Archivo de etiquetas| perdón

# YO ME QUEDO EN CASA (8-B)

Los temas que he publicado han surgido en forma espontánea, así que me llama la atención que al de hoy le toque el número 8. les diré por qué.

Porque la emoción que abordamos hoy es el MIEDO que, como nos consta está presente en la mente y el corazón de la mayoría de las personal del mundo ante la pandemia que estamos padeciendo.

Para ello, veremos algunas interpretaciones del significado del número 8:

  • Significa el comienzo.
  • Simboliza la transición entre el cielo y la tierra
  • Escrito horizontalmente, representa el infinito y la abundancia
  • Nos habla de la organización, la perseverancia y el control de la energía para producir logros materiales y espirituales.
  • Los estudiosos de la Biblia saben que el número 8 es la representación de la resurrección, el renacer y el nuevo comienzo.
  • En lo espiritual nos habla de transformación, del inicio de algo nuevo. Así como el octavo día se da inicio a un nuevo ciclo en la semana, también en lo musical tiene un significado importante. Y es que la octava es la unidad fundamental en las escalas, siendo la octava nota la misma que la primera, y el comienzo de una nueva unidad.
  • También en el plano espiritual, el significado del número 8 está asociado al orden y a la abundancia.
  • Según el Tarot, el Arcano número VIII, La Justicia, representa el correcto balance de las energías, el mundo real y objetivo, el desarrollo de nuestros talentos y dones.
  • Está asociado con la capacidad de crecimiento y organización, como así también el uso de estrategias determinadas para dar rienda a nuestro poder de creación.

En el significado del número 8 encontramos muchas puertas abiertas para que esta crisis sanitaria se convierta en una oportunidad de renovarnos, equilibrar nuestras energías: física, mental, emocional y espiritual, para mantener una relación armónica con el mundo entero y el universo y, tal vez, iniciar un nuevo camino que nos conduzca hacia la trascendencia y el bienestar integral. Reflexionemos sobre ello.

Respecto al miedo, cuando lo sentimos, es muy importante definir si la amenaza es real o imaginaria. En este caso es real: el coronavirus es una amenaza real. Para ello vamos a ocuparnos, no preocuparnos que sólo logrará provocar un desgaste emocional y físico importante que puede favorecer el que seamos candidatos a contraer la enfermedad, de tomar las medidas convenientes para prevenir el contagio, y el manejo médico si ya lo estamos padeciendo.

¿En qué nos puede ayudar la Inteligencia Emocional? En primer lugar, a definir A QUÉ LE TENEMOS MIEDO. Las personas responden a esta pregunta: “A enfermarme, al dolor, a quedar dañada”, y curiosamente, casi nadie dice: “TENGO MIEDO A MORIR”, que es el motor que desata y alimenta el miedo.

Estamos acostumbrados a evitar pensar en nuestra muerte, o la de nuestros seres queridos. Nos pasamos la vida en la evasión mediante fugas como el tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, adicciones leves o graves, al trabajo por ejemplo. Nos llenamos de actividades que nos impiden pensar, ya que estamos en una frenética carrera para cumplir con todas.

Cuando logramos aceptar la muerte, que es nuestra compañera desde que nacemos, deja de ser una amenaza. Esto lo expresó muy claramente en un poema Jaime Sabines:

Alguien me habló todos los días de mi vida
al oído, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.

Esa es la meta: vivir en lugar de sobrevivir hasta morir.

Todos vamos a morir, un día u otro, la diferencia es que nosotros podemos decidir cómo, cuándo, con quién, dónde, a qué hora, etcétera, llegará ese momento. Tal vez les parezca temeraria esta afirmación que me enseñó mi Guía y Maestro, el Dr. Octavio Rivas Solís, cuando yo me negaba a aceptar la muerte de uno de mis hermanos porque era inesperada y él muy joven.

Llevo 26 años ejercitando la Tanatología y he acompañado a muchas personas hasta el final de sus vidas. Todas ellas se han ido con una gran paz en el alma (mente y corazón, espíritu) que se reflejaba en su rostro, sin un rictus de desesperación o angustia.

El factor común es que muchas de ellas tenían un Proyecto de vida, en el que se aceptaba la presencia de la Muerte como la Meta final de la vida, o lo habían diseñado para decidir cómo vivir los meses que les quedaban ya que padecían una enfermedad terminal.

A este respecto, he sido testigo cómo una señora a la que le dijeron: “Tres meses de vida”, vivió cinco años, y cómo un hombre joven, con una enfermedad terminal, una vez que terminó su duelo anticipado, y se aseguró que su esposa y tres hijos habían vivido y resuelto su propio duelo, decidió cuándo morirse y lo hizo con toda la paz del mundo. También me consta como una señora dijo que cuando sucediera X evento, a ella le daría un infarto cardíaco, lo que sucedió tal cual. En fin, son muchos casos en los que he tenido el privilegio de estar con ellos en su tránsito hacia la muerte, y sé que puede hacerse con amor, paz, tranquilidad, esperanza.

