Archivo de etiquetas| Juan Pablo II

Francisco I = empatía

Ayer dije que admiro la humildad del Papa Francisco I, hoy reconozco en Él otra cualidad, que no es pose ni estrategia en el desempeño de sus funciones, la facilidad que tiene para establecer contacto con las personas individualmente, lo que puede favorecer que unos segundos o minutos de contacto visual y/o físico, se conviertan en una experiencia transformadora, plena de amor y aceptacion.

Por alguna razón he sido afortunada y he estado frente a dos Papas anteriormente: Paulo VI y Juan Pablo II. Con el primero fue durante una visita privada de un grupo determinado, en que estuve a tan sólo medio metro de distancia y pude sentir su gran energía, plena de amor, aceptación, y determinación de cumplir con su Misión pastoral.

Pablo VI (1897-1978), ejerció su mandado desde el 21 de junio de 1963 hasta el 6 de agosto de 1978, sucediendo al Papa Juan XXIII, quien revolucionó la iglesia con el Concilio Vaticano II, mismo al que Pablo VI dio continuidad bajo su mandato, a menudo caminando por una línea muy delgada entre las posiciones contrapuestas de los diferentes grupos dentro de la Iglesia católica. Fomentó las relaciones ecuménicas con las iglesias ortodoxas, anglicanas y protestantes que dieron pie a acuerdos históricos.

Un Papa sencillo hasta el final, ya que su funeral fue austero y sencillo, y su ataúd de madera sin adornos ni decoraciones. De acuerdo a su testamento, fue enterrado en “tierra verdadera” bajo el suelo de la Basílica de San Pedro, y no en un sepulcro.

En 1985, tras muchos años de mi visita anterior al Vaticano, estuve ante Juan Pablo II en Roma, donde Él supo que yo era mexicana y le impuso las manos a mis dos hijos presentes. Una experiencia fuerte e impactante. El Papa emanaba una energía arrolladora y era carismático ante lo cual, fueses católico o no, recibías un potente mensaje.

Ahora no creo poder ver a Francisco I sino por la televisión. Estoy acostumbrada a leer la comunicación corporal, a valorar la comunicación visual, la cercanía, la empatía de las personas, y lo hago en todas las transmisiones en que aparece.

Juan Pablo II era carismático, Francisco I es el amor.

El amor que desprecia los símbolos de poder, llámense adornos llenos de oro y piedras preciosas en templos y en el vestuario de los sacerdotes, o los rituales magníficos y deslumbrantes. Él habla de que los ministros de la Iglesia deben estar con el pueblo, con los pobres y marginados, en el lugar donde viven, sin imponer la majestuosidad de un templo o una ceremonia como lugar de reunión.

Francisco I transmite la empatía que lo une a los que sufren, de una u otra manera, por injusticias, enfermedades, estigmas, etc. Su comunicación corporal transmite aceptación, vocación de servicio, humildad, honestidad y, sobre todo, amor incondicional.

Dicen que la tercera es la vencida. Yo soy la oveja perdida. Veremos qué pasa con los pastores.

.

UN TRIUNFADOR: PLÁCIDO DOMINGO

Mencioné en días pasados, en mi Programa Renovación, sobre los triunfadores y sus características.

Como coincidencia, el sábado 5 de abril, salió un artículo de Mabel Galaz en el periódico El País, sobre Plácido Domingo, el que me hizo recordar que, desde hace más de 25 años, yo lo menciono como ejemplo de una persona triunfadora en mis cursos, por lo cual voy a compartir algunos datos sobre su vida.

Plácido nació en Madrid España el 21 de enero de 1941, hijo de dos renombrados cantantes de zarzuela, quienes vinieron a vivir a México en 1949, donde Plácido estudió piano y dirección de orquesta en la Escuela Nacional de Artes y en el Conservatorio Nacional de Música.

Se casó muy joven y su primer hijo nació cuando él tenía apenas 17 años (16 junio 1958). El matrimonio no duró mucho tiempo, y el cantante se volvió a casar en 1962 con la que ha sido su compañera de vida desde entonces, y se fueron a vivir a Israel para seguir su desarrollo profesional internacional.

