Archivo de etiquetas| identidad

Diciembre 9 del 2014

Renovación 344

¿Seguimos en la co-dependencia por una necesidad de pertenencia?

Puede ser una de las razones que nos impiden romper con la dependencia, el sentir que somos “alguien” en función de la familia, del grupo, la etnia, la religión al que pertenezcamos y que, si nos separamos perdemos nuestra identidad.

Ahí está el quid del asunto, no tenemos identidad propia, somos un reflejo de lo que proyectan los demás.

Rescatarnos y definir nuestra identidad como un ser humano único, irrepetible, con necesidades, privilegios, obligaciones y responsabilidades individuales, es necesario para poder vivir plenamente el YO, antes de pretender construir un NOSOTROS.

Podemos tomar una lupa y utilizarla para conocernos a fondo.

Saber quiénes somos, qué queremos, adónde nos dirigimos, cuál es nuestra Misión en esta vida, es más que un concepto filosófico o espiritual, es la esencia de la vida misma, es lo que le da sentido a nuestra existencia.

Vamos a aplicar el autoconocimiento y a asegurarnos de que no actuamos basados en una necesidad patológica de pertenencia a cierto grupo.

Nota: Ver mi Programa de las Diez Puertas, publicado en este blog, para apoyarse en el reforzamiento de la identidad.

LAS DIEZ PUERTAS

Hemos visto un sendero que puede conducirnos a incrementar el conocimiento sobre nuestra personalidad, nuestras emociones y sentimientos, y para incorporar actitudes y acciones que nos faciliten ser cada día mejores seres humanos.

Algunas de las puertas las manejé en varios segmentos para hacer más completo y accesible el tránsito a través de ellas, otras las mencioné en forma breve porque todos ustedes las conocen y, espero, las dominen.

Les recuerdo cuáles son:

1.- IDENTIDAD

2.- OPTIMISMO

3.- CONFIANZA

4.- AUTOCONOCIMIENTO

5.- ESPERANZA

6.- EMOCIONES

7.- PERSEVERAR

8.- DAR

9.- PERDÓN

10.- ESPIRITUALIDAD

Lo que sigue es poner en práctica todo esto, todos los días, todas las semanas, todos los meses, todos los años, toda la vida.

Yo las organicé en la forma en que consideré les sería más fácil seguir el camino, ahora ya son todas suyas.  Habrá ocasiones en que será conveniente recurrir a una más que a otra, no hay un orden específico para su utilización, tú decides (intuitivamente) cuál es la que necesitas en un momento determinado y la practicas con entrega y amor.  Estoy segura que tendrás éxito si te comprometes contigo misma(o) en tu formación integral.

 

Puerta 5

AUTOCONOCIMIENTO

Recordemos que hemos abierto tres puertas:

1.- Identidad: sexo, nacionalidad, raza, social, cultura, creencias.

2.- Optimismo: definición, origen, conveniencia, pesimismo, depresión, psicología positiva, ventajas, optimismo sano y realista, acciones para incrementarlo.

3.- Confianza: En mí mismo, en los demás, en un Poder superior y/o en un Orden Universal. Definición,  análisis personal, origen, desconfianza, afirmaciones.

Toca el turno a la cuarta: El Auto-conocimiento que, como su nombre lo indica es la capacidad de tomar conciencia de quienes somos, cuál es nuestro inventario personal de fuerzas y debilidades; de logros y experiencias adversas y el aprendizaje que extrajimos de ellas.

Ya hemos avanzado algo en este camino al llevar a cabo las reflexiones que hemos propuesto en cada capítulo, que nos han conducido a identificar los puntos que requieren alguna modificación (incrementar, disminuir o eliminar) en nuestra identidad, en la forma cómo enfrentamos los retos que se nos presentan, al detectar si somos controladores y cuál es nuestra posición existencial, si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en un Poder superior. Es el momento de echar un clavado a tu interior y descubrir el valioso potencial que está ahí para que logres tus metas en la vida.

