Archivo de etiquetas| enfermedad terminal

AÑO 2020

Como número es una cifra “bonita”, grata al oído. Nos recuerda una carabina y el que nos percatemos dos veces de algo que no caíamos en cuenta.

¿Qué vamos a hacer con este regalo de vida? ¡Otro año más para lograr ser, hacer, tener, infinidad de cosas! ¡Lo que nosotros decidamos ser, hacer, tener!  Plantearnos estas preguntas nos permite reflexionar sobre si andamos en el camino que nos lleva a trascender, o nos hemos desviado de la ruta al haber encontrado obstáculos o escuchado el canto de las sirenas.

Es necesario que las acciones que planeen realizar durante este año formen parten de su Proyecto de vida personal, y de su Proyecto de pareja o de familia, si los tienen. De lo contrario serán como esas luces multicolores de los fuegos artificiales que estallan en el cielo durante los festejos. Pueden ser muy bellas y gratas, y no llegan a ninguna parte. En cambio, si nuestro año recién estrenado forma parte de un Plan maestro, todo lo que hagamos será como eslabones que nos consoliden, fortalezcan y guíen hacía una Meta ya establecida.

Supongo que ya tienen definida su Meta final de vida: LA MUERTE, y que de ahí han trazado la ruta, no solo para llegar a ella, sino para trascender y dejar huella. Tal vez tengan 50, 60, 45, o menos años para lograr todo lo que quieren hacer. También existe la posibilidad de que sean unos pocos meses o años si padecen alguna enfermedad terminal.

En ambas situaciones, vamos a comprometernos a vivir cada día a tope, es decir, en forma intensa, apasionada, con una entrega total de cuerpo, mente y espíritu en todo lo que realicemos.

Luchar por nuestros ideales, anhelos, sueños, es construir cada día una parte de ellos. Vamos a definirlos para poder elaborar los planos y organizar nuestros recursos para llevarlos a cabo. Os recursos pueden ser materiales, emocionales, mentales, espirituales, todos ellos producto de nuestra experiencia y de todas las lecciones que hemos aprendido de nuestros Maestros de Vida, sobre todo de aquéllos que no nos hicieron fácil el camino.

Revisar, actualizar o diseñar nuestro Proyecto de vida es el primer paso. ¡Vamos a hacerlo hoy!

Junio 15 del 2014

Renovación 167

¡Hay tantas cosas que quisiera hacer antes de morir!

Por lo general escuchamos esta oración cuando a una persona le diagnostican una enfermedad terminal, y nos causa inquietud constatar cómo se lamenta no haber hecho esto o lo otro, y no tener ya tiempo para hacerlo, puesto que ya no tiene futuro.

Vamos a pensar y a escribir diez cosas que queremos hacer antes de morir. Puede tratarse de viajar a determinados lugares a países, convivir y despedirnos de algunas personas, escribir un libro, subir a una montaña, visitar un lugar sagrado, en fin, cada cabeza es un mundo, por lo que puede haber muchas ideas al respecto.

Pensamos que la vida es nuestra y que va a durar mucho tiempo, y puede ser que, a la vuelta de la esquina, nos espere una sorpresa negativa y nos presenten la tarjeta roja (expulsión en el juego de futbol soccer), sin que nos hayamos percatado que ya nos habían avisado dos veces que íbamos por un camino equivocado (tarjeta amarilla).

Prevenir en lugar de lamentar.

Saber qué queremos, cuáles son nuestras metas es indispensable antes de arrancar, aunque algunos ya salieron al camino hace 20, 30, 40 años o más, sin saber cuál era el rumbo de su vida.

Verificar que estemos en el camino adecuado para lograr nuestros objetivos y no desviarnos es necesario para avanzar.

Aceptar que podemos morir mañana es vital para apreciar el invaluable regalo de vivir.

TANATOLOGÍA ENFERMEDAD TERMINAL

Todos podemos tener a alguien en nuestra familia a quien le hayan diagnosticado una enfermedad terminal, o conocemos a alguien que la padece.

