Archivo de etiquetas| reutilizar

ECOCIDIO

Los que habitamos en la ciudad de México hemos vivido una temporada de cambios espectaculares en el clima en muy poco tiempo. De pronto nos estamos helando y a los dos días tenemos la misma temperatura que Cancún (29°/ 30°). En un día un ventarrón tira 700 árboles, al otro, la contaminación se eleva a niveles intolerables y el viento no sopla ni de milagro.

Hay muchas explicaciones técnicas al respecto en las que no voy a entrar porque pueden verlas en internet en cualquier momento. Lo que me interesa abordar es que estamos viviendo un cambio climático muy importante y no estamos tomando conciencia de ello.

Hemos agredido a nuestro hábitat en una forma inmisericorde e inconsciente, y cada día empezamos a pagar el precio de esta conducta criminal. Criminal porque estamos practicando un ecocidio. Estamos matando seres vivos, animales y plantas que están en peligro de extinción o que ya sólo existen en los libros, y nos estamos suicidando al mismo tiempo.

¿Podemos hacer algo al respecto? ¡Sí!

  • Tomemos consciencia del ecocidio que estamos practicando.
  • Cada uno, en su microcosmos, genere un cambio de actitud y, por lo tanto, una conducta que nos lleve a enderezar el rumbo.

Hay pequeñas cosas que pueden aportar mucho a ese cambio.

  • Revisa tus artículos de limpieza y toma nota si utilizas detergentes biodegradables, desinfectantes no tóxicos y productos que no dañen al medio ambiente.
  • Rememora qué haces con las bolsas de plástico en las que surten mercancía, y si has hecho algo para que los grandes almacenes las fabriquen con material biodegradable.
  • ¿Utilizas papelería reciclada?
  • ¿Separas la basura orgánica para composta?
  • ¿Todavía utilizas productos de unicel como vasos y platos o empaques para comida?
  • ¿Tiras a la basura los cubiertos de plástico en lugar de lavarlos y reutilizarlos?
  • ¿Cierras la llave del agua mientras te lavas los dientes?
  • ¿Te bañas sin desperdiciar el agua?
  • ¿Desconectas todos los aparatos eléctricos mientras no los utilizas?
  • ¿Haces un uso razonable del agua y electricidad en todas tus actividades?
  • ¿Le das mantenimiento a tu auto para que no contamine el ambiente?

Hay muchas cosas que podemos hacer en el día a día, sin que gastemos más ni perjudiquemos a nadie.

¡Hoy es una buena oportunidad de empezar a aplicar una conciencia ecológica!

¡Vamos a hacerlo!

Nota: Hay una película titulada en español “Cuando el destino nos alcance” (en Inglés Soylent Green), basada en la novela ¡Hagan sitio! ¡Hagan sitio! de Harry Harrison (1966), en la que presentan una población donde la polución llega a niveles inadecuados para sostener la vida. Pueden bajarla de internet y percatarse que para allá vamos.

 

ALIMENTOS

Los temas del camino de superación y el orden en que voy a escribirlos, están definidos desde que iniciamos el proceso hace un tiempo, por eso me llamó la atención que ayer escribiera yo sobre dar las gracias por tener qué comer e invitarlos a no desperdiciar la comida, y hoy encuentre información relacionada al tema en mis lecturas ¿coincidencia?

En la sección de Salud y Ciencia de la revista TIME del 10 de septiembre del 2012, viene un artículo firmado por Alice Park, titulado “NO DESPERDICIAR. ¿Puede la comida vieja reutilizarse?”, donde menciona que cerca de 1.5 billones de toneladas de comida son desperdiciadas por las personas alrededor del mundo y que hay científicos interesados en convertir granos, y hasta desperdicios humanos, en biocombustibles y otros químicos valiosos, como la ingeniera bioquímica Carol Lin en la City University of Hong Kong, que ha estado desarrollando una nueva bio-refinería.

Ella y su equipo han estado convirtiendo desperdicios de comida orgánica (pastelería, pan, granos de café viejos), en ácido succínico, un químico que es un componente clave en los plásticos biodegradables y es utilizado en todo de detergentes de ropa, así como en aditivos para autos, y confían en que como el costo de conversión no es muy alto sea viable aplicarlo en forma masiva en el mundo.

Este ácido es extraído de petroquímicos mediante un proceso que deja una huella nociva de carbón, por lo que Estados, Europa y Asia están realizando efectos paralelos en convertir los desperdicios de comida en recursos utilizables. Existen inconvenientes como la rapidez con que se deterioran los alimentos, su transporte, almacenaje, etc., ya que Carol Lin genera 81 kilos de ácido succínico por cada tonelada de desperdicios de comida que procesa, lo cual es una cantidad mínima en relación con las 44 000 toneladas que los fabricantes demandan cada año.

Un esfuerzo más por reciclar alimentos (pastelería y granos de café), que es muy valioso. ¿Y si empezamos por no desperdiciar alimentos?