Archivo de etiquetas| Juan XXIII

UN PAPA ECOLÓGICO

PAPA fRANCISCO I LAUDATO SI

El efecto de la encíclica del Papa Francisco I, “Laudato si”, ha causado un gran impacto, no sólo entre los miembros de la iglesia católica, sino a nivel político y social alrededor de todo el mundo, por ser un llamado urgente a la acción urgente para evitar las catástrofes medio ambientales que se avecinan.

Anteriormente, recordamos las encíclicas de contenido político o social, como la “Rerum Novarum” de León XIII, que estableció la doctrina social de la iglesia ante los movimientos obreros, o la “Pacem in Terris de Juan XXIII de 1963, como una respuesta a la guerra fría.

Las reacciones han sido muchas y muy diversas, por ejemplo, Jeb Bush, católico y hermano del expresidente de los Estados Unidos George Bush, candidato republicano para las próximas elecciones, dijo: “Espero que el cura de mi parroquia no me castigue por decir esto, pero no tomo mis políticas económicas de mis obispos, cardenales o de mi Papa”.

Laudato si, la primera encíclica de un pontífice dedicada enteramente al medio ambiente, ha ocasionado que muchos políticos y empresarios de los EE.UU. que creen que el Papa es “demasiado liberal”, o incluso de tendencias “comunistas” por su posición aperturista en cuestiones sociales, y por sus críticas al “capitalismo salvaje” y a la “dictadura de la economía”, levanten sus voces para atacar al Papa.

En forma somera copiaremos algunos puntos relevantes del documento, y les proporcionamos varias fuentes de consulta para que ustedes normen su criterio:

1. INTRODUCCIÓN: EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN. “Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en el sufrimientos de los excluidos”.

CAPÍTULO I: LO QUE LE ESTÁ PASANDO A NUESTRA CASA. “Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”.

CAPÍTULO II: EL EVANGELIO DE LA CREACIÓN. “No somos Dios. La Tierra nos precede y nos ha sido dada”.

CAPÍTULO III: RAÍZ HUMANA DE LA CRISIS ECOLÓGICA. “No es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto”

CAPÍTULO IV: UNA ECOLOGÍA INTEGRAL. “¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá”.

CAPÍTULO V: ALGUNAS LÍNEAS DE ORIENTACIÓN Y ACCIÓN. “La grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo. Al poder político le cuesta mucho asumir este deber en un proyecto de nación”.

CAPÍTULO VI: EDUCACIÓN Y ESPIRITUALIDAD COLÓGICA. “Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos”.

Dado el nivel de compromiso social del Papa Francisco I, considero que vale la pena leer con calma todo el documento y tomar conciencia de que algo, por pequeño que sea, podemos hacer nosotros para evitar acabar con el planeta, nuestra casa, a la velocidad insólita que lo estamos haciendo.

Consultar:

http://www.vatican.va/…/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

https://www.aciprensa.com/…/texto-completo-la-enciclica-laudato-si-del-

http://www.eluniversal.com › Internacional

http://www.elpais.com

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150618_papa_enciclica_cambio_climatico_claves_wbm

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150617_eeuu_papa_enciclica_cambio_climatico_laudato_si conservadoes_ig_shtm

RENUNCIA PAPAL

El lunes pasado, sorpresivamente, renunció el Papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), aduciendo razones de salud por su edad, 85 años. La única otra renuncia fue en el siglo XIII, por lo que no existen antecedentes al respecto.   Como era de esperarse, la noticia conmovió y movió al mundo en muchos ámbitos, ya que hay muchos intereses políticos y económicos involucrados en la elección de un nuevo Papa.

Por razones fortuitas, he tenido la oportunidad de conocer a los últimos Papas católicos, y algunos de ellos me impresionaron por diferentes razones. Los Pontífices anteriores a que me refiero son: Paulo VI (1963-1978), Juan Pablo I (1978-1978 sólo tres meses), y Juan Pablo II (1978-2005) , personajes muy distintos entre sí y a cual más interesante.

De Paulo VI diré que generaba una paz que te hacía sentirte bien y atraído hacia lo que predicaba. Seguidor del Concilio II que iniciara Juan XXIII, asumió la interpretación y aplicación de sus mandatos, lo que lo llevó a la cuerda floja de encontrarse entre las contradictorias expectativas de los diferentes grupos que existen dentro de la Iglesia católica. Por si esto fuera poco, emprendió la meritoria labor de buscar el diálogo con el mundo, con otros cristianos, miembros de otras religiones, ateos, no excluyó a nadie. Influyó en que las acaudaladas sedes de la iglesia ubicadas en Europa y Estados Unidos generaran acciones a favor de los pobres del Tercer Mundo. Inquietó a conservadores, ultras, y demás fuerzas inamovibles de la iglesia con su posición respecto al control de la natalidad (Humanae vitae).

A Juan Pablo I no tuve tiempo ni de apreciarlo entre que llegó y se fue (¿o lo fueron?). Estuvo sólo tres meses en el cargo de Papa, durante los cuales abrazó la herencia reformatoria de su antecesor, lo cual generó una turbulencia significativa entre las corrientes de la iglesia que no querían cambios. La duda sobre su muerte ha dado pie a varios libros, obras de teatro y ensayos literarios.

Juan Pablo II era un hombre carismático. Fueras o no católico, practicaras otra religión o te declararas ateo, tenías que reconocer que emanaba una energía muy poderosa, era seductor, sabía disciplinarse a sus asesores en muchas ocasiones, inteligente y culto, hábil y político, logró estar al frente del Vaticano durante 27 años. No le perdono el que no haya tomado una postura determinante contra la pederastia dentro de la iglesia católica, en especial, contra Marcial Maciel, quien fundó la orden de los Legionarios de Cristo en México, quien fue uno de sus allegados.

Cuando llega Joseph Ratzinger (Benedito XVI), quien no tiene el carisma y el encanto de su antecesor, no pude ignorar que él fue uno de los más estrechos colaboradores de Juan Pablo II, por lo que estaba enterado de las violaciones contra niños y niñas en todo el mundo por sacerdotes católicos. Reconoció los abusos en Europa y pidió perdón. Una postura diferente y muy loable. Sin embargo, cuando vino a México y fue a Guanajuato, sede de los Legionarios de Cristo, no pidió perdón por todo el daño que ellos habían causado. Esto reafirmó mi desapego afectivo hacia él. Ahora renuncia, por voluntad propia, y se desata la guerra de las galaxias en la iglesia católica. Qué Dios los ayude a encontrar el Camino. ¿Tú qué opinas?