Archivo de etiquetas| meditación

# YO ME QUEDO EN CASA (8-A)

Vamos a hablar del MIEDO, una de las tres emociones displacenteras (no hay emociones negativas o positivas, son placenteras o displacenteras), y recordar que es una emoción que viene desde hace muchos siglos ya que sirve para buscar la sobrevivencia ante un peligro o amenaza.

Cuando percibimos una amenaza o un peligro, sea real o no, nuestro cuerpo se prepara para dos soluciones rápidas y efectivas: la lucha o la huida. En ellas está implicado el sistema nervioso autónomo, responsable de las funciones orgánicas de nuestro cuerpo que se producen de forma involuntaria, como el latir del corazón o la respiración. Este se divide en dos: sistema nervioso simpático, que nos dispone para la acción, y parasimpático, que regula las actividades de nuestro cuerpo en reposo.

Frente al estímulo amenazante el sistema simpático produce una respuesta hormonal, generando mayor cantidad de adrenalina y de cortisol. La primera aumenta la frecuencia cardiaca, dilata las pupilas y los bronquios, y nos pone a sudar. La segunda hormona incrementa el nivel del azúcar en sangre y suprime la actividad del sistema inmunológico.

 Esto ocurre de manera temporal, ya que el sistema nervioso parasimpático se encarga a su vez de ponerlo “todo en orden”, pero es fácil imaginar que cuando se repite todo este proceso con demasiada frecuencia o de forma continuada, puede tener consecuencias perjudiciales para nuestra salud.

Todos, en mayor o menor medida estamos sometidos a sufrir estrés ante la amenaza del coronavirus.  Los síntomas de este estrés pueden afectar nuestra salud, sin que nos demos cuenta. Podemos empezar a pensar que nos contagiamos y por eso tenemos un dolor de cabeza irritante, padecemos insomnio, trastornos estomacales, etc. Conviene distinguir los síntomas que se presentan cuando se ha dado el contagio, de los del estrés. Al eliminar el estrés, o manejarlo de una forma asertiva,  impediremos que bajen nuestras defensas naturales.

Es un hecho que los síntomas de estrés pueden afectar nuestro cuerpo,  pensamientos y sentimientos, y comportamiento.

 Efectos del estrés:

En tu cuerpo En tu estado de ánimo En tu comportamiento
Dolor de cabeza ansiedad Consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal
Tensión o dolor muscular Inquietud Arrebatos de ira
Dolor en el pecho Falta de motivación o enfoque Drogadicción o alcoholismo
Fatiga Sentirse abrumado Consumo de tabaco
Cambio en el deseo sexual Irritabilidad o enojo Aislamiento social
Malestar estomacal Tristeza o depresión Práctica de ejercicio con menos frecuencia
Problemas de sueño  

 

Conviene ponernos en movimiento para manejar el estrés:

 Hacer actividad física con regularidad

  • Practicar técnicas de relajación, tales como respiración profunda, meditación, yoga, taichi o masajes
  • Mantener el sentido del humor
  • Pasar tiempo de calidad con la familia y los amigos
  • Emplear el tiempo en pasatiempos, leer un libro, escuchar música, escribir, tejer, pintar, dibujar, entre otras.

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/stress-symptoms/art-20050987

Este es el abordaje del manejo del estrés mediante ciertas conductas o actividades físicas y sociales.  Vamos a ver en el siguiente post cómo manejarlo aplicando la Inteligencia Emocional y la Tanatología.

 

 

 

 

# YO ME QUEDO EN CASA (2)

Ya nos hemos organizado, dividido tareas domésticas (y didácticas si hay niños), ya hemos encontrado cómo entretenernos y divertirnos en este encierro obligado. Ya practicamos ejercicios de relajación, meditación o yoga para canalizar el estrés, vamos ahora a dar un paso más adelante: vamos a hacer ejercicios de introspección.

La definición de la palabra nos dice que introspección es la observación que una persona hace de su propia conciencia, o de sus estados de ánimo para reflexionar sobre ellos.

