Archivo de etiquetas| nAVIDAD

NAVIDAD 2013

¡Ya pasó el aniversario del natalicio de Jesús de Nazareth para los cristianos y católicos (24 de diciembre) y el día de Navidad! ¡También el Hanukkah para los que profesan la religión judía, que empezó el 27 de noviembre y duró 8 días!
En ambas celebraciones existen costumbres y tradiciones que se han perpetuado durante siglos, algunas de las cuales vienen de mucho antes de la era cristiana, por ejemplo, el uso de las luminarias (velas) en las religiones que mencioné, ya que en la católica utilizan la corona de adviento que tiene cuatro velas, que se empiezan a prender una semanalmente desde cuatro semanas antes de Navidad. En algunas ocasiones ponen una quinta al centro que se enciende el 24 de diciembre. Entre los judíos existe la Menorah, un candelabro de nueve brazos, cuyas velas se prenden una cada día desde que inicia la celebración del Hanukkah, ritiual que se hace con la vela que se encuentra en medio llamada “shamash”. Todo esto se hace acompañado de rezos y oraciones.

Así que los muy ortodoxos ya cumplieron con sus rituales, los agnósticos hicieron cálculos sobre el efecto de la compulsión de comprar, beber, gastar, de millones de personas, y los más “alivianados” siguen en el puente de Guadalupe-Reyes, sobreviviendo a las resacas (crudas), mientras entran en la siguiente “parranda”, cantando la canción Hakuna matata de la película El rey León de Walt Disney. ¿La recuerdan?
Hakuna matata, una forma de ser,
Hakuna matata, nada hay que temer,
sin preocuparse es como hay que vivir,
a vivir así, yo aquí aprendí.

También existimos los que no nos encontramos en los extremos y aprovechamos la ocasión para ver a la familia, no nos embarcamos en “meses sin intereses” para quedar bien con los demás, disfrutamos lo que está a nuestro alcance y aprovechamos el tiempo para reflexionar, hacer un balance del año que termina y revisamos los planes para el que viene.

No hay que olvidar a los que sufren la nostalgia del pasado y el dolor de duelos no resueltos, tal vez desde la infancia, y caen en una depresión leve o muy fuerte. Recuerden que, si se encuentran en una depresión profunda, para salir es necesario acudir a un Psiquiatra para que les recete fármacos que equilibren la bioquímica de su organismo, al mismo tiempo que trabajan en terapia esos duelos. Si sólo es una profunda tristeza, un Tanatólogo experimentado puede apoyarlos para procesar su duelo.

Por ahí dicen que “al mal tiempo, buena cara”, y que “no hay mal que dure cien años”, lo que nos lleva a aceptar nuestra realidad, aprender de nuestro pasado y construir nuestro futuro. Vamos a prepararnos para nuestro renacimiento que iniciaremos el 1º de enero del 2014. Vamos a acumular fuerzas para deshacernos de todo lo que está impidiendo avanzar, crecer, trascender, por lo que es válido imitar a las crisálidas, arrópense, entren en sí mismos y esperen que la metamorfosis surja.

MEXICO Y SUS PUENTES

Ya en una ocasión toqué este punto, lo estoy recordando porque el domingo me invitaron a disfrutar unos deliciosos tamales chiapanecos, y en la reunión dijeron que ellos empezaban el puente Conchita- Reyes (8 de diciembre a 7 de enero), desde ese festejo.

No es que no se presenten en la oficina, fábrica, empresa, negocio, del que son dueños o en donde colaboran, sino que sólo se hace lo indispensable para sobrevivir. Nada de clientes nuevos, abrir expedientes o créditos, etc. Es suficiente, si acaso, darle salida a los que tienen meses esperando. Rige la ley del mínimo esfuerzo.
Muchos de nosotros no transitamos por el puente mencionado, es más, ni siquiera vamos a salir de vacaciones, nos toca quedarnos a cubrir guardias, o a atender a despistados.

De cualquiera de las formas en que enfrenten estas fechas, háganlo con una actitud positiva, haya pasado lo que haya pasado.

Por ejemplo, si un ser querido murió hace poco, piensen que él o ella están presentes en sus vidas, de hecho, está con ustedes, en ustedes. Vivan su recuerdo con amor y paz. Hagan un Memory Book (un álbum de recuerdos) con todas las fotos y anécdotas de Navidad y Año Nuevo que compartieron en donde estuvo presente la alegría y el optimismo.
Ese es el mayor tributo que pueden hacer a su memoria.

