Archivo de etiquetas| pragmático

Marzo 21 del 2014

Renovación 81

Hemos hablado de hacernos responsables de la forma en que nos relacionamos con nuestros familiares y conocidos, y tomar decisiones sobre poner límites o alejarnos si la relación es destructiva y nociva.

Esas decisiones se basan en un análisis objetivo, asertivo, pragmático de la personalidad de cada uno y sus acciones. No nos inclinamos por una opción determinada porque la otra persona “me cae bien” o es simpático, ni por lo opuesto en el caso de que alguien nos sea muy antipático.

El análisis que realizamos es objetivo, no subjetivo, por lo tanto no hay emociones ni sentimientos involucrados en la toma de decisiones.

Si una persiona vivió muchos años en un matrimonio disfuncional y formó una familia disfuncional, en la que fue víctima de abuso emocional y psicológico, no es suficiente con alejarse sin tomar acciones definitivas para poder mantener un vínculo enfermizo con el conyuge, y pasar 10 o 15 años “separada”. Se requiere una ruptura total, un divorcio físico, legal, moral, mental, económico, intelectual, emocional, social, sexual, para cerrar ese ciclo, extraer el aprendizaje inherente a esa etapa, vivir y elaborar el duelo de pareja, y seguir avanzando sin ningún lastre emocional al respecto.

Otro ejemplo, si uno de nuestros amigos comete varios delitos de fraude, estafa o robo, no es sano seguir esa relación y “sermonearlo” para que cambie, y mucho menos «prestarle» dinero a cada rato (el cual ya sabemos no nos va a pagar), para que cubra algunas deudas, porque con esto estamos favoreciendo que siga en su patología y no aprenda de las consecuencias negativas de sus acciones negativas.

Darle a conocer algunas instituciones o especialistas que le puedan prestrar apoyo para rehabilitarse puede ser útil, y eso es todo. Nos alejamos de él, o de ella, y no invertimos nuestra energía en andar de “salvadores” de una persona que no quiere salir adelante ni enderezar el rumbo, ni utilizamos nuestro dinero en reforzar patologías ajenas.

Voy a analizar en forma objetiva si estoy jugando a ser salvador o salvadora de alguien que no quiere modificar los patrones de conducta erróneos que está siguiendo”

ENERO 4 DEL 2014

RENOVACIÓN.
El número cuatro se asocia con el sentido práctico. Ahí tenemos un mensaje. Otro es el número del día de hoy = 3 que se asocia con el gozo o placer. Puedes elegir uno de ellos o utilizar ambos para lo que quieras hacer hoy.

Ya amaneció, dimos las gracias por estar vivos (o por alguna otra cosa que a ti te interese), has decidido tenerte paciencia, relajarte al menos unos minutos al día, ahora vamos a ser pragmáticos.

Revisa tus objetivos y metas para este año bajo ese prisma. Sé realista. Define, concreta, precisa, qué quieres hacer, en cuánto tiempo, cómo vas a lograrlo, cuáles son los recursos materiales, físicos, mentales, espirituales, que requieres para alcanzarlos, quién te va a dar retroalimentación, apoyarte en el camino, dónde los vas a llevar a cabo y cómo vas a medir tu avance.

Nada de buenas intenciones: adelgazar, hacer ejercicio, llevar la fiesta en paz, no enojarme, beber menos alcohol, etc. Define lo que vas a hacer con un enfoque práctico, realista.

Si eres alcohólico, recuerda que el alcoholismo es una enfermedad progresiva y mortal. No es un vicio. Es una adicción que, en muchas ocasiones, se dispara con más facilidad si hay una predisposición genética. Busca ayuda en Alcohólicos Anónimos (AA)que, según muchos especialistas, es la forma más segura de controlar el alcoholismo. Ya sabes que no hay cura y el que el alcoholismo se puede controlar. Pide a tus familiares que acudan a los grupos de ALANON, donde pueden aprender a manejar su codependencia. Todos pueden leer y trabajar un libro de AA titulado VALOR PARA CAMBIAR, que cuesta muy poco dinero y vale oro. Puedes empezar tu Programa de los Doce Pasos HOY.

