Archivo de etiquetas| experiencia

AÑO 2020

Como número es una cifra “bonita”, grata al oído. Nos recuerda una carabina y el que nos percatemos dos veces de algo que no caíamos en cuenta.

¿Qué vamos a hacer con este regalo de vida? ¡Otro año más para lograr ser, hacer, tener, infinidad de cosas! ¡Lo que nosotros decidamos ser, hacer, tener!  Plantearnos estas preguntas nos permite reflexionar sobre si andamos en el camino que nos lleva a trascender, o nos hemos desviado de la ruta al haber encontrado obstáculos o escuchado el canto de las sirenas.

Es necesario que las acciones que planeen realizar durante este año formen parten de su Proyecto de vida personal, y de su Proyecto de pareja o de familia, si los tienen. De lo contrario serán como esas luces multicolores de los fuegos artificiales que estallan en el cielo durante los festejos. Pueden ser muy bellas y gratas, y no llegan a ninguna parte. En cambio, si nuestro año recién estrenado forma parte de un Plan maestro, todo lo que hagamos será como eslabones que nos consoliden, fortalezcan y guíen hacía una Meta ya establecida.

Supongo que ya tienen definida su Meta final de vida: LA MUERTE, y que de ahí han trazado la ruta, no solo para llegar a ella, sino para trascender y dejar huella. Tal vez tengan 50, 60, 45, o menos años para lograr todo lo que quieren hacer. También existe la posibilidad de que sean unos pocos meses o años si padecen alguna enfermedad terminal.

En ambas situaciones, vamos a comprometernos a vivir cada día a tope, es decir, en forma intensa, apasionada, con una entrega total de cuerpo, mente y espíritu en todo lo que realicemos.

Luchar por nuestros ideales, anhelos, sueños, es construir cada día una parte de ellos. Vamos a definirlos para poder elaborar los planos y organizar nuestros recursos para llevarlos a cabo. Os recursos pueden ser materiales, emocionales, mentales, espirituales, todos ellos producto de nuestra experiencia y de todas las lecciones que hemos aprendido de nuestros Maestros de Vida, sobre todo de aquéllos que no nos hicieron fácil el camino.

Revisar, actualizar o diseñar nuestro Proyecto de vida es el primer paso. ¡Vamos a hacerlo hoy!

Octubre 9 del 2014

Renovación 283

He aquí una serie de frases interesantes:

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.
Descansar, es empezar a morir.

(Gregorio Marañón. 1887-1960. Médico y escritor español)

Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

(Abraham Lincoln 1808-1865. Político USA)

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.

(Ágata Christie. 1891-1976. Escritora inglesa)

Las actitudes son más importantes que las aptitudes.

(Winston Churchil. Político británico)

La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede.

(Aldous Huxley. 1894-1963. Escritor inglés)

Septiembre 5 del 2014

Renovación 249

Vamos a recordar una anécdota que nos puede servir para abrirnos al autoconocimiento y al saber universal, en dos versiones. La información está en es.wikipedia.org/wiki/101_historias_zen

“Nan-in, un maestro japonés durante la era Meiji (1868-1912), recibió a un profesor universitario que venía a preguntar sobre el zen.
Nan-in sirvió té. Llenó la taza de su visitante, y continuó virtiendo té.
El profesor observaba cómo la taza rebosaba hasta que no pudo contenerse. «¿No ve que la taza está completamente llena? ¡Ya no cabe más!».
«Como esta taza —dijo Nan-in—, estás lleno de tus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo puedo enseñarte el zen a menos que primero vacíes tu taza?”

Extrapolando la actitud de conocer y saber todas las respuestas a nuestra vida diaria, cuando adoptamos esa postura de autosuficiencia, ya no permitimos conocer otras teorías, técnicas, conceptos, experiencias.

Es conveniente abrirnos a la posibilidad de otros enfoques, otros puntos de vista, otras personas que han vivido experiencias diferentes a las nuestras y que pueden aportarnos su testimonio.

Cada día podemos aprender algo, no sólo de las personas eruditas, sino también de un barrendero de la calle, un campesino iletrado, un niño inocente.

Ser humilde para aceptar las enseñanzas que la vida nos presenta, nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza.