Archivo de etiquetas| Poder Superior

Diciembre 31 del 2014

Fin de una etapa.

Hemos recorrido un largo camino durante un año, en el que ha habido dolor, pesadumbre, miedo, dolor, así como alegría, júbilo, esperanza, amor, valor y entereza. Es como un mosaico multicolor con toda la gama del arcoíris.

Muchos de nosotros podemos tener asuntos pendientes de resolver todavía. Estamos en ello. Ya pusimos las bases, los cimientos, ya aprendimos a confiar en nuestro Poder Superior, ya sabemos que todo sucede PARA ALGO y, por tanto, puede sernos útil para aprender y crecer.

Vamos a retomar los capítulos que refuercen nuestra voluntad y entusiasmo al azar o por la fecha en que se escribieron.

Sigamos con nuestras afirmaciones todos los días, cuantas veces sea necesario.

Hagamos una pausa y relajémonos para hacer un ejercicio:

• Cerremos los ojos y visualicemos lo que queremos lograr en el 2015, por supuesto, dentro de la lógica y la asertividad.

• Cada cosa estará ya culminada y nos llenará de alegría el haberlo logrado.

• Observemos con detenimiento cada detalle de esa imagen.

• Sintamos en nuestro cuerpo la alegría y el placer de haberlo logrado.

• Escuchemos el reconocimiento (interno o externo) por lo que realizamos.

• Sintamos el sabor del triunfo y disfrutémoslo.

• Demos las gracias por haberlos logrado.

• Guardemos esa imagen en nuestra mente y nuestro corazón. Ya está en nuestro disco duro.

• Abramos los ojos y vamos a disfrutar la vida, en el aquí y el ahora. Nos lo merecemos.

Noviembre 4 del 2014

Renovación 308

Ya evaluamos nuestras opciones para tomar determinada decisión y tenemos miedo de que no sea el momento oportuno para llevarla a cabo.

Todo lo que ha pasado en nuestra vida sucedió para algo y en el momento oportuno, para que seamos hoy la persona que somos, probablemente más preparados y evolucionados que nuestros padres y antecesores.

Demos gracias porque hemos aprendido del dolor y de los tropiezos que tuvimos en el pasado. Hemos asimilado toda la sabiduría que las experiencias pueden brindarnos.

Hoy puede ser el momento perfecto para tomar decisiones si ya evaluamos las consecuencias, el costo y nuestra preparación para llevarlas a cabo. Cuando todo se conjunta hacia un mismo fin, en armonía, es que es el momento de avanzar, de vencer retos, de poner en práctica todo lo que hemos venido puliendo a lo largo de este año de renovación.

Hoy es el momento perfecto para dar lo mejor de nosotros mismos al mundo y a los demás.

Hoy es el momento perfecto para unirnos con nuestro Poder Superior, Dios, Jehová, Buda, Alá, Energía Cósmica, o como le llamemos, en una comunión hacia la trascendencia.

Octubre 4 del 2014

Renovación 278

Cuando nuestra vida está comprometida, o en riesgo, no podemos darnos el lujo de lamentar lo que hicimos erróneamente en el pasado, es indispensable tomar las riendas de nuestra energía y dedicarnos a construir el futuro.

Es importante reconocer nuestros errores y aprender de ellos. Lo que no podemos es ponernos a llorar sobre el cadáver de nuestra relación de pareja, sobre los sueños que no realizamos o hipotecamos mediante el autoengaño, para cubrir el miedo al triunfo que nos rebasaba.

Empecemos a tomar la primera decisión definitiva:
¿Quiero vivir o morir?

Si ya estamos en riesgo de perder la vida, no hay medias tintas. Lo que hemos hecho hasta hoy no ha funcionado. Vamos a implementar medidas nuevas, diferentes, innovadoras, para tener resultados favorables.

Es probable que nuestra energía esté mermada por haberla utilizado para sostener el autoengaño durante mucho tiempo, y por un diagnóstico brutal de una enfermedad, o una situación terminal, que nos enfrentó a una realidad no esperada.

Vamos a reunir toda la energía que podamos y a dirigirla a poner en práctica acciones que conduzcan a la vida:

• Encontrar nuestra fuente de poder interno.

