Archivo de etiquetas| paz

Diciembre 25 del 2014

Renovación 360

¡Ya estamos en Navidad!

Hoy las calles amanecen vacías, silenciosas, acaso con algo de bruma, y con un sol que se resiste a brillar, lleno de flojera por la desvelada.

Vamos a aprovechar estas circunstancias para hacer silencio, si, silencio, algo muy difícil de lograr si no estamos entrenados para ello.

¿Somos acaso como muchas personas que hablan y hablan para llenar el ambiente con sus voces, muchas veces mediante monólogos compartidos, tan sólo para no escuchar su voz interna?

¿Nos aturdimos con música a todo volumen, para no pensar, no sentir, no saber?

¿Nos vamos al pasado, ya sea para re-crear momentos felices o dolorosos, mientras el minuto presente se pasa sin vivir?

¿Somos activistas, siempre haciendo cosas, muchas a la vez en ocasiones, para no ser nosotros mismos, sino ejecutores de acciones determinadas?

En esta ocasión vamos a acallar el ruido de nuestra mente. Vamos a sentir nuestro cuerpo, el latir del corazón, el aire al entrar y salir a nuestros pulmones. Vamos a relajarnos y a meditar para ponernos en contacto con nuestra esencia, y eso es a través del silencio.

Nos amamos, nos aceptamos, nos reconocemos.

Estamos en armonía con el Universo y sus prodigios.

Somos uno con la energía sideral, con nuestro Poder Superior.

¡La Paz es y está en nosotros!

Árbol navidad Coy

Noviembre 24 del 2014

Reflexión 329

Uno de los aspectos en que se fundamenta la co-dependencia, es el miedo y, a fuerza de vivir inmersos en él día tras día, año tras año, terminamos por tomarlo como algo “normal”.

El miedo puede habernos sido en aquella situación para sobrevivir, para salir adelante. Ahora que estamos en el camino de la recuperación, podemos dejarlo ir.

Es conveniente diferenciar los miedos entretejidos en nuestro interior cuando éramos co-dependientes, del miedo auténtico que podemos sentir hoy ante una amenaza real que se nos presente.

No cabe el temor ni el miedo al fracaso cuando estamos seguros de:

• quiénes somos,

• adónde nos dirigimos,

• nuestra conexión con la totalidad, ya se llame energía cósmica o Dios,

• contar con un enorme potencial de desarrollo,

• conocer nuestro inventario personal de las herramientas que nos van a permitir aprender, amar y trascender,

• que nuestra vida tiene un sentido

• conocer nuestra Misión,

• contar con un Proyecto de vida personal actualizado,

Demos las gracias a nuestros miedos viejos, y aprendamos a vivir dentro de la paz, la tranquilidad, la seguridad, que nos da el tener la certeza de que somos capaces de cuidar de nosotros mismos. Ya nos hemos comprometido a ello, vamos a cumplirlo.

Agosto 15 del 2014

Renovación 228

Puede haber personas que no nos acepten, tengan envidia o celos de lo que somos, tenemos, o hemos logrado.

Eso no podemos evitarlo. Lo que si podemos es impedir que su animosidad nos afecte.

Si permitimos que lo que piensen o sientan los demás nos afecte es porque estamos dándoles el poder sobre nuestras vidas.

Yo soy responsable de lo que pienso, siento, y de la forma en que actúo. Los demás, lo son de sus pensamientos, sentimientos y actos.

Mantener una distancia sana y practicar la asertividad cuando sea necesario hablar con ellos, evitará que el ambiente se enrarezca con su presencia.

Asumir nuestra responsabilidad en lo que sentimos y pensamos, y modificar lo que sea necesario para poder actuar en una forma asertiva y congruente, es indispensable para nuestra salud mental.

Incrementar nuestra autoestima reconociendo nuestros logros, nuestro esfuerzo, todo lo positivo que hay en nuestra vida, va a fortalecernos.

Aplicar la Inteligencia emocional en un ejercicio de empatía puede ayudarnos a comprender por qué somos el blanco de los celos o envidia de esa persona.

Finalmente, vamos a conectarnos con nuestra fuente de Poder interno: Dios, Poder Superior, Energía Universal, o como la llamemos, y vamos a enviarle a la persona afectada un pensamiento positivo o una oración, por ejemplo, al hablar con Dios podemos decir:
“Llena su corazón de paz”.

“Que la luz del entendimiento llegue a su mente”.

“Ayudala a que deje de sufrir”.

“Que encuentre el camino del amor y la armonía”.

El DAR nos conecta con las fuerzas positivas del universo y nos beneficiará en todos los planos.

Julio 21 del 2014

Renovación 203

Es indispensable aceptar que todo pasa para algo, que nada es fortuito ni casual, para poder aprender las lecciones que están implícitas en todo lo que vivimos, sea ello grato y placentero o desafortunado.

Cuando aprendemos de lo que vivimos, podemos seguir avanzando y creciendo. Si, por el contrario, nos pasamos la vida quejándonos, culpando a los demás, a la mala suerte, a Dios, del dolor o dificultados con que nos tropezamos, nos estancamos o retrocedemos en lugar de avanzar.

Puede que sea difícil, complejo y doloroso el proceso por el que estamos pasando, y ya que no podemos evitarlo, vamos a utilizarlo para superarnos, para aprender, para extraer algún conocimiento que nos lleve a un plano más elevado de conciencia.

Mientras más pronto aprendamos las lecciones implícitas en lo desfavorable que estamos viviendo, más pronto encontraremos el camino hacia la paz.