Archivo de etiquetas| Proyecto de vida

LA ESPIRAL DE LA MUERTE

Vamos a ver algunos términos:

  • Una espiral es una curva plana que da vueltas alrededor de un punto y que, en cada una de estas vueltas, se aleja más y más de dicho punto.
  • La espiral es una forma frecuente en todo lo relacionado con la vida y nos transmite la idea de crecimiento, evolución y expansión. Un gran número de vegetales y animales crecen y se desarrollan en una serie de patrones relacionados directamente con la espiral, partiendo del ADN.
  • También se utiliza para definir la sucesión creciente o indefinida de acontecimientos. Se asocia a lo cíclico o a lo que parece no tener final.
  • En el ámbito de la cultura se cree que en las pinturas rupestres se asociaba al ciclo de nacimiento, vida, muerte y volver a nacer y, entre los celtas, expresaba lo que sería la fuerza vital, el crecimiento y también la positividad.

Ya nos hemos formado en nuestra imaginación un símbolo de la espiral, y conocemos su definición, y sabemos que forma parte importante en todas las culturas, por lo general asociada a lo positivo, a lo cíclico y a la evolución de la vida.

En cuanto a la sucesión creciente o indefinida de acontecimientos, estos pueden ser no solo positivos y benéficos, sino también, negativos y perjudiciales para la vida misma. Así hablamos, por ejemplo, de una espiral de violencia, o una espiral de corrupción, como la que vivimos en nuestra sociedad.

Al referirme a la espiral de la muerte, quiero enfatizar cómo el perpetuar ciertas conductas negativas en contra de la salud, nos lanza a una espiral que nos aleja cada vez más del punto central: LA VIDA.

Para definir la salud, utilizaré lo dictado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La  salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Esta definición es el resultado de una evolución conceptual, ya que surgió para reemplazar la noción anterior que decía que la salud era la ausencia de enfermedades biológicas.

A partir de la década de los cincuenta, la OMS revisó esa definición y finalmente la reemplazó por esta nueva, en la que la noción de bienestar humano trasciende lo meramente físico. La Organización Panamericana de la Salud aportó luego un dato más: la salud también tiene que ver con el  medio ambiente que rodea a la persona.

Fuente: http://concepto.de/salud-segun-la-oms

Nosotros podemos generar desde nuestra mente conductas que nos lleven a un determinado fin.  Cuando estas conductas se mantienen en el tiempo y se automatizan, se les llama hábitos.

En ocasiones tenemos malos hábitos que son los que nos conducen a un fin negativo, y hábitos positivos cuya meta será siempre positiva. Visualizarlos como una espiral puede facilitarnos comprenderlos.

Entre otras cosas, lo siguiente puede generar y perpetuar las conductas contra la salud, y lanzarnos a la espiral de la muerte:

  • Vegetar no vivir.
  • Carecer de un sentido de vida. No tener un PARA QUÉ vivir.
  • No conocer ni vivir de acuerdo con nuestra Misión.
  • No haber diseñado un proyecto de vida. Pasar los días cómo vengan, ir de aquí para allá según lo que se presente.
  • Ausencia de una Visión de nuestro futuro.
  • Echar un clavado en el mundo de las enfermedades, no en el de la salud.
  • Pasar los días en el NO: No tengo esto, no puedo salir, no me alcanza, en lugar de ver todo lo que tenemos y somos.
  • Mantener un pesimismo constante y deprimente.
  • La autocompasión.

Es innecesario hacer una lista para salir de la espiral de la muerte, basta con poner en positivo todo lo que acabo de mencionar, y aplicarlo:

¡YA, HOY, DESDE ESTE MINUTO, EN FORMA CONSTANTE, LAS 24 HORAS DEL DÍA! 

                                   ¡ASÍ ESTARÁN EN UNA ESPIRAL DE VIDA!

Anuncios

¿RECORDAR O VIVIR?

