Archivo de etiquetas| Dr. eric berne

¿SIN GANAS DE VIVIR?

He encontrado a personas que, tras la muerte de toda su familia en un desastre natural (inundación, terremoto), o un accidente automovilístico, dicen que no quieren seguir viviendo.

Hay quien lo dice tras la muerte de su pareja con quien vivía en una simbiosis muy fuerte, o en una codependencia muy arraigada, o algunos padres que recién perdieron a un hijo (para mí el dolor más fuerte que existe porque va contra natura).

Cuando estamos inmersos en el dolor de una pérdida importante, la muerte de un ser querido, es natural que nos sintamos así, sin ganar de seguir luchando, abrumados, aturdidos por el dolor, la impotencia, y mil sentimientos más que luchan por salir en tropel.

Es ahí donde entra en acción la Tanatología para acompañar a la persona en el proceso del duelo, para facilitar el que pueda manejar sus emociones, procesar sus sentimientos, hasta construir una nueva narrativa donde la presencia de la persona ausente, la acompañe en su vida cotidiana sin que exista perturbación o amenaza alguna.

Hay otro tipo de dolor que no proviene de la muerte de un ser querido: la muerte de una relación de pareja, el abandono de los padres, una violación, pérdida de bienes materiales, estatus o trabajo, en fin, pérdidas importantes que nos afectan mucho, y que van a estar acompañadas de emociones fuertes y sentimientos intensos y profundos (en ocasiones provenientes de duelos anteriores no resueltos, o heridas aún abiertas).

He sido testigo muchas veces de cómo la persona que maneja su duelo en una forma asertiva, con un compromiso total, encuentra, no sólo el sentido de su vida, sino el sentido de la muerte del ser querido o, en su caso, el sentido de la pérdida que la tiene sumergida en el dolor.

Podemos empezar por leer a Viktor  Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido” (pueden bajarlo sin costo en internet), o “El hombre en busca del sentido último”, entre otras muchas publicaciones sobre la logoterapia, y recordar su frase:   “Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino”

Así que, vivamos en forma comprometida nuestro duelo, o duelos, resolvamos los asuntos pendientes, y encontremos el sentido de nuestra vida en nuestra MISIÓN. No venimos a esta vida a comer, defecar, crecer y procrear. Venimos a algo más. A cada quién le toca encontrar ese “algo más” que es lo que le dará sentido a su vida.

Si hemos andado por ahí, sobreviviendo mediante juegos psicológicos (Dr. Eric Berne “Juegos en que participamos”), vamos a salir de ellos, y a ser responsables de nosotros mismos. Podemos hacerlo. Vamos a hacerlo.

 

Marzo 19 del 2014

Renovación 79

A nuestra familia no la escogemos, ahí nacimos, son nuestros padres, abuelos, tíos, hermanos, y pueden ser personas sanas o disfuncionales. Conviene que nos percatemos si están en los extremos: salud mental y emocional o patologías y disfuncionalidad. También pueden estar en cualquier punto intermedio.

Ubicarlos con toda objetividad nos permitirá decidir la frecuencia y la forma en que vamos a relacionarnos con ellos. Mis abuelos pueden ser un misógino y su víctima, esa es su vida. Yo puedo visitarlos de vez en cuando, no entrar en juegos psicológicos con ellos, hablar del tiempo y los acontecimientos del momento, y salir por piernas.

Con todos los demás, ya sea que vivamos juntos o no, lo importante es no caer en juegos psicológicos, donde hay un fin ulterior conocido por ambas partes, que nos va a hacer sentir mal a los dos, y a reforzar el argumento de vida negativo de los dos.

El libro “Juegos en que participamos”, del Dr. Eric Berne, aporta una gran información al respecto y un análisis completo de por qué jugamos determinado juego, cuál es nuestra motivación oculta, y cómo podemos salirnos de esa comunicación negativa.

