicio Sismológico Nacional quien manejo la siguiente información:

Instituto de Geofísica
Servicio Sismológico Nacional

Reporte de Sismo.
Sismo del día 15 de noviembre de 2012, Guerrero
Información General.

El día 15 de Noviembre de 2012 el Servicio Sismológico Nacional reportó un sismo con magnitud 6.2 localizado en las cercanías de Cd Altamirano, en el estado de Guerrero. El sismo, ocurrido a las 3:20 horas, fue sentido en el D.F. y en otras localidades del estado de Guerrero. Las coordenadas del epicentro son 18.17 latitud N y -100.52 longitud W y la profundidad es de 40 km.

No me gusta dar cifras erróneas o alarmantes sin base ni sustento. Existen ajustes que el SSN hace a los reportes que emite, y a ello se debe la diferencia en el dato que escribí.

Como complemento, les diré que la primera réplica importante del temblor registrado a las 3.20 del día 15, fue a las 3:39:11, con una intensidad de 4.1°, y que ha habido desde entonces, hasta hoy viernes 16, a las 07:01:59, un total de 31 réplicas más.

Como verán, tengo razón en decir que estamos dentro de una maraca. Estoy preocupada, ahora sí. Todo mundo que me ha llamado o escrito, también.

Preparémonos para lo peor y vivamos lo mejor.

Fuente:
http://www.ssn.unam.mx