Archivo de etiquetas| perseverancia

Bomba de tiempo

Vivimos en una forma acelerada, el tiempo no alcanza para todo lo que pretendemos hacer en 24 horas, tal vez si existiesen días de 30 horas, lograríamos terminar nuestros asuntos pendientes. Si a eso le agregamos que los niños, que son una fuente de alegría y satisfacciones en ocasiones, la mayor parte del tiempo están probando hasta dónde llegan sus límites y encuentran a unos padres estresados, con poca paciencia, cansados, la situación se convierte en una bomba de tiempo.

Tenemos la tendencia a dejarnos llevar por los impulsos, y al tratar a nuestros hijos, repetimos muchas veces conductas erróneas que conllevan la falta de respeto hacia ellos, el ponerles etiquetas que los pueden llegar a marcar de por vida e, inclusive, podemos caer en la violencia y golpearlos.

Es probable que éste sea un patrón que aprendimos de nuestros padres y que hemos aplicado en la oficina, en nuestro trabajo, con nuestras amistades y vecinos, para ejercer el control.

Los padres agresivos se muestran satisfechos de lo sumisos y obedientes que se muestran sus niños, nada más que con ese control tiránico los alejan y pierden su confianza, demeritan su autoestima y puede ser que los orillen a buscar fugas para una realidad que los hiere y los lastima, y ya sabemos que hay tres tipos de fuga: la líquida, la sólida y la gaseosa, o sea, el alcohol y las drogas ingeridas, el exceso en la alimentación, y todo tipo de drogas inhaladas, además del tabaco.

La disciplina es una cadena de dos puntas. La ejercen y acatan las dos partes, unos como padres y otros, como hijos. La perseverancia, la consistencia, la congruencia, la paciencia, el respeto, son indispensables para aplicarla en forma positiva y asertiva.

Si les hablamos a los hijos con desprecio, comparándolos con sus hermanos o amigos, etiquetándolos con sobrenombres o adjudicándoles adjetivos calificativos negarivos como “inútil”, torpe”, “sucio”, “mentiroso”, estamos reforzando la conducta que queremos eliminar. Surte más efecto sembrar la conducta opuesta y cultivarla día a día.

Decirles “te lo dije” es parte de un juego psicológico al que el Dr. Eric Berne llamó “Te agarré desgraciado”(1). El escucharlo es irritante y genera un deseo de venganza y violencia que, si no pueden ejercer contra los padres, la aplicarán contra el perro, el gato, la mascota, el hermano menor, el primo que está de visita, etc.

Los niños aprenden jugando, eso es importante recordarlo. Ahora bien, es importante que aprendan que toda conducta tiene una consecuencia. Si la conducta es positiva, la consecuencia será positiva y, si por el contrario, la conducta es negativa, el resultado será una consecuencia negativa. No hablamos de castigos, sino de que los chicos aprendan a hacerse responsables de sus actos y de las consecuencias que estos traigan consigo.

Las consecuencias negativas se establecen desde el principio y se mantienen vigentes hasta que haya una negociación para modificarlas.

Recordemos la clave:

REGLAS CLARAS Y POCAS,   CONOCIDAS POR TODOS,   QUE SE APLIQUEN SIN EXCEPCIÓN.
Por supuesto que habrá ocasiones en que se puede ser flexible (una excepción, ocasionalmente). Si ya hay mucha rebeldía a ciertas reglas, vale la pena revisar si no son anacrónicas porque ya han pasado dos años, por ejemplo, lo que en un niño o joven es una eternidad porque ellos crecen por minutos. Es como si pretendiéramos que el chico utilice zapatos del 12 cuando su pie mide 16. Puede ser que su madurez sea mayor de la que nosotros queremos aceptar.

Es importante también que las reglas las apliquen “parejo” padre y madre (divorciados o no), abuelos, tíos, en fin, todos los que intervengan en el cuidado, educación y formación de los niños/jóvenes.

Hagamos de nuestra casa un hogar, un espacio de solaz y esparcimiento, de aprendizaje y de reposo cuando estamos cansados, de estímulo cuando andamos “ponchados”, de amor y aceptación incondicional.

Esperanza 2

Existen muchas frases, refranes y pensamientos de filósofos, escritores, poetas, estadistas, etc., sobre la esperanza. Vamos a reflexionar sobre algunas de ellas:

                 “Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

 Gibran Khalil Gibran (1883-1931), novelista y poeta libanés, de quien recomiendo todos sus libros, en los que encontramos poemas sobre los hijos, el matrimonio, la amistad, la locura, la vida, que son todo un tratado de filosofía, ciencia que puede conducirnos a la espiritualidad. 

 Muchas veces nos hemos encontrado en situaciones difíciles, complejas, dolorosas, donde el temor, las lágrimas, el dolor campean a sus anchas, sin importar edad, nacionalidad, raza, condiciones sociales o culturales, todos hemos vivido días o temporadas así.

