Archivo de etiquetas| pérdida

Diciembre 24 del 2014

Renovación 359

Estas fechas decembrinas no siempre están llenas de paz y felicidad para todos.

Hay quienes se encuentran en un hospital y esperan una mejoría de un ser querido.

Hay otros que están sumidos en un dolor intenso por la muerte reciente de alguien cercano a ellos, o por un familiar extraviado o desaparecido.

Existen muchos que han perdido tantas cosas significativas para ellos, como el trabajo, una casa, una pareja, su patrimonio.

Hagamos una oración por todos ellos, y vamos a enviarles energía para que encuentren consuelo, y mantengan viva la esperanza de un mañana mejor.

Todos los que estemos felices por ser parte de una familia completa y sana, vamos a agradecer todo lo que tenemos, y a permitirnos gozar el dar y recibir amor, abrazos, tolerancia, comprensión, paciencia, ternura, mimos. Vamos a vivir el amor y el placer a plenitud.

No necesitamos gastar mucho dinero en comida o regalos para suplir el cariño auténtico, manipular o comprometer a nadie.

Podemos dar lo más valioso: amor, aceptación y confianza.

Nacimiento 2014

árbol Navida 2014

Noviembre 19 del 2014

Renovación 324

Cuando estamos tristes no es conveniente tomar decisiones que afecten nuestra vida en forma importante.
La tristeza es una emoción displacentera auténtica que surge ante una pérdida, ya sea la muerte de un ser querido, la ruptura con una pareja o familia, o una pérdida importante en el ámbito patrimonial, económico, de estatus, de trabajo, etc.

Como toda emoción es corta, intensa y nos sacude con fuerza.

La canalización más frecuente es el llanto. Por ello, lloremos cuando alguien cercano se muere o cuando experimentamos una pérdida importante. No podemos llorar horas seguidas. Lo hacemos en oleadas, “in crescendo” en ocasiones, sobre todo al principio de la pérdida. Si nos estacionamos ahí, y sólo lloramos y lloramos, es porque no estamos elaborando el duelo en forma asertiva.

¿Hay círculos emocionales donde no pudimos llorar y están abiertos? Vamos a llorar lo que sea necesario y a cerrarlos.

Tomar decisiones importantes requiere una mente clara, objetiva, analítica, que mida y sopese todos los pros y los contras resultantes de la opción que elijamos, que valore las probabilidades de que podamos triunfar en nuestro objetivo, que tome en cuenta nuestras necesidades emocionales, físicas, espirituales, sociales, económicas.

Si estamos inmersos en el dolor, es muy factible que nuestra capacidad de ser objetivos esté disminuida.

Una cosa a la vez.

Si no es algo vital sobre lo que vamos a tomar decisiones, encontremos un mejor momento para ello.

Octubre 14 del 2014

Renovación 288

Si hemos vivido una pérdida de pareja, patrimonio, vivienda, salud, empleo, o la muerte de un ser querido, un primer paso puede ser aceptar el dolor que la ausencia de lo que ya no está nos causa.

Puede que sintamos una profunda tristeza, que lloremos con frecuencia, que el dolor nos invada en mente, cuerpo y alma, y esto es parte del proceso del duelo.

Llorar todo lo que necesitemos es sano. Habrá momentos y lugares donde no sea conveniente hacerlo en forma abierta y prolongada, como por ejemplo, delante de hijos pequeños que van a angustiarse por no podernos consolar, o por no entender qué pasa.

Encontrar los brazos de personas que tengan la capacidad de brindar apoyo sin aconsejar, limitar, controlar, es muy importante.

Darnos la oportunidad de contactar la realidad de la vida a nuestro alrededor, puede ayudarnos a acortar el duelo.

Ocuparnos de las cosas necesarias para resolver nuestra pérdida: papeles de herencia, pagos de seguros, lucha por recuperar la salud perdida, encontrar un nuevo empleo, puede canalizar una energía que dejaremos de utilizar para llorar y lamentarnos.

Lo importante es no caer en la posición de víctima o indefensión.

Hemos vencido muchos retos en el pasado.

Podemos vencer este nuevo reto hoy.

Encontremos el sentido de la pérdida.