Archivo de etiquetas| problemas

# YO ME QUEDO EN CASA

En muchos lugares del mundo, y lo más probable es que pronto pase lo mismo en México, los gobiernos han decretado que las personas se queden en casa para evitar que siga propagándose el coronavirus, causa de la pandemia que nos afecta a todos.

Un poco en broma se comenta que la convivencia forzada, en espacios reducidos, puede causar fricciones entre los miembros de una familia, pareja o grupo. Esto es una realidad, no una broma, por lo que conviene pensar en opciones para evitar esos roces.

Nosotros hemos pensado en algunos que se pueden aplicar siempre y cuando sea posible por espacio, número de personas, condiciones de la vivienda, etc:

  • Que cada uno de los miembros de la familia tenga un lugar “privado” donde pueda aislarse del grupo, por ejemplo, los chicos pueden quedarse en su recámara, donde podrán escuchar música con audífonos o sin que salga el sonido a los demás espacios.
  • Si no es posible asignar un lugar para cada uno, pueden asignarse horarios para el mismo espacio; el marido podrá aislarse en la recámara unas horas al día y, en forma equitativa los demás harán lo mismo, ya sea para echar una siesta o leer sin ser interrumpido.
  • La casa o departamento (piso), a menos que se cuente con una plantilla de sirvientes, requiere ser limpiada y conservada en orden, y esto es responsabilidad de TODOS, sin caer en roles estereotipados o fuera de este contexto: hacer la limpieza, guisar, poner la mesa, lavar los platos, lavar la ropa, sacar la basura, etc., es conveniente dividirlo entre todos en una sesión donde todos participen, y se elabore una lista que se pega a una pared donde todos la vean.
  • El acceso a la televisión también se “negociará” entre los adultos, dejando un lapso de unas dos horas para programas infantiles supervisados.
  • Desempolvar barajas y juegos de mesa es muy útil para pasar el rato. Se pueden hacer mini-torneos de dominó o ajedrez donde se designe un estímulo para el que gane. Hay juegos de mesa sobre los virus donde los niños pueden aprender mucho.
  • Los padres, abuelos, hermanos mayores, pueden ayudar a los menores a ejercitar su capacidad para leer, hacer sumas y restas (ecuaciones algebraicas), redactar cuentos.
  • Se pueden hacer concursos sobre deletrear palabras, nombrar capitales de los países, nombres de los ríos, etc. También se les puede pedir lean una página y que expliquen lo qué entendieron (lectura de comprensión), y de ahí añadir una anécdota que facilitará el que ellos recuerden lo que leyeron y se diviertan.
  • LA PALABRA CLAVE ES: RESPETO
  • ES MUY IMPORTANTE MANTENERSE OCUPADOS Y DIVERTIDOS LO MÁS POSIBLE
  • Practicar técnicas de relajación, meditación y yoga es muy útil en estos casos.
  • También existe la posibilidad de hacer ejercicios de introspección que veremos más adelante.

Este encierro obligado puede ser una oportunidad para descubrir cosas en nosotros mismos y en los demás que, por vivir tan de prisa, a veces las ignoramos. Todo sucede PARA ALGO. Aprendamos algo de esta experiencia.

 En Esta dirección pueden encontrar muchos juegos de mesa y didácticos, que les envían a casa:

 https://tranjisgames.com/puntos-de-venta/

 La matriz está en España, y los envían a todas partes del mundo.

Abril 23 del 2014

Renovación 114

En algunas ocasiones tendemos a entrar en juegos psicológicos, ya sea que los iniciemos nosotros, o “aceptemos” la invitación para participar en alguno.

Recordemos cuántas veces ha llegado alguien, que de antemano conoce nuestra debilidad por ocuparnos de los asuntos de los demás, de esforzarnos más allá de nuestro propio bienestar para encontrar soluciones a lo que les pasa a los otros, y nos relata sus penas, incluyendo lágrimas y suspiros. De inmediato le decimos: “Espera, eso tiene solución, vamos a ver esto, o vamos a hacer lo otro”.