Sus logros profesionales son amplios y reconocidos mundialmente:
• Ha cantado como barítono y tenor.
• Es director de orquesta, productor y compositor.
• Es director general de la Ópera Nacional de Washington y de la öpera de los Ángeles, California, USA.
• Formó con Luciano Pavarotti y José Carreras la sociedad artística Los Tres Tenores en Roma en 1990, con motivo del Mundial de fútbol que se celebraba ese año en Italia, con la idea de reunir fondos para la Fundación Internacional contra la Leucemia José Carreras, obra altruista de este último cantante que pudo vencer a dicha enfermedad. Posteriormente los conciertos se repitieron en los mundiales de 1994 en Los Ángeles, California, Usa, París 1998 en Francia, y en 2002 en Yokohama, Japón.

• Uno de sus récords es haber recibido una hora de aplausos en la Ópera de Viena, después de cantar La Bohemia de Puccini, y otro, el haber reunido a 400 000 personas en el Central Park de Nueva York para un concierto pese a una lluvia constante.

• Ha sido nombrado Doctor Honoris Causa por las siguientes instituciones:
o Royal Northern College of Music (1982).
o Philadelphia College of Performing Arts (1982).
o Universidad de Oklahoma City (1984).
o Universidad Complutense de Madrid (1989).
o Universidad de Nueva York (1990).
o Universidad de Georgetown (1992).
o Washington College en Chestertown (2000).
o Universidad Anáhuac en México (2001).
o Academia de Música Fryderyk Chopin de Varsovia (2003).
o Universidad de Oxford (2003).
o Universidad Alfonso X el Sabio (Madrid) (2011).
o Universidad Europea de Madrid (2013).
o Universidad de Murcia (2014).
Dentro de los premios Grammy que se otorgan en Estados Unidos, ha ganado siete de ellos:
• Mejor grabación de ópera por La Traviata de Verdi en 1983.
• Mejor grabación de ópera Carmen de Bizet en 1984..
• Mejor interpretación latina por “Always In My Heart” (Siempre en mi corazón), también en 1984.
• Mejor grabación de ópera por Lohengrin de Wagner en 1988..
• Mejor interpretación vocal clásica, junto con Carreras y Pavarotti, por Los Tres Tenores, en 1990..
• Mejor grabación de ópera por Die Frau Ohne Schatten de Strauss en 1992..
• Mejor interpretación de música mexicano-americana por 100 años de mariachi, en 1999.
Y recibió dos premios Emmy por programas de TV realizados en Estados Unidos:
• Mejor programa de música clásica por Great Performances: Plácido Domingo Celebrates Seville en 1984.
• Mejor interpretación individual clásica por The Metropolitan Opera Silver Anniversary Gala en 1992.
La Revista BBC Music Magazine, reunió un jurado de 16 críticos especializados en marzo de 2008, quienes eligieron a Plácido Domingo como el más grande tenor de todos los tiempos.
Escribió un libro autobiográfico titulado: “Mis primeros cuarenta años”, Editorial Planeta. Mex. 1984. Y ha sido co-autor de algunos otros.
Dentro de sus labores altruistas, ha trabajado por abrir el horizonte de la música a niños y jóvenes:
• Fundó Operalia en 1993, un concurso para jóvenes cantantes de ópera, de donde han salido valiosos intérpretes de ese género.
• Convencido que la educación y la cultura son indispensables para el desarrollo, ha impulsado la formación de orquestas sinfónicas de niños y jóvenes en México, que sigue el modelo implantado con mucho éxito en Venezuela por José Antonio Abreu hace 35 años, al fundar el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-infantiles, con el cual más de 350 mil niños se han beneficiado con la música. Hace poco, mil trescientos de esos niños fueron al Festival de Salzburgo para tocar la Primera sinfonía de Mahler o el Danzón No 2 de Arturo Márquez, entre otras piezas, dirigidos por el maestro Gustavo Dudamel, o maestros de las Orquestas Filarmónicas de Berlín o de Viena.
• Una de las Orquestas Juveniles de México lleva su nombre y él ha colaborado con numerosos conciertos y grabaciones para apoyar económicamente este esfuerzo de Fundación Azteca y otras instituciones.

Hay una anécdota respecto a este cantante que a mí me tocó ver y escuchar en forma directa. En el aciago año de 1985, el 19 de septiembre a las 7.20 a.m., sacudió a México el mayor terremoto de su historia, devastando la capital, sobre todo la zona del Centro Histórico y colonias y barrios aledañas.

No se sabe a ciencia cierta cuántas víctimas hubo, lo que si fue palpable fue la inacción de parte del Gobierno en las primeras horas, lo que dio oportunidad a que el pueblo de México se uniera en un lazo solidario y acudiera a colaborar en las labores de rescate, ayuda y lo que fuera necesario.

