Archivo de etiquetas| fantasía

LOS CUENTOS DE HADAS

Los cuentos de hadas que escuchamos en la niñez, se quedan grabados para siempre en nuestra memoria. Una muestra de ello se ve en la serie televisiva titulada “Once upon a time”, (“Erase una vez”), con mezcla de personajes ficticios y personas que viven en la actualidad.

Los niños piden, una y otra vez, que se les lea el mismo cuento, y si los padres les leen otro, al acabar piden oír su relato preferido. Esa necesidad de repetición es para reiterar que las cosas no cambian, que son siempre las mismas con el mismo final.
Desde el punto de vista psicológico, los cuentos de hadas, así como las caricaturas de Walt Disney, contienen muchos elementos no recomendables para alimentar la mente de un niño.

¿Qué podemos hacer? Existen varias opciones:
• Hay muchas biografías de personajes que han trascendido en la música, en la ciencia, en el deporte, escritas e ilustradas para niños.

• Algunos cuentos no hablan de madrastas y cazadores asesinos, ni niños abandonados en el bosque, sino que narran alguna aventura donde lo que prevalece es el descubrimiento de algo asombroso.

• Podemos buscar algunos personajes que resuelven una situación y/o ganan un premio. Por ejemplo: A uno de mis nietos le inventé una anécdota sobre los papás de Mozart cuando lo escucharon tocar por primera vez el piano. Por supuesto que precisé que fue un niño prodigio que a los cinco años no sólo tocaba el piano, sino que ya había compuesto varias obras musicales. Hice lo mismo respecto a Chopin, Beethoven, Edison, Arquímedes, Cristobal Colón, Hernán Cortés, entre otros muchos, y al final comentabamos juntos qué podíamos aprender de sus vidas.

Busque ilustraciones de algunos de ellos como niños y recabé información que llamara la atención de mi nieto, y formé un pequeño álbum digital que imprimí para que después él lo leyera. Por ejemplo le daba mucha risa que Arquímedes hubiera salido corriendo desnudo de la bañera, gritando “Eureka” cuando descubrió el efecto de la barra de jabón que cayó en el agua, ya que encontré una caricatura muy simpática sobre ese momento.
La mente de un niño es un libro en blanco que se empieza a escribir desde antes de nacer. Después, cuando es un bebé, imaginen que cada poro tiene una cámara que graba todo, sonido, imagen en tercera dimensión, sensaciones, olores, etc., y que TODO, TODO, queda registrado en la prodigiosa computadora que tiene en su cerebro.

Cuidemos con qué alimentamos ese cerebro: ¿Mediante la Nana electrónica (la televisión), con imágenes e información de todo tipo? ¿Los juegos que vienen en aparatos de comunicación que le dejamos manejar indiscriminadamente?

Lo que sembremos, será lo que él cosechará. Si queremos que sea feliz, cuidemos su mente hoy.

Mayo 19 del 2014

Renovación 140

Soñar es una manifestación mental de una persona dormida, de imágenes, sonidos, sensaciones y sentimientos que, por lo general, están relacionadas con la realidad. Desde el punto de vista psicológico, los sueños son, entre otras cosas, estímulos anímicos de fuerzas psíquicas que no pueden elaborarse con facilidad, hay una re-elaboración de la información almacenada en la memoria, relacionada con lo ocurrido durante el día o la noche previa.

Podemos programar nuestros sueños hasta cierto punto, así como recordarlos para analizarlos, cosa que nos será útil.

Vamos a recordar las veces que “soñamos despiertos”, que nos vamos a la “fantasía”, a la “imaginación” y divagamos por un rato sobre algo que nos agrada o suponemos que nos hará felices. Todos lo hemos practicado alguna vez y recordamos la grata sensación de bienestar cuando “regresamos” a nuestra realidad.

Esto puede ser positivo si no caemos en el exceso y lo utilizamos como un escape para evadir la verdad de nuestra existencia, para compensar algo por lo que no vamos a luchar despiertos, o llegamos a mezclar fantasía y realidad para crear una confusión mental que nos impida enfrentar, confrontar y manejar lo que nos duele en estos momentos.

Podemos manejar fantasías dirigidas (ensueños), y convertirlos en una forma de visualizar nuestra meta ya conquistada, los logros por los que estamos luchando. Es una herramienta de la PNL que va a facilitarnos el camino.

Vamos a soñar y a construir nuestros sueños.

Vamos a visualizarlos y a convertirlos en realidad.

Podemos hacerlo.

Marzo 4 del 2014

Renovación 63

Ser responsables de nosotros mismos significa, aceptar las consecuencias de lo que pensamos y sentimos que es el origen de lo que hacemos.

¡Es tan fácil culpar a los demás! Por no ser lo que nosotros queremos que sean, porque no se comportan de acuerdo a nuestras expectativas, porque están muy lejos de la imagen internalizada del personaje de cuento que deseamos adopten.

Una de las medidas que adoptamos para ello es etiquetar todo:
• Los hombres son…
• Los grupos de autoayuda no sirven…
• Todas las mujeres buscan…
• Los padres deben ser….
• Todos los hombres quieren eso…
• Mi pareja es insensible…

Otra es fugarnos al lugar de las fantasías inconclusas:
• Si hubiera sido más cariñoso…
• Si hubiera escogido a mi otro novio…
• Si no hubiera tenido tantos hijos…

En esta forma vamos evadiendo tomar las riendas de nuestra vida y, poco a poco, nos convertimos en títeres que son manejados por los demás según sus intereses.

“Voy a eliminar de mi narrativa todas las etiquetas que utilizo para personas, eventos, circunstancias, y voy a ver todo con objetividad para aprender de todo lo positivo y negativo que me ha rodeado”.

Febrero 21 del 2014

Renovación 52
¿Experimentación?

Hay personas que sienten una profunda necesidad de experimentar para aprender, otras, pueden hacerlo mediante la observación, el análisis, la identificación, con lo que en muchas ocasiones sufren menos.

Podemos tener la capacidad de vivir y experimentar una fantasía, sin que hagamos daño a nadie, a nada, ni a nosotros mismos, para analizar la vivencia, confrontar nuestras emociones y pensamientos, utilizar toda la capacidad de nuestra corteza cerebral para ser pragmáticos, objetivos, realistas, analizar la razón de su existencia y las consecuencias que puede tener si optamos por mantenerla, y llegar a conclusiones determinantes.

La conclusión final puede ser que es conveniente seguir alimentando esa fantasía, lo que haremos el tiempo que sea necesario para que podamos realizarla, o en su caso, puede devenir en que estamos utilizando la fantasía para evadir la realidad de nuestra vida.

Seamos congruentes, vamos a pensar, sentir y actuar en la misma frecuencia.

Enfrentemos nuestra realidad y tomemos las medidas necesarias para llevar una vida digna, productiva, feliz. ¡Podemos hacerlo!