Archivo de etiquetas| magía

EQUINOCCIO DE PRIMAVERA 2013

Acabamos de pasar el equinoccio de primavera en la ciudad de México, (en el hemisferio sur tienen otro calendario para los cambios de las estaciones,) cuyo tránsito empezó a las 5.02 del día 20 del mes en curso.

Desde que viví un momento mágico en las Pirámides de Chichén Itzá hace muchos años, aprovecho todos los rituales que puedan servir para conectarnos con la energía universal, en un espacio y tiempo de meditación, reflexión, relajamiento.

Los mayas hacían ofrendas de las semillas que iban a sembrar a los Dioses, para pedirles su ayuda para que todo fuera bien, y en septiembre, agradecían la cosecha. Ver cómo el reflejo que hace el sol al ponerse sobre las aristas de la pirámide, simula una serpiente que va descendiendo o que vuelve a la cima, es escalofriante.

No todos los años me ha tocado estar en Mérida, Teotihuacán, Cuicuilco, Malinalco, Tepoxtlán, Xochicalco, u otros lugares que albergan ruinas de nuestra cultura prehispánica, lo que no implica que no pueda yo investigar y dedicar unos minutos a un ritual privado para captar energía.

Si nunca lo han experimentado, los invito a hacerlo en alguna ocasión en que visiten un lugar sagrado y energético. Unas personas, a las que invité a realizar el ritual en Teotihuacán, se asombraron cuando vieron cómo se estremecían y vibraban. También puedes conectarte con la energía universal en algún templo o lugar de reunión masiva donde las personas se reúnan a orar o meditar.

Limpia tu corazón, acalla tu mente, conéctate con tu esencia y deja fluir la energía del universo, del cosmos, del TODO, a través de ti.

DÉCIMA PUERTA: ESPIRITUALIDAD

Image

Definir el concepto espiritual requiere ubicarse en un marco de referencia filosófico, religioso, místico, esotérico, conceptual, o de alguna creencia específica como quienes mencionan que es la búsqueda del sentido de la vida. Para mí, la espiritualidad es la conexión energética de  lo más íntimo de mi ser con la energía existente en totalidad.

Los caminos  para llegar a la espiritualidad pueden ser muchos, la religión es uno de ellos, más no el único, también podemos llegar a ella a través del arte, la música, la meditación, la oración, en fin, cada quien puede encontrar la vía que le facilite el acceso a su espiritualidad.

En los últimos tiempos, las personas  se han decepcionado de algunas religiones por la mala praxis de sus representantes, del materialismo egoísta que conduce al consumismo, la posesión y concentración de riqueza porque no les genera una paz interior ni una salud integral, y han buscado nuevos horizontes, que no son nuevos, son diferentes nada más.  Así tenemos que se han puesto a estudiar filosofías, religiones, artes marciales orientales para encontrar el sentido de su vida. Otros se han ido al esoterismo, a la magia, a las sectas religiosas que se multiplican como hongos. El problema aquí radica en que hacen un “champurrado” con sus creencias originales y no viven  de acuerdo ni con ellas ni con lo que se supone están aprendiendo. Conozco a personas que se pasan la vida meditando, haciendo yoga, son vegetarianas, y dicen vivir en el amor; pero no procuran ni cuidan a su familia ¿es eso vivir en el amor? ¿Dónde dejaron las tres virtudes teologales que les enseñaron en la religión católica: Fe, Esperanza y Caridad?

Encuentra el sentido de tu vida, tu Misión en este mundo, la razón de tu existencia, conéctate con tu Poder Superior, energía cósmica, Dios, o como quieras llamar a la Totalidad, y forma una unidad con ella en constante comunicación. La acción de Dar fluirá por sí misma y establecerá y mantendrá un flujo virtuoso que sí traerá paz a tu existencia.

CONFIANZA (5)

Desde tiempos inmemorables, el hombre ha buscado una explicación para todo aquello que rebasa sus capacidades intelectuales y cognitivas, en el Universo, la astrología, la magia, y/o en la existencia de un Poder absoluto, eterno, todopoderoso.

Esta necesidad ha dado pie al nacimiento de religiones y sectas, muchas de ellas organizadas, estructuradas y aplicadas alrededor de un Dios al que los dirigentes o fundadores hacen a su semejanza, por lo que hablan de jerarquías, interventores, faltas y castigos (que se pueden perdonar mediante el pago en especie), una vida después de la muerte donde hay un paraíso al que podemos ir “si nos portamos bien”. Inclusive se llega a la idolatría, a adorar imágenes, a repartir poderes “porque Dios está muy ocupado”.

Vemos así como ha habido Papas católicos corruptos, incestuosos, homicidas, etc., y como hay malos elementos hoy día en esa organización, así como los hay en otras iglesias. La historia habla de Martín Lutero quien rompió con la iglesia católica romana por la explotación de los creyentes que tenían que comprar indulgencias si no querían irse al infierno, entre otros muchos abusos de poder. Existen sectas, cada día más abundantes, que enajenan y explotan económica y emocionalmente a las personas que recurren a ellas, no voy a dar nombres, todos conocemos sus grandes instalaciones, al menos por fuera.

Quiero aclarar una cosa,  iglesia es el conjunto de personas que tienen un mismo credo y lo practican conjuntamente; templo es la construcción o  edificio en el que llevan a cabo sus reuniones y rituales (pagodas, sinagogas, templos budistas, hindúes, católicos, protestantes, etc.). 

Pues bien, una cosa es creer en un Poder Superior o Energía Cósmica o universal y otra es la religión y pueden estar unidas o no. Todas las religiones pueden ser positivas si se cumplen sus preceptos y se vive de acuerdo a ellos. Desafortunadamente, muchas personas no conocen su religión ni practican sus reglas, por ejemplo, hay muchos católicos que no ponen en práctica el Primer mandamiento: «Amarás a Dos sobre todas las cosas y a tu prójimo como a tí mismo», que no viven  la Fe, Esperanza, Caridad, que hacen mezcolanzas con las creencias de diversas religiones: creen en la reencarnación, en lugar de en la resurrección de los muertos y acomodan la religión para justificar sus acciones. También hay quienes se inician en una religión oriental, se pasan el día meditando y dicen vivir en el amor y la armonía, y no son capaces de dar amor ni siquiera a su familia.

Tener confianza en la existencia de un Dios Amor, que ha estado, está y estará en mí y conmigo en todas las circunstancias de la vida; o confiar en que somos una partícula minúscula que forma parte de una totalidad regida por un orden universal, cósmico, va a proporcionarnos mucha seguridad, fuerza interior y paz.

Hay muchos caminos para encontrar a Dios en ti, búscalo mediante los que te faciliten más el contacto, que pueden ser la oración o la meditación por ejemplo. Confía que todo pasa para algo y todo puede servirte. Sé congruente.

Estudiar física cuántica, manejo de energía, filosofías y prácticas de meditación y encuentro con uno mismo, puede ser otro camino. Es una realidad que estamos comunicados energéticamente con todo lo que nos rodea. Investiga y sigue el sendero que te lleve a ser un mejor ser humano cada día. Aquí también puedes escribir afirmaciones y repetirlas con la frecuencia que sientas necesaria. Un ejemplo puede ser.

  • Dios es Amor y está conmigo siempre.
  • Formo parte de un orden universal lleno de armonía.
  • Me pongo en sintonía con la energía positiva del universo.