Archivo de etiquetas| generosidad

GRACIAS A LA VIDA

GRACIAS A LA VIDA.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Escrita por VIOLETA PARRA SANDOVAL

Ayer escuché esta canción, interpretada por una magnífica cantante, en una celebración del aniversario de 92 años de un señor que llega a esa edad lúcido, alegre, rodeado de amigos, compañeros, colegas, familiares, quienes le profesan admiración, respeto, cariño, y que hicieron votos para que siga en ese sendero armonioso de bonhomía, amor, generosidad, actitud triunfadora, alegría, compañerismo y solidaridad, ternura y calidez, para que coseche lo mucho que ha sembrado a través de los años.  Ahí encontré a muchas personas mayores, abuelos  de espíritu joven que transitan la misma ruta de positivismo que el festejado.

Rememorando la canción, hoy doy gracias a la vida por ser yo, por estar viva, por tener un cerebro que piensa y me motiva a ser mejor cada día, por tener una familia integrada, sana, luchadora, triunfadora; por tener unos nietos encantadores que me enseñan, cada uno de acuerdo a su edad, que va desde los 3 años hasta los veintes, a mantener viva la capacidad de asombro y aprendizaje. Sus risas son cascabeles de alegría y esperanza que retumban cuando algo me aflige.

Agradezco también el tener amigos sinceros con quienes comparto alegrías y tristezas, y a mis alumnos por mantenerme en la vía de la superación y el aprendizaje.

Mi meta actual es compartir lo más que pueda, en todos sentidos, antes de partir de este mundo, y hacerlo con alegría y amor.

 

 

OCTAVIO RIVAS SOLÍS

Hoy me enteré que murió Octavio Rivas Solís (México 1935/2015), médico cirujano que se especializó en medicina psicosomática y psicología deportiva.

Durante muchos años fue el psicólogo del equipo de futbol Pumas y, posteriormente, apoyó a la Selección Mexicana de Futbol, además de asesorar también a muchos otros equipos y deportistas.

Tuve la fortuna de conocerlo en 1975, cuando tomamos un curso de Análisis Transaccional en el Centro Médico del Seguro Social, hoy siglo XXI, impartido por la ALAT.

No conozco a otra persona con la capacidad de metabolizar y poner en práctica lo aprendido tan rápido como lo hacía Octavio. Su afán de estar al día y de superarse en todos sentidos, lo hicieron pionero en muchas disciplinas de la conducta humana.

Yo me formé profesionalmente en Análisis Transaccional (AT) con él, y con los especialistas que trajo a México, hasta convertirme en miembro clínico de ALAT.

Gracias a sus cursos, seminarios, sesiones terapéuticas y asesoría, conocí, no sólo la teoría, sino a poner en práctica la PNL, la Gestalt, el psicodrama, el manejo de terapia de grupo, la hipnosis, la bioenergética,  el proceso para cerrar un duelo tras la muerte de un ser querido, la Psicología deportiva, tantas y tantas cosas, que han sido herramientas muy útiles para mi desarrollo personal y profesional.

Su apoyo fue incondicional en todos sentidos y momentos. Por ejemplo, en una ocasión me pidió que impartiera unos módulos de AT en unos seminarios de 24 horas para 120 personas que él dirigía. A pesar de mi miedo, él me impulsó a hacerlo. Cuando pedí a los participantes una evaluación sobre mi desempeño, me dijeron que yo era una copia femenina de Rivas Solís, que fuera yo misma. Lo tomé en cuenta y empecé a volar con mis propias alas.

Considero que Octavio Rivas Solís aportó mucho a la Psicología deportiva, empresarial y educativa, y que dejó huella en miles de personas que lo recordarán como una figura trascendente que los ayudó a ser mejores personas.

Si me pidieran que dijera un rasgo relevante de su personalidad, diría la generosidad. Aprendía algo hoy y, al día siguiente, lo estaba compartiendo con todos, sin pedir nada a cambio.

Octavio. Gracias por haber sido mi maestro, mi terapeuta, mi coaching, mi modelo a seguir en muchos aspectos de mi crecimiento personal. Te recordaré siempre con cariño y respeto.

Marzo 23 del 2014

Renovación 83

¡Entró la primavera con todo el ímpetu de la naturaleza para perpetuar la vida!

Si miramos a los árboles vamos a verlos cubiertos de brotes, de ramas nuevas, de follaje nuevo y reluciente, de flores que anuncian que vendrán frutos más adelante.

Vamos a imitar a la naturaleza. Vamos a permitir que broten de nosotros ramas nuevas, es decir, hagamos vínculos nuevos con personas positivas que pueden ser compañeros o compañeras de camino, no estoy hablando de una pareja, si no de alguien con quien recorreremos al mismo tiempo el camino de la evolución personal.

Practiquemos la generosidad en todos nuestros actos: amabilidad, empatía, ternura, compasión, apoyo, y ello hará que nuestra vida se rodee de un halo positivo que atraerá todo lo positivo del universo.

Permitamos que florezca nuestra capacitad de aprender, de asimilar lo diverso y lo complejo, de recuperar nuestra capacidad de asombro, para dar salida a nuestra creatividad e imaginación mediante acciones que traigan a nuestra vida, y la de quienes nos rodean, bienestar y alegría.