Si aceptamos que podemos morir hoy o mañana, dejamos de postergar lo importante y establecemos nuestras prioridades para que morir no sea algo traumático para nadie, y tengamos la oportunidad de VIVIR plenamente el hoy, construyendo el mañana cada día.

¿Por qué postergar el perdón a nuestros padres, hermanos, pareja, hijos, vecinos, amigos, enemigos? El odio es una cadena que nos impide ser felices y desgasta en forma brutal nuestra energía.

¿Por qué postergar decir y mostrar a nuestros seres queridos que los amamos, valoramos, respetamos, aceptamos sus defectos y carencias, reconocemos sus logros y potencial, que confiamos en ellos?

¿Por qué no empezar ahora mismo un proceso de resiliencia* para ser la mejor versión de nosotros mismos?

¿Por qué no revisar nuestras prioridades para ver si estamos de acuerdo con las que hemos adoptado hasta hoy?

Hay muchos ¿Por qué? pendientes de resolver si queremos ser felices y trascender.

Vamos a reflexionar sobre estos puntos y mañana veremos técnicas para canalizar el miedo.

*Resiliencia viene del término latín resilio, “volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar”. ​ El término se adaptó al uso en  psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que, a pesar de sufrir situaciones estresantes, no son afectadas por ellas.

La palabra resiliencia, en cuanto a la física y la química, designa la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes que pueda recibir y a pesar de los esfuerzos que puedan hacerse para deformarlo. En cuanto a las personas, es la capacidad de encontrar dentro de sí mismo todos los elementos necesarios para estructurar una mejor persona. ​

 

 

SEPARACIÓN DE PAREJA

PEDIR PERDÓN
Hace unos días un señor joven, 45 años, me envió una canción de Dyango (Volverte a ver), que a él lo hizo reflexionar mucho sobre su matrimonio en crisis. Como la letra me pareció importante, la publiqué aquí para que algunas personas que pudieran estar en esas mismas circunstancias (separación de pareja) pudieran tomarla en cuenta.

Saber pedir perdón. Se dice fácil, y todos sabemos que, en ocasiones, nos cuesta mucho hacerlo. Tal vez porque “nos sobra orgullo y nos falta humildad”, como dice la canción, o porque lo más difícil es sabernos perdonar a nosotros mismos, que es la base de todo.

En este caso no es suficiente perdonar, ni tratar de arreglar las cosas antes de irse a la cama. Si el barco tiene una vía de agua, el peligro es inminente y, tarde o temprano, surgirá una crisis en la que toda la nave colapsará y se hundirá.

Para haber llegado a la separación de pareja ignoramos todos los síntomas que nos indicaban que “algo” no estaba marchando en forma positiva (la vía de agua), y nos dedicamos a ver quién tenía la razón y quién era el culpable, en lugar de reparar el daño de origen.

Si tuvimos algo de respeto, al otro y a nosotros mismos, llevamos la nave a puerto y la dejamos en los astilleros, sin lastimarla más, esperando recuperar fuerzas (o cabeza) para analizar qué se puede hacer, y decidir cómo y cuándo hacerlo. Si no, terminamos en un divorcio que dañó a todos.

Vamos a reflexionar sobre algunos puntos:

• ¿Cada uno tiene un Proyecto de vida individual (PVI)?
• ¿Diseñaron juntos su Proyecto de vida en pareja (PVP)?
• ¿Trazaron uno de familia si hay hijos (PVF)?

Lo más probable es que contesten que no a las tres preguntas, ante lo cual no es extraño que no haya familia, no haya pareja, y lo más seguro es que ambos “vivan” una vida sin sentido.

Si uno de los dos si tenía su Proyecto de vida individual, y el otro se había limitado a ser un satélite sin vida propia y girar a su alrededor, es lógico que haya “tronado” el asunto.

Una persona necesita realizarse en el área profesional, social, familiar y de pareja, los cuatro roles de vida básicos. Si, como sucede mucho con la mujer latina, se le pide que se quede en casa “a cuidar y educar a los hijos”, que no trabaje porque para eso está él, para mantenerla y darle todo lo que necesite, que no piense, porque él es quien ordena y manda y decide sobre todo y sobre todos, va a surgir una insatisfacción en ella que le impida ser feliz, y que la llevará a sabotear, de una u otra forma, la relación mediante un comportamiento pasivo-agresivo, hasta llegar al rompimiento.

Si los dos tenían su Proyecto de vida y no elaboraron uno de pareja, se dedicaron a “jalar la cobija para su lado” sin tomar en cuenta al otro, sin tener metas comunes, entonces NO HAY UN NOSOTROS, puede haber unos compañeros de ruta o de vivienda, más no una pareja.

El acabose es cuando, además, no se traza un Proyecto de Familia, sino que se deja todo a la deriva, y a la voluntad de Dios.