RECORDAR ES VIVIR.  EsTo  lo que dice un dicho popular, y es cierto. Rememorar es revivir (volver a vivir) situaciones, emociones, acontecimientos del pasado. Ahora bien, es necesario tener en cuenta algunos aspectos si somos de las personas que pasamos mucho tiempo recordando el ayer:

  • Es nuestra elección lo que QUEREMOS volver a vivir:
    • Los momentos gratos que nos llenaron de placer, o
    • Algunos episodios dolorosos y amargos que nos dejaron un mal sabor de boca.
  • Decidir cuánto tiempo vamos a estar en el pasado. Por muy agradable que sea, si estamos en el ayer, dejamos de vivir el hoy, y de construir el mañana.

Tomando en cuenta estas premisas, entendemos que aprender del pasado mientras recordamos, puede ser positivo y enriquecedor.

Si somos personas que ya pasamos el meridiano de nuestras vidas, vale la pena mantener un enfoque POSITIVO todo el tiempo, así que gocemos nuestros recuerdos, y vamos a preguntarnos: ¿Qué hice yo para que las cosas salieran bien y fueran tan gratas? Eso me dará la pauta de volver a recrear las acciones que condujeron a ese resultado positivo. También se puede aprender de lo positivo, no solo de nuestros errores.

Distribuir el tiempo entre “recargar pilas” con la energía positiva de los recuerdos, el vivir a plenitud el día de hoy, mientras construimos un mañana mejor para nosotros, los nuestros, la humanidad, es esencial para seguir un proceso evolutivo sano.

Cuando una persona deja de VIVIR, y se dedica a SOBREVIVIR nada más, sin tener un objetivo claro de PARA QUÉ ESTÁ EN ESTE MUNDO, si carece de un PROYECTO DE VIDA y un PROYECTO DE MUERTE, es simplemente un cuerpo sin alma ni espíritu, un cadáver viviente.  Esta condición no es exclusiva de la vejez, también hay personas jóvenes que transitan así por este mundo.

Estamos por cerrar un año más.  Puede ser un momento propicio para modificar nuestro Proyecto de vida, diseñar uno si aún no lo hemos hecho, tomar consciencia de si estamos viviendo o vegetando, de lo que queremos ser y hacer el día de mañana, de empezar a construir nuestro futuro, sin esperar a que Dios se ocupe de él.  Él ya nos dio el libre albedrío y muchas herramientas para que asumamos esa responsabilidad.

¡Productivas reflexiones de fin de año llenas de amor, logros, y planes positivos para el futuro!

 

Enero 1 del 2017

¡Estrenamos año!

Finalmente, después de un agitado diciembre, estamos empezando un nuevo año en nuestro camino hacia la meta final: la muerte. A muchas personas no les gusta pensar que ESA es la meta final de sus vidas, y malgastan su tiempo en evadir la certeza de que nuestra vida se acabará, en esta dimensión, en algún determinado momento.

Tomemos conciencia de lo valioso que es nuestro tiempo. El minuto que pasó ya no lo podemos volver a vivir. ¿Convendrá acaso planear cómo aprovechar todo lo que vivimos, doloroso o agradable, para crecer y evolucionar como seres humanos privilegiados?  Yo creo que sí. Piénselo ustedes.

No podemos evitar el dolor que sentimos por la muerte de un ser querido, o por alguna pérdida significativa, que nos sume en un estado alterado de conciencia momentáneamente, y si podemos encontrar el sentido de ese dolor, la enseñanza que nos puede dejar si asimilamos la experiencia con ánimo de aprender. La muerte de ese ser querido tiene un significado, un mensaje, un legado. Tomemos la estafeta y permitamos que su espíritu forme parte de una nueva narrativa en nuestra vida.

Para todos los que no festejaron diciembre y vivieron durante este mes experiencias y pérdidas dolorosas, un abrazo solidario. Que Dios traiga paz a su corazón y luz a su mente.

Los demás que estamos vivos y gozamos del privilegio de tener una mente que puede funcionar de una manera productiva y sana, es el momento de echarla andar para dos cosas:

  • Dar gracias por todo lo que SÍ tenemos: techo, comida, un cuerpo completo, una mente que funciona, familia, amigos, patria, etc.
  • Revisar, actualizar y/o diseñar nuestro Proyecto de Vida personal.

