Archivo de etiquetas| ecología

UN PAPA ECOLÓGICO

PAPA fRANCISCO I LAUDATO SI

El efecto de la encíclica del Papa Francisco I, “Laudato si”, ha causado un gran impacto, no sólo entre los miembros de la iglesia católica, sino a nivel político y social alrededor de todo el mundo, por ser un llamado urgente a la acción urgente para evitar las catástrofes medio ambientales que se avecinan.

Anteriormente, recordamos las encíclicas de contenido político o social, como la “Rerum Novarum” de León XIII, que estableció la doctrina social de la iglesia ante los movimientos obreros, o la “Pacem in Terris de Juan XXIII de 1963, como una respuesta a la guerra fría.

Las reacciones han sido muchas y muy diversas, por ejemplo, Jeb Bush, católico y hermano del expresidente de los Estados Unidos George Bush, candidato republicano para las próximas elecciones, dijo: «Espero que el cura de mi parroquia no me castigue por decir esto, pero no tomo mis políticas económicas de mis obispos, cardenales o de mi Papa».

Laudato si, la primera encíclica de un pontífice dedicada enteramente al medio ambiente, ha ocasionado que muchos políticos y empresarios de los EE.UU. que creen que el Papa es «demasiado liberal», o incluso de tendencias «comunistas» por su posición aperturista en cuestiones sociales, y por sus críticas al «capitalismo salvaje» y a la «dictadura de la economía», levanten sus voces para atacar al Papa.

En forma somera copiaremos algunos puntos relevantes del documento, y les proporcionamos varias fuentes de consulta para que ustedes normen su criterio:

1. INTRODUCCIÓN: EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN. «Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en el sufrimientos de los excluidos».

CAPÍTULO I: LO QUE LE ESTÁ PASANDO A NUESTRA CASA. «Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería».

CAPÍTULO II: EL EVANGELIO DE LA CREACIÓN. «No somos Dios. La Tierra nos precede y nos ha sido dada».

CAPÍTULO III: RAÍZ HUMANA DE LA CRISIS ECOLÓGICA. «No es compatible la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto»

CAPÍTULO IV: UNA ECOLOGÍA INTEGRAL. «¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que está en juego es nuestra propia dignidad. Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá».

CAPÍTULO V: ALGUNAS LÍNEAS DE ORIENTACIÓN Y ACCIÓN. «La grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo. Al poder político le cuesta mucho asumir este deber en un proyecto de nación».

CAPÍTULO VI: EDUCACIÓN Y ESPIRITUALIDAD COLÓGICA. «Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos».

Dado el nivel de compromiso social del Papa Francisco I, considero que vale la pena leer con calma todo el documento y tomar conciencia de que algo, por pequeño que sea, podemos hacer nosotros para evitar acabar con el planeta, nuestra casa, a la velocidad insólita que lo estamos haciendo.

Consultar:

http://www.vatican.va/…/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

https://www.aciprensa.com/…/texto-completo-la-enciclica-laudato-si-del-

http://www.eluniversal.com › Internacional

http://www.elpais.com

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150618_papa_enciclica_cambio_climatico_claves_wbm

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150617_eeuu_papa_enciclica_cambio_climatico_laudato_si conservadoes_ig_shtm

Abril 5 del 2014

Renovación 96

Vamos a tener fe en nosotros y en nuestra capacidad de renovar nuestra vida para convertirnos en triunfadores.

Un triunfador (triunfadora) no es alguien que acumula mucho dinero, bienes materiales, poder, fama, seguidores, y paga un precio muy alto por ello, ya sea en su salud o en sus relaciones familiares o amorosas.

Un triunfador es quien conoce y asume su MISIÓN en la vida, tiene una VISIÓN muy clara sobre su futuro hasta la meta final.

Ha diseñado su Proyecto de vida para lograr sus metas, y lo vive con alegría y entusiasmo.

Conserva relaciones sanas y amorosas con sus familiares y amistades.

Está comprometido con su entorno, desde el punto de vista ambiental y ecológico, hasta el de cooperación social para ayudar a quienes lo necesitan.

Un triunfador(a) tiene un halo de optimismo, de energía y de alegría. Sabe disfrutar de cada momento y sabe “enfrentar los malos tiempos con buena cara”.

Puede ser que no tenga mucho dinero, ni viva en una mansión millonaria, ni sea famoso y tenga miles de seguidores, ni sea muy poderoso. El dinero es para él una consecuencia, no un fin.

«Vamos a reafirmar nuestra MISIÓN, nuestra VISIÓN y nuestro Proyecto de vida para ser triunfadores”.

APAGÓN GLOBAL 2014

Auckland, Nueva Zelanda, fue la primera ciudad en quedarse a oscuras., y continuaron más de 7 000 ciudades de 160 países, como un símbolo de la lucha contra el cambio climático, dentro de una campaña del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) por sus siglas en inglés.

