Archivo de etiquetas| suicidio

ORACIÓN PARA LOS QUE ACABAN CON SU VIDA

 

Hoy quiero pedirles a todas las personas que siguen este blog, que nos unamos en espíritu en una oración por todos aquellos que, en un acto de desesperanza, optan por la muerte, y por sus familiares.

Aclaro que no hablo de los que encuentran una solución en un suicidio asistido, o en un acto de eutanasia piadosa, por llevar tiempo sumidos en dolores inenarrables. Ellos, y sus seres queridos, merecen otra oración diferente porque llegaron a esa decisión tras un proceso tanatológico muy especial.

Hoy hablo de las personas que, al sentir que ya no tienen fuerzas para lidiar con los obstáculos que se les presentan, deciden que la muerte es su única opción.

Algunos de ellos tal vez tenían una ideación suicida desde tiempo atrás, la que no dejaron que saliera a la luz, para que nadie sospechase lo que pensaban.

Otros pueden caer en un brote psicótico en el que pierden contacto con la realidad, y ven únicamente un túnel en el que, cuando lo atraviesen, sus tribulaciones van a terminar.

Existe la posibilidad de que en algunos de ellos exista una alteración bioquímica, por lo que utilizan la poca energía que les queda para acabar con la lucha interna que están librando.

Un grupo, cada vez más numeroso, puede decidir suicidarse poco a poco al  fumar, ingerir alcohol, ser farmacodependiente o drogadicto, ser adicto al trabajo y al estrés, a las relaciones destructivas,  a ponerse en situación de riesgo, etc.

Hay un grupo que juega con la idea de suicidarse, la cultiva, estudia los medios para llevarlo a cabo, el impacto que va a causar, y puede hasta en ocasiones, gozar con el dolor que va a generar en los que lo rodean. En esos casos ya hay un trastorno de personalidad. Su suicidio es una puesta en escena elaborada y prevista.

La oración por los que se quitaron la vida es para que encuentren la paz, donde quiera que estén.

A sus familias, vamos a enviarles energía positiva para que tengan la fuerza necesaria para no permitir que los demonios de la CULPA (“si me hubiera dado cuenta, si no le hubiera exigido que trabajara o estudiara tanto”, etc.), no se adueñen de su mente.

Todos podemos, en la mayoría de los casos, decidir cómo y cuándo vamos a morir. La persona que se mató era la única dueña de su vida, tenía derecho A decidir qué hacer con ella, y a nosotros sólo nos queda respetar esa decisión. No somos dioses para adivinar el pensamiento de los demás, para decidir sobre sus vidas, para obligarlos a hacer tal o cual cosa. Hicimos lo que pudimos, de acuerdo con nuestra historia personal, con la mejor intención.

“Que la paz llegue a su corazón y encuentren un camino para incorporar la presencia del ausente en la narrativa de su vida, en una forma asertiva, positiva, trascendental”.  

 

 

Anuncios

ECOCIDIO

Los que habitamos en la ciudad de México hemos vivido una temporada de cambios espectaculares en el clima en muy poco tiempo. De pronto nos estamos helando y a los dos días tenemos la misma temperatura que Cancún (29°/ 30°). En un día un ventarrón tira 700 árboles, al otro, la contaminación se eleva a niveles intolerables y el viento no sopla ni de milagro.

Hay muchas explicaciones técnicas al respecto en las que no voy a entrar porque pueden verlas en internet en cualquier momento. Lo que me interesa abordar es que estamos viviendo un cambio climático muy importante y no estamos tomando conciencia de ello.

Hemos agredido a nuestro hábitat en una forma inmisericorde e inconsciente, y cada día empezamos a pagar el precio de esta conducta criminal. Criminal porque estamos practicando un ecocidio. Estamos matando seres vivos, animales y plantas que están en peligro de extinción o que ya sólo existen en los libros, y nos estamos suicidando al mismo tiempo.

¿Podemos hacer algo al respecto? ¡Sí!

  • Tomemos consciencia del ecocidio que estamos practicando.
  • Cada uno, en su microcosmos, genere un cambio de actitud y, por lo tanto, una conducta que nos lleve a enderezar el rumbo.

