Archivo de etiquetas| replicas

y sigue temblando…

En las noticias de los medios informativos, la intensidad del temblor de las 3.20 de la madrugada de hoy se está manejando en 6.1. Quiero aclarar que a las 3.25 a.m. estaba yo consultando la página web del Servicio Sismológico Nacional quien manejo la siguiente información:

Instituto de Geofísica
Servicio Sismológico Nacional

Reporte de Sismo.
Sismo del día 15 de noviembre de 2012, Guerrero
Información General.

El día 15 de Noviembre de 2012 el Servicio Sismológico Nacional reportó un sismo con magnitud 6.2 localizado en las cercanías de Cd Altamirano, en el estado de Guerrero. El sismo, ocurrido a las 3:20 horas, fue sentido en el D.F. y en otras localidades del estado de Guerrero. Las coordenadas del epicentro son 18.17 latitud N y -100.52 longitud W y la profundidad es de 40 km.

No me gusta dar cifras erróneas o alarmantes sin base ni sustento. Existen ajustes que el SSN hace a los reportes que emite, y a ello se debe la diferencia en el dato que escribí.

Como complemento, les diré que la primera réplica importante del temblor registrado a las 3.20 del día 15, fue a las 3:39:11, con una intensidad de 4.1°, y que ha habido desde entonces, hasta hoy viernes 16, a las 07:01:59, un total de 31 réplicas más.

Como verán, tengo razón en decir que estamos dentro de una maraca. Estoy preocupada, ahora sí. Todo mundo que me ha llamado o escrito, también.

Preparémonos para lo peor y vivamos lo mejor.

Fuente:
http://www.ssn.unam.mx

 

¡ OTRO TEMBLOOOR!

Los datos oficiales son, según el SMN, un movimiento telúrico de 6.2° Ritcher, con epicentro en ciudad Altamirano, Guerrero, México. Los últimos eventos registrados son:
Fecha Hora Mag. Localización
2012-11-15 03:20:22 6.2° Altamirano,Gro
2012-11-15 00:42:34 5.0° Cd Hidalgo, Chis
2012-11-14 13:15:24 3.0° Ometepec, Gro.

Si ustedes desean consultar la siguiente dirección: www.ssn.unam.mx  encontrarán toda la información detallada de las 417 réplicas que se han detectado desde el temblor del 7 de noviembre pasado (7.3°), de las cuales 169 son relevantes en un rango de 3.7° a 6.2°.

Estos son los datos duros. Ahora ¿Qué pasa emocionalmente con nosotros que vivimos dentro de una maraca? Puedo decirles que, aunque estamos mentalizados con el protocolo de seguridad ante los sismos y hemos tomado las precauciones convenientes ante una posible desgracia, nos seguimos asustando como niños cuando nos mueven el piso.

Despertar sintiendo que te sacuden, escuchar como crujen vidrios y paredes, rogar mentalmente que no dure mucho y que no vaya en ascenso, pedir a Dios que a mis hijos que viven en pisos altos no les pase nada, es muy desagradable. La falta de respuesta ante el evento de muchas estaciones de radio (la mayoría maneja programas grabados) y el que sólo una estación mexicana de TV brindara orientación inmediata, me hizo sentir insegura, vulnerable.

“Vive el día de hoy como si fuera el último día de tu vida”. Eso nos lo dicen a cada rato en muchos ámbitos: religioso, intelectual, psicológico, etc., manejado dentro de un contexto de superación, de no dejar cuentas emocionales pendientes, de no guardar rencor (que nos envenena y nos puede conducir a adquirir cáncer), de reconciliarnos con quienes estamos alejados, de perdonar y perdonaros los errores cometidos, de dar todos los abrazos y besos que podamos a todos los que amamos.

También los adolescentes quieren hacer suya esta premisa y proceden a “reventarse” (divertirse y parrandear), agotando el placer a tope como si no fuera a haber un mañana, reacción que se presentó en USA durante la guerra de Vietnam, por ejemplo. Nosotros no estamos de acuerdo con esa manera de pensar, aunque la entendemos.

¿Será que “en serio” nos espera una sacudida terrible? ¿No son 417 réplicas de un temblor muchas en una semana? ¿Estamos oyendo las campanas repicar y no nos hincamos? ¿Conviene prepararnos para terminar nuestros días? Estas y mil preguntas más se agolpan en una mente en estado de alerta, a la que no tranquilizan los ladridos del perro del vecino (ellos sienten los temblores antes que uno).

