Archivo de etiquetas| intereses ulteriores

ELECCIÓN DE UN NUEVO PAPA

El evento que se está realizando en Roma, Italia, en la Sede de la iglesia católica, para elegir un nuevo Papa que tome el lugar de Benedicto XVI, quien renunció sorpresivamente hace poco, es digno de tomarse en cuenta, sin importar el credo que profesemos o si somos agnósticos.

Según la Agencia Fides, fundada en 1927, perteneciente a la iglesia católica, el número de fieles al 24 de octubre era de 1 165 764 en el mundo, un número relevante y el más alto de ltodas las doctrinas

Nadie puede negar que el Estado del Vaticano tiene un gran peso en la política, la economía y en muchos procesos de cambio o retroceso social. Por ello, los juegos de poder están a la orden del día entre los prelados que van a tomar la decisión. ¿Será un europeo? ¿Un italiano? ¿América latina tendrá opciones? ¿África será tomada en cuenta? Estas preguntas y muchas más están en la mente de todos.

Considero que vale la pena que unamos nuestra energía mental y la mandemos al universo, para que las voces de los miles de niños abusados por sacerdotes sean tomadas en cuenta por quienes están evaluando a quién poner en el puesto vacante, el conductor y guía de la iglesia católica. ¿Es justo y digno que sacerdotes, hoy cardenales, que han encubierto a ministros de la iglesia católica pederastas, algunos que se encuentran en franca huida y otros, “reubicados” en otra parroquia, tengan derecho a un voto? ¿Van a votar por alguien que quiera limpiar la casa y echar para afuera a los que, en lugar de un mensaje de amor y de fe, manejan la corrupción? Lo dudo y creo que votarán por alguien conservador, que quiera voltear la cabeza de lado, esperando que la gente olvide y perdone.

Si alguien ha visto el dolor, el desconcierto, la vergüenza, el miedo, que siente un niño/niña abusado sexualmente por la persona que se supone está en el mundo como representante de Dios para protegerla y amarla, no puede olvidarlo. En sus ojitos hay un abismo de desconcierto, de incertidumbre, de desesperanza.

Hagamos una oración para que la LUZ ilumine a los cardenales reunidos en Roma y prevalezca DIOS sobre mezquinos intereses de otra índole.

OCTAVA PUERTA: DAR

Cuando nacemos dependemos al 100% de los demás porque necesitamos para sobrevivir que nos den todo: calor, alimento, contacto, cariño, así que nos acostumbramos a recibir y a ser una parte de nuestra fuente de satisfactores.  Poco a poco, viene la individuación y la autosatisfacción en muchos sentidos, tal el vez el primero sea el lúdico, aunque sigamos dependiendo de los demás para sobrevivir, hasta que nos independicemos en todos los sentidos.

Así, recibimos todo desde que nacemos  y nos acostumbramos a ello. Al crecer, si confiamos en nosotros mismos, vamos a ser capaces de proporcionarnos muchos satisfactores de toda índole, y vamos a aprender a compartir y a dar, en un intercambiando que nos hace formar parte de muchas redes: familiares, sociales, deportivas, laborales.

Aunada a muchas inseguridades, está la necesidad de poseer, de guardar, de acumular en exceso, de no compartir, y de esperar que los demás nos sigan dando todo lo que requerimos.

En el equilibrio está la clave, guardar lo necesario, compartir lo que haga falta al grupo, dar y recibir con amor, en armonía, sin egoísmo ni intereses ulteriores

Se dice fácil y nos cuesta mucho trabajo hacerlo.  Si no lo crees, asómate a tu closet y revisa cuánta ropa de más tienes, no necesitas 20 pares de zapatos, cuatro abrigos, 30 suéteres, etc., de los cuales muchos no has usado en años, mientras hay personas que se mueren de frío a tu alrededor. Puedes hacer un inventario en tu casa para ver si tienes una personalidad retentiva y acumulas y acumulas cosas, recuerdos, recuerditos, bobada y media, y te has concentrado más en tener que en ser.

No sólo guardamos cosas, también guardamos el reconocimiento, las caricias, el aliento, el apoyo, el cariño que podemos dar a los demás.  Revisa si tienes una caja fuerte donde has acumulado todo esto durante años o durante toda tu vida, lo que no te hará más poderoso sino más infeliz.

Cuando damos, permitimos que el flujo positivo que nos llega, siga su curso y se ensanchen los caminos. Ten la seguridad que te llegará multiplicado por “setenta veces siete” todo lo positivo que des a los demás. Empieza hoy, comparte todo lo que tienes de más en tu casa con los que no tienen nada. Mira con una óptica nueva a todos a tu alrededor y empieza a darles lo que intuyas necesitan para vivir mejor. Sé generoso(a) con tu sonrisa, con tu saludo, con el reconocimiento verbal que esperan de ti, regala abrazos y palabras de aliento a quienes sufren. En tus oraciones, pide por y para ellos, no para ti, lo tuyo llegará en su momento.