Archivo de etiquetas| pan

¿MAESTROS?

Ayer fui a dar un curso al centro de la ciudad, a un edificio colonial bellísimo ubicado en la calle de 5 de mayo. Es una delicia regresar al pasado y estar unas horas en un espacio con pisos de mármol y con más de nueve metros de altura, con frisos en los techos, canceles y balcones de hierro forjado, candiles italianos y franceses, etc.

Estábamos en una dinámica cuando se escucharon unos gritos muy fuertes provenientes de la calle. Nos asomamos al balcón y vimos que se trataba de  una marcha en la que había cientos de personas. Al principio no sabíamos quiénes eran ni cuál era su objetivo. Salimos de dudas cuando gritaron: “¡…el SNTE está presente! Ahí supimos que eran representantes de ese sindicato. También gritaban “No votes por el copete”, “Que se vaya el PRI” (partido que estuvo 70 años dominando a México), y otra serie de frases por el estilo. En cartulinas y pancartas llevaban leyendas contra el PAN y su candidata (derecha). Así que era, no un  desfile de apoyo a su candidato, sino uno para “convencer” a la gente que no vote por los otros contendientes en este remedo de campaña política que estamos viviendo.

Si la marcha hubiera sido de campesinos, obreros o mineros protestando por alguna injuticia, hubiéramos entendido los gritos e insultos, la rijosa actitud de mucho de ellos, el gesto duro y amenazante que la mayoría mostraba.  Parecían todo menos Maestros. No los imaginé en un aula dando clase, orientando niños o jóvenes con vocación de servicio, con paciencia y tolerancia, motivándolos para ser mejores personas y ciudadanos.  Es como cuando en los cuentos de hadas, el lobo se cubre de miel y de harina para aparentar ser un borrego. Los demás no le creen y descubren el engaño.

Imposible soslayar el tema, todo el grupo se puso a comentar sobre las elecciones, y el punto de convergencia fue que a nadie de los ahí presentes nos satisface ninguno de los candidatos y se siente un clima de impotencia, de fatalidad asumida (¿qué puedo hacer yo?), de desesperanza, de inquietud, de nerviosismo, de temor por el futuro.

Adondequiera que vaya uno surge el tema de las elecciones, las personas sienten la necesidad de manifestar su decepción, de dar su opinión aunque sólo sea en su pequeño núcleo social o familiar. Se ha deteriorado el interés por aprender nuevas cosas, por buscar nuevos horizontes, parecería que la idea es esperar hasta después de saber qué partido ganó (como si no lo supiéramos ya), para ver si “las cosas se componen”.

En tu entorno ¿está pasando lo mismo?

Sólo la educación puede salvar a México

He repetido en todas las tribunas en que he podido:  radio, televisión, prensa, conferencias, que lo único que puede salvar a México es la EDUCACIÓN. Una amiga me envió hoy este texto que tiene la friolera de 81 años y que, cosa insólita, es aplicable hoy día a mi país y, tal vez, a muchos otros países también, por lo que lo comparto con ustedes. Es el discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo, Fuente de Vaqueros, Granada, España, en septiembre de 1931,  y  que tituló  “Medio Pan y un Libro”

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

 Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

 No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

 Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

 ¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fiódor  Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

 Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Algunos datos biográficos de Federico García Lorca: Nació en  Granada, Andalucía, España, el 5 de junio de 1898 y fue   ¿¿¿ejecutado???  el 18 de agosto de 1936 por su afinidad con el Frente Popular y por ser abiertamente homosexual.    Poeta, dramaturgo y prosista español, también conocido por su destreza en muchas otras artes. Adscrito a la llamada Generación del 27, es el poeta de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo XX. Como dramaturgo, se le considera una de las cimas del teatro español del siglo XX, junto con Valle-Inclán y Buero Vallejo.