Dentro de las enfermedades terminales considero a cualquier padecimiento que no tenga curación y cuya única salida segura es la muerte: cáncer de cualquier tipo, Hepatitis C, Leucemia, etc. No hay discriminación alguna, igual le puede dar a un niño o a un viejo, a un rico o a un pobre, a una personas cosmopolita o a un granjero, a un analfabeta que o a un erudito.

Lo interesante es cómo lleva a cabo su duelo la persona cuando recibe el diagnóstico y las decisiones que toma en el camino.

Cuando alguien sospecha que tiene una enfermedad terminal, a la que tal vez los médicos todavía no le ponen “apellido”, puede optar por ir de especialista en especialista, confiando que el siguiente le va a decir que hay un error y que no tiene nada.

Una vez que el diagnóstico cae como plomo ardiendo sobre la persona, sobrevienen momentos llenos de confusión, desconcierto, estupor. De ahí puede pasar a una vorágine emocional o negarse a aceptar el diagnóstico.

Habrá momentos en que ruegue por un milagro a todos los Santos de su devoción y haga promesas y “mandas” para curarse, otras en las que recurra a la medicina alternativa, naturista, o a la brujería.

En ocasiones, si no lleva a cabo un manejo asertivo de sus emociones displacenteras y no procesa sus sentimientos negativos, puede caer en depresión, sin que ésta se asocie a medicamentos o alteraciones bioquímicas del organismo.

Al ir resolviendo toda la revolución cognitivo-emocional-psicológica, social. espiritual, va a llegar a un momento decisivo en que enfrenta su realidad: va a morir, igual que todos nosotros, nada más que él o ella sabe que ya está en la recta final.

Es en ese “turning point” cuando decide cómo va a transitar ese camino: en forma serena, positiva, disfrutando lo que hace cada día, bendiciendo cada minuto que vive a plenitud, compartiendo momentos emotivos y gratos con todos los que le rodean, o, entre médicos y tratamientos, luchando contra la muerte, maldiciendo y renegando de todo y de todos.

Con la primera actitud vive y goza lo que le queda de vida, sin dejar a un lado los cuidados médicos necesarios, nada más que estos no son el eje de su existencia, si no el amor y la alegría que da y recibe cada día.

Con la segunda, adopta una actitud negativa, combativa, añorando lo que perdió o ya no tiene, envidiando a quienes tienen salud, “recargándose” en sus familiares o amigos, y salpicándolos con su amargura y pesimismo. Todo el tiempo llora, se queja, maldice, habla de su enfermedad y la vuelve el eje de su vida y pretende que los demás hagan lo mismo.

El enfermo que optó por la actitud optimista conserva un ambiente agradable a su alrededor, todos lo aprecian, lo ayudan con gusto. El negativo, ahuyenta hasta a sus seres queridos que buscan evadir un ambiente que “se corta con cuchillo”, en la medida en que pueden hacerlo.

Todo esto me vino a la cabeza porque estoy leyendo un libro que se llama “Until I say Good-bye”, de Susan Spencer-Wendel con Bret Witter, Editorial Harper, USA, el cual recomiendo ampliamente. Entren a http://www.susanspencerwendel.com para investigar y conocer un poco sobre su vida.

Si ustedes son tanatólogos, están estudiando un diplomado sobre el tema, o les interesa aprender sobre las etapas del duelo, podrán identificar cada una con toda claridad entre su narrativa, y les servirá para reafirmar conocimientos.

Si no son profesionales y quieren aprender sobre la vida y la muerte, lean el libro. Vale la pena.

Susan Spencer-Wendel obtuvo un Master en periodismo en la Universidad de Florida y trabajó como periodista cerca de 20 años, en los que recibió muchos premios y reconocimientos.
En junio del 2011, le diagnosticaron amyotrophic lateral sclerosis (ALS), esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en Español, conocida también como enfermedad de Lou Gehrig, padecimiento que sistemáticamente destruye los nervios que dan fuerza a los músculos.