Hay pequeñas cosas que pueden aportar mucho a ese cambio.

  • Revisa tus artículos de limpieza y toma nota si utilizas detergentes biodegradables, desinfectantes no tóxicos y productos que no dañen al medio ambiente.
  • Rememora qué haces con las bolsas de plástico en las que surten mercancía, y si has hecho algo para que los grandes almacenes las fabriquen con material biodegradable.
  • ¿Utilizas papelería reciclada?
  • ¿Separas la basura orgánica para composta?
  • ¿Todavía utilizas productos de unicel como vasos y platos o empaques para comida?
  • ¿Tiras a la basura los cubiertos de plástico en lugar de lavarlos y reutilizarlos?
  • ¿Cierras la llave del agua mientras te lavas los dientes?
  • ¿Te bañas sin desperdiciar el agua?
  • ¿Desconectas todos los aparatos eléctricos mientras no los utilizas?
  • ¿Haces un uso razonable del agua y electricidad en todas tus actividades?
  • ¿Le das mantenimiento a tu auto para que no contamine el ambiente?

Hay muchas cosas que podemos hacer en el día a día, sin que gastemos más ni perjudiquemos a nadie.

¡Hoy es una buena oportunidad de empezar a aplicar una conciencia ecológica!

¡Vamos a hacerlo!

Nota: Hay una película titulada en español “Cuando el destino nos alcance” (en Inglés Soylent Green), basada en la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! de Harry Harrison (1966), en la que presentan una población donde la polución llega a niveles inadecuados para sostener la vida. Pueden bajarla de internet y percatarse que para allá vamos.

 

DESESPERANZA = SUICIDIO

Durante la madrugada de ayer, un vecino del edificio contiguo al mío, se arrojó al vacío desde el décimo quinto piso, muriendo de inmediato.

Me enteré que se trataba de un hombre mayor que había padecido cáncer durante varios meses, en los que estuvo sometido a tratamientos de quimioterapia que, al mismo tiempo que luchaban por acabar con las células malignas, minaban su energía y la esperanza de vencer a la enfermedad, al no dar resultados favorables.

Ante este evento me surgen varias preguntas:

• ¿Salida fácil?

• ¿Sabemos lo que se siente ante un dolor que no disminuye y atormenta el cuerpo y el alma día tras día, sin parar, sin ceder?

• ¿Comprendemos la sensación de impotencia al percatarse cómo se acaban las fuerzas para luchar, mientras la enfermedad mortal avanza como un ejército hitleriano, devastando todo a su paso?

• ¿Podemos acaso imaginar el cansancio infinito de luchar día y noche contra lo que parece un imposible?

• ¿Hasta dónde puede un ser humano sostener la esperanza y la fe? ¿Más allá de las torturas corporales y anímicas?

• ¿Hasta cuándo es posible ver el sufrimiento de nuestros seres queridos ante la muerte progresiva e imparable que nos quita la vida con dentelladas dolorosas?

• ¿Cuándo es el momento de tirar la toalla?

• ¿Por qué no tener la libertad de decir: “Hasta aquí”?

• ¿Será por casos como éste que la Asamblea Francesa autorizó la sedación terminal?

Vienen a mi mente muchas interrogantes más que me harán reflexionar, meditar, razonar mucho.

Por lo pronto, considero que no somos nadie para juzgar, criticar, censurar, el acto de suicidio de un enfermo terminal, en fase terminal, si no hemos vivido en carne propia el infierno que lo llevó a terminar en forma abrupta con su vida.

Hagamos una oración por él, para que su espíritu llegue a su destino final y se llene de una paz infinita.