Dejar pasar los días como las cuentas de un rosario, al mismo tiempo que hacemos una lista de buenos propósitos igual a la de años anteriores, es no vivir, es vegetar.

 

 

 

 

 

 

 

 

nuevos libros

carátula Proyecto de vida

La mayoría de las personas desconocen cuál es su Misión en esta vida, no han diseñado un proyecto por escrito de lo que quieren lograr, y no conocen a fondo su potencial para alcanzarlo.

Aquí encontrarás orientación sobre cómo ser un Triunfador, sin importar si tienes 20, 50, 60, o más años, herramientas para conocerte a fondo, y elementos básicos para planear tus metas, organizarlas, establecer parámetros para que veas tu avance y coordinarte con las personas que pueden facilitar tu desarrollo.

Tú eres el dueño de tu vida, el capitán de tu barco, el responsable de cómo utilizas el tesoro invaluable del enorme potencial de tu cerebro.

Miles de personas ya han aplicado este formato para diseñar un Proyecto de vida personal para triunfar, ya que, además, facilita el crear un Proyecto de pareja y un Proyecto de familia.

 

¿ SATURACIÓN O EVASIÓN ?

Conozco una señora de mediana edad que ha asistido a casi todos los cursos de “Superación personal”, “Evolución”, “Desarrollo humano”, “Crecimiento espiritual”, etc., etc., etc., que se han impartido en México y los Estados Unidos en los últimos 30 años.

Esto conlleva un eclecticismo que puede ser muy útil cuando se practica con asertividad y sentido común y, que en caso contrario, conduce a una mezcolanza de teorías, algunas de las cuales son contradictorias entre sí, que generan una gran confusión intelectual.

¿Cuál ha sido su objetivo real? ¿Justificarse ante los demás, y ante sí misma, y demostrar que está en la búsqueda de mejorar? Conste que no digo que esté en el proceso de solucionar, resolver, mejorar, cerrar círculos emocionales abiertos. Uno puede pasarse la vida buscando algo sin encontrarlo. El objetivo es buscar, no encontrar ni resolver lo que sea conveniente en ese momento y lugar.

¿Evadirse por medio de la intelectualización y la racionalización para no confrontar las heridas no cicatrizadas de su pasado porque el miedo supera la voluntad de terminar con un dolor que sirve para expiar alguna culpa no admitida conscientemente? Esto pueden hacerlo aunque asistan a cursos de “Constelaciones, Gestalt, Tanatología, etc., en los cuales lloran a mares para ser consoladas y apoyadas en su patología.

Tal vez ustedes conozcan a alguien así también. Llevadas las cosas al extremo, se autodenominan “sanadoras”, “hablan con los ángeles y con los muertos”, etiquetan a las personas en cuestión de minutos con la clasificación de la última teoría que han conocido, embaucan a personas ignorantes o vulnerables que están cerca de ellas, ya sea para lucrar, o para reafirmar su autoestima y sentirse superiores.

¿Qué conviene hacer si estamos en la evasión?

  • Buscar una asesoría profesional ética y responsable.
  • Trabajar hasta resolver lo que sea necesario para crecer en todos los aspectos.
  • Evitar estudiar y aprender más teorías, asistir a un curso tras otro, leer muchos libros que justifiquen una Posición Existencial negativa (AT).
  • Utilizar la energía para salir de la evasión.
  • Manejar las emociones displacenteras que nos tienen atrapados.
  • Procesar los sentimientos negativos que nos afectan en todos los roles de nuestra vida.
  • Cerrar los duelos pendientes.
  • Diseñar un Proyecto de Vida Personal.
  • Vivir plenamente cada minuto de nuestra vida.

 

CERRAR HERIDAS

Ayer recibí una gran satisfacción: constatar que una alumna va viento en popa hacia el logro de sus metas de vida, relajada, segura, firme.

Hace unos meses tenía una herida abierta por la pérdida de sus padres y por ello me pidió asesoría. Su dedicación, compromiso, entrega a la tarea, claridad de mente y honestidad emocional, hicieron el resto.