Ya dijimos vamos. Ya hicimos nuestro un problema que no lo es. La otra persona no nos pidió ayuda en forma directa, nosotros nos propusimos como “salvadores”, para que resolviera su situación. Eso es un juego psicológico.

Lo sano es esperar a que nos pidan ayuda y nos digan lo que necesitan y lo que esperan de nosotros, y que respondamos con toda asertividad si podemos brindarles “esa ayuda”, no otra, no la que nosotros pensamos es lo que él o ella debe de hacer. Hasta ahí. No más.

Cargar con los problemas de los demás puede ser una manera de evitar mirar los nuestros y avocarnos a resolverlos.

Vale la pena observar si nosotros somos los que andamos buscando que nos rescaten, nos den ayuda sin pedirla, con miradas o comentarios lastimeros, para no iniciar este tipo de juego psicológico.

“Seamos honestos con nosotros mismos y con los demás”.

ENERO 4 DEL 2014

RENOVACIÓN.
El número cuatro se asocia con el sentido práctico. Ahí tenemos un mensaje. Otro es el número del día de hoy = 3 que se asocia con el gozo o placer. Puedes elegir uno de ellos o utilizar ambos para lo que quieras hacer hoy.

Ya amaneció, dimos las gracias por estar vivos (o por alguna otra cosa que a ti te interese), has decidido tenerte paciencia, relajarte al menos unos minutos al día, ahora vamos a ser pragmáticos.

Revisa tus objetivos y metas para este año bajo ese prisma. Sé realista. Define, concreta, precisa, qué quieres hacer, en cuánto tiempo, cómo vas a lograrlo, cuáles son los recursos materiales, físicos, mentales, espirituales, que requieres para alcanzarlos, quién te va a dar retroalimentación, apoyarte en el camino, dónde los vas a llevar a cabo y cómo vas a medir tu avance.

Nada de buenas intenciones: adelgazar, hacer ejercicio, llevar la fiesta en paz, no enojarme, beber menos alcohol, etc. Define lo que vas a hacer con un enfoque práctico, realista.

Si eres alcohólico, recuerda que el alcoholismo es una enfermedad progresiva y mortal. No es un vicio. Es una adicción que, en muchas ocasiones, se dispara con más facilidad si hay una predisposición genética. Busca ayuda en Alcohólicos Anónimos (AA)que, según muchos especialistas, es la forma más segura de controlar el alcoholismo. Ya sabes que no hay cura y el que el alcoholismo se puede controlar. Pide a tus familiares que acudan a los grupos de ALANON, donde pueden aprender a manejar su codependencia. Todos pueden leer y trabajar un libro de AA titulado VALOR PARA CAMBIAR, que cuesta muy poco dinero y vale oro. Puedes empezar tu Programa de los Doce Pasos HOY.

Enfrentar muchos problemas al mismo tiempo puede ser desgastante, y se corre el riesgo de no lograr resolver ninguno. Elige el que más se te facilite, el que menos resistencia al cambio te presente, o el que genere más peligro para tu sobrevivencia. Así, cuando veas que lo estás logrando, empiezas el segundo y luego el tercero.

Pretender decir que vas a adelgazar 30 kilos, dejar de fumar, no beber alcohol si eres adicto, cambiar tu presencia, estudiar, trabajar y ganar mucho dinero, todo al mismo tiempo, puede ser una trampa. Lo más delicado ahí sería controlar la enfermedad del alcohol, con lo que vas a fortalecer tu autoestima. Cuando ya estés en el camino, puedes elegir si dejas de comer en exceso o dejas de fumar. Las dos son adicciones orales. Una a la vez, por favor.

Busca ayuda de grupos especializados gratuitos y/o de un médico especialista, psicólogo, psiquiatra, bariatra.Recurre a tu intuición, a tu Pequeño Profesor en AT, para que sepas por dónde puedes iniciar tu camino.

Dentro de ti están todas las respuestas. Acalla tu mente. Aléjate del ruido exterior y echa un clavado al interior de tu esencia, de tu fuente de energía, conéctate con la energía universal y establece un flujo armónico que te lleve hacia el bienestar. Puedes hacerlo. Es la tarea de hoy.