Archivo de etiquetas| dolor

LA SEÑORA “X”

Comparto con ustedes una carta de una señora “X” que acabo de recibir:

“Hace 20 años, yo era una mujer atractiva, delgada, casada, con tres hijos, a la que no se le  notaban los 35 años que había vivido en una monótona rutina desde siempre: primero hija de familia y después madre de tiempo completo, porque mi marido salía de casa a las siete de la mañana y volvía muy tarde. Mi matrimonio estaba “estancado”, ya no sentía ilusión alguna. Mis distracciones eran ver la TV y leer las revistas de chismes de los artistas.

Un día conocí a un hombre de 55 años, divorciado, bien parecido, culto, con una posición social alta y una economía holgada, y me enamoré de él en forma fulminante. Empezamos una relación en la que, para no ser vistos en público, nos reuníamos en su casa, una residencia lujosa de tres pisos, donde el servicio sólo estaba durante las mañanas, por lo que podíamos estar solos, sin correr el  riesgo de ser descubiertos. 

Con gran nostalgia evoco las muchas veces que hicimos el amor en todos los espacios de la casa y cómo llevamos a cabo las fantasías sexuales que no habíamos cumplido con nuestras parejas.  Vivimos un romance apasionado, carnal y se inició una complicidad amistosa para brindarnos apoyo mutuamente. 

Después de un tiempo, me percaté que no podía seguir con esa relación porque el precio a pagar si me descubrían era muy alto, además de que la fase del enamoramiento-descubrimiento-novedad ya había pasado, y las emociones se estaban “normalizando”, por lo que opté por terminarla y no volverlo a ver.

Ahora tengo 55 años y sigo siendo una mujer atractiva, me divorcié,  y mis hijos estudian fuera o están casados, por lo que decidí buscar al que había sido mi único amante, le telefoneé y me invitó a desayunar en su departamento, ubicado en una zona residencial céntrica y agradable.

Cuando lo vi sufrí un gran impacto que  me obligó a escucharlo sin contestar apenas mientras me mostraba su hogar, amplio y luminoso, en el que estaban el mismo comedor y sala de su antigua casa, y todo lo demás era nuevo. En su recámara, en lugar de la cama Kingsize en la que disfrutamos tanto, había una cama eléctrica , una cómoda y una silla.  Su estudio estaba igual, lleno de libros y papeles. Nos sentamos a desayunar, y apenas pude pasar bocado mientras me contaba que seguía soltero y que trabaja a un ritmo menor que antes. Me preguntó por mis hijos y sus estudios. De pronto, me levanté y dije que tenía que irme porque tenía una cita. Al caminar hacia la puerta, dije en voz alta: ¿Dónde está el señor del Pedregal?  Él fingió no haber escuchado y me despidió con amabilidad y afecto.

Había encontrado a un hombre de 75 años, con quince o veinte kilos de más, atractivo y seguro, que ahora vivía en un espacio cuatro veces menor que la casa de 600 metros construidos y 200 de jardines y patios, donde vivió 25 años, lo cual no parecía afectarle.

¿Por qué hice esa pregunta tan agresiva e inoportuna sobre dónde estaba el hombre que había conocido 20 años atrás? ¿Esperaba yo encontrarlo igual, sin arrugas y kilos de más? ¿Para qué lo había buscado? ¿Me molestaba que se sintiera satisfecho al vivir sin los lujos de su casa anterior?

Como me sentía yo tan desconcertada, investigué sobre lo que él había hecho durante los 20 años que no nos vimos. Supe que siguió trabajando, que estuvo tres veces internado en la sección de Cardiología de un reconocido hospital, que le hicieron tres cirugías abdominales, y que sufrió un accidente en el que se le dañaron dos vértebras cervicales y dos dorsales, lo que trajo consigo un intenso dolor crónico. Todo esto no alteró su actitud positiva, bondadosa, siempre dispuesto a ayudar y a encontrar lo mejor de todo lo que le rodea, y de todos con los que se relaciona, según me comentaron con respeto y admiración. 

Creo que me conviene revisar y analizar lo que me llevó a tener una relación adúltera con él hace 20 años, mis expectativas para el re-encuentro que busqué, y mi relación con la vejez y la muerte” 

 

  

 

ÑÑÑ

 

Anuncios

FELIZ AÑO 2018

¡Último día del año 2017!

Se cierra un ciclo e inicia otro, 2018, cuyos números suman once .  El número 11, o doble 1, tiene duplicidad de rasgos y de personalidad del uno y si lo reducimos como se hace en la numerología, obtenemos el 2 (1+1). De esta duplicidad se consigue con el número uno la energía masculina de Zeus, y la energía femenina de Hera, con el número 2.  El uno representa la creatividad y el dos, la receptividad. Esta combinación supera a todos los demás números y combinaciones. Por ahí empezamos bien.

Nada más que antes de empezar, es necesario terminar. ¿Cómo? En esta ocasión no voy a hacer  mi balance anual porque está al día, no voy a hacer promesas utópicas que incumplo al tercer día, voy a dar gracias por todo lo que soy, tengo y hago.

Démosle las gracias a Dios (a tu entidad superior, a la Vida, al Universo, a la Energía cósmica), por todas las cosas positivas que hemos logrado, disfrutado, vivido.

  • Gracias por estar viva, por gozar de mis cinco sentidos (algunos un poco mermados), por estar sana y tener un cuerpo completo y en servicio.
  • Gracias por el infinito privilegio de tener una mente capaz de razonar, pensar, discernir, crear, intuir, imaginar, organizar, administrar. Por contar con un cerebro que funciona a las mil maravillas, al que cuido, alimento y ejercito todos los días.
  • Gracias por ser parte de una familia de triunfadores, todos sanos y realizados, por poder ver a mis hijos y nietos otro año más crecer, avanzar y aprender de ellos.
  • Gracias por la lección de vida de mis ancestros ya fallecidos, a través de la cual recibí unos valores morales eternos y universales para vivir con ellos.
  • Gracias a los hermanos, sobrinos, primos, que continuamos aquí y que me alientan cuando flaquean mis fuerzas.
  • Gracias a los amigos que, sin importar los cambios de hoja en el calendario, siempre están ahí y me apoyan, comparten su experiencia y enriquecen mi vida con la suya.
  • Gracias por tener un techo y un hogar, alimentos y todo lo necesario para vivir a plenitud cada día.
  • Gracias por 365 amaneceres llenos de esperanza e ilusión.
  • Gracias por poder ayudar a otros con un mensaje de aliento y apoyo.
  • Gracias por darme la capacidad de expresarme, de compartir lo que pienso, siento y hago, con los demás.
  • Gracias por la libertad de elegir mi destino y la forma de vivir mi vida.
  • Gracias por tener la capacidad de aprender algo nuevo cada día.
  • Gracias por la Fe, la Esperanza, la entereza y el compromiso que me acompañaron en los momentos críticos en que la muerte hizo su aparición y se llevó a algunos de mis seres queridos, e intentó llevarse a uno de mis hijos.
  • Gracias por haber tenido el privilegio de estar enamorada “hasta las cachas”, y de vivir una temporada en una nube rosada estimulante y acogedora, donde todo era soñar y vivir emociones placenteras.
  • Gracias porque el amor ha rodeado mi vida todo el tiempo, a través de mis padres, hermanos, familia, hijos, amigos, maestros, compañeros, alumnos, y desconocidos que me regalaron una sonrisa de aliento en alguna ocasión.
  • Gracias por las experiencias dolorosas porque ellas me permitieron valorar más lo que SÍ tengo y lo afortunada que soy.

¡Qué haya paz en su corazón y luz en su mente!

¿eutanasia o suicidio asistido?

En el periódico El País, firmado por Esther Sánchez, se publicó hoy un artículo titulado: “Madrid aprueba por unanimidad su ley de muerte digna”, la que garantiza el derecho de los enfermos terminales a morir con dignidad, y  se refiere a que el enfermo puede rechazar tratamientos, la sedación paliativa o las medidas de soporte vital, después de haber recibido la información clínica adecuada.

Algo parecido se maneja en USA y otros países, y se conoce como “CPR” (cardiopulmonar resuscitation), documento que puede firmarse con anterioridad y ser incluido en el expediente de la persona, por si se presenta el caso de que no esté consciente en un momento de crisis.

Por tanto, la ley mencionada es una tibia respuesta a una necesidad evidente: el derecho de una persona a decidir cómo quiere morir. El partido político español Ciudadanos presento el pasado diciembre una propuesta para regular la muerte digna, y Podemos pidió en enero que se legalizara la eutanasia.

En una forma coloquial la eutanasia abarca las acciones realizadas por terceras personas, a petición expresa de un enfermo que padece una enfermedad terminal con un dolor sin límite y muy baja calidad de vida, para que muera de forma indolora y rápida. Algunos países que aprueban esta práctica son: Holanda (2001), Bélgica, Suiza y Luxemburgo. En América Latina sólo Colombia la práctica.

El suicidio asistido es algo muy distinto, ya que aquí es el enfermo el que efectúa la acción de terminar con su vida, mientras recibe asistencia médica para el procedimiento. Está legalizado en Holanda y Luxemburgo, y en algunos estados de EEUU como: Óregon (1994), Washington, Montana, Vermont.

Sólo quien ha sufrido en carne propia ver deteriorarse a un ser querido al padecer una enfermedad terminal que ha acabado con su calidad de vida, y que lo sume en dolores sin límite, puede entender la necesidad o no de estas leyes.  Nosotros, desde la barrera, abrimos la puerta al debate. ¿Usted qué opina?

Consultar:

www.elpais.com

http://www.latercera.com/noticia/conoce-las-leyes-sobre-la-eutanasia-en-distintos-paises-del-mundo/

https://sites.google.com/site/sobreeutanasias/paises-que-aprueban-la-eutanasia

www.lavoz.com.ar/…/cinco-paises-permiten-la-eutanasia-y-varios-mas-autorizan-el-bi..

www.bbc.co.uk/news/world-34445715

https://www.theguardian.com/ Society/ Assisted dying

www.newhealthguide.org/Where-Is-Euthanasia-Legal.html

http://www.linternaute.com  L’euthanasie en débat › Lois françaises

www.touteleurope.eu/actualite/l-euthanasie-en-europe.html

www.lemonde.fr/…/suicide-assiste-une-loi-n-est-pas-necessaire_4.

http://www.20minutes.fr/france/220658-20080320-euthanasie-active-passive-suicide-assisteles-mots-debat

 

 

 

 

 

 

 

¿SIN GANAS DE VIVIR?

He encontrado a personas que, tras la muerte de toda su familia en un desastre natural (inundación, terremoto), o un accidente automovilístico, dicen que no quieren seguir viviendo.

Hay quien lo dice tras la muerte de su pareja con quien vivía en una simbiosis muy fuerte, o en una codependencia muy arraigada, o algunos padres que recién perdieron a un hijo (para mí el dolor más fuerte que existe porque va contra natura).

Cuando estamos inmersos en el dolor de una pérdida importante, la muerte de un ser querido, es natural que nos sintamos así, sin ganar de seguir luchando, abrumados, aturdidos por el dolor, la impotencia, y mil sentimientos más que luchan por salir en tropel.

Es ahí donde entra en acción la Tanatología para acompañar a la persona en el proceso del duelo, para facilitar el que pueda manejar sus emociones, procesar sus sentimientos, hasta construir una nueva narrativa donde la presencia de la persona ausente, la acompañe en su vida cotidiana sin que exista perturbación o amenaza alguna.

Hay otro tipo de dolor que no proviene de la muerte de un ser querido: la muerte de una relación de pareja, el abandono de los padres, una violación, pérdida de bienes materiales, estatus o trabajo, en fin, pérdidas importantes que nos afectan mucho, y que van a estar acompañadas de emociones fuertes y sentimientos intensos y profundos (en ocasiones provenientes de duelos anteriores no resueltos, o heridas aún abiertas).

He sido testigo muchas veces de cómo la persona que maneja su duelo en una forma asertiva, con un compromiso total, encuentra, no sólo el sentido de su vida, sino el sentido de la muerte del ser querido o, en su caso, el sentido de la pérdida que la tiene sumergida en el dolor.

Podemos empezar por leer a Viktor  Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido” (pueden bajarlo sin costo en internet), o “El hombre en busca del sentido último”, entre otras muchas publicaciones sobre la logoterapia, y recordar su frase:   “Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino”

Así que, vivamos en forma comprometida nuestro duelo, o duelos, resolvamos los asuntos pendientes, y encontremos el sentido de nuestra vida en nuestra MISIÓN. No venimos a esta vida a comer, defecar, crecer y procrear. Venimos a algo más. A cada quién le toca encontrar ese “algo más” que es lo que le dará sentido a su vida.

Si hemos andado por ahí, sobreviviendo mediante juegos psicológicos (Dr. Eric Berne “Juegos en que participamos”), vamos a salir de ellos, y a ser responsables de nosotros mismos. Podemos hacerlo. Vamos a hacerlo.

 

nuevos libros

famliar enfermo

En forma breve y sencilla, la autora nos brinda elementos para que nuestra actitud ante una enfermedad grave, o situación crítica de un familiar, que nos mantiene inquietos y expectantes, sea la más indicada para colaborar a que él recupere la salud.

En este libro encontramos orientación sobre cómo:

  • Mantener nuestra salud mental y física en buen estado para poder ayudar a que nuestro familiar enfermo recupere la suya, ya que: nadie puede dar lo que no tiene.
  • Manejar, en forma asertiva, el estrés que la pérdida de salud de nuestro ser querido nos está generando.
  • Sostener una actitud positiva ante la situación adversa.
  • Establecer una comunicación efectiva con el equipo de salud (médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, voluntarias) y con los demás familiares, para integrar un grupo armónico al que une el mismo interés: el bienestar y pronta recuperación del enfermo.
  • Cerciorarse de que estamos manejando la energía física, mental y espiritual en forma óptima.
  • Hacer ejercicios de manejo de energía a distancia para ayudar a nuestro enfermo a fortalecer la suya.

 

¿ SATURACIÓN O EVASIÓN ?

Conozco una señora de mediana edad que ha asistido a casi todos los cursos de “Superación personal”, “Evolución”, “Desarrollo humano”, “Crecimiento espiritual”, etc., etc., etc., que se han impartido en México y los Estados Unidos en los últimos 30 años.

Esto conlleva un eclecticismo que puede ser muy útil cuando se practica con asertividad y sentido común y, que en caso contrario, conduce a una mezcolanza de teorías, algunas de las cuales son contradictorias entre sí, que generan una gran confusión intelectual.

¿Cuál ha sido su objetivo real? ¿Justificarse ante los demás, y ante sí misma, y demostrar que está en la búsqueda de mejorar? Conste que no digo que esté en el proceso de solucionar, resolver, mejorar, cerrar círculos emocionales abiertos. Uno puede pasarse la vida buscando algo sin encontrarlo. El objetivo es buscar, no encontrar ni resolver lo que sea conveniente en ese momento y lugar.

¿Evadirse por medio de la intelectualización y la racionalización para no confrontar las heridas no cicatrizadas de su pasado porque el miedo supera la voluntad de terminar con un dolor que sirve para expiar alguna culpa no admitida conscientemente? Esto pueden hacerlo aunque asistan a cursos de “Constelaciones, Gestalt, Tanatología, etc., en los cuales lloran a mares para ser consoladas y apoyadas en su patología.

Tal vez ustedes conozcan a alguien así también. Llevadas las cosas al extremo, se autodenominan “sanadoras”, “hablan con los ángeles y con los muertos”, etiquetan a las personas en cuestión de minutos con la clasificación de la última teoría que han conocido, embaucan a personas ignorantes o vulnerables que están cerca de ellas, ya sea para lucrar, o para reafirmar su autoestima y sentirse superiores.

¿Qué conviene hacer si estamos en la evasión?

  • Buscar una asesoría profesional ética y responsable.
  • Trabajar hasta resolver lo que sea necesario para crecer en todos los aspectos.
  • Evitar estudiar y aprender más teorías, asistir a un curso tras otro, leer muchos libros que justifiquen una Posición Existencial negativa (AT).
  • Utilizar la energía para salir de la evasión.
  • Manejar las emociones displacenteras que nos tienen atrapados.
  • Procesar los sentimientos negativos que nos afectan en todos los roles de nuestra vida.
  • Cerrar los duelos pendientes.
  • Diseñar un Proyecto de Vida Personal.
  • Vivir plenamente cada minuto de nuestra vida.