Ya está elevando el vuelo y trabajando para trascender, viviendo plenamente cada día su Proyecto de vida, y ello me llena de satisfacción y alegría.

En cambio, una antigua “fan”, que me echaba porras todos los días, en cuanto le planteé la alternativa de dejar de emplear su tiempo y energía en juegos psicológicos y confrontar su realidad, “salió por piernas” y no he vuelto a saber de ella.

Cada quien tiene su momento para crecer, para aprender de los errores del pasado y seguir avanzando hacia la Meta final, con un PROYECTO DE VIDA ESCRITO, que sirva para analizar y evaluar los avances y el cumplimiento del objetivo central: cumplir con su MISIÓN DE VIDA.

Para todas las personas que me han permitido acompañarlos en un tramo del camino de su vida, así sea el final hasta abrazar la muerte con paz y tranquilidad, les agradezco su confianza y el haberme enseñado tantas cosas, útiles para mí algunas, y que incrementaron mis herramientas para dar apoyo a los demás.

CÁNCER

Palabra que genera una sacudida en nuestras vidas que llega hasta lo más hondo de nuestro ser.

Nos impacta igual que se presente en cualquiera de los órganos o tejidos de nuestro cuerpo, porque tenemos la sensación de estar contaminados y sucios, e inmediatamente, la asociamos con la palabra muerte.

Lo más inteligente es evitar ser víctimas del cáncer y, para ello hay muchas medidas preventivas, no sólo la revisión periódica de nuestro cuerpo por los especialistas, análisis, estudios radiológicos, etcétera, sino el evitar los factores comúnmente asociados a la enfermedad, el primero y más importante, nuestro sistema inmunológico.

Si nuestras defensas están bajas, podremos contraer cualquiera de los virus, bacterias, microbios, que pululan en el ambiente. Si nuestra salud es óptima, no sólo la salud física, sino también la mental, psicológica, emocional y espiritual, será muy difícil que nos enfermemos, aun cuando tengamos propensión genética a determinados padecimientos.

Esa es nuestra principal meta: vivir una vida de calidad en todos los sentidos, con lo cual evitaremos enfermarnos.

Ahora que si ya me diagnosticaron algún tipo de cáncer, en cualquier fase, lo que me conviene es luchar con toda mi energía física, mental, psicológica, emocional y espiritual para erradicar el mal de mi cuerpo.

Una de las vías puede ser revisar cuáles fueron los factores que causaron que mi sistema inmunológico bajara, tras lo cual yo modificaré, incrementaré, sustituiré, incorporaré, lo que sea necesario para encontrar el equilibrio total de la salud en todos mis campos energéticos. Esto es necesario hacerlo en forma intensiva y con premura.

Se habla de factores comunes en muchos casos, como pueden ser:

• estrés intenso y sostenido en el tiempo que no se maneja en forma asertiva,

• agotamiento emocional que deviene de reprimir nuestras emociones y aparentar sentir lo que los demás esperan de nosotros,

• albergar por mucho tiempo sentimientos negativos que terminan por corromper no sólo nuestro ánimo, sino nuestro organismo también.

Identificarlos y modificarlos será la llave hacia la salud. Utilizar los mecanismos defensa mentales como la intelectualización, racionalización, proyección, represión, etcétera, sólo nos mantiene en un juego psicológico mientras el cáncer avanza sin perder su ritmo.

He sido testigo de muchos casos en que personas, con un diagnóstico de cáncer en fase 3 y 4, que se rescatan a sí mismos, no sólo logran que la enfermedad entre en remisión, sino que, en ocasiones, desaparezca. Ellos cambiaron su Argumento de vida por un Proyecto de vida, rescataron sus valores y vivieron de acuerdo a ellos, contactaron con su fuente de Poder interno y su espiritualidad, modificaron sus patrones mentales anacrónicos y nocivos, con lo que generaron una actitud positiva, no sólo de sobrevivientes de cáncer, sino de triunfadores en la vida.

Abril 18 del 2015