Archivo de etiquetas| inglés

¿A qué Universidad entro?

Hay un gran número de jóvenes que se están haciendo esta pregunta, aún antes de haber terminado los estudios de segundo grado (preparatoria), que no tienen muy claro hacía donde dirigir sus estudios.

Leí unas estadísticas sobre las preferencias de los estudiantes internacionales el mes pasado, en las que me llamaron la atención varios puntos:

Para elegir la Universidad, el 80% toma en cuenta el prestigio de la Institución.

Los países más solicitados para conseguir becas son: Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, España y Alemania.

Los idiomas por los que muestran más interés son: Inglés, Francés, Español, Alemán y Chino.

Las aptitudes a desarrollar son: Pensamiento crítico, trabajo en equipo multicultural, Comportamiento ético, Toma de decisiones y relaciones interpersonales.

Saber elegir la carrera que vamos a cursar y la institución a la que vamos a asistir, es de vital importancia, y conviene tenerlo resuelto antes de iniciar los estudios universitarios.  Conozco varios casos de jóvenes que cambiaron de Economía a Derecho, de Ingeniería Industrial a Economía, de Administración de Empresas a Psicología, después de uno o dos años de haber aprobado su primera elección.

La globalización del conocimiento y de las opciones laborales es un hecho. Decidir por una carrera que no esté saturada, que brinde la opción de estudiar en el extranjero algunos semestres, que tenga reconocimiento internacional, permitirá tener más posibilidades de éxito.

El otro día me comentó un señor que su hijo había ido a Alemania a estudiar una Maestría, becado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y CONACYT. El joven estudió Mecatrónica y Robótica en el IPN. Le ofrecieron allá un magnífico trabajo y, en la empresa que labora le pidieron viniera a México a pedir que enviaran más becarios. Sus padres y su hermana ya están arreglando los papeles para irse a vivir a Alemania.  Eso se llama fuga de cerebros ¿no?  Y también se llama encontrar mejores opciones de desarrollo, aprendizaje, calidad de vida.

Considero que vale la pena que los jóvenes recaben toda la información posible, realicen un estudio de orientación vocacional para ver si “son buenos para lo que quieren estudiar”, o sea, si cuentan con las aptitudes y destrezas básicas para el tipo de carrera que quieren cursar.

 

 

  

LIDERAZGO

Con una foto vertical apareció ayer Josep Guardiola en la portada del periódico El País. Se le veía de espaldas, subiendo una escalera que tenía muchos peldaños por delante, con la cabeza ligeramente volteada hacía la izquierda, como para ver a alguien que le había hablado. El mensaje subliminal es obvio.

Al Pep Guardiola, como le llaman por lo general, lo consideran un ejemplo de la MarcaEspaña que puede compensar la imagen adversa que ha generado la situación económica española, e inclusive, ser capaz de abrir nuevos horizontes para salir delante de la crisis.

Soy aficionada al futbol, y de los equipos españoles, mi favorito es el Barcelona desde hace mucho tiempo, por lo que he seguido de cerca los juegos, eventualidades y triunfos de este equipo.

El liderazgo de Guardiola fue una pieza clave para el Barca. Con él ganaron 14 títulos en 19 años, e hicieron el triplete: Copa, Liga y Champions. Sus técnicas motivacionales incluyen todos los recursos psicológicos más actualizados. Es un hombre que está al día y, tal vez, con un pie en el futuro en todos sentidos.

Cuando dejó al Barca, lo buscaron muchos equipos internacionales que le ofrecieron cuantiosas sumas de dinero para que se fuera con ellos. Con toda discreción, declaró que estaba cansado, que quería tener un período de descompresión, y que más adelante vería qué convenía hacer.

Se fue a vivir a Nueva York y tomó un año sabático. ¿Se dedicó a la fiaca?,  ¿al dulce placer de fare niente? ¿a hacer turismo intrascendente? Nooooooo. Se dedicó a prepararse para el futuro, entre otras cosa, estudió alemán cuatro horas diarias durante seis meses. ¿Intuía o sabía hacía donde se dirigía?

Esa preparación le permitió llegar y triunfar en su presentación como nuevo entrenador del Bayern Munich, actual campeón de la liga europea, considerado por muchos, el mejor equipo de futbol actual. 

Había expectación, excepticismo,el deseo inconsciente de algunos alemanes reacios a que un extranjero dirija su equipo campeón, de que se equivocara o cayera mal, y había también  quienes consideran que un líder como él, que se toma su tiempo para pensar las cosas, que no traiciona al equipo en el que está trabajando, mientras por debajo del agua ya tiene “apalabrado” su contrato con otro, tiene la capacidad de vencer retos.