 

Enfermedad crónico degenerativa

Javier Illana García nació el 12 de septiembre de 1985 en Leganés, Madrid, España, y es un clavadista olímpico que padece una enfermedad reumática crónica. Algunos de sus logros deportivos:

Participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en la disciplina de trampolín de 3 metros.

El 8 de marzo de 2009 logró la medalla de bronce en la prueba de trampolín de 3 metros de la prueba del Gran Prix de saltos de la FINA disputada en Moscú.

El 12 de agosto de 2010 se hizo con la medalla de bronce en la competición de saltos de trampolín de un metro en el Campeonato Europeo de Natación celebrado en Budapest. Un día después finalizó en cuarta posición en la competición de salto de tres metros.

El 9 de marzo de 2011 alcanzó el cuarto puesto en el Campeonato Europeo de Natación en Turín. Participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 obtuvo el 12º puesto en la final de salto de trampolín de tres metros.

En un artículo titulado “El penúltimo salto de Javier Illana”, en el diario de Galicia del pasado 20 de enero, (http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm), al clavadista le requisaron el pasado mes de diciembre en el aeropuerto de Canadá, los medicamentos que toma para la espondilitis anquilosante diagnosticada el año pasado, una enfermedad degenerativa que ataca los huesos de su columna vertebral.

Durante un mes se vio privado del tratamiento, lo que ocasionó que los efectos de la enfermedad volvieran a acentuarse sobre su espalda. “Me dolía sentado, me dolía tumbado, me dolía de pie. Las veinticuatro horas del día. Incluso me despertaba en mitad de la noche con dolor. Era muy agobiante”, relató Javier Illana.

También dice que, al enfermarse, de estar entrenando seis horas al día, pasó a no poder hacer nada, y que ese periodo de inactividad le permitió resumir su biografía en las 89 páginas del libro titulado “No es el cuerpo, es la mente “(Editorial Alienta). El clavadista asume que ya no podrá entrenar ni ser el deportista que algún día fue, pero que quiere despedir su trayectoria sobre un trampolín.Vale la pena ver toda la entrevista, ya tienen el link.

También habla de Illana el periodista Antonio Nieto en el periódico el País del 8 de febrero del 2016. http://www.elpais.com

Quienes han padecido una enfermedad crónico degenerativa saben lo que es vivir con el dolor a cuestas, por ello creo importante leer el libro de este deportista y aprender cómo ha salido adelante.

En el resumen del libro dicen:

“Las emociones vienen y van y no las puedes controlar, pero sí puedes aceptarlas y saber cuál es la que predomina en cada momento. En este libro, el saltador olímpico Javier Illana nos explica que, en el deporte de élite, tan importante es la preparación física como el trabajo psicológico que realizan los atletas, y nos da las claves para aplicar esa filosofía para superar cualquier reto de nuestra vida cotidiana. Basándose en su experiencia personal, el autor explica los beneficios de la práctica del deporte desde una temprana edad, así como la importancia de una alimentación sana y equilibrada (seas deportista o no).

En estas páginas Illana también revela cómo fijarse objetivos y trazar los caminos para conseguirlos apoyándonos en las enseñanzas del deporte, qué le aportó el mindfulness (atención plena) y qué otras técnicas de concentración utiliza, al mismo tiempo que repasa los logros de otros atletas que superaron grandes retos en su vida sin olvidar la cara amarga del triunfo (el poco apoyo y reconocimiento con el que, en muchas ocasiones, se encuentran los deportistas) http://www.casadellibro.com http://www.mundodeportivo.com http://www.planetadelibros.com http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad.

http://www.elpais.com

}(http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/01/20/penultimo-salto-javier-illana/00031453276134064280561.htm)

http://www.casadellibro.com

http://www.mundodeportivo.com

http://www.planetadelibros.com

http://www.amazon.es Mente, cuerpo y espiritualidad

Javier Illana