Archivo de etiquetas| renovación

# YO ME QUEDO EN CASA (20)

Después de mes y medio, ayer vi a una de mis hijas desde el balcón. Vino a traerme víveres y comida para pasar el encierro al que estoy sometida por voluntad propia. Me dio una gran alegría ver que están bien. No quise ni que entrara al edificio porque ha habido tres casos de contagio. Subí las cosas en una bolsa de compra tirando de una cuerda, digamos que mediante un sistema de poleas rudimentario.

Eso me hizo pensar en los miles de padres que no pueden ver a sus hijos o nietos, muchos de ellos sin un Proyecto de vida personal, que solo sobreviven a través de lo que hacen sus descendientes.

Para no llegar a ese caso, insisto que es indispensable diseñar un Proyecto de Vida Personal. No importa si tienes 20, 30, 60 o 83 años. No importa si estás sano o enfermo.  No importa si padeces una enfermedad terminal,.  En cualquier circunstancia, es conveniente hacerlo.

El núcleo vital de ese Proyecto es tu Misión. Tú no viniste a este mundo a crecer y multiplicarte, eso lo hace cualquier insecto, tú estás aquí PARA ALGO ESPECÍFICO. Descubrir ese ALGO es lo que da sentido a tu vida.

Una vez que identifiques tu Misión,  define tu Visión, lo qué vas a hacer en el tiempo para lograr tu Misión de vida.

Ya hemos dicho que esta es una oportunidad de renovación. Revisa tu Proyecto de vida y modifica lo que creas necesario para llevar a cabo tu Misión. Si aún no tienes tu Proyecto POR ESCRITO, diséñalo HOY.

 

# YO ME QUEDO EN CASA (8-C)

¿Qué hacer con nuestro miedo? ¡Eliminar lo que lo genera!  Estamos frente a una pandemia, por lo tanto, tomemos TODAS las medidas de precaución posibles, aprendamos de la experiencia de los países que están luchando en una forma drástica y razonable,  a la vez que tienen una VISIÓN muy clara de lo que es necesario hacer para lograr entrar en una fase de remisión. ¡ESO ES TODO!

El exceso de miedo puede ser tanatofobia o estar conectado con otros conflictos pendientes de resolver. Por lo tanto, una vez cumplido el protocolo de protección, VAMOS A CANALIZAR TODA NUESTRA ENERGÍA AL PROCESO ASOCIADO CON EL NÚMERO 8: RENOVACIÓN, NUEVO INICIO, RESILIENCIA.

Esta es otra oportunidad asociada al número ocho, la de poder controlar y canalizar nuestra energía con asertividad para lograr salir adelant4e con éxito. En post anteriores he hablado mucho del manejo de energía, si les interesa el tema, búsquenlos aquí mismo.

Para una renovación, como primer punto, haremos un balance de nuestras vidas hasta hoy, para lo cual escribiremos:

1.- En forma de columna cuáles han sido nuestros logros. Incluiremos TODOS, aún los más pequeños.

2.- Una lista de nuestras cualidades, habilidades, destrezas, virtudes (también en forma de columna).

3.- Frente a los logros, anotaremos las cualidades, destrezas, virtudes, que facilitaron el que obtuviésemos ese logro.

El resultado es nuestro capital, nuestro potencial ya desarrollado, y vale la pena recordar que existe un potencial no desarrollado dentro de nosotros esperando la oportunidad de ser utilizado y acrecentado cada día.

4.- Cómo podemos optimizar todo lo positivo con lo que contamos dentro de nosotros.

5.- Los sueños que no hemos podido o sabido construir, o que han sido olvidados o  postergados.

6.- Qué queremos hacer en la vida de aquí a que lleguemos a la Meta Final.

7.- Todas las metas que queremos alcanzar en los cuatro roles de vida: Pareja, Familiar, Social, Laboral.

8.- Con asertividad y creatividad, renovaremos modificaremos o diseñaremos un Proyecto de vida que incluya todo lo anterior, y lo empezaremos a cumplir HOY = RENOVACIÓN, RESILIENCIA, NUEVO INICIO.

 

 

 

 

Junio 6 del 2014

Renovación 158

Vale la pena recordar que ya cumplimos seis meses en nuestro proceso de renovación. Recordemos que la felicidad está en el camino. Disfrutémosla.

Si jugamos con los números, hoy corresponde al número uno, que es el del inicio. Es más fácil medir por semestre que por año.

Así que hoy vamos a iniciar la segunda parte de nuestro camino con la enorme alegría de haber recorrido la mitad, y continuaremos en el proceso.

Se dice fácil y no lo es. Hemos dado muestras de tenacidad, perseverancia, disciplina, compromiso, valor, constancia, interés, y hemos crecido un poco, o un mucho, cada día.

Vamos a seguir adelante, seguros de que, para el 31 de diciembre, vamos a haber cumplido las metas anuales que trazamos, y la parte correspondiente de nuestros objetivos a largo plazo.