Si están desempleados y sin dinero, piensen que es cierto que cuando más frío hace y más oscuro está, es justo antes del amanecer. Esto lo he comprobado los últimos días porque se me ocurrió ver en el teléfono móvil la temperatura a las 3 de la madrugada, y después a las 7 cuando ya el sol asomaba en el horizonte. La diferencia puede ser hasta de 8 grados o más. Pasa igual con la oscuridad.

Podemos renegar, maldecir, deprimirnos, y no ganamos nada, por el contrario, vamos a estar de mal humor, fastidiar a todo mundo y, tal vez, hasta enfermarnos seriamente.

Podemos también, fortalecernos, relajarnos, dejar que la vida fluya y encontrar nuevas formas de enfrentar la crisis utilizando nuestra creatividad e imaginación.

No importa lo mal que puedan estar las cosas, hay una salida y podemos encontrarla si no nos obsesionamos con la etiqueta de “pobre de mí”.

Así que reflexiona cómo estás enfrentando estos festejos, puentes, tradiciones, etc., y empieza a pensar positivo, a sentir emociones y sentimientos positivos, y la luz y el calor llegarán a ti.

Ten fe. Puedes hacerlo.

VIVIR ANTICIPADO

Ya desde mediados de septiembre, en los almacenes y tiendas empezaron a exhibirse adornos y regalos navideños con cierta discreción. Ayer, noviembre 10, fui a una tienda departamental que celebraba su Preventa navideña y desde la entrada se escuchaban villancicos.

En México, no celebramos la fiesta de Thanksgiving, costumbre estadounidense que llevaban a cabo los pilgrims (colonizadores de Nueva Inglaterra) al término de la cosecha para dar gracias por los beneficios recibidos. A pesar que existen datos que se celebra desde 1621, fue en 1941 cuando se estableció como fecha fija el cuarto jueves de noviembre en USA y el segundo lunes de octubre en Canadá, donde se la cosecha y el invierno son antes.

Lo que sí les puedo decir es que las baratas más impactantes en Estados Unidos son ese día y el fin de semana posterior. Hay almacenes que no cierran toda la noche (¿a qué hora harán su cena de Thanksgiving?). Si tienen la economía para ello y acostumbran ir de shopping allá, aprovechen esta oportunidad.

Por otro lado, abrigo el temor de que el Puente Guadalupe-Reyes (12 diciembre-6 de enero) que ya está luchando por convertirse en el Puente Guadalupe-Candelaria (12 diciembre. 2 de febrero), se modifique y empiece en Thanksgiving (29 noviembre-2 febrero). Los mexicanos se pintan solos para esto. Digo se pintan y no me incluyo, porque yo no estoy en posición de darme esa libertad bajo el punto de vista laboral, económico, social.

Dicen que no hay dinero, y si vas a los almacenes y tiendas, están atiborrados de compradores. Ya sé que anuncian 18 meses sin intereses en todas las tarjetas de crédito, pero finalmente habrá que pagarlas Si viajas en algún “puente” como el del 20 de noviembre, todos los lugares turísticos están a tope de visitantes. El pasado “puente de muertos”, en Coyoacán no se podía transitar y en el mercado no se daban abasto los puestos de comida y antojitos.

¿No es eso vivir en forma anticipada? Compro y gasto antes un dinero que no tengo. Convierto unos festejos que se suponen son para incrementar la convivencia familiar, la amistad, la armonía, dar las gracias por un año más de vida y logros, en una ocasión más de “conbebencia”, me dejo seducir por el consumismo que los comerciantes y fabricantes nos meten por todos los medios, a través de todos los sentidos, a toda hora, y necesito gastar miles de pesos que no tengo en “dar algo” a los demás.

¿Qué tal que a lo largo del año voy preparando detalles para cada ser querido? ¿Qué tal que busco la opción de canalizar mi creatividad en algo útil para ellos? ¿Y si regalo libros y música que no sean muy caros? En fin, se pueden hacer muchas cosas, lo importante es el amor con que las elaboramos, no el precio.

Vivir al día quiere decir no dejar cuentas pendientes del pasado, no guardar rencores que nos pueden llevar a adquirir una enfermedad terminal, no guardar nuestro reconocimiento, amor, mimos, para un mañana que puede no llegar.

Vivir al día es no adquirir deudas que van a comprometer en forma peligrosa nuestro futuro, sino programar el dinero del que podemos disponer, después de tener un “guardadito” para una contingencia como una enfermedad o quedarse sin empleo.

Disfruten el hoy plenamente.