Archivo de etiquetas| solidaridad

ANTONIO MACHADO

“Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

Si no estelas en la mar”.

Esta poesía la hemos escuchado muchas veces en la voz de Juan Manuel Serrat, y otros artistas muy conocidos en todo el mundo.

Este año se cumplieron 80 años de la muerte del poeta (22 de febrero 1939), en un pequeño pueblecito de Francia, adonde él y su madre habían llegado huyendo de las tropas de Franco, después de un cruento y largo recorrido a través de Los Pirineos,  para cruzar la frontera entre Cerbére y Port Bou (27 de enero 1939).

Para mí es muy significativa la fecha porque, aunque el medio en que llegaron a Port Bou fue distinto en el caso de mis padres, también Republicanos, y mis tres hermanos mayores de tres, seis y diez años, coincidieron en el local en que las autoridades francesas concentraron a los primeros refugiados que empezaron una diáspora que los rebasó en forma impensable.

Mi madre nos platicaba como pasaron ahí unas horas, en las que un señor de edad avanzada tosía sin parar. Ella tenía en una de las dos maletas que formaban todo su equipaje, una pequeña hornilla con la que preparó una infusión que le dio al anciano y a su madre,  que sirvió para que amenguaran los accesos de tos. Mi padre había ido a buscar sus contactos con las autoridades locales para obtener el salvoconducto para llegar a París, y fue hasta que él llegó que le dijo a mi madre que ese anciano era un gran poeta republicano.

Así, las dos familias, y miles más, dejaron atrás el camino que ya nunca habrían de volver a pisar: el del regreso a España. Antonio Machado y su madre, con dos días de diferencia, murieron en Coillure, Francia.  Mis padres y hermanos españoles fallecieron en México, país que los recibió con los brazos abiertos, les permitió salir adelante, y dejar a cuatro hijos mexicanos, que los enterraron en esta su segunda patria.

En estos tiempos en que hay exiliados políticos en muchos partes de mundo, vale la pena reflexionar sobre lo duro, doloroso, difícil, incierto, que es para ellos “dejar atrás”  su patria, su pueblo, su familia, sus costumbres, amigos, conocidos, costumbres, y empezar de cero en tierras desconocidas. Vale la pena sentir solidaridad y ser generosos con ellos.

Es de todos sabido que, en estos casos, puede haber “colados” entre los exiliados políticos: oportunistas, delincuentes, arribistas, mentes turbias que quieren sacar partido para sus fines personales o ideológicos. Vale la pena hacer una criba para separar a unos de otros.

 

 

Anuncios

SOLIDARIDAD VS MISERIA HUMANA

Hemos escuchado muchas veces que México es un país surrealista, con pensamiento mágico, difícil de encuadrar en un marco de referencia “estándar”. Lo aceptamos.

En esta ocasión, quiero buscar alguna explicación lógica a los actos de diversos grupos después de los recientes sismos que azotaron a la población. Lo primero es algo que asombra al mundo entero, aunque ya ha habido muchas muestras de ella: la SOLIDARIDAD  del mexicano.

Sin pensarlo dos veces, miles de ciudadanos, de todos los orígenes socio-económicos-culturales-políticos-geográficos, se dieron a la tarea de quitar escombros (al principio con las manos) para rescatar a sobrevivientes, aportaron víveres, comida caliente, cobijas, y todo lo que se solicitaba por las redes sociales o por los medios de comunicación para apoyar a los damnificados. Durante horas, días, semanas, colaboraron sin descanso, con un altruismo digno de encomio.  Mi reconocimiento a todos ellos.

En forma paralela apareció lo más bajo, lo más miserable, lo más indigno de muchos mexicanos: el robar al que nada tiene y todo necesita. Aquí tampoco hubo distinción en el origen: podían ser grupos de vándalos, pandilleros, o un familiar de un funcionario gubernamental.

Pasó la euforia del momento y ahora todo mundo espera que los muchos millones de pesos donados por instituciones y gobiernos extranjeros, se apliquen a la reconstrucción de un país digno. Los rumores no cesan. Estamos a la expectativa de que todo mundo se porte a la altura del reto enorme que tenemos frente a nosotros.

Los que no descansan son los canallas que representan lo más oscuro de muchos mexicanos. Desde dentro de las instituciones oficiales, se han clonado las tarjetas bancarias que se entregaron a los que perdieron sus viviendas en forma parcial o total. Desde diversas partes de la República saquearon las cuentas de los damnificados y les arrebataron su dinero.

Para todos ellos pido un castigo ejemplar.¡ Ya basta de: “No me di cuenta”. “Yo no fui”. “Investigaremos esta situación, etc”.  Solicito que, no sólo se les encarcele, sino que se enfatice la restitución del daño y los pongan a construir viviendas, codo a codo, con el ejército!