“Voy a permitir que florezca en mí lo mejor de mi interior, para lograr mi bienestar y el de quienes están a mi alrededor”

Marzo 16 del 2014

Renovación 76

Hemos trabajado duro durante seis días. Nos toca “recargar pilas”.

Podemos dar un paseo y comunicarnos con la naturaleza, con lo cual estaremos absorbiendo energía positiva y renovadora.

Meditar y fortalecer todas nuestras células es una opción.

Empaparnos con obras de arte es gratificante también.

Todo lo anterior es positivo y renovador, mas no podemos hacerlo todo el tiempo, todo el día. Hoy vamos a añadir otra herramienta más para incrementar nuestra energía: DAR.

Sí, dar. Vamos a dar una sonrisa a todos los que nos miren, en lugar de voltear hacia otro lado. Vamos a sonreír a los niños, en lugar de pensar en Herodes. Vamos a sonreír cuando algo salga mal, en lugar de echar rayos y centellas.

Vamos a sonreírle a la vida, al amor, al bienestar, al afecto, a la solidaridad, a la generosidad, a la tolerancia, al buen humor.

“Regalemos una sonrisa a la vida”.

10 DE MAYO

Se acerca el 10 de mayo y ya muchas personas han adquirido sus regalos en las “ventas nocturnas” de grandes almacenes, algunas otras han sido más pragmática y han elaborado algo significativo para darlo ese día a su mamá.

Lo ideal sería que la gratitud y cariño a la madre prevaleciera todo el año, sin necesidad de caer en el consumismo para reconocer su labor. En el día a día podemos dar algo de nosotros mismos, y hacer más llevadero el tránsito de las madres de edad avanzada hacia la recta final.

Si estás separado o distanciada de tu madre por razones necesarias, como pueden ser maltrato, abuso o abandono, vale la pena aprovechar la ocasión para manejar tus emociones auténticas al respecto, procesar tus sentimientos y liberarte de la carga de rencores o resentimientos que lo único que van a hacer, es carcomerte el alma y el cuerpo.

Cuando has utilizado la Inteligencia Emocional y has limpiado de cargas negativas tu vida, podrás ver con una nueva óptica los hechos que tanto te lastimaron.

Es importante que asumas que ella (o ellos si el padre estuvo involucrado), son producto de su historia, y no pudieron o no supieron cómo salir de su conducta patológica. Investiga y documenta el por qué actuaron de tal o cual manera, así podrás entenderlos. Siente sus dolores y carencias y podrás llegar a comprenderlos. Ese es el camino del perdón. Es necesario que los perdones por todo lo negativo que aportaron a tu vida. Tú eres ahora una persona capaz, inteligente, madura, que puede cerrar esas heridas en tu interior.

Si ya murieron, haz un ritual para darles el perdón y habla con ellos, escríbeles una carta, visítalos en el panteón, déjalos ir con la generosidad que da el amor verdadero, el que trasciende fechas y no necesita regalar cosas.

15 de Mayo  día del Maestro

Han sido mis Maestros muchos profesores de diversas materias, desde matemáticas, lectura, historia, cálculo mercantil, contabilidad, y otras muchas que fueron parte de mi formación académica desde primaria hasta la universidad y las que me ayudaron en el área del desarrollo humano.

Notarán que hago una diferencia entre ser profesor y ser Maestro y quiero enfatizar que, para mí, no es lo mismo educar que formar.

EDUCAR            =      TRANSMITIR CONOCIMIENTOS

FORMAR             =      FAVORECER  LA ADQUISICIÓN DE HERRAMIENTAS PARA    UN CRECIMIENTO INTEGRAL.

Muchos profesores pueden modelar un camino de superación y es a ellos a quienes recordamos con gratitud.

La vida es muy generosa y nos ofrece Maestros muy especiales en el camino que pueden ser personas de todas las escalas sociales, de distinta formación académica, creencias, nivel cultural, posición económica y social. Por ejemplo, en mi caso, la Nana Soledad (que apenas sabía hablar español); varios médicos-consejeros que me brindaron siempre orientación y apoyo; una amiga querida cuando viví en un lugar casi desértico con quien compartía libros e inquietudes y muchos más que no eran profesores académicos.

Todas las personas que están en nuestro tránsito por esta vida tienen algo que enseñarnos, y depende de nosotros que nos abramos para asimilar ese conocimiento. En especial, aquellas personas que suponemos “nos hicieron sufrir”, cumplían una misión y es importante que encontremos el sentido de ese sufrimiento, del dolor que vivimos a su lado, para llegar al aprendizaje.

Pueden ser nuestros Maestros los padres, abuelos, hijos, nietos, vecinos, amigos, el que recoge la basura todos los días o el que nos trae el periódico a la puerta.

Agradezcamos a todos ellos su labor en  pro de nuestra superación como seres humanos y vamos a modelar la bondad, la aceptación, la generosidad, en el acto mismo del Amor, del amor a la Vida, a la Totalidad, a nosotros mismos, para que podamos amar a los demás.

¡FELICIDADES A TODOS LOS MAESTROS!