Abril 25 del 2014

Renovación 116

Si tenemos dudas sobre si la nuestra es una relación de codependencia, aun después de los puntos que he abordado previamente, vamos a ver algunas otras pistas que nos indican que es factible que si tengamos una relación enfermiza:
• Mi pareja, o familiar, es dominante, posesivo, crítico, nos anula y descalifica cada dos por tres.
• Existen unos celos enfermizos, por los que, poco a poco, hemos perdido la libertad de ver a nuestros amigos del mismo sexo y, por supuesto, hemos dejado de convivir con amigos desde la infancia porque son del sexo opuesto.
• Nuestra pareja llega “sorpresivamente” a la reunión en que estamos, al restaurante donde departimos con amigos cercanos, porque “andaba por ahí”.
• Él o ella nos ha ido alejando de amistades, seres queridos y familia, para que dependamos emocionalmente de él o de ella nada más.
• En tiempo y energía, nos demanda el 100%. Por ejemplo, después del trabajo, los fines de semana o durante las vacaciones, no podemos tener un tiempo para nosotros, nuestra familia o amigos, o para nuestro hobby. Llega a acceder sólo si está él o ella presente.
• Quiere saber minuto a minuto donde estamos, adónde vamos, con quién estuvimos o vamos a estar. Controla nuestras salidas y diversiones si no es en pareja.
• Amenaza con suicidarse si rompemos la relación.

Vale la pena verificar si estamos en esta situación, qué tan profunda y arraigada está la patología, cuánto tiempo he perdurado y cómo nos sentimos al respecto.

EL ARTE Y LA SOLEDAD

DEPRESIÓNLa soledad puede ser un padecimiento que propicia o convive con la depresión y la ideación suicida.

No es lo mismo estar solo que vivir en soledad. Tú puedes sentirte solo estando en el Estadio Azteca con 110 000 personas a tu alrededor, y puedes sentirte acompañado de tus recuerdos, proyectos, afectos y energía espiritual de los demás, de tu mundo interior, estando solo en tu casa.

Por lo general, la soledad patológica es compañera de la depresión, y la depresión es la enfermedad de las mil caras, ya que puede esconderse o encubrirse de muchas formas. Una de las consecuencias de la depresión puede ser la ideación suicida, que se manifiesta desde el uso de frases como “estaría mejor muerto”, “me quiero morir”, “no le encuentro el chiste a la vida”, “a nadie le importa si vivo o muero”, hasta el hecho de buscar en forma activa el terminar con nuestra vida.

Considero forma activa las acciones que nos llevan a interrumpir bruscamente la vida, (el suicidio), como envenenamiento, arrojarse a las vías del Metro o desde la azotea de un edificio, cortarse las venas, dispararse un balazo, ya que hay una forma pasiva de suicidarse lentamente, que son las adicciones socialmente aceptadas, como: el fumar, beber en exceso, ser adicto al trabajo, al deporte, a los fármacos. La adicción a las drogas no tiene el beneplácito social, por lo que muchas familias la esconden en lugar de combatirlas.

En: http://www.spps.gob.mx/avisos/869-depresion-y-suicidio-mexico.html encontré una información interesante, misma que comparto a continuación:

La Organización Mundial de la Salud OMS, establece que a diario se registran 3 mil intentos de suicidios, y aunque en México aún no hay estadísticas claras, la Secretaría de Salud estima que cada año hay hasta 14 mil intentos, sin considerar a los consumados.

Uno de cada 10 intentos es concluido, lo que coloca a México en el noveno país de muertes auto-infligidas, de una lista de 53 aproximadamente. Según la OMS, sólo un escaso número de suicidios se producen sin aviso. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión.

En la última estadística de INEGI: Estadística de suicidios de los Estados Unidos Mexicanos 2009, quedó asentado que en nuestro país se suicidaron 5,190 personas, de las que 4201 eran varones, y 989 mujeres. La mayoría prefirió el mes de mayo, la minoría, febrero.

La depresión no es una moda, constituye un severo problema de salud pública que hoy por hoy afecta entre 12 y 20% a personas adultas, es decir, entre 18 y 65 años. Autoestima baja, estrés crónico, problemas económicos, salario menor, falta de una pareja o un trabajo insatisfactorio son algunas de las razones de la larga lista en la que impera la ansiedad y tristeza extrema.

Del total de personas que se quitaron la vida, 2,197 fueron solteros y 1,978 casados. Muchísimos decesos fueron en sus propias viviendas, pero también hubo suicidios en escuelas, calles e instituciones. El medio más utilizado para quitarse la vida es el ahorcamiento con casi 4 mil, siguiéndole los métodos de dispararse con un arma larga y el envenenamiento, aunque también hubo quienes preferían saltar de un edificio o arrojarse a un vehículo.