Monumentos históricos y edificios monumentales de más de siete mil ciudades, como las torres Petronas de Kuala Lumpur, el museo del Hermitage en San Petersburgo, las Pirámides de Egipto, el Buri Khalifa en dubai, el Cristo del Corcovado en Brasil, el Palacio Real de Madrid, la Sagrada Familia de Barcelona, la torre Eiffel de París, la Plaza Roja en Moscú, el Big Ben de Londres, la Öpera de Sidney, el Empire State de Nueva York, la Casa rosada, el Obelisco y la Pirámide de Mayo en Argentina, el Palacio de Gobierno, la Catedral Metropolitana, la Diana Cazadora, el Ángel de la Independencia en México, apagaron su iluminación para unirse a la hora del planeta.

Todos hicimos este esfuerzo para unirnos a esta convocatoria y concientizarnos sobre la necesidad inmediata y urgente de ocuparnos de cuidar de nuestro planeta. Sigamos tomando medidas para ello todos los días, en el cotidiano devenir.

Pueden consultar información al respecto en:

http://www.elpais.com

http://www.excelsior.com

http://www.reforma.com

http://www.elmundo.com/portal/vida/ciencia/unidos_por_la_hora_del_planeta.php

http://www.wwf.org.mx

http://www.wwf.org

http://www.youtube.com/user/WWF‎

CUSTODIAR

Dentro de la prolongada ceremonia ritualista de transmitir los poderes al Papa Francisco, muchos esperábamos la homilía para leer entre líneas cuál va a ser la tendencia que prevalecerá en su desempeño como líder de la iglesia católica, así que desde la 1.30 de la madrugada me puse a ver la televisión, para esperar ese momento.

Aquí en México hay un dicho que se incluye en una canción popular: “No soy monedita de oro pa´caerle bien a todos”. Por ello, habrá quien cuestione todo lo que haga o diga el Papa, lo que haya hecho en el pasado y lo que puede hacer en el futuro. Yo prefiero otorgarle un voto de fe y creer que va a hacer muchas cosas positivas por la humanidad. Al tiempo veremos los resultados.

Por lo pronto ha empezado con buen pie, calzado con sus zapatos negros, usados, no relumbrantes de nuevos, ni rojos. Ha roto muchos protocolos y se ha acercado coloquialmente a las personas, sabe leer discursos con énfasis y pautas. Estrategia o autenticidad, está logrando su objetivo, ya la gente lo percibe cercano, amoroso, humilde.

La mayor parte de su homilía no tiene desperdicio. Vale la pena que la bajen de internet y la lean muchas veces. Yo voy a compartir algunos pasajes que me conmovieron, en los que se puede hacer una lectura muy profunda si se sabe escuchar:

• Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu.

• La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos.

• Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón.

• Es preocuparse uno del otro en la familia: los cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres, cuidan de los hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de sus padres.

• Es vivir con sinceridad las amistades, que son un recíproco protegerse en la confianza, en el respeto y en el bien. En el fondo, todo está confiado a la custodia del hombre, y es una responsabilidad que nos afecta a todos. Sed custodios de los dones de Dios.

• Quisiera pedir, por favor, a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos “custodios” de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente; no dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro.

• Pero, para “custodiar”, también tenemos que cuidar de nosotros mismos. Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.

• Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de san José y, como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños; eso que Mateo describe en el juicio final sobre la caridad: al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado (cf. Mt 25,31-46). Sólo el que sirve con amor sabe custodiar.

• También hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza. Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza.

Deseo que Dios, el Dios de todos los credos y todas las culturas, aunque tenga distintos nombres, le de salud y fuerza para realizar los grandes cambios que la iglesia católica requiere con urgencia.

Consultar:

www.vatican.va

www.news.va

www.abc.es

www.elpais.com

www.periodicoreforma.com

 

 

 

Vacaciones…dejar huella

 

Ir de vacaciones a un lugar es volverse parte de la vida urbana, rural, artística, deportiva, económica, social, energética,  de ese espacio por unos días, semanas, meses, y eso conlleva una responsabilidad hacia ese entorno.

La invitación es a dejar huella ahí ¿Cómo? Se me ocurren algunos ejemplos:

  • En el pueblo:
    • Siembra un árbol, una planta, un jardín.
    • Aporta cuidados al jardín principal
    • Pinta las bancas de la Plaza,
    • Da mantenimiento a algo que lo requiera
    • Visita el Asilo de ancianos y regálales alegría
    • Dona un cuadro, una escultura que tengas en casa
    • Funda una Biblioteca, donando tus libros.
  • En una ciudad extraña en la que estás de paso:
    • Evita ensuciarla
    • Respeta todas las instalaciones y reglas
    • Aporta una donación (aunque sea mínima) a un Museo o labor ecológica que exista.

Éstas son algunas ideas, puede haber cientos de cosas que se te ocurran a ti. Cualquiera de ellas no requiere mucha inversión de dinero y si el espíritu de compartir, de dar, de mejorar el entorno. Hacer algo diferente a la rutina diaria es darle descanso a nuestra mente; poner el corazón e interesarnos por los demás, es darle vida a toda nuestra existencia.  Felices vacaciones.