En el complejo urbanístico llamado Tlatelolco, formado por varios bloques de departamentos llamados según los estados de la República Méxicana, el edificio Nuevo León, se vino abajo. En ese edificio vivían su tía, tío, un sobrino y un hijo de su sobrino, quienes fallecieron en el temblor.

El locutor Jacobo Zabludosky iba en su Mercedes Benz hacia Televisa, empresa en la que manejaba un noticiero, cuando sucedió el temblor (7.20 a.m.), y de inmediato se dirigió a las zonas dañadas para empezar a radiar y transmitir en vivo lo que estaba sucediendo, lo que siguió haciendo todo el día. Por la noche, hora estelar de su noticiero, se dirigió a Tlatelolco y ahí encontró a Plácido Domingo quitando escombros del edificio Nuevo León, hombro con hombro con gente del pueblo.

El locutor le preguntó si no tenía miedo de que se dañara su voz por el polvo que había en el lugar, a lo que el tenor, mirándolo de una forma especial, sólo respondió que, en esos momentos, lo único importante era remover los escombros por si alguien estaba vivo todavía, que ahí estaba su familia, con la que se había criado y convivido durante años, que eso era lo relevante para él. Su ejemplo motivó a muchas personas que se sumaron a las brigadas de rescate y ayuda. Yo fui una de ellas y formamos un grupo de señoras que recopilamos y distribuimos ayuda. La generosidad de la gente fue tal que, durante un año, pude seguir repartiendo ayuda a familias necesitadas.

Sus seres queridos fallecieron en Tlatelolco, y Plácido Domingo empezó una labor de ayuda de inmediato: organizó una Fundación que empezó a construir casas para los damnificados, y organizó muchos conciertos para obtener fondos, uno de ellos fue en el Anfiteatro de Los Ángeles, California, USA, en el que participaron Julie Andrews, Frank Sinatra, John Denver y muchos artistas famosos, el 23 de agosto de 1986, al que titularon “Plácido y sus amigos”, grabación que se vendió para apoyar a esa causa.

No sólo ha sido por el temblor del 85, también ha apoyado a familias sin recursos en el estado de Guerrero, México, sobre todo después del huracán Paulina, donando sus ingresos de todo un año a ese fin. La constructora encargada del proyecto diseñó y bautizó un modelo de casa con su nombre, de las cuales se construyeron miles.

Desde hace varios años, todo lo que gana por sus presentaciones y material grabado se canaliza a obras de asistencia alrededor del mundo.

El cantante ha tenidos dos percances fuertes en su salud: un cáncer de colon y, hace poco, una embolia pulmonar. Ha salido adelante como buen luchador que es, y dice que ahora, a sus 73 años, se va a cuidar más, participa en una función de ópera y guarda 24 horas de silencio, al mismo tiempo que descansa antes de emprender otra función.

El próximo 27 de abril, día de la canonización de Juan Pablo II, Plácido Domingo participará en un concierto en Poznan, Polonia, interpretando, en la primera parte, fragmentos de su álbum Amore Infinito, en el que Domingo musicalizó algunos escritos de Karol Vojtyla, quien le otorgó el permiso para ello en 2008.

Plácido Domingo tiene una familia sólida y funcional. Domina su profesión y ha generado recursos para sí y los suyos, además de ser fuente de trabajo para muchísimas personas. Ha envejecido en forma natural, sin recurrir a cirugías plásticas que convierten en máscaras los rostros de personas mayores. Ha compartido con los demás sus conocimientos, su dinero, su influencia, su buen humor, su optimismo, su firmeza y decisión para lograr Metas, la voluntad de vivir y vencer retos en la salud, en fin, en todos los roles de vida, Plácido Domingo es un Triunfador, alguien que ha modelado un camino a seguir para muchos, aunque no seamos cantantes de ópera.

Pueden consultar más datos en:

http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2014/placido-domingo-canonizacion-990394.html
http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2014/placido-domingo-canonizacion-990394.html
http://www.buscabiografias.com/bios/biografia/…/Placido
http://www.terra.com/musica/…/biografia…placido_domingo
http://www.biography.com/people/plácido-domingo

RENUNCIA PAPAL

El lunes pasado, sorpresivamente, renunció el Papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), aduciendo razones de salud por su edad, 85 años. La única otra renuncia fue en el siglo XIII, por lo que no existen antecedentes al respecto.   Como era de esperarse, la noticia conmovió y movió al mundo en muchos ámbitos, ya que hay muchos intereses políticos y económicos involucrados en la elección de un nuevo Papa.