Adolescentes y jóvenes entre 15 y 24 años, ocupan el primer lugar en sectores vulnerables, en segundo lugar se ubican personas adultas y en tercero, adultos mayores, sin embargo se ha detectado un incremento en niños menores de 10 años.

El suicidio es la única muerte que puede ser prevenida. No se pueden prevenir todos los suicidios, pero sí la mayoría. La OMS propone tomar varias medidas para reducir el riesgo:
Existen campañas gubernamentales y particulares para prevenir el suicidio y tratar la depresión, yo quiero hacer una propuesta específica como medida preventiva, basada en una experiencia personal y en un artículo que leí en la revista El País Semanal.

Tuve el privilegio de asistir a unas clases de Historia del Arte que impartió el Médico Psiquiatra, pintor, curador de exposiciones, José Valadés C., hace algunos años. Nos reuníamos en la sala de espera de su consultorio alrededor de diez personas, durante dos horas, para abordar una parte de una época en el arte. En ocasiones aportábamos información mediante investigaciones o material gráfico. Era un grupo heterogéneo en todos sentidos: edad, sexo, educación formal, nivel cultural, estado civil, ocupación, acercamiento previo al arte en general.

Ese paréntesis en la agitada vida del Distrito Federal, era un oasis que alimentaba nuestro espíritu, además de incrementar nuestros conocimientos, y servir para recuperar energías, clamar inquietudes, abrir los ojos a nuevas formas de ver la vida, y establecer lazos de amistad y compañerismo.

En la revista semanal de El País de ayer, salió un reportaje escrito por Rafael Ruíz, con fotografías de Juan Millás, ambos reconocidos periodistas, y se titula “Combatir la soledad con mucho arte”.

Mencionan que el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, mediante su departamento de acción social, puso en marcha una experiencia pionera en ese tipo de centros, en septiembre de 2010, dirigida a personas a quienes la soledad les supone un laste, a la que llamaron “Acompañarte”, y que ahora, tras dos años y medio y 175 usuarios, se han animado a compartirla.

Cada jueves, a las cinco de la tarde se reúnen 12 o 15 personas durante dos horas en el museo, para encontrarse con gente y participar en alguna actividad relacionada con el arte. Esto dura todo el ciclo escolar.
No importa si saben algo de arte o es la primera vez que visitan un museo, el objetivo primario es romper el círculo de su aislamiento, de su soledad, al poder introducir la motivación de arreglarse, salir de su casa, ir a un edificio público a encontrarse con otras personas, saludar, hablar, relacionarse con desconocidos.

El arte es utilizado como una herramienta de inclusión social. Así, si alguien falta un jueves, le llaman para saber cómo está y hacerle ver que su presencia es importante, que cuenta para los demás, ante lo que muchos se sorprenden de que alguien note su ausencia o se preocupe por ellos. Esto eleva su autoestima.

Los responsables del programa utilizan las obras de arte como medio para desarrollar habilidades sociales, y para trasladar la idea de que no hay una sola realidad y que todos podemos reinventarnos. Se fomenta que se llamen por teléfono, o tomen un café reunidos fuera de la sesión. Es un espacio donde nadie juzga a nadie, donde no hay agresividad, sin una connotación terapéutica, donde hay conferencias, conciertos, inauguraciones, para motivarlos a que tiendan redes sociales.

Conocer la vida de artistas geniales como Van Gogh, Pollock, Bacon, y otros que padecieron algún trastorno mental o de personalidad y, a pesar de ello, trascendieron, puede favorecer el que ellos encuentren vías para expresar sus miedos y enfrentarlos.

Pues bien, mi propuesta es que, en forma gratuita, se establezcan programas gratuitos y continuos, similares al que el Dr. José Valadés C. impartió en su consultorio, y al del Museo de A Coruña, coordinados por personas con experiencia dentro de la psicología y el arte, para que muchas personas encuentren una manera de mejorar sus vidas mediante el arte.