Aquí en México hay muchos refranes que nos ayudan en este sentido: “Después de la tormenta, viene la calma”, “No hay mal que dure cien años”, “De lo perdido, lo que aparezca”, porque nos dan la certeza de que aunque estemos inmersos en el dolor o el desconcierto, esta situación no es para siempre, que viene “algo mejor” para nosotros en el futuro.  En el último refrán se abre la puerta a la posibilidad de que algo va a quedar de lo que hemos perdido: salud, estabilidad, equilibrio, energía espiritual.

 De este mismo autor, tenemos otra frase que quiero compartir con ustedes:

 “En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente”.

Cuando leí esto me acordé de cuando viví en el norte de la República Mexicana, en un pueblo pequeño, con muchas carencias y un clima inhóspito, ya que en verano era común que, durante la canícula, tuviéramos 45° / 50° a la sombra y, en invierno, se congelara el agua y el gas en las tuberías.  Yo era una joven urbana, capitalina, defeña, e ignoraba todo sobre la vida rural.  Al llegar el invierno aprendí que los árboles y arbustos se podaban y se envolvían en papel estraza y mucho periódico y el pasto del jardín se cubría con una gruesa capa de tierra con abono animal. Cuando llegaba la primavera, descubría uno los árboles y veía como surgían en ellos los brotes de ramas y capullos y, como se cubría el jardín con una capa de pasto verde intenso. Seguramente hoy día habrá otras técnicas más modernas, que serán igual de efectivas que aquéllas. Aprendí muchas otras cosas sobre la vida de diversos animales e insectos como los alacranes, vinagrillos, tarántulas, cara de niño, víboras y demás “visitantes”, contra los que se protegía uno, en parte, conociendo sus hábitos y ciclos.  En resumen, aprendí que tras el invierno, seco, árido, desagradable, venía un resurgimiento de la vida en todo sentido.

Respecto a la noche, sabemos que forma parte del día y que no dura 24 horas, si no más o menos doce, dependiendo si es verano o invierno. Esto sucede en la mayoría de nuestros países, ya que sabemos que hay zonas polares donde la noche y el día duran meses. El principio es el mismo: después de la noche, viene el día, no importa la duración.

También sabemos que cuando más oscuro está, es en las horas previas al amanecer. Esto es importante tenerlo en cuenta para mantener la esperanza de que si nuestro presente está nublado, ennegrecido por acontecimientos o situaciones adversas, viene un cambio positivo más adelante.

 “Donde una puerta se cierra, otra se abre”

 Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), escritor español autor de El Quijote, un libro que es conveniente leer y releer en distintas etapas de nuestra vida, ya que vamos a encontrar diversos mensajes que nos serán útiles, ya sea en la sabiduría rústica y veraz de Sancho Panza, o en la posibilidad de la fantasía como una manera de sublimar anhelos no realizados.

Pensar, y adoptar como creencia, que si un camino se acaba, otro empieza; que si pensamos que no tenemos salida de una situación, hay una opción que no hemos descubierto todavía y que está ahí esperando por nosotros, nos va a dar un respiro para renovar fuerzas y seguir luchando por aquello que deseamos mientras estamos inmersos en el dolor que, casi siempre, va aunado a la pérdida de la paz interior. Tómalo en cuenta cuando estés desesperado o desesperanzado.

Pon en práctica esta manera de vivir la esperanza. Sé realista y perseverante por muy difícil que sea la situación negativa que se te presente.

 

 

 

 

PUERTA 5: LA ESPERANZA

Si buscamos en el diccionario la definición de esperanza, vamos a encontrar lo siguiente:

  • Confianza en que ocurra (o en lograr algo) que se desea.
  • Virtud teologal que forma una trilogía con la fe y la caridad.
  • Valor humano universal.

¿Qué tan importante es en nuestras vidas?  Puede ser la diferencia entre vivir y morir, la salud y la enfermedad, la depresión y la estabilidad, la derrota y el triunfo.  El impacto de tener esperanza es enorme y determinante en nuestra calidad de vida y favorece el que podamos utilizar y/o aplicar otros valores como la paciencia, la perseverancia, la fortaleza.

Como tanatólogos sabemos que si un enfermo terminal, o en fase terminal, cae en la desesperanza, puede sumirse en una depresión profunda que empeore sus condiciones de vida.

En esos casos, cuando la vida parece haber perdido su significado, y nos damos cuenta que todo aquello por lo nos que hemos esforzado tanto en poseer: casas, autos, lujos, dinero, negocios, no nos sirven para recuperar la salud perdida, es muy importante encontrar la esperanza como el recurso que va a facilitar nuestro tránsito por el camino inhóspito y difícil que nos aguarda o por el ya estamos caminando.