Nos conviene tomar unos minutos al día para TOMAR CONCIENCIA sobe cómo reaccionamos ante las crisis, cómo manejamos el estrés, cómo nos altera el que rompan nuestra rutina, lo que nos pasa al “descubrir” aspectos en la personalidad de nuestros seres queridos que no nos agradan, el temor a la enfermedad y la muerte, y a un futuro incierto. Escribir sobre lo que descubrimos nos facilitará el análisis y el sacar conclusiones y pasar al aprendizaje. Es importante NO compartir lo que escribimos en estos momentos, más adelante podremos encontrar un momento oportuno si es necesario hacerlo.

Podemos empezar por hacerlo desde un abordaje intelectual y utilizar nuestra “mente racional” (Inteligencia Emocional), para hacer una lista de todo lo que pensamos sobre lo que nos pasa. Después podemos, un punto a la vez, profundizar y contactar nuestras emociones y sentimientos “mente emocional” que estamos viviendo al respecto : por ejemplo, ante la crisis:

  • Podemos sentir las emociones de MIEDO, IRA y/o TRISTEZA. Comprueba cuál predomina y es más intensa, y permanece más tiempo. Las emociones se canalizan.
  • Nos podemos sentir invadidos por sentimientos de inseguridad, culpa, confusión, incertidumbre, inadecuación, etc. ¿Cuánto, cuando, ante qué, con quién, cuánto duran? Los sentimientos se procesan o elaboran.
  • Conviene abordar nuestras emociones y sentimientos asociadas a cada uno de los puntos que anotamos al principio.
  • Esto nos permitirá tener una cierta estabilidad emocional.

Tomemos en cuenta que lo que sentimos puede estar asociado a situaciones o vivencias del pasado, por lo que puede “contaminar” nuestro presente, favorecer que crezcan en intensidad nuestras emociones, generar respuestas inadecuadas, y dificultar que practiquemos la asertividad.

Así que es una magnífica oportunidad de eliminar de nuestro bagaje emocional todo lo negativo que hemos guardado durante años y que nos impide ser plenamente felices. En este blog encontrarán mucha información sobre Inteligencia Emocional y el manejo de las emociones.

Si ya estamos al día en el aspecto emocional, podemos empezar a utilizar unos minutos al día para visualizar nuestro futuro.  Podemos soñar sobre lo que queremos hacer en lo que nos queda de vida, y definir cómo vamos a construir nuestros sueños.

Par ello es indispensable contar con UN PROYECTO DE VIDA PERSONAL, UNO DE PAREJA Y UNO DE FAMILIA.

Tal vez ya los tienes, POR ESCRITO (si no lo tienes en “blanco y negro” NO SIRVEN), puede ser útil actualizarlos, revisarlos y modificarlos si es necesario.

Piensa en la oportunidad que te da la vida, mediante este encierro obligatorio,  de hacer todo esto para darle sentido a tu vida y poder trascender. Utiliza unos minutos al día para ti, para poder planear y organizar tu futuro, compartir un proyecto de vida en pareja con metas comunes, y poder diseñar un proyecto de familia (a pesar de estar separados, divorciados, ser madre solera)..

Seguiré compartiendo “tips” para hacer productivo el estar confinados tanto tiempo.

En mis libros podrás encontrar muchos ejercicios para lograr estos objetivos. También existen muchos más que ya puedes descargar, en forma gratuita, en internet. Todo lo que necesitas es querer hacerlo.  ¡ADELANTE!

 

# YO ME QUEDO EN CASA

En muchos lugares del mundo, y lo más probable es que pronto pase lo mismo en México, los gobiernos han decretado que las personas se queden en casa para evitar que siga propagándose el coronavirus, causa de la pandemia que nos afecta a todos.

Un poco en broma se comenta que la convivencia forzada, en espacios reducidos, puede causar fricciones entre los miembros de una familia, pareja o grupo. Esto es una realidad, no una broma, por lo que conviene pensar en opciones para evitar esos roces.