Tenía 44 años, un esposo y tres hijos, cuando le dijeron que le quedaba un año sana. Susan decidió vivir ese año con alegría, con su familia y amigos, viajando y haciendo cosas que siempre había deseado. Sus experiencias, alegrías, tropiezos, están en su libro, que decidió escribir para que sus hijos y familiares tuvieran un recuerdo cuando ella muriera. Le costó trabajo porque, a pesar de saber escribir, fue perdiendo la fuerza de sus brazos y manos, hasta terminar escribiendo en una Ipad y después en un Iphone, ya que sólo le resta el pulgar de la mano derecha con movimiento. Un ejemplo de la voluntad de dar y vivir en positivo.

En su blog ella comenta: “A medida que mi condición empeoraba, recibía noticias extraordinarias sobre mi libro. Se va a traducir a 20 idiomas y distribuirse en 4 continentes, y se considera hacer una película también. No me lo imaginaba. Me encanta saber que los lectores se ríen y lloran con él”.
En los próximos días compartiré algunos pensamientos de esta autora, ya que me ha hecho reflexionar mucho sobre mi vida y mi muerte.

VIVIR ANTICIPADO

Ya desde mediados de septiembre, en los almacenes y tiendas empezaron a exhibirse adornos y regalos navideños con cierta discreción. Ayer, noviembre 10, fui a una tienda departamental que celebraba su Preventa navideña y desde la entrada se escuchaban villancicos.

En México, no celebramos la fiesta de Thanksgiving, costumbre estadounidense que llevaban a cabo los pilgrims (colonizadores de Nueva Inglaterra) al término de la cosecha para dar gracias por los beneficios recibidos. A pesar que existen datos que se celebra desde 1621, fue en 1941 cuando se estableció como fecha fija el cuarto jueves de noviembre en USA y el segundo lunes de octubre en Canadá, donde se la cosecha y el invierno son antes.

Lo que sí les puedo decir es que las baratas más impactantes en Estados Unidos son ese día y el fin de semana posterior. Hay almacenes que no cierran toda la noche (¿a qué hora harán su cena de Thanksgiving?). Si tienen la economía para ello y acostumbran ir de shopping allá, aprovechen esta oportunidad.

Por otro lado, abrigo el temor de que el Puente Guadalupe-Reyes (12 diciembre-6 de enero) que ya está luchando por convertirse en el Puente Guadalupe-Candelaria (12 diciembre. 2 de febrero), se modifique y empiece en Thanksgiving (29 noviembre-2 febrero). Los mexicanos se pintan solos para esto. Digo se pintan y no me incluyo, porque yo no estoy en posición de darme esa libertad bajo el punto de vista laboral, económico, social.

Dicen que no hay dinero, y si vas a los almacenes y tiendas, están atiborrados de compradores. Ya sé que anuncian 18 meses sin intereses en todas las tarjetas de crédito, pero finalmente habrá que pagarlas Si viajas en algún “puente” como el del 20 de noviembre, todos los lugares turísticos están a tope de visitantes. El pasado “puente de muertos”, en Coyoacán no se podía transitar y en el mercado no se daban abasto los puestos de comida y antojitos.

¿No es eso vivir en forma anticipada? Compro y gasto antes un dinero que no tengo. Convierto unos festejos que se suponen son para incrementar la convivencia familiar, la amistad, la armonía, dar las gracias por un año más de vida y logros, en una ocasión más de “conbebencia”, me dejo seducir por el consumismo que los comerciantes y fabricantes nos meten por todos los medios, a través de todos los sentidos, a toda hora, y necesito gastar miles de pesos que no tengo en “dar algo” a los demás.

¿Qué tal que a lo largo del año voy preparando detalles para cada ser querido? ¿Qué tal que busco la opción de canalizar mi creatividad en algo útil para ellos? ¿Y si regalo libros y música que no sean muy caros? En fin, se pueden hacer muchas cosas, lo importante es el amor con que las elaboramos, no el precio.

