Archivo de etiquetas| sueños

AÑO 2020

Como número es una cifra “bonita”, grata al oído. Nos recuerda una carabina y el que nos percatemos dos veces de algo que no caíamos en cuenta.

¿Qué vamos a hacer con este regalo de vida? ¡Otro año más para lograr ser, hacer, tener, infinidad de cosas! ¡Lo que nosotros decidamos ser, hacer, tener!  Plantearnos estas preguntas nos permite reflexionar sobre si andamos en el camino que nos lleva a trascender, o nos hemos desviado de la ruta al haber encontrado obstáculos o escuchado el canto de las sirenas.

Es necesario que las acciones que planeen realizar durante este año formen parten de su Proyecto de vida personal, y de su Proyecto de pareja o de familia, si los tienen. De lo contrario serán como esas luces multicolores de los fuegos artificiales que estallan en el cielo durante los festejos. Pueden ser muy bellas y gratas, y no llegan a ninguna parte. En cambio, si nuestro año recién estrenado forma parte de un Plan maestro, todo lo que hagamos será como eslabones que nos consoliden, fortalezcan y guíen hacía una Meta ya establecida.

Supongo que ya tienen definida su Meta final de vida: LA MUERTE, y que de ahí han trazado la ruta, no solo para llegar a ella, sino para trascender y dejar huella. Tal vez tengan 50, 60, 45, o menos años para lograr todo lo que quieren hacer. También existe la posibilidad de que sean unos pocos meses o años si padecen alguna enfermedad terminal.

En ambas situaciones, vamos a comprometernos a vivir cada día a tope, es decir, en forma intensa, apasionada, con una entrega total de cuerpo, mente y espíritu en todo lo que realicemos.

Luchar por nuestros ideales, anhelos, sueños, es construir cada día una parte de ellos. Vamos a definirlos para poder elaborar los planos y organizar nuestros recursos para llevarlos a cabo. Os recursos pueden ser materiales, emocionales, mentales, espirituales, todos ellos producto de nuestra experiencia y de todas las lecciones que hemos aprendido de nuestros Maestros de Vida, sobre todo de aquéllos que no nos hicieron fácil el camino.

Revisar, actualizar o diseñar nuestro Proyecto de vida es el primer paso. ¡Vamos a hacerlo hoy!

Mayo 19 del 2014

Renovación 140

Soñar es una manifestación mental de una persona dormida, de imágenes, sonidos, sensaciones y sentimientos que, por lo general, están relacionadas con la realidad. Desde el punto de vista psicológico, los sueños son, entre otras cosas, estímulos anímicos de fuerzas psíquicas que no pueden elaborarse con facilidad, hay una re-elaboración de la información almacenada en la memoria, relacionada con lo ocurrido durante el día o la noche previa.

Podemos programar nuestros sueños hasta cierto punto, así como recordarlos para analizarlos, cosa que nos será útil.

Vamos a recordar las veces que “soñamos despiertos”, que nos vamos a la “fantasía”, a la “imaginación” y divagamos por un rato sobre algo que nos agrada o suponemos que nos hará felices. Todos lo hemos practicado alguna vez y recordamos la grata sensación de bienestar cuando “regresamos” a nuestra realidad.

Esto puede ser positivo si no caemos en el exceso y lo utilizamos como un escape para evadir la verdad de nuestra existencia, para compensar algo por lo que no vamos a luchar despiertos, o llegamos a mezclar fantasía y realidad para crear una confusión mental que nos impida enfrentar, confrontar y manejar lo que nos duele en estos momentos.

Podemos manejar fantasías dirigidas (ensueños), y convertirlos en una forma de visualizar nuestra meta ya conquistada, los logros por los que estamos luchando. Es una herramienta de la PNL que va a facilitarnos el camino.

Vamos a soñar y a construir nuestros sueños.

Vamos a visualizarlos y a convertirlos en realidad.

Podemos hacerlo.

Febrero 1 del 2014

Es importante tener ilusiones y sueños. Rescata los tuyos de la niñez. Si no los realizaste pueden llegar a ser un fantasma que te impide disfrutar plenamente lo que logras.

l¿Qué querías ser o hacer cuando eras niño? Recuérdalo y revisa si algo de ello es realizable hoy día. Por ejemplo, tal vez ya no sea tiempo de que seas bombero, astronauta, o de que ganes el concurso de belleza mundial, y sí es posible que aprendas a tocar el piano o la guitarra, que pintes, que aprendas a bailar (por pura diversión, no para llegar a Bolshoi), que viajes a un determinado lugar.

Tener ilusión por algo es mantener la llama encendida. Cada vez que visualizamos lo que vamos a disfrutar nos llenamos de gozo anticipado.

Una cosa es tener ilusiones y otra es ser iluso. Pretender cambiar a los demás, ganar una fortuna como por arte de magia, ignorar que somos humanos y cometemos errores, nos convierte en ilusos y nos conduce al autoengaño.

Vamos a mantener nuestras ilusiones vivas y a alimentarlas cada día con acciones que conduzcan a su realización.

sentimientos

Me enviaron esta carta. La comparto con ustedes. No hay comentarios.

¿Cómo darle forma a los sentimientos, a las sensaciones, a esas vivencias que tocan y se anclan en el alma? ¿Cómo describir lo inasible, el viaje de un suspiro, de un sollozo, su punto de partida cargado de trémulos recuerdos, de sentimientos guardados en el silencio, cómo explicar el pozo donde se funden, extrayendo lo innombrable para abrirse paso y salir al exterior, pletóricos de nostalgia, de añoranza, de risa, de amargura, de pedazos de sueños rotos en una esquina de la vida… ¿Cómo?

Sólo me queda ese dulce sabor en la boca, esa ligereza de cuerpo, la vista perdida en el pasado y una mente, digna víctima del asalto de los recuerdos.

Gracias por el brillo de tus ojos (baila y danza con todos los colores), por ofrecerme la paciencia de esperar a que en mis ojos se abra la rendija que lleva a mis caminos viejos y pocos transitados: por ofrecerme la oportunidad de abrir el espacio por donde se fueron colando los olvidos y las omisiones.

Gracias por tocar mi alma, sedienta de ternura, por sostenerme por el punto más débil, por darme tus caricias sin nombre, sin etiquetas, gratuitas.

Gracias por la oferta de tu amor, semilla que desde hace mucho tiempo se ha ido arraigando a la esperanza y ha desdibujado mi desierto interior.

Gracias por compartir contigo tu despertar y por dejar que exprese mi pasión contenida, por tu aceptación, por tu mirada clara.

Gracias por tu risa, sonoridad que estalla en mil luces, bañando de luz lo que toca.

Gracias por tu tiempo, por tus sueños, por el regalo de un nuevo amanecer. Te quiero.

¿Qué opinan?