¿Ustedes consideran que es viable se implanten programas así en México?

http://www.elpais.com

El aborto

Es un tema controversial que conlleva todo tipo de opiniones, basadas en las creencias, usos y costumbres de las personas y los países. Entendemos como aborto (latín abortus) el término utilizado para referirse a una interrupción y finalización prematura del embarazo.

Existen dos tipos de aborto, el inducido que es la interrupción activa de la vida del embrión o feto, ya sea por razones terapéuticas, o por elección voluntaria de la mujer embarazada, y ello puede llevarse a cabo mediante medicamentos o quirúrgicamente.

El aborto espontáneo o natural, es el que no es provocado intencionalmente, y ello puede ser por anomalías congénitas del feto, anormalidades del aparato reproductivo, enfermedades sistémicas o infecciones de la madre.

En ambos casos hay dolor en el proceso, no sólo físico, sino emocional y, en muchas ocasiones, queda una cicatriz que no permite olvidar fácilmente el trance que se vivió.

Hay mujeres que han luchado una y otra vez por tener descendencia y cada intento termina en un aborto que rompe toda la ilusión que estaban sintiendo. En un caso que conozco de cerca, la madre sufrió tres abortos y, finalmente logró llevar a término un embarazo, al permanecer acostada durante 8 meses, sin levantarse para nada de la cama. El calvario de embarazarse y gestar a un hijo lo viven muchas mujeres en todo el mundo, mientras que para otras es lo más natural y no le dan importancia.

Por otro lado, tenemos a las mujeres que se encuentran con la noticia de que están esperando un hijo no deseado, que puede ser fruto de una violación, ya sea por un extraño, marital o familiar, lo que es muy común en la población suburbana donde existe mucha promiscuidad. Ahí, por lo general es el padre, el abuelo, algún tío o un hermano mayor, el que viola a una niña o jovencita, que resulta embarazada. Hubo un caso muy conocido en México en que una niña de once años tuvo un bebé por estas causas.

El factor económico es otra razón que ocasiona que unos padres, no sólo la madre, rechacen la idea de tener otro hijo. Por supuesto que existe la planificación familiar y ha sido ampliamente difundida en nuestro país, aunque hay estratos sociales donde no ha permeado la idea.

Conductas irreflexivas pueden generar un embarazo también. Tenemos el caso de algunas “calenturas de verano”, en que la pasión de un momento se paga con la palabra maternidad, y el que viven miles y miles de jovencitas, mal informadas o desinformadas, además de mal orientadas, que se encuentran de pronto con la alarmante noticia de que están embarazadas, y proceden a practicarse un aborto clandestino, que puede ser mediante brebajes, introducción de objetos punzocortantes en la vagina, intervenciones ilícitas y carentes de medidas de asepsia, hasta procedimientos quirúrgicos en clínicas clandestinas.

Ante esta realidad, la suprema Corte de Justicia de México, con una actitud de vanguardia (para algunos absurda), dictaminó el 29 de agosto de 2008 que, en la ciudad de México, fuera despenalizado el aborto realizado durante las primeras 12 semanas de gestación, por lo que se le considera una de las legislaciones más liberales, junto con Cuba, sobre el aborto en Latinoamérica. Desde el año de 2007, que se empezó a manejar la despenalización, hasta el 2011, se han realizado 52 484 interrupciones voluntarias del embarazo. Si quieren mayor información sobre cifras exactas y fechas en México, pueden consultar las páginas web del INEGI y CONAPO, así como artículos en diversos periódicos, uno de ellos habla de estadísticas hasta el 2010, http://www.eluniversal.com, 29 de julio de 2010.

¿Por qué me llamó la atención el tema? Por el revuelo que ha causado en Estados Unidos y en España, donde se ha despertado mucha controversia, una vez más, ante la campaña política previa a las elecciones en el primero, y la entrada al poder de un partido conservador, fuertemente influenciado por la iglesia católica, en el país ibérico.

En España, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, maneja la reforma del aborto con aspectos que algunos consideran es dar marcha atrás, ya que cuestiona lo del “peligro para la salud física o psíquica de la madre y la malformación del feto.

