Archivo de etiquetas| homosexuales

Matrimonio gay

Motivada por la lectura de un artículo en el periódico El País (22 de julio de 2015), titulado “La Iglesia ama a los gais, por eso rechaza su matrimonio”, quise conocer la publicación de la Arquidiócesis de México a la que el periodista refiere como fuente de esa afirmación, para ver si se trataba de “errores literarios”, o eran conceptos reales los que comentaba, para lo cual ingresé a la página:

http://www.siame.mx/

en la que encontré la siguiente publicación bajo el título: ¿Por qué la Iglesia se opone al ‘matrimonio gay’? La Iglesia, como Madre, se preocupa por todos sus hijos, quiere que estén lo mejor posible, y si percibe que corren algún riesgo, se los advierte. Martes 21 de julio de 2015 9:00 horas. DLF Redacción. (sic).

Dentro del contenido, en un lenguaje muy coloquial, en el que no faltan los anglicismos como usar la palabra kínder para referirse a la escuela preprimaria, el texto menciona el ejemplo de una madre que, cuando por primera vez va a enviar a su hijo a uno de esos planteles educativos, le recomienda que no se quite el sweter si hace frío, que no se ponga al sol si hace calor, que no beba agua del grifo ni cambie con algún amiguito su “lunch” por comida chatarra y que, si algún niño estornuda, no se le acerque. Todas estas recomendaciones las hace, sin importarle si sus consejos son bien recibidos o no, porque no quiere que su hijito se enferme.

Hacen una comparación entre esta actitud maternal y la Iglesia, en su rol de Madre, que se «preocupa de todos sus hijos y quiere que estén lo mejor posible, por lo que les advierte cuando corren algún riesgo, como el del “matrimonio gay”.

Mencionan también que » la Iglesia se opone a este matrimonio porque no quiere que nadie sufra los daños a la salud física, psicológica y espiritual que acarrea el “matrimonio gay”.

En cuanto a la salud física, exponen que el cuerpo humano no está diseñado para una relación homosexual, puntualizando que: “la mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración, resiste la fricción, segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen. En cambio, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente: causando sangrados, infecciones, y eventualmente incontinencia, pues con el continuo agrandamiento, el orificio pierde fuerza para cerrarse”.

Comentan que en el sexo anal, al entrar el miembro en contacto con la materia fecal, que contiene muchos microbios y bacterias, y practicar después el sexo oral, se están ingiriendo muchos contaminantes, y que en las relaciones lésbicas, puede haber también contagio de enfermedades de transmisión sexual.
.
Proporcionan alguna información antigua sobre el VIH/SIDA en los Estados Unidos, aseguran que más del 50% de los homosexuales contraerán algún tipo de enfermedad de transmisión sexual, ya que la mayoría de los homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo. La única solución es la continencia.

Terminan diciendo que “La Iglesia no odia a los homosexuales, los ama, y sufre si ellos sufren, por eso se opone el ‘matrimonio gay’, porque quienes participan en este tipo de unión tienen una altísima probabilidad de terminar con una grave enfermedad”.

Les sugiero entren a la página web y lean toda la publicación. Por lo pronto, me quedan muchas preguntas, entre ellas mencionaré algunas:

• ¿La Iglesia, como Madre preocupada por la salud de sus hijos, se opone al “matrimonio gay”,o a las relaciones homosexuales entre varones?

• ¿Si eres homosexual y no te casas estás exento de peligro?

• ¿Tan grave es el matrimonio como práctica de “sexo seguro” dentro de una relación en la que exista también una comunión afectiva, mental, espiritual?

• ¿Las relaciones anales son riesgosas sólo para los homosexuales?

• ¿El matrimonio gay es entre hombres y no entre mujeres?

• ¿El sexo oral es siempre una fuente de contaminación de enfermedades sexuales?

• ¿Por qué se habla de “matrimonio gay” como un peligro potencial y no de la las relaciones sexuales de los pederastas? ¿Cuál es la diferencia?

• Cuando un hombre abusa sexualmente de un niño, ¿no hay riesgo de daño físico, psicológico y espiritual?

• ¿Por qué la Iglesia no toma esa bandera con más énfasis?

PAPA NEGRO

Tal vez sirvió nuestra energía para que se nombrara a un Papa que pueda enfrentar la difícil tarea que le espera al líder de la iglesia católica.

Había elementos adversos: No estaba como favorito en las quinielas, los jesuitas han sido por largo tiempo marginados del poder en el vaticano, la sombra de sus relaciones con la antigua dictadura argentina pesaba mucho.  Por otro lado, los jesuitas son considerados como la orden mejor preparada. Dedicados a la educación durante siglos, tienen una capacidad formativa muy amplia. Sin innovadores y reformadores, no le tienen miedo a los cambios, los propician y abrazan con determinación.

