Archivo de etiquetas| patrones conductuales

NO TRATES DE HACER LAS COSAS… ¡ HÁZLAS!

En la teoría de Análisis Transaccional se manejan cinco impulsores (negativos) de la conducta, a uno de ellos se le llama “Trata más”. En lenguaje coloquial diríamos que son patrones de conducta inconscientes que influyen en la manera en que nos comportamos.

El análisis Transaccional (AT) es una teoría y técnica de la psicología individual y social, creado por el Dr. Eric Berne (1910-1970), que facilita comprender cómo actuamos y nos relacionamos con todo y todos lo que nos rodea.

El verbo TRATAR, (sinónimos: INTENTAR. PROCURAR), implica querer hacer una cosa, empezarla tal vez, mas no el compromiso de terminar lo que se dice que se va a hacer, así decimos: “Voy a tratar de llegar temprano” (vas a llegar tarde porque no te estás comprometiendo a llegar a la hora fijada), voy a intentar hacerlo mejor (?), procuraré no volverlo a hacer (?)

¿Qué tan importante es la forma de hablar?  El lenguaje hablado es una de las manifestaciones de cómo funciona nuestro cerebro, y podemos optimizar su funcionamiento mediante las palabras que utilizamos (Programación Neurolingüística PNL).

Hay una empresa comercial que diseñó un logo con esta premisa: “Dont´t try to do it, just do it!   que es el título de este post. Utilizaron el AT para impulsar a sus compradores a lograr sus objetivos.

Si tomamos conciencia de que utilizamos las palabras tratar, intentar, proponer (no como propuesta), vamos a modificar nuestro lenguaje y vamos a comprometernos a lograr, terminar, alcanzar, lo que decimos que haremos: «Voy a llegar a las ____horas = temprano, voy a eliminar los errores en los próximos informes, evitaré repetir conductas negativas», etc.

Yo les digo a mis alumnos: ¡Hagan las cosas! Si se equivocan, aprendan de sus errores y sigan adelante. No se pasen la vida intentando vivir, vivan a plenitud cada minuto, sólo tenemos un boleto de ida, no hay regreso, el tiempo que pasó ya no lo podemos recuperar, perderlo tratando de hacer cosas es no vivir. ¡Adelante!

Bibliografía:

PNL

Poder sin límites”. Anthony robins. Editorial Diana

“Despertar tu gigante interior” Anthony Robins. Editorial Diana

“El éxito no llega por casualidad. Lair Ribeiro. Editorial Urano

AT

Nacidos para triunfar   Muriel James y Dorothy Jongeward- ABC

Juegos en que participamos. Dr. Eric Berne. Diana.

¿Qué dice usted después de decir Hola?  Dr. Eric Berne E_d diana

Autoliberación interior. S.J. Anthony de Melo. Sal Tertae

Educación Emocion al. Dr. Claude Steiner. Ed Vergara

 

 

Octubre 16 del 2014

Renovación 290

En ocasiones podemos sentirnos “atorados”, limitados, sin ganas de seguir adelante, y esto nos asusta, ya que nos decimos: ¿Por qué si voy tan bien, de pronto me siento sin fuerzas para avanzar?

Esto puede suceder en cualquier etapa de recuperación de una adicción, y el ser codependiente es una de ellas. No importa si ha pasado mucho tiempo en que todo iba viento en popa y nuestro proceso de renovación avanzaba día a día, o acabamos de empezar a romper los lazos de la dependencia emocional.

Digamos que es un “atorón”, un lapsus forzoso de descanso y reflexión, no de desesperación, irritación o culpa.

Es conveniente tener varias cosas presentes para evitarlas:

• Buscar a alguien para que nos haga sentirnos mejor, cuando sabemos que la felicidad o la paz no están en los demás, si no en nosotros mismos.

• Regresar a viejos patrones de pensamiento, sentimiento o conductuales que ya habíamos dejado atrás.

• Obsesionarnos con este paréntesis en lugar de abrir el panorama para avanzar por otra puerta distinta.

• Exigirnos más en todos sentidos.

Vamos a:

• Ser realistas y aceptar que estamos en un lapsus del camino.

• Evitar la vergüenza o la culpa.

• Amarnos más que nunca.

• Reconocer nuestros logros y todo lo que hemos avanzado.

• Practicar la paciencia y tolerancia con nosotros mismos.

• Aplicar una conducta de recuperación sin esperar resultados inmediatos.

• Reafirmar que somos capaces de dejar atrás la codependencia y que estamos decididos a trabajar para ello.

• Visualizar, una vez más, nuestra meta ya cumplida.

Septiembre 6 del 2014

Renovación 250

Si no modificamos nuestros patrones de pensamiento, sentimientos y conducta, estaremos condenados a volver a caer en las mismas situaciones equívocas de las que decimos que queremos salir.

Es la leyenda de Sísifo. Volver a empezar una y otra vez, sin lograr a realizar nuestras metas, con toda la carga frustrante de impotencia y contrariedad que inunda nuestra vida a cada rato.

Empecemos por modificar un pensamiento, una creencia limitante. Tal vez nos dijeron de pequeños que “éramos la piel de Judas, un diablillo, un destructor, un bueno para nada, manos de mantequilla”, etcétera, y esas frases se grabaron en nuestra mente, ocasionando que actuemos en forma maliciosa, destructiva, dejemos caer las cosas frágiles, nos sintamos y actuemos como perdedores.

osotros no somos eso que nos dijeron.

Son etiquetas que nos han condicionado durante años.

Podemos borrar esas grabaciones y crear nuevas redes neuronales para que reconozcamos que somos capaces de controlar nuestros impulsos, de cuidar los objetos, ser exitosos y triunfadores.

Vamos a elaborar una lista de todas las creencias que pueden favorecer que triunfemos en nuestras metas, a escribirlas en forma de columna, y a leerla en voz alta varias veces al día, hasta que nuestros sentimientos y acciones concuerden con lo que afirmamos en nuestras frases.

Julio 15 del 2014

Renovación 197

Podemos preguntarnos en ocasiones si esto de trabajar cada día algún aspecto de nuestra codependencia va a funcionar.
La palabra trabajar implica:

• Aceptar que somos co-dependientes.

• Verbalizarlo y expresarlo ante otra persona, además de nosotros mismos.

• Reconocer que existe un Poder Superior y conectarnos con su energía.

• Aceptar que ésta es una labor de paciencia, tolerancia, disciplina, constancia, compromiso, esfuerzo, dedicación.

• Aceptar la premisa de que modificar patrones mentales y conductuales, y aplicarlos, lleva un tiempo y que, si lo hacemos, los resultados serán notorios prontos, más no inmediatos.

• Tener valor para llevarlo a cabo.

• Dejar entrar la reflexión diaria. Tal vez no esté conectada en forma directa con lo que nosotros creemos es nuestra labor. Permitamos al inconsciente el que tome, reafirme o deseche lo que requiere para sanar nuestras heridas.

• Dedicar unos minutos al día a amarnos y a hacer algo positivo por nosotros.

• Entrar en la sinergia de la psicología positiva, es decir, practicar el optimismo, la esperanza, la confianza en nosotros mismos.

• Fortalecer nuestra intuición poco a poco.

• Modelar nuestro avance y nuestro proceso con toda honestidad, para que los demás puedan tomar de él lo que necesiten, sin “sermonearlos, arengarlos, motivarlos”, sino respetando su proceso personal.