Como antecedentes tenemos la ley aprobada por el Gobierno de Felipe González en 1985, que despenalizó el aborto en caso de violación (hasta 12 primeras semanas), malformación del feto (hasta semana 22), y por riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer en cualquier momento.

Durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se aprobó la Ley de Salud sexual y reproductiva en 2010, donde se consideró al aborto como un derecho, por lo que ya no había que alegar razones durante las primeras 14 semanas.

La reacción social de muchas mujeres españols ante la marcha atrás ante la ley del aborto, es regresar a la práctica de ir a interrumpir el embarazo a otros países, en especial, a Gran Bretaña, quienes tienen la economía para ello, o recurrir a curanderas y clínicas clandestinas otras.

Yo no quiero pronunciarme en un sentido u otro, pero si les diré que consideré muy en serio la palabra cuando entré por primera vez al Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro”, en donde en el pabellón A, estaban ¿niños? a los que les faltaban algunos o todos sus miembros y que eran además oligofrénicos, mongólicos, etc., que sobrevivían por la ayuda externa que recibían, sin que se comunicaran con el exterior. También cuestioné la práctica del aborto cuando encontré personas que habían caído en graves patologías psiquiátricas, por haber sido rechazadas por su madre desde el momento mismo de la gestación, lo cual los había conducido a generar conductas desviadas que terminaban en homicidio, drogadicción, alcoholismo, prostitución, sociopatías o a sufrir ideación suicida. etc.

Cada caso es único. Lo conveniente es prevenir, no tener que recurrir a remedios dolorosos y onerosos, que es a lo que yo me inclino: EDUCAR, EDUCAR, EDUCAR.

Antes de tomar una posición radical en contra del aborto, basada únicamente en creencias religiosas o tradiciones costumbristas locales, vale la pena informarse, investigar y ampliar nuestro criterio.

¿Estás desempleado?

Si contestaste que sí, o sientes que la espada del despido está sobre tu cabeza, el tema te puede interesar.  Muchos amigos y algunos familiares me han dicho que se quedaron sin trabajo. Desafortunadamente hay miles ¿millones? de personas en esas mismas circunstancias en las que vas a requerir utilizar tu inteligencia emocional, capacidad cognitivaexperiencia, creatividad, ingenio, intuición, para salir adelante. Lamentarse y deprimirse no conduce a nada positivo ni ayuda a resolver la falta de ingresos, por lo que, si estás desempleado y no puedes evitarlo, puedes buscar opciones distintas para trabajar, no para ser empleado.

Esta premisa la pusimos en práctica en 1995 cuando,  después de hacer una investigación sobre el suicidio en México y encontrar que el desempleo y una pérdida súbita de la posición económica habían incrementado el número de personas que se quitaron la vida.  Fui cofundadora y apliqué un Programa de apoyo a los grupos de empleo creativo, sin ningún sesgo político o religioso, con el apoyo radiofónico de Janet Arceo (XEW y Radio Fórmula), quien daba a conocer el lugar semanal donde nos reuníamos y que operó en forma gratuita durante varios años con resultados muy satisfactorios.

El avance tecnológico imparable y las continuas crisis económicas nacionales y mundiales hacen que el desempleo sea un tema vigente. Voy a compartir con ustedes algo de lo que pusimos en práctica en los grupos.

1.Manejo del estrés.

Busca opciones para hacerlo.  Una forma es respirar para expandir los pulmones, oxigenar la sangre y relajar el sistema nervioso, lo que va a favorecer que puedas pensar con más claridad. Inhala profundamente, pensando que está entrando a tu cuerpo la paz, la tranquilidad y, cuando exhales, piensa que están saliendo de él todas las toxinas que te hacen daño, así como los sentimientos o pensamientos negativos, Practícalo unos cuantos minutos al principio para que no exageres y vayas a hiperventilar. Si conoces algún método de relajación, regálate la experiencia al menos una vez al día.  ¿Quieres que profundice más sobre cómo manejar el estrés y lo que aplicamos en los grupos de los desempleados? ¡¡ Comunícate con nosotros!!