También propongo un análisis a fondo de su perfil psicológico para prevenir que esa mala semilla siga pudriendo a la sociedad.

 

 

 

Marzo 28 del 2014

Renovación 89
Hoy es el día en que todos nos queremos integrar a un esfuerzo por el medio ambiente, por lo que apagaremos las luces de nuestro hogar u oficina de las 20.30 horas a las 21.30, esto es de las 8:30 de la noche a las 9:30 de la noche.

Este esfuerzo pueden hacerlo aun los restaurantes, porque tienen la opción de iluminar el local con muchas veladoras y velas de colores y aromáticas, lo que le dará un ambiente acogedor y les permitirá servir botanas frías y bebidas durante ese rato.

Si estamos solos, vamos a aprovechar esa hora de oscuridad para hacer una introspección y reconocer, identificar, descubrir, cosas que están en nuestro interior y que, por el bullicio de la gran ciudad que nos trae de prisa siempre, pasamos por alto o ignoramos.

Si tenemos hijos pequeños, vamos a jugar a proyectar figuras de sombras con la luz de una vela, las cuales pueden ser de diferentes animales, cuentos, etcétera. Esto nos permitirá rescatar momentos gratos de nuestra infancia, utilizar nuestra creatividad, compartir con nuestros hijos la risa que es una herramienta sanadora como pocas, y fortalecer los lazos familiares.

Son tan solo 60 minutos de reflexión, o de creatividad y diversión. Podemos aprovechar el apagón externo para apreciar la luz que brotará de nuestro espíritu, de nuestro amor, de nuestra solidaridad.

“Vamos a regalarnos estos 60 minutos para para iluminar nuestras vidas”

Marzo 16 del 2014

Renovación 76

Hemos trabajado duro durante seis días. Nos toca “recargar pilas”.

Podemos dar un paseo y comunicarnos con la naturaleza, con lo cual estaremos absorbiendo energía positiva y renovadora.

Meditar y fortalecer todas nuestras células es una opción.

Empaparnos con obras de arte es gratificante también.

Todo lo anterior es positivo y renovador, mas no podemos hacerlo todo el tiempo, todo el día. Hoy vamos a añadir otra herramienta más para incrementar nuestra energía: DAR.

Sí, dar. Vamos a dar una sonrisa a todos los que nos miren, en lugar de voltear hacia otro lado. Vamos a sonreír a los niños, en lugar de pensar en Herodes. Vamos a sonreír cuando algo salga mal, en lugar de echar rayos y centellas.

Vamos a sonreírle a la vida, al amor, al bienestar, al afecto, a la solidaridad, a la generosidad, a la tolerancia, al buen humor.

“Regalemos una sonrisa a la vida”.

FEBRERO 14 DEL 2014 AMOR Y AMISTAD

Renovación 45

Hoy se celebra el día del Amor y la Amistad.

En lugar de caer en el consumismo y regalar flores y chocolates, o pelear por un lugar en un atiborrado restaurante donde te van a servir de prisa y al ahí se va, podemos dar muchas otras cosas:

AMOR INCONDICIONAL
AMISTAD
AFECTO
CARIÑO
COMPRENSIÓN
APOYO
ALEGRÍA
SOLIDARIDAD
ABRAZOS
SONRISAS
AMABILIDAD
TOLERANCIA
PACIENCIA
TERNURA
EMPATÍA
INTERESARNOS DE CORAZÓN POR ALGUIEN
ATENCIÓN
DELICADEZA
BIENESTAR
DISCULPAS
UN POEMA
COMPAÑÍA
COMPAÑERISMO
CREATIVIDAD
IMAGINACIÓN
SUEÑOS
UNA CANCIÓN
ALIENTO
SEGURIDAD
…Y MUCHAS COSAS MÁS QUE PERDURAN EN LA MENTE Y EN EL CORAZÓN, SIN TENER QUE GASTAR DINERO.

Enero 24 del 2013

Aceptar la ayuda que nos brindan es muy importante. Muchas veces la rechazamos por soberbia, por no querer causar “lástima”, por creer que nos vamos a ver débiles si permitimos que nos ayuden, o pretextos por el estilo.

Vamos a dejar que los demás nos ayuden, como una y mil veces lo hemos hecho nosotros con alguien de nuestro entorno. Tal vez tú quisieras recibir la ayuda de una determinada persona y ella/ él parecen estar en otro planeta, y te llega el apoyo de alguien que acabas de conocer, de alguien a quien tú nunca has ayudado.

Recibe ese gesto de afecto y de solidaridad y déjalo entrar a tu alma.

Ya enviarás tú al universo ayuda para quien la necesite más adelante.