Archivo de etiquetas| niños

NIÑOS DEL 2014

Encontré en la revista TIME una información interesante sobre algunos datos acerca del futuro que espera a los niños que nacen durante el 2014. Los comparto con ustedes:

• Tendrán uno o dos hermanos, ya que las familias permanecerán reducidas.
• Es probable que vivan 69 años.
• Durante su vida, compartirán el planeta con 3 billones de personas que no han nacido todavía.
• Cuando lleguen a los 20´s, tendrán que competir con 172 millones de personas para encontrar empleo.
• Serán la generación más dependiente de la tecnología.
• Tendrán más peso que el estándar hasta ahora, lo cual puede hacer que no sobrevivan a sus padres.
• Para cuando sean adultos, vivirán en una sociedad en la que el 20% de la población serán ancianos mayores de 65 años, comparada con el 13.7% que existe en la actualidad..

De estos datos podemos extraer alguna información útil. Ya sea que nuestros hijos/nietos nazcan este año, o sean pequeños todavía, el mundo que les espera vivir será:

• Muy competitivo.
• La tecnología será el pan nuestro de cada día.
• La obesidad es un riesgo latente que va asociada a la alimentación y la vida sedentaria.
• La probabilidad de ser hijo único crece, y con ella la aparición de síndromes asociados a esa condición.
• Encontrar un empleo requerirá, además de preparación académica, un alto Cociente Emocional basado en la práctica continúa de las competencias de la Inteligencia Emocional.

Consultar: http://www.timeeurope.com Revista del 13 de Enero/2014

El estrés y los niños

Hace algunos años me impactó conocer a un niño que a los ocho años ya sufría de una úlcera gástrica. No se debía a la alimentación,  y lo que parecía ser el origen de su dolencia era el estrés generado por una situación del divorcio violento de sus padres, además de que el chico asistía a una escuela católica, conservadora, sólo de varones.

Desde entonces me he encontrado muchos casos similares, niños  y jóvenes que padecen enfermedades del sistema digestivo, desde gastritis hasta colitis nerviosa. ¿Qué está pasando con esa época maravillosa que era la infancia llena de sueños, fantasías, juegos, creatividad, espontaneidad, alegría, crecimiento sano?

Los niños hoy día nacen con un chip cibernético integrado y con el reto de utilizarlo a toda hora, cosa que los padres propician regalándoles juegos como Nintendo y compañía, y recurriendo todos los días a la nana electrónica (TV).

Son pocos los niños que utilizan los avances tecnológicos a su disposición para adquirir conocimientos y cultivarse, la mayoría los usa para evadirse de una realidad que no le satisface, tal vez por estar dentro de:

  • un hogar monoparental que no cuenta con una figura masculina o femenina sustituta.
  • una familia mixta (los tuyos, los míos y los nuestros).
  • una dinámica familiar disfuncional y enfermiza.
  • una familia donde prevalece la violencia psicológica, emocional, física, sexual.
  • un estrato social con el que nadie de la familia está conforme, por lo que viven “aparentando” que tienen uno superior.
  • una escuela con métodos educativos anacrónicos, obsoletos, absurdos.
  • Una competencia desigual en la escuela por razones de edad, capacidad cognitiva, intelectual, física, con sus compañeros.
  • Un grupo de niños que abusa de él (bullying).

El nivel de frustración y rabia que sienten muchos niños y jóvenes, en ocasiones sin identificar la causa, es altísimo y el no canalizarlas y manejarlas en forma adecuada, más la represión y disimulo que llevan a cabo, significan un desgaste energético muy fuerte que termina por minar su sistema inmunológico, lo que abre la puerta de las enfermedades psicosomáticas.

Otro factor negativo es que los niños cada vez hacen menos deporte y ejercicio, por lo que acumulan una enorme cantidad de energía que no se “gasta”  mediante el uso de juegos electrónicos o al ver pasivamente la televisión.

¿Qué hacer? Acercarnos a nuestros hijos y nietos. Jugar con ellos todo tipo de juegos de mesa, acertijos, teatro guiñol, disfraces, competencias creativas, pintar, dibujar, modelar en masa, plastilina, barro, cantar, bailar. Salir a estar en contacto con la naturaleza en un parque, jardín, bosque, valle, y purificar el cuerpo y la mente. Enseñarles el camino de la relajación y la meditación, la introspección y el contacto con su mundo interno.

Si ya son adolescentes, la cosa es más difícil si no ha habido una comunicación previa mediante las prácticas anteriores, por lo que se les puede facilitar el acceso a grupos deportivos, musicales, clases de teatro, baile, pintura, disciplinas como el karate o tae  kwon do. etc., y dejarlos que agarren el paso.

LO MÁS IMPORTANTE:  ¡¡¡ ESCUCHARLOS !!!

¡SIN JUZGAR!

¡SIN CRITICAR!

¡SIN SERMONEAR!

¡SIN DAR SOLUCIONES!

¡SIN OPINAR!

¡SIN INTERFERIR!

¡SIN INFERIR O SUPONER!

¡SIN REPRESALIAS!

ESCUCHARLOS con la mente y el corazón abierto. Darles todo su amor, apoyo, compañía, protección, aliento, ternura, mimos, complicidad.

Revisen si ustedes están modelando un manejo del estrés en forma asertiva. Tal vez si no lo están haciendo, el empezar a hacerlo sea una manera de que ellos aprendan, en vivo y a todo color, cómo manejar el estrés que están viviendo. Sin palabras. Con el ejemplo. Así aprenden los hijos. 

¿Cómo les va en este sentido con sus hijos o nietos?