Por razones fortuitas, he tenido la oportunidad de conocer a los últimos Papas católicos, y algunos de ellos me impresionaron por diferentes razones. Los Pontífices anteriores a que me refiero son: Paulo VI (1963-1978), Juan Pablo I (1978-1978 sólo tres meses), y Juan Pablo II (1978-2005) , personajes muy distintos entre sí y a cual más interesante.

De Paulo VI diré que generaba una paz que te hacía sentirte bien y atraído hacia lo que predicaba. Seguidor del Concilio II que iniciara Juan XXIII, asumió la interpretación y aplicación de sus mandatos, lo que lo llevó a la cuerda floja de encontrarse entre las contradictorias expectativas de los diferentes grupos que existen dentro de la Iglesia católica. Por si esto fuera poco, emprendió la meritoria labor de buscar el diálogo con el mundo, con otros cristianos, miembros de otras religiones, ateos, no excluyó a nadie. Influyó en que las acaudaladas sedes de la iglesia ubicadas en Europa y Estados Unidos generaran acciones a favor de los pobres del Tercer Mundo. Inquietó a conservadores, ultras, y demás fuerzas inamovibles de la iglesia con su posición respecto al control de la natalidad (Humanae vitae).

A Juan Pablo I no tuve tiempo ni de apreciarlo entre que llegó y se fue (¿o lo fueron?). Estuvo sólo tres meses en el cargo de Papa, durante los cuales abrazó la herencia reformatoria de su antecesor, lo cual generó una turbulencia significativa entre las corrientes de la iglesia que no querían cambios. La duda sobre su muerte ha dado pie a varios libros, obras de teatro y ensayos literarios.

Juan Pablo II era un hombre carismático. Fueras o no católico, practicaras otra religión o te declararas ateo, tenías que reconocer que emanaba una energía muy poderosa, era seductor, sabía disciplinarse a sus asesores en muchas ocasiones, inteligente y culto, hábil y político, logró estar al frente del Vaticano durante 27 años. No le perdono el que no haya tomado una postura determinante contra la pederastia dentro de la iglesia católica, en especial, contra Marcial Maciel, quien fundó la orden de los Legionarios de Cristo en México, quien fue uno de sus allegados.

Cuando llega Joseph Ratzinger (Benedito XVI), quien no tiene el carisma y el encanto de su antecesor, no pude ignorar que él fue uno de los más estrechos colaboradores de Juan Pablo II, por lo que estaba enterado de las violaciones contra niños y niñas en todo el mundo por sacerdotes católicos. Reconoció los abusos en Europa y pidió perdón. Una postura diferente y muy loable. Sin embargo, cuando vino a México y fue a Guanajuato, sede de los Legionarios de Cristo, no pidió perdón por todo el daño que ellos habían causado. Esto reafirmó mi desapego afectivo hacia él. Ahora renuncia, por voluntad propia, y se desata la guerra de las galaxias en la iglesia católica. Qué Dios los ayude a encontrar el Camino. ¿Tú qué opinas?

HOMOSEXUALIDAD

Desde que murió en marzo pasado, en Santiago de Chile, tras 25 días de  agonía, el joven Daniel Zamudio, de 24 años, golpeado y torturado durante varias horas por ser gay (golpes y patadas en la cabeza, quemaduras de cigarro y dos suásticas talladas con un trozo de vidrio en el pecho y espalda), me sentí indignada e inquieta.

Quise escribir algo, pero sentí que podía ser un terreno delicado y volteé la cabeza hacía otro lado, igual que miles de personas que leyeron o escucharon la noticia. Hoy estoy más que indignada por otro acontecimiento homófobo y veo que mi cobardía o prudencia no es más que un parapeto para no comprometerme ante la sociedad.

El Viernes Santo, 6 de abril pasado, el Obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, en su homilía durante la misa que celebraba a toda pompa y que estaba siendo televisada por RTVE, agredió a los homosexuales y a las mujeres que abortan en una forma alevosa y aviesa (ellos y ellas no tienen la misma tribuna para defenderse) dijo entre otras cosas: “llevados por “tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana” hace que ya desde niños tengan “atracción hacia las personas de su mismo sexo”. “Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos“, continuó. “Os aseguro que encuentran el infierno. Dios no es indiferente a su sufrimiento

Respecto a la interrupción voluntaria del embarazo, afirmó:   «Cuando va a abortar a una clínica, la madre sale destruida porque ha destruido una vida inocente y se ha destruido a sí misma. Durante años, mujeres que han ido a abortar llevan el sufrimiento en su corazón y muchas de ellas no pueden dormir y han pasado años y años y años porque el pecado siempre lleva como paga la destrucción de la persona».