Todo tiene su lado luz y su lado sombra, y considero que en esta ocasión pesa más los aspectos positivos que los negativos.

La forma en que salió al balcón a saludar a los fieles, sin grandes elementos decorativos, sin una cruz llena de piedras preciosas, repujada en oro. El diálogo coloquial, inusual entre los mandatarios de la iglesia católica, iniciado con un saludo de buenas noches y una frase de despedida. La sencillez de sus palabras, el tono cálido y festivo de su voz. El haber mostrado humildad para pedir a los fieles que hicieran una oración por él, pedir silencio e inclinar la cabeza, antes de que él les diera la bendición, todo ello llegó a millones de personas como una chispa de esperanza.

Podrán decir que pedir una oración por el Papa emérito es una acción diplomática, y que todo puede estar muy bien estudiado, y tal vez tengan razón.

Ahora que, cuando en México, y en muchos otros países, vemos a los Cardenales y Obispos desplazarse en grandes autos último modelo, vestir ropas bordadas en oro hasta la saciedad, adornarse con crucifijos y anillos lujosísimos, asistir a banquetes y festejos especiales (como la fiesta taurina) siempre en primera fila, cobrar un dineral por su participación en ceremonias, etc., el escuchar que este Papa se desplazaba en transporte público, que iba a impartir misa a barrios populosos, que vivía con sencillez, es algo que nos parece imposible.

He conocido a varios sacerdotes jesuitas a quienes admiro como elementos valiosos para su congregación y para todos los que viven a su alrededor, a quienes agradezco el haber sido parte de mi formación espiritual y psicológica en una etapa de mi vida. Sé que también hay unos pocos que no son un modelo óptimo de desempeño.

Me quedo con la capacidad de sincretismo que han practicado desde siempre. Recordemos que a México llegaron en 1572 y fueron expulsados en forma súbita e inapelable el 25 de junio de 1767, por decreto de Carlos III, Rey de España.

En 1645, la Compañía tenía en México 401 jesuitas, de los cuales unos atendían dieciocho colegios y otros, parroquias o misiones. La labor misionera se inició a partir de 1591 en la periferia de México, al oeste y al norte de la República, muchas veces pagando el precio del martirio. Entre otras muchas, hubo misiones en Sinaloa, Chínipas, Tepehuenes, Tarahumara, Pimería y California.

Los jesuitas regresaron en 1813 y su labor educativa los ha caracterizado desde entonces. Los invito a investigar y a visitar las universidades y colegios que fundaron y construyeron en varios estados de la República Mexicana, y a apreciar la labor que están desarrollando en la actualidad.

Es imposible mencionar a todos los eminentes jesuitas que han trascendido, y sólo voy a mencionar a Anthony de Melo, S.J. y a John Powel, S.J., que tanto han influido en miles de personas para superarse y mejorar su calidad de vida.

Hagamos un voto de fe para que vengan cambios urgentes, vitales, imprescindibles, para la iglesia católica, modificaciones conceptuales y conductuales de sus líderes, que traigan esperanza a los millones de pobres y desamparados del mundo. Pidamos porque los sacerdotes salgan de sus nidos lujosos y convivan con el pueblo, coman y duerman con él, sufran y se alegren con él, enseñen, eduquen y formen, no sólo con la palabra sino con el ejemplo.

Confiemos en que este Papa tenga la sabiduría de no emprender cruzadas medievales contra el aborto, los homosexuales, y todos los temas controversiales de ese tipo que existen en la actualidad. Es el momento de unir, de sumar, de ganar-ganar, de elevar la calidad de vida de los fieles en todos los sentidos.

Consultar:

http://tripod.com

www.uia.mex

www.catolicos.com/jesuitasmexico

www.codex.colmex.mx

www.fundacionsanignacio.org

Libros Editorial Sal Terrae:

Anthony de Melo, S.J.

*   Autoliberación interior            *   Un minuto para el absurdo              *   La oración de la rana

*   El canto del pájaro                     *   ¿Quién puede hacer que amanezca?

John Powel, S.J.:

*    ¿Por qué temo decirte quién soy?      *   Amor incondicional             *   ¿Por qué temo amar?

*   El enigma del yo            * Plenamente humano, plenamente vivo      *   Así es la música

Ver la película  británica «La Misión», con Robert De Niro, Jeremy Irons y Ray MacAnally, que obtuvo varios premios (Oscar, Bafta, Globo de Oro, Cannes) por su fotografía, actuación secundaria y música de Ennio Morricone.