A todas las parejas que tienen problemas, en cualquier fase que estén, empiecen por ser una pareja. Y para formar una pareja es necesario ser un individuo completo, no un satélite, un parásito o un robot. Diseñen su Proyecto de vida individual como primer paso.

Noviembre 11 del 2014

Renovación 315

Hace muchos años, alguien me contó una anécdota cuando yo expresé que estaba muy enojada con Dios por muchas cosas negativas y dolorosas que habían llegado a mi vida. La comparto con ustedes:

“En una de las tantas inundaciones que hay en cualquier país del mundo, en que las presas se desbordan, llueve en forma inusitada, y crecen los ríos rebasando su cauce y llevándose a su paso poblados enteros, en uno de ellos las personas ya se habían subido a los techos porque las el agua casi cubría su vivienda.

Se presentaron varios socorristas a evacuarlos y llevarlos a un lugar seguro. En una de esas casas estaba un señor de edad madura que rezaba con gran fervor cuando vino una canoa a ofrecerle sacarlo de ahí, a lo que él respondió que Dios lo iba a ayudar y no le iba a pasar nada.

Poco después vino una balsa a brindarle ayuda y los rechazó con el mismo argumento. El rezaba y le recordaba a Dios que siempre se había portado bien y asistido a misa sin falta, por lo que estaba seguro que lo iba a salvar.

Llegó una lancha de motor del ejército a rescatarlo y él se negó a subirse.

Poco después se lo llevó la corriente y murió.

Cuando llegó con Dios le reclamó por qué no lo había salvado si él siempre había sido bueno, a lo que Dios respondió que le había enviado tres lanchas para salvarlo y él las había rechazado”.

Conviene que reflexionemos cuántas veces las oportunidades para aprender, para modificar conductas disfuncionales, para ser mejores seres humanos, para perdonar y perdonarnos por nuestros errores, para liberarnos de emociones displacenteras y sentimientos negativos, han pasado por nuestra puerta, y nosotros hemos hecho oídos sordos, nos hemos tapado los ojos o hemos dirigido la vista hacia otro lado para no verlas.
En lugar de reclamar lo que no tenemos, aprovechemos lo mucho con lo que sí contamos.

Vamos a crecer emocional, cultural, cognitiva, espiritualmente todos los días de nuestra vida.

Septiembre 1 del 2014

Renovación 245

Llenos de energía y paz en nuestro corazón y nuestra mente, vamos a empezar una semana de logros.

Vamos a terminar los “asuntos pendientes” que hemos venido relegando por una u otra razón. Esos papeles por archivar, esa ropa por guardar, esas llamadas que nos dan flojera, el trámite que necesita el último empujoncito.

Sobre todo, vamos a trabajar en perdonarnos. Ya es hora. Somos imperfectos. Hemos cometido errores de todo tipo y dimensión. Hemos aflojado el paso más de una vez, empezado algo y lo dejamos inconcluso diciendo que “después lo terminamos”.

Pues bien. ¡A darle con todo!

Vamos a perdonar nuestros errores, nuestra flojera, nuestras carencias, y vamos a aprender de ellos. Cuando lo hagamos, podremos superarlos.

Hoy es un día espléndido cuyos números suman el infinito. Las posibilidades de entrar en armonía con las fuerzas positivas del universo y triunfar, son infinitas.

Vamos a saludar a la vida con una sonrisa y la firme decisión de seguir avanzando hacia nuestra trascendencia.

NUEVOS TEMBLORES EN MÉXICO

Para las personas que quieran tener mayor información sobre los temblores recientes, les recomiendo dos páginas para que verifiquen mapas, frecuencia, ubicación, etc.

http://es.earthquaketrack.com/mx-12-ometepec/recent

Ometepec ha tenido: (M1.5 or greater)
• 1 temblor hoy
• 2 temblores en los últimos 7 días
• 4 temblores en el último mes
• 32 temblores en el último año
El mayor terremoto en Ometepec:
• hoy: 6.4 en Tecpan, Guerrero, Mexico
• esta semana: 6.4 en Tecpan, Guerrero, Mexico
• este mes: 7.2 en Tecpan, Guerrero, Mexico
• este año: 7.2 en Tecpan, Guerrero, Mexico

Consultar todos los movimientos sísmicos, recientes e históricos, medidas precaución:

http://www.ssn.unam.mx/ultimos.html#Evento1
• 8 mayo 6.4 Tecpan, Gro
• 8 mayo 3.7 Ometepec, Gro
• 8 mayo 4.0 Chiapas
• 7 mayo 20 temblores, dos de 4.0 y 4.1

Desde mi punto de vista como tanatóloga, les recuerdo que la muerte puede llegar en cualquier momento, y que vale la pena estar preparados para partir en paz.

En lugar de lamentarnos, vamos a cerrar círculos emocionales. Vamos a perdonar, vamos a amar y a vamos a vivir a plenitud en el amor y la espiritualidad.