Lo logró. Ante cerca de 270 periodistas, directivos del equipo e invitados, llegó, habló y venció.  ¿Por qué?  Porque lo hizo en un impecable alemán, el idioma del equipo y del país en el que va a trabajar, además de pedir disculpas por no hablarlo perfecto. Porque contestó preguntas con fluidez en cinco idiomas: alemán, inglés, italiano, castellano y catalán. Porque estaba impecablemente vestido, con un traje sobrio y corbata. Por su humildad y sencillez, al decir que era él quien se iba a adaptar a los jugadores, y reconocer que era un equipo triunfador que le estaba dando una oportunidad muy valiosa y que era una bendición que le permitieran trabajar con ellos. Por su carisma, su sonrisa, su falta de afectación y exhibicionismo (no puedo dejar de compararlo con otro entrenador recién contratado por una cantidad millonaria que adolece de estas cualidades).

Considero que podemos aprender mucho de Pep Guardiola. Le deseo una larga y exitosa trayectoria, con una familia integrada, para que siga siendo referente para muchos jóvenes (y algunos viejos), de cómo prepararse para triunfar.

  

PRIMER PUERTA

IDENTIDAD NACIONALIDAD Y RACIAL

He sido muy escueta en mis dos entradas anteriores, lo hice con el propósito de no contaminarte y para que, al ver que era corto el tema, te animaras a cuestionarte los puntos que mencionaba. Estoy segura que ya has detectado si te conviene trabajar algún aspecto de los mencionados.

En ocasiones no nos damos cuenta de ciertas actitudes erróneas o limitantes que tenemos porque siempre han estado ahí; sin embargo, no nos sentimos a gusto, sentimos que algo anda fuera de contexto. Me llegó una carta que habla de este malestar y considero que puede servir como ejemplo:

Juan (no es su verdadero nombre), es hijo de padres mexicanos que emigraron a Estados Unidos a trabajar en el campo como espaldas mojadas, donde nacieron él y una hermana que tienen la nacionalidad americana. Comenta que se sintió muchas veces avergonzado de sus padres cuando iban a la escuela porque los papás de los demás niños eran “güeritos”, y que a él le molestaba su cabello hirsuto, el color de su piel, todo lo que lo hacía tan distinto a los otros niños. Se sentía inferior y evitaba socializar con sus compañeros lo más posible. Vivían en un barrio de mexicanos y latinos en los suburbios de la ciudad.

En su casa hablaban español y algunas palabras en spanglish, ya que sus padres no dominaban el inglés y con los compañeros del colegio evitaba utilizar el español.   Esto se revertía cuando venían a México a visitar a sus parientes a quienes consideraba inferiores por ser él “gringo”. Aquí hablaba inglés, o spanglish, el mayor tiempo posible para “apantallarlos”.

Juan dice que siente que no es de aquí ni es de allá, que no siente que su patria sea ninguno de los dos países y se autonombra “ciudadano el mundo”.   Estamos ante un caso de falta de identidad respecto a su nacionalidad, sus orígenes, su raza, de los que hay miles.  Este fenómeno se da en muchos países a los que llega una gran número de emigrantes en busca de oportunidades para sobrevivir, o para tener un mejor ingreso, y están también los que llegan como asilados políticos porque su vida está amenazada en su lugar de origen. La formación de especie de ghettos en los suburbios de las ciudades es muy común y ahí suelen formarse bandas que se alían contra las de otros grupos de distinta nacionalidad, o contra los nativos del lugar. Todo esto conlleva el que se puedan presentar conflictos como los que hubo hace poco en Francia y despertar conductas xenofóbicas en los residentes del país al que llegan, como sucede en Arizona, USA actualmente.

¿Qué puede hacer Juan? Puede estudiar y volverse bilingüe dominando ambos idiomas. La educación es la puerta hacia la construcción de nuestros sueños, el camino seguro para obtener muchos satisfactores y un medio para incrementar la seguridad en uno mismo. Juan puede encontrar razones para sentirse orgulloso del país de sus padres y abuelos, conociendo su historia, geografía, logros, su cultura aspecto muy relevante en el proceso de echar raíces. Puede localizar modelos de personajes mexicanos que hayan trascendido, o que sean famosos o reconocidos, que le modelen el camino de la superación y puede hacer lo mismo con algunos de Estados Unidos. Hay muchos programas de ayuda para que estudie y pueda homologar sus créditos, de becas muy interesantes que puede obtener si pone su interés y vocación en lo que quiere estudiar. Puede obtener la nacionalidad de los dos países. Tiene doble oportunidad para crecer, para sumar, para Ganar-Ganar. Es cuestión de óptica y decisión.

¿Qué opinas tú a este respecto? ¿Qué consideras conveniente que haga Juan?