Nosotros hemos pensado en algunos que se pueden aplicar siempre y cuando sea posible por espacio, número de personas, condiciones de la vivienda, etc:

  • Que cada uno de los miembros de la familia tenga un lugar “privado” donde pueda aislarse del grupo, por ejemplo, los chicos pueden quedarse en su recámara, donde podrán escuchar música con audífonos o sin que salga el sonido a los demás espacios.
  • Si no es posible asignar un lugar para cada uno, pueden asignarse horarios para el mismo espacio; el marido podrá aislarse en la recámara unas horas al día y, en forma equitativa los demás harán lo mismo, ya sea para echar una siesta o leer sin ser interrumpido.
  • La casa o departamento (piso), a menos que se cuente con una plantilla de sirvientes, requiere ser limpiada y conservada en orden, y esto es responsabilidad de TODOS, sin caer en roles estereotipados o fuera de este contexto: hacer la limpieza, guisar, poner la mesa, lavar los platos, lavar la ropa, sacar la basura, etc., es conveniente dividirlo entre todos en una sesión donde todos participen, y se elabore una lista que se pega a una pared donde todos la vean.
  • El acceso a la televisión también se “negociará” entre los adultos, dejando un lapso de unas dos horas para programas infantiles supervisados.
  • Desempolvar barajas y juegos de mesa es muy útil para pasar el rato. Se pueden hacer mini-torneos de dominó o ajedrez donde se designe un estímulo para el que gane. Hay juegos de mesa sobre los virus donde los niños pueden aprender mucho.
  • Los padres, abuelos, hermanos mayores, pueden ayudar a los menores a ejercitar su capacidad para leer, hacer sumas y restas (ecuaciones algebraicas), redactar cuentos.
  • Se pueden hacer concursos sobre deletrear palabras, nombrar capitales de los países, nombres de los ríos, etc. También se les puede pedir lean una página y que expliquen lo qué entendieron (lectura de comprensión), y de ahí añadir una anécdota que facilitará el que ellos recuerden lo que leyeron y se diviertan.
  • LA PALABRA CLAVE ES: RESPETO
  • ES MUY IMPORTANTE MANTENERSE OCUPADOS Y DIVERTIDOS LO MÁS POSIBLE
  • Practicar técnicas de relajación, meditación y yoga es muy útil en estos casos.
  • También existe la posibilidad de hacer ejercicios de introspección que veremos más adelante.

Este encierro obligado puede ser una oportunidad para descubrir cosas en nosotros mismos y en los demás que, por vivir tan de prisa, a veces las ignoramos. Todo sucede PARA ALGO. Aprendamos algo de esta experiencia.

 En Esta dirección pueden encontrar muchos juegos de mesa y didácticos, que les envían a casa:

 https://tranjisgames.com/puntos-de-venta/

 La matriz está en España, y los envían a todas partes del mundo.

Enfermedad crónico degenerativa

Javier Illana García nació el 12 de septiembre de 1985 en Leganés, Madrid, España, y es un clavadista olímpico que padece una enfermedad reumática crónica. Algunos de sus logros deportivos:

Participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la disciplina de trampolín de 3 metros.

El 8 de marzo de 2009 logró la medalla de bronce en la prueba de trampolín de 3 metros de la prueba del Gran Prix de saltos de la FINA disputada en Moscú.

El 12 de agosto de 2010 se hizo con la medalla de bronce en la competición de saltos de trampolín de un metro en el Campeonato Europeo de Natación celebrado en Budapest. Un día después finalizó en cuarta posición en la competición de salto de tres metros.

El 9 de marzo de 2011 alcanzó el cuarto puesto en el Campeonato Europeo de Natación en Turín. Participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 obtuvo el 12º puesto en la final de salto de trampolín de tres metros.

En un artículo titulado “El penúltimo salto de Javier Illana”, en el diario de Galicia del pasado 20 de enero, (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm), al clavadista le requisaron el pasado mes de diciembre en el aeropuerto de Canadá, los medicamentos que toma para la espondilitis anquilosante diagnosticada el año pasado, una enfermedad degenerativa que ataca los huesos de su columna vertebral.

Durante un mes se vio privado del tratamiento, lo que ocasionó que los efectos de la enfermedad volvieran a acentuarse sobre su espalda. “Me dolía sentado, me dolía tumbado, me dolía de pie. Las veinticuatro horas del día. Incluso me despertaba en mitad de la noche con dolor. Era muy agobiante”, relató Javier Illana.