Copio la publicación sobre la postura de RTVE ante este hecho insólito, aunque me parece tibia:

En este sentido, algunos de los consejeros que defienden esta postura han señalado que no se trata de cuestionar el “derecho de acceso” a la televisión pública que la Iglesia Católica, como el resto de confesiones, tienen garantizadas por la Ley de Radio y Televisión Pública, ni de tratar de “decidir sobre lo que tienen que decir u ofrecer” en ese espacio, sino de debatir la posibilidad de quejarse ante la Conferencia Episcopal para que no se vuelvan a producir declaraciones que “van en contra de valores constitucionales” utilizando a TVE.

   El Mandato Marco de la Corporación de RTVE, aprobado por las Cortes en 2007, establece en su artículo 11 que la oferta de la corporación “pondrá especial cuidado para que ninguna persona pueda ser discriminada o vejada por razones de edad, discapacidad, etnia, raza, creencia o religión, orientación sexual o condición social y huirá de todo tipo de tópicos y estereotipos de carácter sexista, homófobo, xenófobo o racista y, en general, cualquier tratamiento discriminatorio o despectivo referidos a la sociedad española, a cada uno de los segmentos y minorías que la conforman o a la realidad de cada uno de los pueblos que la integran, sus símbolos y su lengua”. MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) –

Si el otro día decía yo que me parece incongruente la pompa, ostentación, dispendio, que hace la iglesia católica, cuando en el mundo hay niños y personas muriendo de hambre cada minuto, ahora creo que esa institución ha llegado a sentir y hacer gala de una prepotencia e impunidad que rebasa los límites del mínimo respeto que se merece cualquier persona, sea cual sea su raza, color, credo, preferencia social, sexo, edad, condición social, etc.

Sobre todo cuando en todo el mundo se ha destapado la cloaca de los abusos a niños y jóvenes por sacerdotes de todas las diócesis, grados, niveles, formación, etc., los cuales han existido siempre, sin que se diera un camino para sacarlos a la luz. ¿No les parece una postura cínica cuando menos?

Acaba de venir a México el Papa Benedicto XVI, y puedo decirles que el pueblo en general no le tiene simpatía, la impronta que dejó su antecesor fue muy fuerte y no se ha opacado. Aun cuando no fueras creyente practicante, el contacto con Juan Pablo II era impactante, emanaba una energía muy poderosa. Tuve la ocasión de vivir esa experiencia en forma muy cercana.

Somos más de 110 millones de habitantes, da para todo, así que unos cuantos fueron a verlo y a escenificar un encuentro en el estado donde nació Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, un depredador, que abusó de niños y jóvenes impunemente, vivió una vida doble con mujeres e hijos y acumuló riquezas a manos llenas.

Muchos de nosotros esperábamos una disculpa a las víctimas de abusos sexuales, psicológicos, emocionales, y no se dio.  Me surgen una serie de preguntas:

  • ¿Con qué autoridad moral la iglesia católica habla de los homosexuales?
  • ¿Cómo se atreve este Obispo español a decir que desde niños los inducen a ser homosexuales?
  •  ¿Quiénes’
  • ¿Ellos? ¿los sacerdotes católicos que se suponen son los representantes de Dios en la tierra?
  • El que sean una parte minoritaria (la que se sabe) del conglomerado eclesiástico es disculpa ante el daño que causan?

Hubo una declaración de alguien del PSOE, partido de izquierda de España: “La iglesia se crece cuando gobiernan los suyos”. Pobre España si así van a estar las cosas. Alberto Ruíz Gallardón, Presidente de la Comunidad de Madrid, ya  agarró el micrófono también a ese respecto. ¿Qué sigue? ¿No era suficiente con Antonio María Rouco Varela?

Lamento lo que está pasando en el mundo respecto a los homosexuales, lamento que haya “grupos neonazis” como los que se supone mataron al joven en Chile, lamento la nueva legislación rusa y, más que nada, lamento la postura de la iglesia católica ante una situación que merece respeto, empatía, criterio, pragmatismo, integridad, congruencia, y  considero que esta organización ha perdido todo lo anterior en el camino. ¿ustedes qué opinan?