¿Qué opinan ustedes al respecto?

y sigue temblando 2

Sabemos que hoy, 13 de abril, hasta las 10 a.m. llevamos cuatro temblores:

Hora                    Intensidad                     Epicentro

5.10 a.m.             5.2°                      Pinotepa Nacional, Oaxaca, México

8.06 a.m.             5.02°                   Pinotepa Nacional, Oaxaca

8.18 a.m.                4.2°                      Guerrero

8.49 a, m.               4.6°                      Chiapas

Me llamaron de Mérida Yucatán para saber cómo me había ido con el “temblor”; el miércoles pasado, una de mis hijas telefoneó para lo mismo (ella vive en el piso 12 de un edificio enorme), total, en lugar de decir “Buenos días”, ahora nos saludamos preguntando por nuestras experiencias sísmicas: ¿Adónde te agarró el temblor?    Dicen que a todo se acostumbra el hombre, menos a no comer. Yo creo que no nos acostumbramos a que se mueva el piso, lo asumimos como la única sopa que queda y decimos: ni modo.

 Hasta las 8.20 p.m., del día 12 de abril del 2012, el Sistema Sismológico Nacional reportó:

416 réplicas del sismo de Ometepec, Oaxaca

20 réplicas del sismo de Michoacán

13 réplicas del sismo de Guerrero

Por favor entren a la página htpp://www2.ssn.unam.mx donde encontrarán información histórica, mapas, estadísticas y todo tipo de datos a este respecto. Vale la pena. De ahí saqué el siguiente texto:

México es un país ubicado en una zona sísmica, la mayoría de los sismos que ocurren en el país se presentan a lo largo de la Costa del Pacífico. En la zona de la Costa Grande de Guerrero, desde Acapulco hasta Petatlán-Ixtapa-Zihuatanejo, el último sismo importante ocurrió el 16 de Diciembre de 1911 (hace 100 años). En esta región los sismos mayores suelen ser de magnitudes entre 7.5 a 7.7 grados, y estadísticamente se espera que ocurra un sismo con estas características en esa zona; sin embargo no es posible determinar la fecha de ocurrencia, la ubicación exacta del epicentro y la magnitud del sismo, ni en esa ni en cualquier otra zona. Las autoridades de Protección Civil de todos los niveles, han desarrollado y divulgado medidas de seguridad que se deben tomar antes, durante y después de los sismos.

Recordemos algunas precauciones que podemos tomar antes:

a)    Fotocopiar documentos importantes y tener un expediente en la casa de alguien de nuestra confianza que esté en una zona de menor riesgo.

b)    Tener nuestros asuntos al día, ya que puede no haber un mañana:

  *   Hacer un testamento

  *   Regalar todo lo que no utiliza desde hace años. A alguien puede   servirle, con usted sólo está impidiendo el flujo  energético.

  *   Perdone a quien lo haya lastimado. El rencor sólo puede dañarlo  a usted, no a esa persona. 

  *   Pida perdón a todos los que haya lastimado u ofendido por acción u omisión.

  *   Sea feliz plenamente. Disfrute de todo y de todos, sobre todo de estar vivo.

c) se recomienda tener:

* una lámpara de pilas y pilas de repuesto.

* unas cuantas botellas de agua,

* algo de latería no perecedera por si hay caos en la adquisición de alimentos,

*  una bolsa con los recuerdos que no quiera perder si se cae el edificio en el que vive (dije bolsa, no baúl, ya que no va a poder bajar las escaleras a toda prisa cargando físicamente el pasado, escoja unas cuantas fotos y objetos ligeros y, por favor, no ponga ahí todas sus joyas, para que el ladrón las encuentre ya listas para llevar. Espero que sus alhajas estén en la Caja de Seguridad del Banco.

 De acuerdo al lugar en que viva, estudie las rutas de evacuación, lugares   seguros e instrucciones al respecto. Recórralos varias veces hasta que entren en el automático de su cerebro.

 Si ya puso sus cosas al día, pidió perdón y perdonó, tomó las precauciones aconsejables, tiene la conciencia tranquila y vive en el amor, el miedo no va a llegar. Por favor. ¡¡¡¡¡¡¡ VIVA EL HOY A PLENITUD !!!!!!

y sigue temblando…

En efecto, en la ciudad de México volvimos a vivir otro temblor de 5.68° Richter, que fue un poco más intenso que las 286 réplicas que  han sucedido después del último temblor del 20 de marzo pasado.

En esta ocasión estaba yo en un quinto piso del centro hospitalario ABC, un conjunto médico que no pide nada a los de avanzada de otros países, y  que fue construido en fechas recientes. La sacudida fue fuerte y prolongada. Pregunté si el sistema de pilotaje de la construcción era hidráulico y por eso se requirió más tiempo para estabilizarse y las recepcionistas y enfermeras, que estaban en el consultorio donde yo aguardaba mi turno, dijeron que no sabían.

Todos nos quedamos donde estábamos, tranquilos, sólo un médico salió a la recepción, los demás siguieron su labor. No salimos del edificio.

De pronto llegó corriendo una mujer de alrededor de 35/40 años, seguida por dos niños de diez y doce, preguntando por la escalera para descender, ya que los elevadores no pueden ser utilizados en estos casos. Le dijeron que no había escalera interna, nada más la externa de emergencias y que, si la abría, iba a sonar la alarma. No le importó, ella abrió y bajó, con lo que tuvimos durante 15 minutos el sonido abrumador de una alarma constante, hasta que vinieron los de mantenimiento a desactivarla. Aquí vale la pena enfatizar dos cosas: la primera, la actitud nerviosa de la mujer impactó negativamente en los niños que tenían angustia en sus rostros; la segunda, ¿cómo es posible que en una construcción tan reciente no haya escaleras para transitar dentro del edificio y las personas tengan que salir al exterior para ocupar la de incendios? ¿El hecho de que alguien la ocupe, es motivo de activar la alarma?  No ví señales de la ruta de evacuación en caso de siniestro.

Lo anterior me indica que todavía nos falta asimilar una cultura ante los temblores. Va a seguir temblando y, esperemos que se equivoquen los expertos y la falla telúrica ubicada en Oaxaca no libere tensión abruptamente y lo haga poco a poco, como tal vez está sucediendo.

¿Ustedes pueden aportarnos técnicas, sugerencias sobre cómo asimilar esto que está pasando?  

Temblor de 7.8 grados

La primavera entró sacudiendo a México con un sismo de 7.8 grados en la escala de Richter. ¡Vaya susto que nos llevamos!  El recuerdo remoto del temblor del 28 de julio de 1957 (7.9°) y la memoria del que vivimos el 19 de septiembre de 1985 (8.1°), se activa cada vez que se mueve el piso y recordamos los miles de muertos y heridos que quedaron como secuela, además de muchas construcciones desbaratadas o afectadas.

Otra cosa que viene a nuestra mente es el hecho insólito de que los primeros días del sismo de 1985, hubo un vacío de presencia gubernamental, mismo que se llenó con la solidaridad y civismo que mostraron los mexicanos. Yo participe activamente en las labores de ayuda y tengo muchas anécdotas que algún día compartiré con ustedes. Claro que quienes eran muy niños o nacieron después de aquel fatídico día, no tienen esa vivencia en sus recuerdos.

El temblor de ayer, según información oficial, no causó pérdidas de vida, heridos o daños graves o de consideración, salvo algunos árboles y viviendas en pequeñas poblaciones caídas, afectaciones menores a construcciones, fallas temporales en la energía eléctrica en algunas zonas, y la saturación telefónica que bloqueó el servicio porque todo mundo quiso hacer la pregunta obligada a sus familiares y amigos: ¿Cómo les fue de temblor?

Ha habido después varias replicas (mencionan 13) que fluctuan entre los 4.6° a los 5.6° y los expertos informan que es probable que suframos un temblor de mayor intensidad en un futuro cercano, por lo que es importante que tomemos las precauciones pertinentes. Algunas de ellas son: practicar la ruta de evacuación hacia un lugar seguro para que surja la conducta en forma automática a pesar del susto, sacar fotocopias de todos los documentos importantes y dejarlas en otro lugar (oficina o casa de algún familiar), tener una lámpara de pilas, un botiquín de emergencia, algo de viveres no perecederos de reserva.

Hay un hecho innegable y es que ya existe una cultura sobre los sismos: los edificios, escuelas, comercios, lugares públicos, se evacuaron en orden. Claro que no deja de haber quienes sufran crisis nerviosas o detalles chuscos, por ejemplo, cuando salí de mi departamento y llegué a la calle, a pesar de la hora (las 12.02 del día), ví a un señor en ropa interior con los pantalones en la mano, y una señora en bata toda despeinada que se alejaba de él ¿estarían juntos? ¡Vaya impresión!

Aprovechemos la sacudida para recordar que no somos eternos, que no sabemos cuándo nos vamos a ir definitivamente, por lo que conviene vivir a plenitud, luchar por realizar nuestros sueños, lograr nuestras Metas y, sobre todo, disfrutar cada minuto con la tranquilidad del que no tiene pendientes por cumplir. Abraza a tus seres queridos y diles que los amas ¡HOY!