Archivo de etiquetas| mayas

MÉXICO DÍA DE MUERTOS

En México, como parte de una cultura que evita lo que teme, se acostumbra festejar a los muertos, ponerles un altar lleno de comida, elaborar cráneos de dulce, vestir a calaveras con todo tipo de atuendos y otros rituales especiales. Tenemos unas imágenes de los dioses mayas de la muerte y la diosa del suicido.

Entre los antiguos pueblos de México, creían que el alma viajaba después de la muerte a otros lugares para seguir viviendo y ello daba la oportunidad de trascender la vida para estar en el espacio de los dioses. A ese respecto, reproducimos varios poemas de Nezahualcóyotl:

¿Adónde iremos
donde la muerte no existe?
Mas, ¿por esto viviré llorando?
Que tu corazón se enderece:

Aquí nadie vivirá por siempre.
Aun los príncipes a morir vinieron,
Los bultos funerarios se queman.
Que tu corazón se enderece:
Aquí nadie vivirá para siempre.

“Solo venimos a soñar, solo venimos a dormir,
no es verdad, no es verdad,
que venimos a vivir en la tierra.

¿Adónde iremos?
sólo a nacer venimos
que allá es nuestra casa
donde es el lugar de los descarnados.

¿Acaso en verdad se vive en la tierra?
no para siempre en la tierra,
sólo un poco aquí”.

¿Es que en verdad se vive aquí en la tierra?
!No para siempre aquí!
Un momento en la tierra,
si es de jade se hace astillas,
si es de oro se destruye,
si es plumaje de ketzalli se rasga,
¡No para siempre aquí!
Un momento en la tierra.

Cuesta trabajo, si uno empieza a conocer la obra de los artistas, científicos, arquitectos, matemáticos, astrónomos, poetas, prehispánicos, retener la imagen de bárbaros que, aún hoy día, se maneja en algunos medios sobre los pobladores de México antes de la conquista.

Un personaje asociado a estas festividades es José Guadalupe Posada (1852-1913), ilustrador, caricaturista y pintor mexicano, que se hizo célebre por sus dibujos con escenas costumbristas y folclóricas, y por sus ilustraciones de calaveras y calacas, entre ellas “La Catrina”.

Las ofrendas que se presentan en los altares de muertos, los días primero y dos de noviembre, constituyen un homenaje a un visitante distinguido, pues el pueblo cree sinceramente que el difunto a quien se dedica, habrá de venir de ultratumba a disfrutarlas. Se componen, entre otras cosas, del típico pan de muerto, calabaza en tacha y platillos de la culinaria mexicana que en vida fueron de la preferencia del difunto. Para hacerla más grata se emplean también ornatos como las flores, papel picado, velas amarillas, calaveras de azúcar, los sahumadores en los que se quema el copal.

Noviembre 1º A partir de las doce llegan las ánimas de los santos

Noviembre 2 A partir de las doce llegan las ánimas de los fieles difuntos.

En los altares, se manejan tres niveles, cielo, tierra e inframundo, y se utilizan nueve elementos para simbolizar lo que amaba el difunto, y lo que puede facilitar su tránsito para llegar al más allá. Uno de ellos es el pan de muerto que suele estar coronado con una bola en la parte superior (el corazón o cerebro) y con cuatro “huesitos” verticales que simbolizan los cuatro rumbos del nahuelli o universo, los cuatro Dioses, o los puntos cardinales.

PROFECÍAS MAYAS

Es un hecho que, a raíz del movimiento New Age (Nueva Era), surgieron muchos autores de teorías pseudocientíficas apoyadas en algunos datos o cifras verdaderas que se manejan bajo un esquema conceptual específico que puede modificarlos o distorsionarlos.

Tenemos así una corriente que anuncia el fin del mundo para el 22 de diciembre del 2012, otra que habla de la “alineación de los planetas y un rayo de luz que penetrará en el Sol”, lo que generará cambios definitivos en los habitantes del planeta Tierra. También se habla de una renovación de creencias e intereses del ser humano mediante un proceso de introspección y toma de conciencia que favorezca el poder entrar a una nueva Era en que prevalecerá la sincronía con la bondad, el equilibrio y la renovación de la naturaleza, para vivir en el amor hacía uno mismo, los demás y el planeta en que vivimos.

Respecto a las profecías mayas, pueden consultar el libro sagrado maya Chilam Balam con la mente abierta y, posteriormente, acudir a fuentes científicas para obtener información sobre algunas cifras que llamen su atención. Es indispensable estudiar todo el fenómeno bajo el rigor científico para no caer en el terreno de las charlatanerías.

En alguna parte de la primera profecía se habla del tiempo del no-tiempo, un periodo de 20 años llamados por los mayas un katum, los últimos 20 años de ese gran ciclo solar de 5 125 años, es decir desde 1992 hasta el año 2012, y menciona que hasta ese tiempo manchas del viento solar cada vez más intensas aparecerían en el sol. Desde 1992 la humanidad entraría en un último periodo de grandes aprendizajes, grandes cambios.

El calendario maya consta de 3 calendarios en uno, tres diferentes maneras de contar el tiempo que transcurren simultáneamente:

* El Sagrado o Tzolkin de 260 días.
* El Civil o Haab de 365 días.
* Y la Cuenta Larga de 144.000 días.

Ellos sabían que la luna se mueve alrededor de la tierra y la tierra se mueve alrededor del sol y que el sol (todo el sistema solar) también se mueve alrededor de un sol, llamado ALCIÓN y que ése es el sol central de las pléyades. Podían decir la posición de la tierra alrededor del sol, la de la luna alrededor de la tierra y la del sol alrededor de Alción en un momento dado. Es innegable y asombroso el conocimiento que sobre astronomía, matemáticas, arquitectura, cosmología, ingeniería, artes, tenía la civilización maya y leer algo de lo que quedó de la destrucción de la conquista y el tiempo, nos puede dejar algo positivo.

La gente necesita creer en “algo” más allá de lo humano y palpable (Poder Superior) que calme su angustia ante todas las interrogantes para las que no encuentra respuesta. Los practicantes de muchas religiones, que sentían cierta seguridad al pertenecer a determinada iglesia, están decepcionados por la corrupción que ha invadido a los dirigentes de la grey de la que forman parte (ver lo que está sucediendo en el Vaticano), y buscan un acercamiento a otras filosofías o crencias que les generen bienestar.

Tomar conciencia de nuestros errores, del daño que le hemos causado y seguimos causando a nuestro planeta, del egoísmo y falta de empatía con que actuamos ante los demás, ya sean nuestros familiares, vecinos, amistades, compañeros de trabajo, es algo positivo y útil.

Si el pensar en ponerle una fecha para entrar en una “nueva era” de armonía, amor, ayuda, bondad, cuidado, no sólo hacia nosotros mismos, sino a todo lo que nos rodea: los demás seres humanos, la naturaleza, el universo, y empezar a prepararnos para ese nuevo ciclo hoy, dejando atrás el miedo y modificando nuestros pensamientos, sentimientos y acciones para lograr la meta de un mundo armonioso y vital, nos ayuda: ¡Adelante! Cualquier teoría es beneficiosa si nos aporta elementos de apoyo para seguir evolucionando. ¿Tú qué opinas sobre este punto?