Enfrentar muchos problemas al mismo tiempo puede ser desgastante, y se corre el riesgo de no lograr resolver ninguno. Elige el que más se te facilite, el que menos resistencia al cambio te presente, o el que genere más peligro para tu sobrevivencia. Así, cuando veas que lo estás logrando, empiezas el segundo y luego el tercero.

Pretender decir que vas a adelgazar 30 kilos, dejar de fumar, no beber alcohol si eres adicto, cambiar tu presencia, estudiar, trabajar y ganar mucho dinero, todo al mismo tiempo, puede ser una trampa. Lo más delicado ahí sería controlar la enfermedad del alcohol, con lo que vas a fortalecer tu autoestima. Cuando ya estés en el camino, puedes elegir si dejas de comer en exceso o dejas de fumar. Las dos son adicciones orales. Una a la vez, por favor.

Busca ayuda de grupos especializados gratuitos y/o de un médico especialista, psicólogo, psiquiatra, bariatra.Recurre a tu intuición, a tu Pequeño Profesor en AT, para que sepas por dónde puedes iniciar tu camino.

Dentro de ti están todas las respuestas. Acalla tu mente. Aléjate del ruido exterior y echa un clavado al interior de tu esencia, de tu fuente de energía, conéctate con la energía universal y establece un flujo armónico que te lleve hacia el bienestar. Puedes hacerlo. Es la tarea de hoy.

SEGUNDA PUERTA (3)

EL OPTIMISMO (3)

Ya vimos que el pesimismo es negativo e impacta nuestro bienestar y salud mental y física. Veamos ahora qué es el seudo-optimismo, al que también se le llama optimismo ficticio o falso optimismo, que es producto de negar:

  • la existencia del problema,
  • la importancia del problema,
  • la propia capacidad para solucionar el problema.
  • La responsabilidad sobre el problema

Quiero compartir una definición que utilizo en mis cursos:

– ¿Qué es un problema?

–  Un problema es una situación para la que mi cerebro no tiene respuesta en este momento.

1.- La palabra problema genera cierta predisposición en las personas, por lo que, si la cambiamos por el término situación, le quitamos la carga negativa.

2.- Al decir mi cerebro estoy ubicando que soy yo quién puede encontrar la respuesta, utilizando las funciones superiores del cerebro.

3.- Al mencionar respuesta, está implícito que existe una.

3.- Cuando decimos: en este momento, queda establecido que la respuesta puedo encontrarla en otro momento.

Así, con tan sólo una definición, tomo conciencia que estoy ante una situación para la que no tengo, en este momento, una solución y estoy aceptando la responsabilidad de buscarla en una forma racional. Los invito a utilizar este concepto.

El “exceso de optimismo puede estancarnos en la negación, hacernos incurrir en el pensamiento mágico de que las cosas se van a resolver por sí mismas, propiciar que optemos por la ingenuidad, o delegar en un Poder Superior la solución que no queremos o no sabemos tomar, por lo cual es negativo también.

Lo sano es un optimismo realista porque nos ayuda a:

  • Encarar la realidad con sus aspectos positivos y negativos.
  • Ser objetivos.
  • Analizar la situación desde diferentes puntos de vista.
  • Localizar el origen, la causa del problema y los efectos que acarrea.
  • Buscar opciones para resolverla.
  • Aceptar que se tiene la capacidad para salir adelante.
  • Facilitar el que enfrentemos la situación.
  • Aceptar nuestra responsabilidad en la generación del problema y/o en su solución.
  • Facilitar el que podamos encontrar aspectos positivos del momento, circunstancia, personas involucradas, etc.
  • Pensar que el dolor y/o el problema son pasajeros.
  • Encontrar el aprendizaje en la vivencia adversa.

Vale la pena hacer una reflexión sobre la manera en que enfrentamos las situaciones difíciles o dolorosas en nuestra vida, qué mecanismos de defensa utilizamos, y si sabemos ser objetivos,  pragmáticos, realistas y OPTIMISTAS, o si nos conviene generar algunas modificaciones en nuestra forma de encarar la realidad.