Muchas veces la imagen que tenemos de nosotros mismos no concuerda con la que perciben las personas a nuestro alrededor. ¿Por qué?  Existen varias posibilidades, una de ellas es que se tenga internalizada una imagen del Yo ideal y se esmere por actuar en base a ella, lo que se traduce en una falta de autenticidad, de aceptación de lo que uno es en ese momento. Los demás lo perciben empáticamente y no “compran” la idea.

Si se parte de la premisa de aceptar lo que uno es como una consecuencia de lo que ha asimilado a lo largo de la vida, sin culpar a nadie por lo que no se tiene,  falta o sobra, estaremos a cargo de nuestra vida. No somos marionetas ni víctimas del pasado, somos los conductores del volante y podemos dirigirnos adonde nos convenga aquí y ahora.

Hay muchos ejercicios que pueden facilitarte la tarea de descubrir quién eres y cómo te perciben los demás. Compartiré algunos:

a)     Escribe Yo soy………..y pon todo lo que se te ocurra.

b)    Haz una lista de todos los aspectos positivos de tu personalidad. Te recomiendo ser sintético y buscar una palabra que represente lo que quieres decir, no anécdotas largas, por ejemplo: inteligente, amable, cariñoso, solidario, simpático, disciplinado, etc.  No importa si la lista es larga, es un magnífico síntoma de que tu inventario personal positivo es muy extenso y eso va a ayudarte en la vida.

c)     Si hay una resistencia a utilizar alguna parte positiva de tu personalidad en algún contexto específico, por ejemplo, si sólo eres amable en la oficina y en la casa no, anótalo. El hecho de que no lo apliques en algún lugar o circunstancia, o con determinadas personas, no implica que no esté en tu interior. Más adelante será motivo de reflexión ver qué hay detrás de esa resistencia.

d)    Deja la modestia a un lado. Sé realista y objetivo.

e)     Si surgen conceptos negativos, anótalos en otra hoja y focaliza los aspectos positivos primero.

f)      Rememora todos los eventos que puedas del pasado para extraer los elementos positivos qué utilizaste.

Es conveniente tener un cuaderno e ir resolviendo ahí todas tus reflexiones, conclusiones, dudas. Esto te va a facilitar un acceso ordenado, rápido y directo a tu base de datos personal , y será un parámetro cuando lo compares con tu desempeño futuro. Te deseo mucho éxito en esta tarea.

g)

LAS DIEZ PUERTAS

PRIMER PUERTA.

Bienvenidos y bienvenidas a este espacio en que vamos al encuentro de un autoconocimiento mayor  para lograr que la armonía prevalezca en todos los ámbitos de nuestra vida.

Nuestra identidad, y cómo la asumimos y manejamos, es la base de muchos de nuestros pensamientos, sentimientos  y acciones. Si tenemos algún aspecto que no hemos resuelto en este sentido, nuestro camino de la trascendencia se va a lentificar o bloquear.

Empecemos con la identidad sexual. La forma en que la integraste y el impacto que ha causado en tu vida es determinante. Voy a mencionar algunos puntos de reflexión, el que tú quieras profundizar o no en ellos y si quieres resolver algunos aspectos pendientes al respecto, es tu decisión:

  • Me identifico con mi sexo.
  • Pertenecer a mi sexo me llena de orgullo y satisfacción.
  • Mis padres aceptaron/rechazaron mi sexo desde antes de nacer.
  • Asocio mi sexo a la sumisión, dependencia, inmadurez.
  • Mi sexo determina que yo sea dominante y quiera controlar todo.
  • Creo que ser hombre o mujer es condicionante o limitante para ciertas actividades en la vida (aparte de concebir hijos).
  • Me identifico más con el sexo opuesto y quisiera pertenecer a ese núcleo.
  • He elegido otra preferencia sexual.
  • Haber nacido y/o crecido como hombre, mujer, homosexual, lesbiana, transexual, bisexual, ha determinado el rumbo de mi vida.
  • Asumir mi identidad sexual no me genera ningún tipo de conflicto.

Revisa los que consideres conveniente y trabaja en los que sea necesario para que puedas vivir plenamente tu identidad sexual.