Respetar a los demás es básico, después de comprenderlos y aceptar su personalidad. Respetar es no pretender cambiarlos, aunque nos duela su conducta disfuncional, por ejemplo, el que sean adictos al alcohol o las drogas. Ellos son responsables de su conducta. Nosotros no vamos a ser sus cómplices y tampoco sus jueces.

Lo que vamos a hacer es relacionarnos con sus partes sanas en la medida de lo posible, asesorarnos sobre cómo tratar a una persona con esa adicción, detectar qué busca recibir a través de ella y darle la ternura, aprobación de sus acciones positivas, aceptación de sus carencias y defectos (el alcoholismo no es un defecto ni un vicio, es una enfermedad), y tomar nuestra distancia emocional, e incluso física si es necesario.

“Vamos a establecer relaciones sanas con nuestra familia. Es la forma óptima de ayudarlos y ayudarnos”.

PERSONAS PELIGROSAS

Recibí un mensaje de una joven que conozco, en el que me informa que su Jefe dejará la empresa en que ambos trabajan próximamente y que está haciendo todo lo posible porque la despidan a ella.

Los antecedentes son que el Jefe, a través de su conducta y acciones, ha demostrado una especial animadversión por mi joven amiga. Por ejemplo, la agrede verbalmente cuando no hay testigos y le ordena que vuelva a hacer cierto informe o reporte (que no tiene ningún error), porque es una inútil, mediocre e ineficiente contadora. Si ella le dice qué cuáles renglones conviene modificar, el Jefe contesta que los busque ella, que para eso le pagan.

El acoso laboral llegó al punto en que la joven puso una queja en el departamento de Recursos Humanos y documentó los eventos, mismos que, cuando fue requerido, el Jefe no pudo refutar. Al salir de ahí, le dijo que no pararía hasta hacerla caer. Ahora que, por fin, se va, puso pésimas notas en la evaluación anual de la joven, y ha inundado la oficina con chismes y calumnias en Radio pasillo.

Casos como éste hay miles en las empresas e Instituciones públicas y privadas. Por lo general, esos Jefes son personas inseguras que se sienten amenazadas por la eficiencia, o algunas características de liderazgo, motivación, capacidad de trabajar en equipo, comunicación integral, que muestran sus subalternos.

Existen también las personas contaminantes. Todos conocemos que hay bacterias y microbios que propagan determinadas enfermedades, contra las cuales hay vacunas y/o tratamientos específicos para combatirlas. Así mismo, sabemos de la existencia de virus que, en muchas ocasiones, no son fáciles de ubicar y muchos de ellos, difíciles de combatir. Pues bien, hay personas que funcionan como bacterias o microbios, y otras que se dedican a esparcir el virus del que están infestadas.

Las primeras son fáciles de identificar y el antídoto salta a la vista de inmediato. Son personas que actúan de frente, en forma errónea o no funcional, y la clave es que no hay una intención específica de dañar a la persona que están contaminando.

El dicho dice “De las aguas mansas me cuide Dios, que de las bravas, me cuido yo”. Las que transmiten virus pertenecen a las aguas mansas, no dan la cara, son sigilosas, astutas, utilizan varias caretas, y actúan en forma maligna en ocasiones. Las razones por las que están contaminadas pueden ser muchas y muy variadas y, por lo general, tienen su origen en una infancia infeliz en la que pueden haber sufrido abuso psicológico, físico o de cualquier otro tipo, no que no les da derecho a hacer daño a los demás hoy día.

¿Cómo identifico a estas personas?

Criticones. Su vida es aburrida y frustrante, no les satisface, por lo que se dedican a buscar, hasta con lupa, errores en los demás y a hacerlos públicos. No hablan bien de nadie. No compiten con sus compañeros, los destruyen. Su meta es que tú te contagies de vergüenza, de culpa que devenga en remordimiento, y que pierdas la esperanza de lograr que las cosas vayan mejor.