Vivir al día quiere decir no dejar cuentas pendientes del pasado, no guardar rencores que nos pueden llevar a adquirir una enfermedad terminal, no guardar nuestro reconocimiento, amor, mimos, para un mañana que puede no llegar.

Vivir al día es no adquirir deudas que van a comprometer en forma peligrosa nuestro futuro, sino programar el dinero del que podemos disponer, después de tener un “guardadito” para una contingencia como una enfermedad o quedarse sin empleo.

Disfruten el hoy plenamente.

Chavela Vargas

Murió Chavela Vargas, (Costa Rica 1919- México 2012), figura peculiar de la música ranchera mexicana. Fue una mujer que nadó a contracorriente, rompiendo moldes y patrones establecidos en muchos sentidos, por ejemplo, cuando la música ranchera era cantada por hombres, con acompañamiento de mariachis, ella lo hizo sola o acompañada de una guitarra, interpretando las canciones con una voz grave, ronca, muy distinta de las dulces voces de las cantantes de esa época.

 Se vestía como hombre, fumaba puro, su afición al tequila era conocida en todos lados y, en lugar de utilizar vestidos glamorosos, portaba siempre un jorongo o poncho rojo.

 A mí en lo personal no me gusta su estilo, pese a lo cual, me parece que generó un fenómeno psicosocial interesante. Sus fans son de toda índole social, económica, cultural y de diversas tendencias sexuales. Era irreverente, irrespetuosa, en otras palabras, se ponía al mundo por montera. Como Don Juan Tenorio subió a las montañas y bajó a los abismos, ya que conoció a grandes personajes de su época y convivió con muchos de ellos, fue reconocida en varios países, triunfó en teatros y cabarets y hubo etapas de su vida en que tuvo hambre, carencias y un dolor y una nostalgia que desgarraban su voz y le permitían establecer un vínculo emocional con quienes estaban en una situación semejante.

 Otro aspecto que me llama la atención es su resistencia al alcohol y que el haber bebido tequila sin medida no le hay causado cirrosis o alguna enfermedad grave. ¿Será porque era tequila? Tal vez los productores de este destilado aprovechen la publicidad a su favor, aunque yo considero que no es un factor determinante para su longevidad, 93 años.

 Conocí a otro músico que tomaba dos botellas de whiskey o vodka al día, con la disculpa de que padecía una enfermedad terminal y le quedaba poco tiempo de vida, la cual disfrutaba en forma muy intensa, sin privarse de ningún gusto, sin prestar atención a las consecuencias de sus excesos, ignorando sus dolencias y, para sorpresa de todos, vivió “con la rienda suelta” durante 30 años más, despidiéndose de la vida cada día.

 ¿Habrá algún factor que les permita sobrevivir a condiciones tan adversas, a conductas que podríamos calificar como suicidas? ¿Será una condición genética? ¿El sufrir intensamente se vuelve un motor de vida para ellos? ¿Ustedes qué opinan al respecto?

 Si les gustan las canciones de Chavela Vargas, aquí hay unos enlaces para que las disfruten:

 

http://www.youtube.com/watch?v=1rvt4SW-2P423 Jul. 2007 – 3 min. – monre1949
Álbum: 30 Exitos (1994)   En el último trago.

 

http://www.youtube.com/watch?v=typrsOgYqF0Nuevoshace 4 días – 3 min.
Chavela Vargas – Piensa en mi. Piensa en miChavela Vargas  by elemisalferq 17214 views ·
 

http://www.youtube.com/watch?v=xvUwn7may5Q14 Jul. 2007 – 3 min. – Subido por jupeja83  Paloma Negra. 

 

  youtyoutube.com/watch?v=qOL6WRtOWPc18 Feb. 2008 – 4 min. – subissubido por DiesMortiis.  No volveré

 

www.youtube.com/watch?v=0gQ31m4Yt0s  La llorona