Mayo 28 del 2014

Renovación 149

Cuando hemos decidido terminar con la codependencia, y dejar que la otra persona se responsabilice de sus actos, y nosotros de los nuestros, empezamos un camino de renovación.

No importa si estamos iniciando el proceso hoy, podemos leer la reflexión del día y aplicarla a nuestras acciones y seguir adelante desde este punto de partida.

Podemos, también, empezar por la renovación 1 y seguir la secuencia numérica.

Otra opción es leer la de hoy y la del día 1 y decidir cuál nos conviene más, o utilizar las dos.

Cada persona tiene su propio ritmo de crecimiento, y es válido que los demás lo respeten. Lo que es indispensable es no interrumpir el proceso. Avanzar, descansar, avanzar rápido, descansar, avanzar lento, descansar. No hay marcha atrás. Si tropezamos en algún obstáculo, nos levantamos, curamos las heridas y a seguir adelante.

Habrán observado que al séptimo día (domingo) los invito a que encuentren un respiro y “recarguen la pila”, lo que se logra al ponerse en contacto con la naturaleza, meditar, relajarse, rememorar algunos momentos bellos o trascendentales, disfrutar del arte en todas sus manifestaciones: música, pintura, escultura, danza, fotografía, etcétera.

Todos los momentos son oportunos para crecer y ser los dueños del timón de nuestra vida, para construir un futuro prometedor donde realicemos nuestros sueños, mediante las acciones que estamos llevando a cabo hoy.

Fin del mundo o renovación

Lo prometido es deuda dice el refrán y, desde el inicio del blog puse la pirámide de Chichén Itza en la portada, con la intención de ir a visitarla y celebrar el inicio de una nueva era según el calendario maya. Misión cumplida.

No sólo hice el viaje al sureste de la República y visité algunos de los lugares sagrados de esa cultura tan avanzada, si no que llevé a cabo un proceso de introspección para efectuar un balance anual, y uno natal, para evaluar dónde me encuentro y qué tanto he utilizado todos los dones y oportunidades que la vida me ha brindado desde antes de nacer.

Fue un viaje en el tiempo sin tiempo, pleno de energía y de luz, una sacudida para eliminar lastres que va uno acumulando con los apegos y la dependencia a lo material, a lo terrestre, a lo banal e intrascendente, del cual regresé con la firme decisión de iniciar una nueva era, un nuevo ciclo en mi crecimiento interior para evolucionar cada día y dirigirme hacia la esencia de la vida misma.

Agradezco a todas y cada una de las personas que me han acompañado a lo largo de mi vida, en trechos a veces dolorosos, difíciles, incomprensibles en apariencia, y, en forma especial a todos los seres humanos llenos de paz interior que me han modelado el camino, así como a quienes estuvieron en esta aventura de cambio de era conmigo.

Realizamos una ceremonia energética a la orilla del mar un pequeño grupo formado por algunas alumnas mías, amistades, e inclusive tuve la oportunidad de conocer a una “chamana” canadiense y una “snowbird” encantadora cuya labor en aquellos lares platicaré más adelante.

Les mostraré algunas fotos de algunos rituales que llevamos a cabo, así como el lugar en que estuvimos.

Nos vestimos todos con ropa blanca y prendimos copal y veladoras, pedimos permiso y protección para adentrarnos en ese encuentro con nosotros mismos y con la esencia de la vida, a quien yo llamo Dios y que alguien puede llamar Energía Universal o cósmica.

Hicimos un viaje interno hacia el pasado para ver lo que habíamos avanzado desde nuestro punto de partida, lo aprendido, lo valioso con lo que vale la pena quedarse, así como los tropiezos, los tramos difíciles y agrestes del camino. Revisamos nuestro bagaje emocional y nos introdujimos al mar para realizar un ritual de purificación y sanar nuestras heridas si las había.

Después, visualizamos y sentimos nuestra fusión con la Energía total y “recargamos la batería interna”, hicimos el compromiso de apoyarnos en el tiempo y la distancia, en una cadena energética de amor incondicional. Nos dimos la luz unos a otros y verbalizamos lo que intuíamos podía favorecer el camino de nuestro receptor hacia la evolución y trascendencia.

Para finalizar, cada quien escribió, en una pequeña hoja biodegradable, lo que quería agradecer a Dios (Energía Universal) y lo colocó en una flor de papel de color blanco que llevó al mar como ofrenda de gratitud. Fue maravilloso ver esa orla de flores que se mecían y que el mar se llevó y asimiló sin contaminarse.

Ya estamos en el camino con nuevos ánimos y una diferente visión, después de esta oportunidad de renovarnos e iniciar una nueva era. Aprovechar la coyuntura del 21 de diciembre del 2012 maya para un ejercicio energético y vital como éste, fue toda una experiencia que ya compartí con ustedes. Seguiremos en contacto. Me encantará saber cómo vivieron ustedes esa fecha.