Resentidos. Sienten un profundo resentimiento con la vida porque no han sido capaces de manejar la suya con éxito. Desconfían de todo y de todos. Hablan mal de todo mundo, en especial de quienes los rodean y pueden ser su competencia en algún sentido. El que otros tengan éxito debido a su esfuerzo y voluntad de lograr una meta, los hace sentirse inútiles, y generan acciones negativas hacia ellos, aunque sea hablando mal de ellos, o inventando defectos que manchen su historial. Si los dejas entrar en tu vida, te contaminarán su ansiedad, inseguridad e impotencia.

Cínicos. Suelen pedir favores a toda hora, no dan tanto como reciben. Son egocéntricos y cuando se les deja de hacer favores, empiezan con el chantaje emocional. Utilizan a las personas sin que les importe su estado físico o emocional, están ahí para serle útiles a él. Pueden hacerte sentir que mereces que se aprovechen de ti y resignarte a ello.

Maltratadores. Son los que humillan, faltan al respeto, golpean, provocan que los demás caigan en el ridículo, amenazan, menosprecian a los demás y hacen todo lo posible por minarle su autoestima. En la mayoría de los casos, lo hacen con guante blanco si trabajan en una empresa, o entre flores, risas y lágrimas si son misóginos y tienen pareja o hijos, a los que les dicen que lo hacen “por su bien”. Acepar a estas personas en tu vida hará que sientas odio y miedo, emociones auténticas displacenteras que, si no son manejadas en forma asertiva, se convertirán en sentimientos negativos que pueden perdurar toda la vida y dañar tus relaciones futuras.

¿Cómo actúo ante ellas?

En forma asertiva. Evita entrar en juegos psicológicos como “sólo trato de ayudar”, “psiquiatra”, ¿Por qué no…?, etc. (Juegos en que participamos. Dr. Eric Berne, Editorial Diana), que van a hacer perdurar la patología de ellos y te contaminarán a ti.
• Practica la escucha activa. Refleja lo que te dicen sin añadir una carga emocional.

• Piensa que se gasta mucha energía en quejarse y llorar, insultar o intentar debilitar a los demás, y que esa misma energía la pueden utilizar para salir de sus problemas, nada más que tú no eres su coach, su psicólogo, su psiquiatra, su sacerdote, eres su familiar o su colaborador en el trabajo.

• Si critican a alguien que está ausente, no participes en ese juego.

Evita entrar a formar parte de “radio pasillo”. En muchas ocasiones los rumores son infundados y, cuando nos damos cuenta de ello, el daño ya está hecho.

• Si alguien le pide favores constantemente, aprenda a decir NO = ASERTIVIDAD. Si antepongo a los demás a mi propio bienestar o metas, estoy cayendo en una conducta disfuncional.

POR NINGUNA RAZÓN O MOTIVO, PERMITAS, TOLERES O PROPICIES QUE TE MALTRATEN O AGREDAN FÍSICA, SEXUAL, MENTAL O PSICOLÓGICAMENTE. Si tú no te respetas, no vas a lograr que los demás te respeten. Pide ayuda. No des segundas oportunidades a quien te golpea o humilla. El que esa persona haya tenido un pasado doloroso no le da derecho a lastimar a los demás, si tú excusas por esa razón, puede ser que a ti te guste el rol de víctima.

BUSCA PERSONAS SANAS, ASERTIVAS, POSITIVAS, en el trabajo, en la familia, entre tus conocidos para que sean tus amigos. Tú puedes sentir la diferencia porque después de estar un rato con ellas, te sentirás mejor, con una nueva energía para seguir adelante.

Esta es una orientación que espero le sirva a la joven que me escribió. Si su situación es pasajera porque el Jefe ya se va, puede valer la pena PROTEGERSE en todos los sentidos, extremar el cuidado que ponga en sus actividades, cumplir con todo lo que le corresponde, evitar estar a solas con él, reafirmar su autoestima, pasar más tiempo con personas sanas desde el punto de vista emocional y psicológico, y por último, aunque parezca raro, dedicar unos minutos al día para pedirle a su Poder Superior, que ayude a ese señor a que encuentre el camino para ser mejor persona.