• Conectarnos con nuestro Poder Superior.

• Tener FE.

• Pensar en forma positiva todo el tiempo.

• Manejar nuestras emociones displacenteras.

• Procesar y eliminar los sentimientos negativos, entre ellos, el más perjudicial de todos: EL RENCOR.

* Practicar el perdón.

• Dejar ir el pasado.

• Vivir el hoy a plenitud.

• Recuperar y conservar día a día nuestra salud mediante una alimentación equilibrada, ejercicio y descanso.

• Hacer algo por los demás.

• Soñar un mañana mejor.

Septiembre 4 del 2014

Renovación 248

Si sentimos que los problemas, o la situación que estamos viviendo, nos rebasan, es el momento de hacer un alto en el camino y entrar en contacto con nuestro Poder Superior.

A este Poder Superior llamémosle Dios, Jehová, Buda, Alá, Energía Cósmica, o de cualquier otra manera que nos sea cómodo.

No importa nuestra nacionalidad, raza o credo para poder creer en un Poder Superior.

Lo importante es aceptar que es una entidad:

• omnipotente (todo lo puede),

• omnipresente (está en todo momento y lugar),

• eterna (ha estado y estará siempre),

• infinita (no tiene principio ni fin).

Algunas creencias pretenden concebir a Dios a semejanza de nosotros los hombres y, por lo tanto, piensan que juzga, castiga, pone a prueba, lleva cuentas de todo lo “malo” que hacemos para ajustar cuentas al final y mandarnos a sufrir por una eternidad, o vivir re-encarnaciones que impliquen pagar lo malo que hicimos en esta vida.

Algunos preferimos pensar en un Dios-Amor que siempre está ahí para que encontremos consuelo, orientación, apoyo, iluminación, bondad, perdón, alegría, placer, bienestar, amor.

Dios es omnipresente, está en todo lugar, por lo tanto está dentro de nosotros, forma parte de nosotros y nosotros formamos parte de Él. Podemos comunicarnos con Él las 24 horas del día, en cualquier momento y lugar.

Para comunicarnos con el podemos recurrir a la oración, que es hablar con Dios libremente. Rezar es repetir oraciones o frases específicas.

En nuestro proceso de salir de la co-dependencia, es muy importante estar en contacto con la fuente de Energía interna en forma continua.

Seamos uno con la Energía total, con el Dios-Amor.

Agosto 15 del 2014

Renovación 228

Puede haber personas que no nos acepten, tengan envidia o celos de lo que somos, tenemos, o hemos logrado.

Eso no podemos evitarlo. Lo que si podemos es impedir que su animosidad nos afecte.

Si permitimos que lo que piensen o sientan los demás nos afecte es porque estamos dándoles el poder sobre nuestras vidas.

Yo soy responsable de lo que pienso, siento, y de la forma en que actúo. Los demás, lo son de sus pensamientos, sentimientos y actos.

Mantener una distancia sana y practicar la asertividad cuando sea necesario hablar con ellos, evitará que el ambiente se enrarezca con su presencia.

Asumir nuestra responsabilidad en lo que sentimos y pensamos, y modificar lo que sea necesario para poder actuar en una forma asertiva y congruente, es indispensable para nuestra salud mental.

Incrementar nuestra autoestima reconociendo nuestros logros, nuestro esfuerzo, todo lo positivo que hay en nuestra vida, va a fortalecernos.

Aplicar la Inteligencia emocional en un ejercicio de empatía puede ayudarnos a comprender por qué somos el blanco de los celos o envidia de esa persona.

Finalmente, vamos a conectarnos con nuestra fuente de Poder interno: Dios, Poder Superior, Energía Universal, o como la llamemos, y vamos a enviarle a la persona afectada un pensamiento positivo o una oración, por ejemplo, al hablar con Dios podemos decir:
“Llena su corazón de paz”.

“Que la luz del entendimiento llegue a su mente”.

“Ayudala a que deje de sufrir”.

“Que encuentre el camino del amor y la armonía”.

El DAR nos conecta con las fuerzas positivas del universo y nos beneficiará en todos los planos.