No sólo en casos tan drásticos vemos la relevancia de la esperanza, sino en muchas circunstancias de la vida en que todo parece terminarse, en que todo sale mal, el panorama es de lo más oscuro e incierto, nos sentimos acorralados e impotentes ante fuerzas superiores a nosotros y, por lo tanto, no encontramos el significado de nuestra vida ni tenemos claro el para qué está sucediendo tal o cual cosa.  Cuando encontramos la esperanza y la alojamos en nuestro corazón, podemos con levantar la frente y continuar hacia adelante con un esfuerzo renovado y renovador, ya sea para lograr obtener un empleo, mejorar nuestros ingresos económicos, recuperar la salud física, mental y emocional, o acudir a la cita con la muerte con la sensación de haber cumplido nuestra misión en esta vida.

La esperanza no es el optimismo maníaco, no es fingir que no existen los problemas o las situaciones críticas y adversas o ignorarlas, es una forma de enfrentar estos para encontrar soluciones si las hay y, si no las hay, buscar nuevos caminos, una alternativa diferente o estudiar todas las opciones que podamos utilizar en cada caso, para salir delante de la situación en que estamos inmersos.

Esperanza es tener fe en que una fuerza de nuestro interior nos guiará de la oscuridad hacía la luz. Esa fuerza está unida, forma parte, deviene y busca su camino hacia la Luz. Saber aquietar el bullicio de la mente y escuchar esa voz interna puede ahorrarnos muchas lágrimas.  

La meditación es un recurso muy poderoso para este viaje interno, cada vez que tengas oportunidad, practícala, te asombrarán los resultados.

Si tú estás pasando por una situación crítica busca:

  • el sentido de para qué está sucediendo “eso” en tu vida.
  • cuál es el mensaje que trae consigo.
  • cuál es la lección que puedes aprender,
  • fortalece tu fe, tu confianza, tu optimismo asertivo.
  • escribe y/o lee cada mañana y todas las noches, tus afirmaciones.
  • revisa tu inventario de competencias.
  • consulta todo lo que conforma tus fortalezas, tus áreas positivas, tus logros, tus cualidades y virtudes.
  • rememora cada día una vivencia feliz, plena del pasado.

Recuerda que todo esto es conveniente hacerlo por escrito. Espero que tu cuaderno ya esté muy avanzado y me encantará recibir tus comentarios sobre ello.

absoluto de nuestro interior, la que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz. Cuando el amor profundo de tú vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas….. el mensaje no es que no te lo mereces….. el mensaje no es que no eres importante….. el mensaje es que tú mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas ó esperas, no lo veas como rechazo ó mala suerte…. simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas obtener de la vida. La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras distintas ó diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía, comprensión, ternura. Otros sobrevivimos día a día, semana a semana, mes a mes, y de año a año. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos con alegría, que la vida , con sus constantes alegrías, y sus penas, debe ser vivida a plenitud día a día. Día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, tenemos ese poder absoluto, gozando cada momento que nos ofrece la vida, y regocijándonos de cada sueño. Porque, cada día es nuevo y flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros más anhelados sueños, en un mundo futurista.

Alejandro y Alexandra

Alejandro y Alejandra, Alex, Alexis y derivados

Hoy es uno de los muchos días que celebran quienes se llaman Alejandro y Alejandra, Alex, Alexis y derivados.  Veamos algunos de ellos:

Popularmente se mencionan otras 48 fechas para festejar el onomástico de este nombre. Me conformo con las anteriores.

Alejandro es un nombre de origen griego que significa vencedor y también, el que protege. El  personaje más conocido con este nombre fue Alejandro Magno, aunque hubo Papas y otras figuras famosas que han pasado a la historia que se llamaban así.

Algunas características que se les atribuyen a quienes se llaman Alejandro (a), Alex, Alexander, Alexis, Jano:

  • se caracterizan por su gran creatividad intelectual y capacidad de razonamiento. 
  • Defienden sus opiniones con gran tenacidad.
  • Las pruebas existenciales los vuelven más sensibles.
  • Sus cambios repentinos de pensamiento los llevan a separaciones bruscas, e inclusive, precipitadas.
  • Son dinámicos en sus relaciones fraternales y amistosas.
  • Son perseverantes.
  • Les gusta innovar y realizar lo planeado.
  • Aprecian el ser asistidos y apoyados en sus tareas.
  • Se adaptan fácilmente.
  • Son joviales  y  generosos.
  • Les interesa lo que hace crecer a las personas.
  • Su pensamiento es firme y lo expresan en forma ágil, con capacidad analítica y tendencia a lograr la armonía.
  • Pueden destacar en profesiones como contador, diplomático, mediador de la paz, bibliotecario, músico, político, pintor, escultor, artista.

Buen “santo” a los Alejandros y Alexandras, en especial a mi nieto de tres años, el más grande de mis maestros jóvenes.

¿Tienen algún ser querido que sea multi-festejado también?