Archivo de etiquetas| superior

Agosto 22 del 2014

Renovación 235

Es importante evitar juzgar a los demás.

Hoy voy a recordar y a preguntarme cuando caiga en emitir juicios sobre los demás: ¿Quién soy yo para juzgar a nadie?

Emitir o imponer juicios de valor, basados en una religión o en determinada creencia, me conducirá al fanatismo, a creerme superior o mejor que los demás, a querer imponer mi juicio y discriminar, segregar, castigar, a quien piense diferente a mí.

Escudarme en determinadas creencias religiosas para no respetar a otras personas porque tienen distintas preferencias sexuales a las mías, son de otra raza, religión, nacionalidad, es una clase de discriminación encubierta con “nobles razones”.

Hacerlo porque “me preocupo por su alma, por su salvación, porque se van a condenar en la otra vida”, es una muestra de fanatismo y falta de respeto.

Dios es Amor, no una copia de nosotros con nuestros defectos y carencias, limitaciones, preferencias y rechazos.

Hoy voy a encontrar a Dios en todo y en todos, en la naturaleza, en todo ser vivo, en el universo, en el infinito. Voy a empaparme de su amor, a vivir en el amor, a ser amor.

PRIMER PUERTA

IDENTIDAD

a) Nacionalidad.

Parte de nuestra identidad es la identificación y sentido de pertenencia que tengamos hacia el lugar donde nacimos. Haré unas preguntas al respecto:

  • ¿Qué tan identificado estás con tu nacionalidad?
  • ¿Tienes pensamientos y conductas malinchistas?
  • ¿Te identificas más con personas de otra nacionalidad?
  • ¿Desearías ser de otro país? ¿Te sientes desarraigado?
  • ¿Te avergüenzas de tu origen o del lugar en que naciste?
  • ¿Imitas lo extranjero para ser diferente de tus paisanos?
  • ¿El traer ropa y accesorios de marcas extranjeras es muy importante para ti?

Si contestas con honestidad podrás descubrir si existe algo que es susceptible de ser modificado.

 

b) Raza.

Reflexiona sobre los siguientes puntos:

  •  ¿Conoces las características de tu raza?
  • ¿Te sientes orgulloso de tu origen racial?
  • ¿Conoces el origen e historia de tu raza?
  • ¿Conoces algunos personajes de tu raza que te modelan la trascendencia?
  • ¿Haces algo para modificar tus rasgos raciales?
  • ¿Prefieres decir que tus ancestros fueron de tal o cual país distinto al tuyo?
  • ¿Consideras tercermundista a tu país de origen y eso te hace sentir mal?

Es importante profundizar en estos dos aspectos. Si una persona nace en un país y su raza es distinta a la local, puede presentarse un conflicto que puede ser resuelto sumando y no dividiendo. Si se siente superior o inferior, hay una situación por resolver, que no va solucionar copiando la forma de vestir y hablar de sus paisanos, ya que internamente tiene la sensación de ser diferente a ellos.

Todos sabemos de personas famosas que se han hecho cirugías para cambiar el color de su piel y sus características raciales, sin que esto haya traído consigo la felicidad o el bienestar.

¡A lograr una plena identidad nacional y racial!