Bomba de tiempo

Vivimos en una forma acelerada, el tiempo no alcanza para todo lo que pretendemos hacer en 24 horas, tal vez si existiesen días de 30 horas, lograríamos terminar nuestros asuntos pendientes. Si a eso le agregamos que los niños, que son una fuente de alegría y satisfacciones en ocasiones, la mayor parte del tiempo están probando hasta dónde llegan sus límites y encuentran a unos padres estresados, con poca paciencia, cansados, la situación se convierte en una bomba de tiempo.

Tenemos la tendencia a dejarnos llevar por los impulsos, y al tratar a nuestros hijos, repetimos muchas veces conductas erróneas que conllevan la falta de respeto hacia ellos, el ponerles etiquetas que los pueden llegar a marcar de por vida e, inclusive, podemos caer en la violencia y golpearlos.

Es probable que éste sea un patrón que aprendimos de nuestros padres y que hemos aplicado en la oficina, en nuestro trabajo, con nuestras amistades y vecinos, para ejercer el control.

Los padres agresivos se muestran satisfechos de lo sumisos y obedientes que se muestran sus niños, nada más que con ese control tiránico los alejan y pierden su confianza, demeritan su autoestima y puede ser que los orillen a buscar fugas para una realidad que los hiere y los lastima, y ya sabemos que hay tres tipos de fuga: la líquida, la sólida y la gaseosa, o sea, el alcohol y las drogas ingeridas, el exceso en la alimentación, y todo tipo de drogas inhaladas, además del tabaco.

La disciplina es una cadena de dos puntas. La ejercen y acatan las dos partes, unos como padres y otros, como hijos. La perseverancia, la consistencia, la congruencia, la paciencia, el respeto, son indispensables para aplicarla en forma positiva y asertiva.

Si les hablamos a los hijos con desprecio, comparándolos con sus hermanos o amigos, etiquetándolos con sobrenombres o adjudicándoles adjetivos calificativos negarivos como “inútil”, torpe”, “sucio”, “mentiroso”, estamos reforzando la conducta que queremos eliminar. Surte más efecto sembrar la conducta opuesta y cultivarla día a día.

Decirles “te lo dije” es parte de un juego psicológico al que el Dr. Eric Berne llamó “Te agarré desgraciado”(1). El escucharlo es irritante y genera un deseo de venganza y violencia que, si no pueden ejercer contra los padres, la aplicarán contra el perro, el gato, la mascota, el hermano menor, el primo que está de visita, etc.

Los niños aprenden jugando, eso es importante recordarlo. Ahora bien, es importante que aprendan que toda conducta tiene una consecuencia. Si la conducta es positiva, la consecuencia será positiva y, si por el contrario, la conducta es negativa, el resultado será una consecuencia negativa. No hablamos de castigos, sino de que los chicos aprendan a hacerse responsables de sus actos y de las consecuencias que estos traigan consigo.

Las consecuencias negativas se establecen desde el principio y se mantienen vigentes hasta que haya una negociación para modificarlas.

Recordemos la clave:

REGLAS CLARAS Y POCAS,   CONOCIDAS POR TODOS,   QUE SE APLIQUEN SIN EXCEPCIÓN.
Por supuesto que habrá ocasiones en que se puede ser flexible (una excepción, ocasionalmente). Si ya hay mucha rebeldía a ciertas reglas, vale la pena revisar si no son anacrónicas porque ya han pasado dos años, por ejemplo, lo que en un niño o joven es una eternidad porque ellos crecen por minutos. Es como si pretendiéramos que el chico utilice zapatos del 12 cuando su pie mide 16. Puede ser que su madurez sea mayor de la que nosotros queremos aceptar.

Es importante también que las reglas las apliquen “parejo” padre y madre (divorciados o no), abuelos, tíos, en fin, todos los que intervengan en el cuidado, educación y formación de los niños/jóvenes.

Hagamos de nuestra casa un hogar, un espacio de solaz y esparcimiento, de aprendizaje y de reposo cuando estamos cansados, de estímulo cuando andamos “ponchados”, de amor y aceptación incondicional.