También dice que, al enfermarse, de estar entrenando seis horas al día, pasó a no poder hacer nada, y que ese periodo de inactividad le permitió resumir su biografía en las 89 páginas del libro titulado “No es el cuerpo, es la mente “(Editorial Alienta). El clavadista asume que ya no podrá entrenar ni ser el deportista que algún día fue, pero que quiere despedir su trayectoria sobre un trampolín.Vale la pena ver toda la entrevista, ya tienen el link.

También habla de Illana el periodista Antonio Nieto en el periódico el País del 8 de febrero del 2016. http://www.elpais.com

Quienes han padecido una enfermedad crónico degenerativa saben lo que es vivir con el dolor a cuestas, por ello creo importante leer el libro de este deportista y aprender cómo ha salido adelante.

En el resumen del libro dicen:

“Las emociones vienen y van y no las puedes controlar, pero sí puedes aceptarlas y saber cuál es la que predomina en cada momento. En este libro, el saltador olímpico Javier Illana nos explica que, en el deporte de élite, tan importante es la preparación física como el trabajo psicológico que realizan los atletas, y nos da las claves para aplicar esa filosofía para superar cualquier reto de nuestra vida cotidiana. Basándose en su experiencia personal, el autor explica los beneficios de la práctica del deporte desde una temprana edad, así como la importancia de una alimentación sana y equilibrada (seas deportista o no).

En estas páginas Illana también revela cómo fijarse objetivos y trazar los caminos para conseguirlos apoyándonos en las enseñanzas del deporte, qué le aportó el mindfulness (atención plena) y qué otras técnicas de concentración utiliza, al mismo tiempo que repasa los logros de otros atletas que superaron grandes retos en su vida sin olvidar la cara amarga del triunfo (el poco apoyo y reconocimiento con el que, en muchas ocasiones, se encuentran los deportistas) http://www.casadellibro.com http://www.mundodeportivo.com http://www.planetadelibros.com http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad.

http://www.elpais.com

}(http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm)

http://www.casadellibro.com

http://www.mundodeportivo.com

http://www.planetadelibros.com

http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad

Javier Illana

 

NOSTALGIA 15 DE SEPTIEMBRE 2015

NOSTALGIA

Encontré a muchas personas, de diverso nivel socio- económico y cultural, que sentían, igual que yo, nostalgia de un pasado que parecía remoto en el tiempo, dispersos los recuerdos por la avalancha de sucesos informativos que nos inunda cada día.

¿Festejar qué y cómo nos preguntamos ante la fecha del 15 de septiembre?

Acudieron a la conversación el entusiasmo con que nuestros padres adornaban la casa y los vecinos, las suyas, con lo que el barrio tenía un tono tricolor festivo muy agradable.

Comentamos también el respeto con que cantábamos el himno y gritábamos “Viva México”, con un espíritu patriota, no patriotero.

La convivencia amable, sin la necesidad de alcoholizarse en un vano intento de olvidar la corrupción, la violencia, la inseguridad, la pobreza que nos afecta a todos, no nada más a los 60 millones de mexicanos que la padecen en forma directa.

La imagen austera de un Presidente que no quería ser “original” y no modificaba el grito del Cura Hidalgo. Un personaje respetado y respetable, aún por sus opositores.

Recordamos cómo los niños y jóvenes salían a la calle a “tronar cuetes”, cuando todavía la calle era el espacio obligado de todos nosotros destinado a jugar a policías y ladrones sin el temor de que aparecieran a cada instante los “de verdad”, un lugar para montar bici o platicar, donde lo que prevalecía era la libertad.

¿Celebrar qué? ¿Vivir secuestrados en nuestras casas, tras cerrojos, alambradas, alarmas? ¿Saber que la corrupción y la impunidad son el día a día que nos abruma con su presencia incesante?

Si vamos más allá y tomamos conciencia de lo que está pasando en el mundo en general: miseria, hambre, guerra, el éxodo de familias con niños y de niños sin familia que huyen de la muerte directa o indirecta, veremos que no es el momento de festejar, es el momento de orar, de meditar, de unir la energía renovadora y hacer algo por los demás, por todos los que necesitan una mano amiga.

No nos sintamos orgullosos de tener ejércitos y armas. Vamos a crear y consolidar la conciencia de la solidaridad social, que nos caracterizó en 1985 como un pueblo especial y único.